“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

La fortuna del mayor esclavista de Cuba

img_jmanresa_20170502-144248_imagenes_lv_propias_jmanresa_img_7527-kGkH-U422247142688M1G-992x558@LaVanguardia-Web

Tomado de La Vanguardia

Barcelona retirará este año la estatua que dedicó en 1884 al esclavista Antonio López, primer marqués de Comillas (1817-1883). El monumento es del escultor Frederic Marés, que durante el franquismo realizó una réplica de la obra original, de Venanci Vallmitjana, destruida en la Guerra Civil.

La pieza se halla al final de la Via Laietana, en la plaza Antonio López. El Ayuntamiento también quiere rebautizar la plaza con un nombre que evoque la lucha contra la injusticia o “que honre a los pueblos indígenas de América”. Se han propuesto alternativas como Nelson Mandela, en las antípodas del fundador del Banco Hispano Colonial.

Antonio López, que financió con este banco la reforma de la Via Laietana, se codeó con potentados y reyes. “España ha perdido a uno de los hombres que más grandes servicios le han prestado”, dijo de él Alfonso XII, como recuerda una inscripción al pie del conjunto escultórico. Pero este acaudalado empresario tenía un turbio origen: cimentó su fortuna con el tráfico de esclavos en Cuba, como denunció su propia familia.

La polémica por la estatua del negrero Antonio López resucita el testimonio del último esclavo de Cuba

Por eso la plaza podría tomar el nombre de Bartolomé de las Casas, “el protector universal de todos los indios” y que en el siglo XVI alzó su voz contra la crueldad de la colonización. O el nombre de Esteban Montejo, la última víctima del negocio que hizo rico a Antonio López. La retirada de la polémica estatua ha tenido la virtud de rescatar algunos de los más impresionantes mazazos de la literatura contra la peor lacra de la humanidad: la esclavitud. Cimarrón , del escritor cubano Miguel Barnet, es una de estas joyas.

La obra, que algunas editoriales han publicado con el título de Biografía de un cimarrón , reconstruye la existencia de Esteban Montejo, a quien un jovencísimo Barnet encontró en 1963 en un hogar de veteranos de la guerra de la independencia de Cuba. Este hombre, que entonces tenía 103 años y murió dos después, no conoció a sus padres y nació esclavo en el ingenio Santa Teresa. A los ocho años comenzó a trabajar en otra hacienda, la Flor de Agua. Cuando era un adolescente, “cogió el monte ” y se fugó. Vivió escondido, sin hablar con nadie, hasta 1886, cuando España abolió la esclavitud (el último cargamento de africanos llegó a Cuba sólo trece años antes, en 1873).

Otro anuncio de la prensa esclavista: “Se busca a un negro que ha huido para ver a sus hijos”

El relato del exesclavo, que sufrió los latigazos, la separación de su familia y la vida en los barracones, cautiva tanto o más que el de la protagonista de la novela La última viuda de la Confederación lo cuenta todo , de Allan Gurganus, con la única salvedad de que aquí habla un personaje real. Tan real como el Solomon Northup de la autobiografía Doce años de esclavitud . “Los blancos –recordaba Esteban Montejo– llamaban a los negritos criollitos porque se negaban a admitir que fueran niños”. Nada nuevo bajo el sol. Los esclavistas llaman a los negros “mercancía” en una novela que revolucionó la sociedad de su tiempo y hoy menos leída de lo que merece, La cabaña del tío Tom , de Harriet Beecher Stowe.

Esta autora, “la mujercita que provocó la guerra de Secesión”, como la calificó Lincoln, se inspiró en otra obra que por desgracia todavía no se ha editado en castellano o catalán y que hay que recuperar: American slavery as it is (Testimony of a thousand witnesses) . La publicó en 1839 Theodore Weld y podría traducirse como Así es la esclavitud americana (Un sinfín de testimonios) o La esclavitud, vista por los esclavistas . Durante años, Weld recopiló anuncios de la prensa sudista como este: “Vendo una negra y sus dos hijos, de tres y ocho años, en un único lote o por separado, a gusto de los compradores”.

Cimarrón condena la esclavitud con los recuerdos del último superviviente de esta oprobiosa realidad en Cuba. American slavery la condena gracias a los verdugos. Otro anuncio de Nueva Or­leans (Luisiana) ofrecía una recompensa por un negro que podía haberse ido hasta Savannah (Georgia) “para ver a sus hijos”. Los barceloneses y los visitantes de la ciudad pueden dedicar unos segundos a estos pensamientos mientras contemplan una estatua con los días contados. Pero también deberían leer a Theodore Weld, Harriet Beecher Stowe, Solomon Northup o Miguel Barnet.

Y, sobre todo, no olvidar que –como afirman Amnistía Internacional y la Organización Mundial del Trabajo– millones y millones de seres viven aún hoy esclavizados, forzados a prostituirse o a deslomarse sólo por un mísero plato de comida.

Millones de seres viven aún hoy esclavizados, forzados a prostituirse o a deslomarse por un mísero plato de comida

 
 

14 thoughts on “La fortuna del mayor esclavista de Cuba

  1. La verdadera vida de Antonio López y López. Que amasó su cuantiosa fortuna, traficando con esclavos negros en Cuba. Allí se le describía como un sujeto cruel y despiadado, para el cual los negocios consistían en explotar al prójimo, y para el que todos los medios eran lícitos —legales o ilegales—, con tal de conseguir beneficios. La esclavitud por entonces era parte indisoluble del modo de producción de esos tiempos, que oficialmente fué abolida 24-12-1879, luego vinieron otros tiempos y otros modos de explotación del hombre por el hombre y del hombre por el estado.
    Desgraciadamente en nuestros dias en muchos paises del mundo existe la esclavitud donde unos hombres ejercen la propiedad sobre otros, donde hay esclavos personas que tienen restringida su libertad. Son muchos no solo el marqués de la estatua los que han amasado grandes fortunas esclavizando a personas indefensas.

  2. Bien decía El Apóstol : ” La esclavitud de los hombres , es la gran pena del Mundo . ” De cualquier manera , con respecto a ese tema , es mejor no hurgar mucho en nuestra historia . Saludos .

  3. Hoy sigue la esclavitud. pero moderna, la explotacion asalriada que es practicada en el mundo capitalista en general y que es mas abusiva en los paises menos desarrollado y donde el estado es el capitalista princuipal como en Cuba, que por tener un sistema totalitario revienta a los trabajadores con salarios de miseria. El monumento a Antonio Lopez bien le cuadraria a los generales de la Plaza de la revolucion

  4. la historia, el tiempo, da muchas vueltas. por eso hay quien prefiere la cremación y nada de monumentos. inteligencia pura.

  5. Al contrario Liborio, es mejor conocerlo todo y exponerlo, para que la gente sepa que fue lo que paso durante esa terrible etapa de la historia. Saludos.

  6. Un verso popular del siglo 19 en Cuba:
    ‘ desde el fondo de un barranco
    Clama un negro con afán
    Dios mío, quiero ser blanco
    Aunque fuera catalan’

  7. Somos los cubanos esclavos?Es el Gobierno Cubano esclavista?
    Cuando todos los ninos nacen en un hospital y bajo los cuidados profesionales de un medico y una enfermera.
    Cuando al llegar a la edad escolar, donde quiera que esten hay un maestro,aunque sea para un solo alumno.
    Cuando todos los ninos-La esperanza del mundo-desde que nacen estan vacunados contra numerosas y crueles enfermedades.
    Cuando cualquiera puede hacer realidad el derecho de ir a una universidad.
    Cuando no hay secuestros,ni atentados terroristas,ni asesinatos de periodistas,ni asesinos en serie,ni narcos intocables.
    Cuando todo enfermo tiene un hospital,una enfermera y un medico que cuide de su salud.
    Por favor,mediten bien lo que dicen,que el odio no nuble sus inteligencias.Saludos a todos.

  8. Dr. Justo Escalona (11) no mire solo una parte de la moneda y siga:
    Luego de todas esas cosas que dice que sucede con ese hombre ya formado, cree que aplicamos acá el principio socialista actualmente?, las personas pueden vivir ya de su trabajo?.
    Que pasa con todos aquellos mayores que lo entregaron todo en sus días? se les esta retribuyendo su vejes por todo lo que hicieron?.
    Que el triunfalismo no nos sigue amigos aún queda mucho por hacer y demostrar.
    Saludos

  9. Está claro Michel , no hay esclavitud en el sentido estricto pero de qué sirve prepararte durante anos quemando pestanas para luego recibir un salario de morondonga si un albanil u otro empleo en El GAESA gana 6 o 7 veces más que cualquier profesional capacitado , voy más lejos una persona X que se dedica a reciclar laticas vendiendo solamente 5 kilos de laticas diarias ( 40 cup ) gana mucho más que un ingeniero . A los esclavos también se les atendía la salud , no por altruismo sino para cuidar la inversión y paradojicamente los alimentaban con ! Tasajo y Bacalao ! Hoy en día comida de Prícipes . Mejor no tocar el tema de los cuchitriles surrealistas en que viven cientos de miles de habaneros a la altura de cualquier barracón de marras de modo que la comparación , aunque exagere , se comprende . Saludos .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *