“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

La levedad de algunos “analistas”

debate-politico

Foto: Mary Newcombe

Tomado de Cuba Posible

Lo que a veces se escucha en el debate político cubano recuerda las cosas de Miguel de Unamumo, pero sin la genialidad del vasco, claro está. Como le ocurría a Don Fulgencio Entrambosmares (personaje de novela que prepara los “Apuntes para un tratado de cocotología” –es decir, el arte de hacer pajaritas de papel o papirolas) existen hoy comentaristas políticos sobre el tema cubano aquejados por una especie de manía clasificatoria.

En vez de doblar hojas de papel para hacer figuritas que luego se clasifican, estos comentaristas tratan de doblar la representación de la realidad, una y otra vez, para ver en qué pudieran transfigurar las ideas, instituciones y personas que no encajan en sus particulares visiones ideológicas.

Nótese que utilizo el término de comentaristas pues no hacen “análisis político”, aunque parecen esforzarse por dar esa impresión. El análisis requiere conocimiento teórico, disponibilidad de evidencia, método y oficio, precisamente lo que no se observa en los escritos que, desde hace algún tiempo, nos han presentado nociones como “corrimiento al centro”, “centrismo” , o la “oposición de izquierda”, concebidas más como “lodo político arrojadizo” que como conceptos que expliquen algo realmente existente y que tenga relevancia práctica para el debate político nacional. Quien tenga dudas puede revisar esos textos. Proporcionan etiquetas concebidas para descalificar a otros.

La más reciente ocurrencia ha sido la de tratar de potenciar la circulación del término “neo-contrarrevolución”. Javier Gómez Sánchez, animador de la idea, clasifica irresponsablemente a otros en esa “categoría”, algo que en sí mismo pudiera no haber tenido mucha relevancia en el caso de que hubiese reservado ese pensamiento para él y para sus amistades. Es comprensible que la gente intente encontrarle sentido a las cosas que no entienden, tratando de clasificarlas y de asignarles cierto orden en sus propios mundos mentales. Es una reacción humana. Con eso no hay problema. Obviamente, Gómez tiene derecho a expresarse libremente de la manera que mejor entienda, pero le convendría apreciar mejor las limitaciones de sus pensamientos.

Dada la improvisación con la que se ha promovido esa idea, resulta espinoso hacerla pasar como el producto de un proceso intelectual razonado. La clasificación, probablemente influida por ese mundo interior nítidamente etiquetado en que parecería querer habitar Gómez, choca con una realidad que la contradice, pues el enfoque de una política cubana donde “solo existen dos posiciones, revolucionario o contrarrevolucionario” nunca ha sido sostenible en la práctica. En realidad eso no sucede tan “sencillamente” como se imagina Gómez. La política cubana, como casi todas, es compleja y no encaja en esquemas maniqueos del tipo, o conmigo o “sinmigo”.

Como la clasificación que se aventura a exponer Gómez seguramente será tomada como un agravio político por otros, lo mejor que puede hacer es estar preparado para escuchar a quienes, siendo amables, le pudieran hacer la observación de que una cosa es que alguien pueda creerse sus propias elucubraciones mentales y, otra bien distinta, es pregonarlas en plan de taxonomista político.

Lo que voy a decir ahora, lo digo de manera respetuosa, simplemente porque es la pregunta que siempre debe hacerse cuando alguien trata de plantear una idea aparentemente novedosa. ¿Qué tipo de credenciales intelectuales puede, exactamente, mostrar Gómez para que pudiéramos aceptarlo como una fuente creíble de la tipología política cubana?

La verdad es que parece que ninguna. Si se utiliza cualquiera de las cuatro principales bases de datos que informan sobre la legitimidad y la visibilidad de los resultados de investigación (el Social Sciences Citation Index – SSCI de Web of Science, Scopus, Redalyc y SciELO), el resultado siempre es el mismo: no se encuentra mención alguna a Gómez. Para otras bases de datos como Google Scholar y Publish or Perish, este autor tampoco existe. Es fácil verificarlo. Trato de ser objetivo. Ese tipo de revisión es lo que se hace habitualmente cuando se desea hacer una comprobación preliminar de la calidad del pensamiento social contemporáneo.

Expresado de otra manera, Gómez no es un autor científico, ni anda cerca de serlo, y por ello no puede aspirar a acreditar capacidades que no posee en materia de tipología política. Pudiera repartir etiquetas políticas a diestra y siniestra y estaría en su derecho, pero eso fundamentalmente lo que revela es una manía. No mucho más que eso. Lo digo con afecto.

Aclaro que no tengo nada en contra de que los comentaristas expresen opiniones en el debate político. De hecho es muy positivo que quienes no son analistas, ni políticos profesionales, participen activamente en el debate. Es un derecho que tiene todo ciudadano cubano. Además, el debate participativo amplio es muy útil para la política. Entonces me parece muy bien que los comentaristas se manifiesten todas las veces que puedan hacerlo.

Lo que no resulta apropiado es hacer taxonomía política “de oído”. Nadie interesado en escuchar ideas de calidad aceptaría eso. Sería como tomar en serio a un alquimista. La clasificación –sea de especies naturales o de posiciones políticas- se hace desde el método científico. Ni Darwin ni Linneo en las ciencias naturales, ni Marx ni Huntington en las ciencias sociales, hicieron clasificaciones a partir de opiniones y comentarios. Se pudiera estar de acuerdo o no con las taxonomías que plantearon, pero todas están afincadas en una interpretación científica de la realidad.

Clasificar lleva muchas horas de trabajo intelectual, usualmente agotador. Requiere volver, una y otra vez, sobre los resultados para refinarlos. Una clasificación rigurosa no se logra en poco tiempo, ni es algo que pueda hacerse desde las tertulias de un blog. “Sencillamente” porque la ciencia no opera de esa manera. Cualquiera que posea un entrenamiento elemental sobre la manera en que funciona la producción del conocimiento entiende eso.

Me detengo para hacer una breve aclaración. Las personalidades de la política habitualmente crean tipologías para descalificar a sus adversarios. A veces ponen etiquetas con una prodigalidad asombrosa, pero eso es parte del oficio. Usualmente, no pretenden que se les considere como analistas. Lo que desean es que se entienda bien que pueden golpear políticamente al adversario, inclusive adjudicándoles epítetos que, aunque no vengan mucho al caso, una parte de la gente acabará aceptándolos como válidos. Eso sería un claro indicador de la fortaleza de un político, pero ello solamente funciona si se cuenta con una maquinaria política y con apoyo popular. Dicho esto, cabría la posibilidad de que Gómez fuese un líder político y por eso dice lo que dice, pero no tengo evidencias de que ese sea el caso.

El problema es que, cuando clasifica, Gómez niega realidades y denigra. Asumo que entiende perfectamente que cuando le dice “neo-contrarrevolucionario” a la gente, sin detenerse a probarlo, hay muchos a quienes eso los pudiera ofender profundamente.

Gómez hace, al menos, dos afirmaciones que convierten sus proposiciones en una contorsión: primero, clasifica a Cuba Posible como uno de “los grupos políticos contrarios a la Revolución apoyados por los Estados Unidos”; y segundo, dice que Cuba Posible ha hecho una “campaña contra el debate de la conceptualización del socialismo cubano”, algo que es una extraña manera de concebir la participación en un debate como una campaña contra el debate. Aquí hay un evidente doblado de la representación de la realidad.

El hecho de que se discrepe en el marco de un debate no significa que se haga una campaña contra el debate. Para que sea creíble la aseveración de que se ha hecho una campaña en contra de algo, hay que aportar pruebas de intencionalidad. Tomo asiento y espero pacientemente a que Gómez trate de demostrar –a partir de lo que se publica en Cuba Posible– que ha existido la intención de hacer campaña contra el debate de la conceptualización. Con mucho gusto le ofrezco una pista: humildemente lo invito a leer mis textos. Soy, casi seguramente, quien más ha publicado en Cuba Posible sobre la conceptualización.

Considero que no hay necesidad de dedicarle más tiempo a refutar esas dos falsedades. No utilizo aquí el término de manera peyorativa sino como se entiende en la lógica, como uno de los “valores” que indica la veracidad de una proposición. Ocuparse minuciosamente de desmontar falsedades puede representar, a veces, una pérdida de tiempo.

La reacción primaria de un analista pudiera ser exigir las evidencias detalladas en las que pudieran sustentarse ambas afirmaciones, pero en este caso no tiene sentido insistir en algo que Gómez parece no entender: la función de la evidencia en el debate público. Por suerte, no es algo insoluble. Con las lecturas adecuadas pudiera resolverse esa laguna de formación, que es inexcusable para alguien que intenta hacerse escuchar en el debate intelectual cubano.

Sin embargo, transitando en sentido opuesto, es abundante la evidencia de que sus dos proposiciones son falsas. Esa evidencia, consiste en cientos de textos publicados en Cuba Posible, a los cuales obviamente Gómez no hace una sola referencia. Es una representación de la realidad que el comentarista parece preferir doblar para poder fabricar la pajarita de la “neo-contrarrevolución”. El “ninguneo” de textos de quienes desea criticarse es un desliz de aprendices. Ningún comentarista avezado deja descubierto ese flanco en un debate. La buena noticia para Gómez es que, con práctica, es un error superable.

La idea “aterrizada” que supuestamente se presenta es el gastado argumento de las relaciones de Cuba Posible con fundaciones de otros países, específicamente de Estados Unidos; algo que en rigor es una práctica extendida –desde hace décadas- en el terreno intelectual cubano y que abarca una amplia diversidad de instituciones nacionales, siendo hoy una buena parte de ellas, si no la mayoría, entidades estatales. Sobre eso nada se dice, probablemente para tratar de proyectar la falsa imagen de que, en Cuba, relacionarse con fundaciones extranjeras es solamente una felonía cometida por unos pocos. Aquí hay otro doblado de la representación de la realidad.

Desde Cuba Posible no se intenta convencer a nadie de que haya algo malo o bueno en esas relaciones. La extensión de estas es un hecho observable, pero la evaluación de su impacto normalmente no es predecible, requiere un análisis. El posible efecto de esas relaciones pudiera ser diverso y sin dudas habría casos negativos, quizás muchos, pero afirmar a priori y de manera tajante que relacionarse con determinada entidad extranjera implica necesariamente una influencia política negativa para la entidad o persona de Cuba, parece cosa de autismo político. En cualquier caso, para medir el posible impacto de ese tipo de relaciones, habría que utilizar una métrica precisa que debería ir más allá de la simple mención de la existencia de una relación. Este, que parece ser el principal “indicador” que Gómez utiliza, puede ser problemático.

Debería tomarse nota de que razonamientos de ese tipo pueden conducir a conclusiones como a las que ha llegado otro autor –esta vez un académico reconocido- que le ha imputado a una entidad del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba (el Centro de Investigaciones de Política Internacional, CIPI) el haber permitido que una fundación extranjera (alemana) haya “conseguido imponer sus propias condiciones” en el diseño de un evento organizado en La Habana. .

En ese sentido, desde la lógica con la que Gómez parece operar, Cuba Posible y el CIPI deberían compartir la misma categoría en el árbol clasificatorio de las “especies” institucionales de la política cubana. Sorprendentemente, la clasificación de “neo-contrarrevolución” se le aplica a Cuba Posible, pero Gómez parece no atreverse con el CIPI. Aquí hay un doblado interesante de la representación de la realidad. No solamente Gómez clasifica, sino que deja claro que tipifica según le salga de su pensamiento, ofreciendo como única explicación la enigmática, y sobre todo ridícula, máxima pseudo- filosófica de que “una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa”, algo que recuerda aquello que se le ha atribuido a algún boxeador olímpico cubano –dicen que injustamente- de que “la técnica es la técnica y sin técnica no hay técnica”.

La primera y la última pregunta que quizás deberían hacerse los comentaristas políticos cubanos aquejados por la manía clasificatoria es simple: ¿atenta lo que se publica en Cuba Posible contra la aspiración de alcanzar una nación soberana, independiente, socialista, democrática, próspera y sostenible?

Seguramente se darían respuestas diferentes, pero si en realidad desea avanzarse en una discusión medianamente seria y constructiva, sería apropiado evitar los fárragos que sobre el socialismo muchas veces se escucha entre ciber-tertulianos que participan en el debate nacional y a los que Gómez contribuye cuando dice cosas como que: “Es cierto que nadie sabe cómo construir el socialismo, y el propio Fidel Castro mencionó una vez en un momento el pretender saberlo como un error, no tanto respecto a nosotros como a la Unión Soviética y sus manuales. Pero no lo repitió constantemente, y si lo repetimos nosotros, en un estribillo que tal vez la contra nos esté componiendo, llegaría a parecer que como nadie, absolutamente nadie, sabe cómo lograr hacer el socialismo, y mucho menos el ideal, entonces es algo irrealizable, y por lo tanto no debemos perder nuestro tiempo dedicándonos a eso”.

Se trata de un embrollo resultante de no saber cómo lidiar con la palabra “nadie”, que lo lleva inicialmente a decir que es “cierto” –o sea, indiscutible-,  que “nadie” –es decir, ninguna persona- sabe cómo construir el socialismo pero, que luego, al darse cuenta de que eso de “nadie” funciona contra él, entonces conecta la marcha atrás y lo que se le ocurre es decir que si aquello de que “nadie sabe” no se repite en un estribillo –como en un conjuro maldito- el asunto no es tan grave. Parece cosa de Harry Potter, pero así fue como le salió el párrafo a Gómez.

¿Tiene sentido empecinarse en cultivar una especie de cocotología política criolla que intenta doblar la representación de la realidad para fabricar papirolas que encajen en el maniqueísmo de algunos ciber-tertulianos?

En mi modesta opinión, no tiene sentido alguno, pero trato de ser realista. Habrá que intercambiar fraternal y constructivamente con ellos. Son parte del contexto actual. Están ahí. Forman parte de esta Cuba más heterogénea que hoy existe, y siempre está la posibilidad de que personas como Gómez pasen de ser comentaristas improvisados a analistas políticos competentes, sobre todo, si se van a dedicar a categorizar y a dictar cátedra . Hay que asumirlos con espíritu positivo, como parte del debate democrático, amplio y diverso, que necesita el país.

 
 

39 thoughts on “La levedad de algunos “analistas”

  1. Felicidades sinceras al autor de esta pieza maestra de prosa politica que ha logrado reunir con elegancia, en la forma, verdadera cátedra de contenido. Hacía tiempo que no disfrutaba tanto de la lectura de un artículo tan esclarecedor como intelectualmente demandante. Y aún cuando esto escribo me divierto más imaginándome al “susodicho” arrellanado en los próximos dias, junto a un diccionario en la privacidad de su casa, intentando esclarecer si el balance del lance ha resultado positivo o negativo para sí mismo. Gracias Fernando. Es un placer leer tu blog cada día.

  2. Me complace la idea de que tengamos en Cuba un grupo de personas muy inteligentes y capaces y con un espléndido manejo del lenguaje, lo que les permite transitar por los intrincados entresijos de la polémica teórica, con un alto nivel de abstracción y precisión, y casi sin que se les note esfuerzo alguno.
    Y me complace, quizá un poco más, el hecho de tener eso ahí como una especie de reserva intelectual muy valiosa con la que puedo contar, pero que no necesariamente tenga que acudir a ella.
    Al leer este post evoco, no sin cierta nostalgia pero con alivio, a mi segunda exesposa, que se dedicaba a fondo y full time a esa ladrillesca parte de la filosofía que es la lógica dialéctica, lo que a la larga fue el motivo de nuestro cordial divorcio. Recuerdo emocionado que su modo de despejar y divertirse en grande era ‘irnos de cumbancha’ con su grupo de amigos a disfrutar, orgiásticamente, de los documentales del eminente astrónomo Carl Sagan.

  3. Con quièn está el autor de este artículo? Con Cuba posible. Se defiende del otro(Gómez)manifiesta acadXmicamente su criterio haciendo gala de profundos pensamientos y citando(por supuesto) instituciones anglosajones donde no aparece Gómez.Un derrocjhe de “academisismo” si no barato, con una precisa tendencia contra los que de alguna forma defienden el proceso revolucionario. Una nueva forma muy sutil y enmascarada de profesar una “tercera posición”. Ni con los buenos ni con los malos, conmigo y lo que defiendo, parece ser el postulado que contradictoriamente es opuesto a lo que propone. No sirve. Buenos días.

  4. Le subieron el listón a Javier, queda por ver si se mantiene en competencia o se va por la tangente, con ese pie forzado no le queda muy fácil hacer la décima.

  5. (cont)El articulista es avalado entre otras instituciones por el Kellogg Institute for Intenational Studies,en la Univ. de Notre Dame(Univ. católica dela “Ivy League” de USA)Elite de la jerarquía de ese país, y de lo mas reaccionario.Sin más comentarios. es bastante.

  6. baracoa, creo que acabas de ser víctima de tus propios comentarios. Criticas de la misma manera que lo que criticas. jeje

    Por cierto que las bases de datos que menciona el autor sean “anglosajonas” no significa que en ella no aparezcan autores latinos. Los hay y muchísimos.

  7. baracoa (3), el autor está con el método científico y con la seriedad y el rigor en los análisis. No encasille rápido, si además no sabe lo que significan esos encasillamientos. Eso de está con Cuba Posible demuestra el prejuicio que tiene Ud. con Cuba Posible y seguro no sabe ni de qué va. Pr otro lado, eso de que se manifiesta “académicamente” demuestra también otro prejuicio contra el enfoque académico. Léase algo sobre lo que sucedió entre José Millán-Astray y Miguel de Unamuno y verá qué feo eso de emprenderla con los intelectuales y lo mal parado que se queda.
    Por favor, léaselo de nuevo y compare lo que escribe Monreal, no ya con lo que escribe Gómez, sino con mucho, muchísmo que se escribe en la web sobre los temas de política en Cuba. Por ejemplo, compárelo con lo que escribe Arnold August y otros eminentes “politólogos”. Se lo digo con respeto, lea.

  8. Mi anterior comentario (2) se debe a que me divertirían estas doctas polémicas acerca de la conceptualización del modelo, las clasificaciones sofisticadas de contrarrevolucionarios y revolucionarios, las disquisiciones sobre “corrimiento al centro”, “centrismo”, “oposición de izquierda”, “neo-contrarrevolución”, y otros términos tan pintorescos y floridos como plenos de onanismo mental.
    Me divertirían, digo, si no fuera porque hablar tanta paja en un momento tan crucial de la historia de este país me parece preocupante. Hasta digno de un diagnóstico psiquiátrico que quizá resulte en algo así como “síndrome agudo de docta y erudita oligofrenia”.
    Si lo que se necesita en Cuba -en este momento y desde hace mucho- es ponerse para la concreta de acabar con la ineptitud, la irresponsabilidad, la corrupción, la abulia, la demora de las decisiones importantes y otros muchos problemas que enrarecen el ambiente socioeconómico, cívico y moral del país…

  9. … ¿qué carajo pintan en la crítica palestra nacional esas elucubraciones trasnochadas?
    Me recuerdan la fábula aquella donde un grupo de conejos vieron una jauría que se aproximaba y, en lugar de ponerse a cubierto o salir corriendo, se pusieron a discutir si aquellos perros eran galgos o podencos…con el lógico resultado de un masivo conejicidio .

  10. Esto también puede titularse memorando o tratado contra Gomez. No es de cocotología pero quizá sea apropiado para una publicación impresa. No para la Web donde usualmente los textos son más cortos y concretos pues todos el mundo anda corriendo. Aunque el autor tenga razón en los planteamientos la extensión del artículo, en mi opinión, es excesiva.

  11. Debido a que en el sitio la ” La pupila insomne” a la que estaba suscrito no se publicó mi comentario donde expresaba mi punto de vista al respecto de la publicación del artículo “La necesidad de ser” sin ofenza ni palabras obscenas, decidí cancelar mi suscripción porque más que una pupila insomne me pareció una pupila bizca.

  12. Wow!! Mis felicitaciones al autor. Hace tiempo no leia algo tan bueno. Un verdadero “knockout técnico”, independientemente de la posición q defiende. Dudo q haya respuesta.

  13. (8) porque leo es que manifiesto mi opinión. No estoy con el Sr. Javier ni con el llamado El Toque. Y de que “muchos latinos… bla bla” Sí, hay muchos latinos. Los puede caracterizar?
    No todo lo latino es bueno, desgraciadamente.Lo “acadèmico” es relativo pues había hasta este tipo de “acadèmicos” en el III Reich. Politólogos? Los hay más que un grano de arroz en una olla. Lo que hay que ver es què defienden. Muchos de ellos pronosticaron, como ahora, el derrumbe de la Cuba revolucionaria en los 90, Y què pasó. La filiación mía es clara. La suya cual es? Su erudición es amplia, a favor de què? No pretendo que me responda, es su derecho opinar, igual que el mío. No la critico, critico el artículo, lleno de “academisimos ..etc.Citar a Don Miguel de Unamuno y otros, no es un recurso polèmico. Es buscar apoyo en lo que supuestamente Ud. cree. Lea algo más, aplique su sugerencia y le sugiero que de su opinión sobre el artículo, no sobre los que lo comentan. Mis respetos lectivos.

  14. Diógenes.-Buen pseudónimo. Predilección por los perros. Paradigma de la escuela filosófica de los “cínicos”. Estoy de acuerdo con Ud. La recontraclasificación de posiciones ya asquea. O se es o no se es, y punto. Lo que hay que definirse y trabajar porque nuestra Patría salga adelante, económica y socialmente. Hay mucho por hacer y no todo es perfecto. La perfección es para los dioses y nosotros somos hombres. Mis respetos.

  15. Baracoa, usted habla sin saber. El prof. Monreal se refiere a indexadores de artículos científicos reconocidos por la comunidad científica mundial.

    Qué rídiculo y primitivo intentar caracterizar a una persona basándose en el lugar donde estudió o donde da clases. Por qué omite las otras credenciales bien ganadas?

    Se quieres entrar en el debate, hazlo con argumentos no con alucinaciones ni analogías sin sentido.

    Muy mal de su parte. Atacas al mensajero por tu incapacidad enfrentar el mensaje.

    Sobre Cuba Posible? Bueno, que el PCC y sus revolucionarios creen una plataforma de pensamiento que debate, conteste, lo que desde ese excelente proyecto se dice.

    Proyecto que cuenta con la colaboración de excelentes y prestigiosos intelectuales cubanos residentes dentro y fuera de la Isla.

    Cuba Posible no tiene la culpa de la orfandad de más debates serios, profundos y sistemáticos que vemos en el espacio público cubano

  16. ¡Otra vuelta de tuerca!, y no la de Henry James. Parece que la muela del postero ha alebrestado a algunas almas de corte bizantino y aires neo-revolucionarios, si es que eso existe. Muy bien por los iniciados.., y los ‘continuados’.
    No estoy en contra ni a favor de la Academia y sus acólitos, ni de las “autoridades” primermundistas; sólo que no me interesan, a derechas, en estos momentos y en nuestros temas. Hay que ver el desmesuradamente negativo juicio que emitió Marx contra Bolívar, también convenientemente invisibililizado por nuestro establishment.
    Pero, como dice la guaracha, ‘cada uno goza con lo que le gusta / y cada cosa tiene distinto sabor’.

  17. Ok, Javier tenía que haber sabido que esto venía. Ese muchacho o bien ahora mismo debe estar con el ego por las nubes, preparando su contraataque, o debe estar en el Calixto con la presión alta. El argumento de Pedro Monreal es el excelso y definitivo ninguneo que merecía.

  18. (16)Gracias, pero, se sintió tocado? Me dirigí a Ud? No gasto mi tiempo con sandeses ni a elemntos que tratan de descaratizar. Ah, y si por conocimiento o educación respecta, le puedo decir esto mismo en mas de 3 idiomas. Su filiación tambien es obvia.

  19. Baracoa, el artículo es excelente, acertado. Monreal fue mi colega en la universidad un tiempo. Es muy riguroso, exactamente tiene todo el rigor que le falta a Gómez y otros. No me parece que responda a ningún interés en particular y no creo que sólo haya que ver qué defienden, sino cómo lo defienden. ¿Con clasificacioens arbitrarias y faltas de rigor? No lo creo. Monreal explica en su excelente textos su falta de rigor. Recomiendo los otros trabajos del autor a los internautas.
    Mire, el III Reich tenía científicos y polítólogos. Sus criterios no prevalecieron porque no tenían ni sustento moral, pero tampoco científico. Yo creo que hay que ponerse a discutir sobre las ideas y no sobre filiaciones y cosas tales.
    Y bueno, me alegra mucho que opine. Eso es lo saludable. Y a leer, a leer los dos, usted y yo. Saludos y no se disguste, pásela bien que viene el fin de semana.

  20. Pido disculpas por atreverme a dar mi humilde opinion, que muy pocas veces doy por el efecto nulo que tiene, pues por lo general nadie la tiene en cuenta. En Cuba la gente esta mas preocupada por la aparicion anual de la papa cuya adquisicion hay algunos que la consideran casi que como un viaje al exterior, que en leer esa exposicion brillante del Sr. Monreal o las ideas de los comentristas con oficio que aqui se expresan entre otras cosas porque la mayoria no tiene internet, pues no tienen telefono y cuesta bastante caro.. Si de preferencias se trata -sin obviar al resto- cuyas opiniones so interesantes, me inclinaria por el comenterio de Diogenes respecto a que mas que disquisiciones filosoficas y definiciones semanticas de conceptos en Cuba lo que hace falta hoy es los que estan para leer atentamente opiniones como estas, contrarias quizas a las suyas, lo hicieran.

  21. (21) las ideas determina las filiaciones y las filiaciones son una consecuencia de las ideas. Si no tiene ideas no posee filiación. No me disgusto.No me gusta atacar a las personas sino lo que pudieran defender en una u otra forma. Hay muchas formas de expresar algo, puede ser un guante de seda envolviendo una mano de hierro o aquel que se siente erudito puede ser que agradezca que le digan “vástago de meretriz” que HP(disculpe la parábola). Mi fin de semana será muy bueno, disfrutando en familia con lo que cosechè en mas de 50 años. Libertad, educación, tranquilidad y orgullo. Feliz fin de semana.

  22. …para que atendieran a preocupaciones, limitaciones o carencias de mucha gente que se rompe la cabeza penando en cocinar y se solidaricen mandando a sus esposas o yendo ellos mismos a la bodega en busca del pancito diario o haciendo su colita de la 4 para que la gente crea de verdad en ellos.
    La filosofia para el cubano viene en carreton de caballos y pasa por el puesto de viandas.

  23. Baracoa, respeto sus criterios al igual que los otros, solo aclararle que las citadas bases de datos del post (Social Sciences Citation Index – SSCI de Web of Science, Scopus, Redalyc y SciELO) son bases de datos científicas donde aparecen publicaciones de ciencias sociales y exactas en revistas de grupo 1 (el índice máximo para medir el rigor científico de las publicaciones), arbitradas por expertos, aunque tengan su sede en países anglosajones toda la comunidad científica mundial publica en ellas independientemente de su sistema político, creencia religiosa, etc, con esto le digo que no hay opiniones parcializadas ni sesgos de ningún tipo.

  24. Aquí se trata de que en política e ideología nadie tiene la verdad absoluta, nadie debe autoerigirse en juez para decidir quienes son revolucionarios y quienes no, la historia ha demostrado con bastante frecuencia que individuos que se han dado ínfulas de “super-revolucionarios” después han resultado oportunistas, traidores que acabaron atacando a la Revolución instalados en otro país, y otros que han sido víctimas de estos individuos aun viven en Cuba y están integrados al proceso, o si se tuvieron que ir de Cuba porque su existencia aquí era insoportable, aun así, han mantenido una actitud ética sin prestarse a los ataques contra la Revolución

  25. Un buen articulo, no conozco ese sitio, “cuba posible” pero tratare d conocerlo, muy buena la propaganda que le hace Peter, saludos y felicitaciones , y recuerden “la tecnica es la tecnica, y sin tecnica no hay tecnica” jajajaja saludos

  26. (25)”En este Mundo del Señor hay de todo”.Creo que sobran las referencias, aunque se agradecen. Gente que son y no lo parecen y viceversa. Hay Instituciones muy “afamadas” donde se publica de todo, y se manipula de todo. eso Ud. lo sabe. Hay nombres ilustres que adornan instituciones. El Instituto Einstein cualquier neófito lo imagina algo científico de acuerdo al nombre, sin embargo entrena apersonal escogico en las tècncias del “golpe suave”, Sabe què es? Y por ahí están ” a pululo” como dice un Humorista en Cuba. Todo está en defender una idea con convencimiento sin tanta prosa ni tanto academisismo, y trabajar por esa idea. Saludos.

  27. Definitivamente de acuerdo con Diógenes y Nanaco ausente , a toda esa prosopopeya al final no le veo mucho sentido práctico para la gente de a pie , intentar ubicarse más allá o más acá no cambia ni nos mejora la vida , tampoco resuelve los graves problemas que enfrentamos y el cubano los tiene bien definidos en sus anhelos : Un techo propio y seguro , un salario digno acorde con su aporte y su preparación , transporte público para no gastar la vida en las aceras , precios respetuosos ,cero corrupción y mejor desempeno de nuestros dirigentes agregado a lo que ya tenemos : servicios de salud , educación y seguridad ciudadana entonces veremos como todo el mundo se dará golpes de pecho proclamando su filiación revolucionaria . Como están hoy las cosas lo importante es que la gente está , da igual si un poquito para allá o para acá . Saludos .

  28. Liborio (30), estás más claro que Clarín en eso. Seguro que muchos “opositores situacionales” cambiarían de idea con un poco más de decencia en la ejecutoria de los mandantes, sean éstos “históricos” o no, si simplemente dejaran vivir a la gente.
    Cuando uno ha residido en un país “normal” de Nuestra América, por ejemplo, se percata de la importancia que tienen la seguridad ciudadana y algunas condiciones elementales de vida que son “de plantilla” para uno aquí; aunque, lógicamente, extrañas de allá la poca importancia relativa que te confiere el gobierno, por lo que puedes hacer lo que te dé la gana –más o menos- sin vulnerar “principios” impostados y regulaciones absurdas, y sin sentirte propiedad ideológica de nadie.
    Quizá alguien apele, a estas alturas, al socorrente (que no socorrido) ‘quid pro quo’. Pero no tenemos que darle nada a nadie a cambio de que nos deje vivir como podamos y con lo que logremos trabajando honestamente…

  29. Todas estas clasificaciones y desprestigio son prueba de falta de argumentos. Solo intentan aplicar una típica falacia y no pueden sostener un debate serio. Ya he visto como Iroel acude a la censura cuando no tiene nada que responder.

  30. Lei en el sitio “cuba posible”, el articulo “Pase lo que pase, no pienses en la crisis: ¿quitándole el agua al pez?” y es el mismo estilo, un poco protocolar, y riguroso desde el punto d vista del lenguaje, lo que obviamente lo hace dificil d digerir, pero si plantea cuestiones medulares(con demasiado cuidado, y poco compromiso para mi)pero no cabe dudas medulares como es llamar las cosas por su nombre(en este caso la crisis estructural d la economia cubana), y la causa d la misma (que no es tecnica, si no politica) tal vez yo (desde luego que no tengo la formacion profesional d Peter(asi era conocido en la UH)), pero creo sobretodo sin su compromiso veo las cosas mas simple, no hay en el socialismo experiencia de produccion social eficaz, es necesario un replanteamiento total para la economia de Cuba, con parametros capitalistas, los cuales pasan x modificaciones politicas;saludos

  31. La ‘levedad’ esta un poco pesada.
    Me pregunto estos, hasta ahora, 34 comentarios ayudaran a recoger los ‘dichosos’ tomates de Guantanamo…?

  32. Carlos 35, recuerdo cuando lei los primeros articulos en este blog, q Fernando m echo una reprimenda x una opinion + o – = a la tuya, osea, pesimista, creo q aquello me impacto, pues sigo opinando aqui, x q las cosas no las hemos podido mejorar no significa q no podamos mejorarlas, debemos seguir insistiendo un abrazo(al estilo d Fernando)

  33. Baracoa (28) por supuesto, y como decía anteriormente, no creer que mi idea es la verdad absoluta y pensar que otro porque no diga o piense exactamente como yo es camaleón o pseudorrevolucionario, autoerigirme en juez y establecer clasificaciones de “revolucionario, “no revolucionario y “contrarrevolucionario”. Aquí cada quien tiene que librar su propia guerra como dice Esteban Morales, creo que el autor del post utiliza un lenguaje un tanto complicado para explicar su posición , pero creo entender su idea, jueces así, desde una posición de poder han hecho que muchas personas honestas se hayan perdido para la Revolución

  34. Baracoa (28) de que hay instituciones con esas características no lo dudo, pero repito, aquí hablamos de bases de datos donde están indexadas revistas científicas de todos los países del mundo, tuve la curiosidad de buscar la institución Albert Einstein, evidentemente responde a la estructura de una organización al servicio de la CIA, fundada por Gene Sharp “filósofo, político, profesor y escritor estadounidense conocido por su extensa obra en defensa de la no violencia como lucha contra el poder” según referencias de Wikipedia, no se habla de publicaciones científicas o investigaciones que haya hecho, fíjese, le hablo más allá de la posición ideológica que profese la citada ONG, del carácter científico que pudiera tener, que evidentemente de eso solo tiene el nombre, nada de ciencia en sus propósitos, en http://www.voltairenet.org/article123805.html se brindan bastantes detalles

  35. (38) Gracias por au atención. Me gusta el debate, pero no pienso gastar mas tiempo en esto. Todo está dicho. Lo que si tiene que estar claro es que no estoy con el tal Iroel, o el Harold, o el que sea.Mis ideas y covicciones las baso en mi experiencia en la vida. He tenido que vivir en muchos lugares y conozco y tengo mis criterios sobre los “sistemas políticos”. Todos son buenos para alguien. El mío lo considero bueno para mí y los míos. Y sobre el caracter científico de publicaciones e instituciones Ud. sabe que una de las instituciones mas científicas tiene tres letras y muchas caras: CIA. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *