“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

¿La evacuación debe ser obligatoria o voluntaria?

edificio_744_2

Foto: Darcy Borrero

Tomado de El Toque

A Roydis Valdés Pérez lo recuerdan como un hombre culto. Mestizo, mediana estatura, pelo castaño. De Guisa, en Granma. Homosexual y enfermo de VIH-SIDA. Ahora es un número en la lista oficial de muertos que dejó el huracán Irma en La Habana.

La noche del sábado 9 de septiembre estaba en un apartamento ajeno del casi inhabitable edificio 744 de la calle Ánimas, en Centro Habana. Afuera –y adentro- el viento de Irma era intenso. Y el solar 744, ante ella, como una vela débilmente sujeta a un platillo. Según los vecinos a Roydis lo acompañaba su hermano, Walfrido Antonio Valdés Pérez. No residía allí pero había venido a verlo; y en el instante de su muerte preparaba una merienda para los dos. Lo suponen por la disposición y el lugar donde encontraron los cadáveres.

“Yo vivo justo enfrente de donde vivía Roydis, en los altos, pero no quise quedarme ahí con tanto viento. Se necesita el mínimo de raciocinio para saber que en esas condiciones es imposible permanecer; pero la gente se confía”, sostiene Eduardo Campos.

“Por eso me evacué en casa de mi familia”, detalla.

“Roydis llevaba como 20 años ahí. Llegó antes que yo, y ya cumplo 19, rememora Reservindo Machado Díaz. Hace una pausa y voltea los ojos hacia la bodega: “él compraba aquí”, logra decir al fin.

“Era delgado y muy sociable. Como estaba enfermo tenía una dieta especial. Se atendía con un médico de Pinar del Río, pero es Oriente. La madre todavía está allá. No ha venido”, narra.

“El hermano trabajaba en el Mariel y vino a verlo el día del ciclón. Y mira, aquí lo cogió la muerte: se cayó un arquitrabe y se les vino encima. Les tumbó el techo, la barbacoa…Los encontraron con heridas en la cabeza”.

eduardo_campos

Foto: Darcy Borrero

Luis Mendoza, otro de los vecinos, asegura que Roydis era una persona de mucha cultura. “De vez en cuando se sentaba con nosotros a conversar y había que oírlo”, apunta.

Mientras hablamos, la vida continúa en el edificio con toda normalidad. La gente entra y sale. Revisa sus pertenencias. Hablan, gritan. Un hombre arrastra su colchón. Otro se asoma desde los altos.

Si se descarta la idea religiosa de que Roydis y su hermano murieron porque y cuando les tocaba, por ley de dios, por destino, podría tejerse una red de interrogantes alrededor de sus muertes.

¿Podía vivir en el edificio 744 un enfermo de VIH? ¿Podía hacerlo cualquier persona? ¿Estaba apto para la vida? ¿Aguantaba un ciclón? ¿Lo sabían las autoridades? ¿Era un deber de Roydis evacuarse; era un deber de los aproximadamente 40 habitantes del edifico? ¿Tenían la disposición de hacerlo? ¿Les informaron a tiempo? ¿Era un deber de las autoridades obligarlos a salir del edificio en caso de que no quisieran? ¿Tenía que morir alguien para pensar en mover a estas personas hacia hogares de tránsito? ¿Después de dos muertos, es lógico que la gente siga aferrada al edificio? ¿Hasta dónde llega la responsabilidad de las autoridades? ¿Hasta dónde la de la propia ciudadanía? ¿Deben los habitantes del edificio costear las reparaciones? ¿Tienen ingresos suficientes para hacerlo?

“Si (las autoridades) no lo demuelen, no hacen nada porque la gente no se va”, considera Clara Quevedo, la vecina de la casa contigua al 744, por la izquierda.

“Y hasta puede que se vayan los que están y vengan otros”, acota su padre, José Quevedo, conocido como Cheo.

Eduardo Campos explica que cuando vino el arquitecto a realizar el dictamen técnico le dijo que, teniendo en cuenta el deterioro constructivo de su apartamento, sin pensarlo dos veces se fuera si le ofrecían casa. “Y yo sí me iría: los de abajo están esperando que nos vayamos los de arriba para construir debidamente y vivir como seres humanos. El secretario del Partido vino y dijo que nos mandarían para hogares de tránsito”, sostiene.

El problema, para Cheo, es que “aquí la gente prefiere comprarse ropa y no echarle cuatro pesos a la casa. Hay a quien le dan un crédito y, en vez de usarlo para arreglar la casa, lo que hacen es quedarse con el dinero.

“¡Y todavía quieren que les den apartamentos, sin haber trabajado para eso!”, insiste su hija Clara. “Todo depende de la persona: yo quisiera que tú vieras mi techo…Es de viga y losa pero parece de hotel. Y eso que somos solo nosotros dos, expresa y señala al padre, de 85 años.

A su edad, Cheo ha sido testigo de muchos huracanes, incluso anteriores al triunfo de la Revolución Cubana.  Pero afirma que la gente, en La Habana, no está acostumbrada a ellos.

“El que no se enteró fue porque no quiso”, considera, sin embargo, su hija. “Información sobró”.

Desde las 10 de la mañana del sábado, en la capital había personas evacuadas. Otras, simplemente, manifiestan que no se enteraron a tiempo o que no tenían transporte para trasladar sus bienes. Entre el exceso de confianza de los habaneros, el aviso tardío del peligro que representaba el huracán para la ciudad, y la imprudencia de permanecer en sitios tan deplorables e inseguros como el edificio 744, las consecuencias no se hicieron esperar. Una nota oficial de la Defensa Civil calculó la cifra de muertos en diez, siete de ellos en la villa de San Cristóbal.

esquina_de_animas_y_gervasio_maria_2

Foto: Darcy Borrero

“Quizás si el mal estado constructivo se hubiera atajado a tiempo”…, lamenta Clara. “Yo vivo para mi casa y mi mamá me enseñó a hacerlo. Ella, en vez de comprarse un vestido, se aparecía con algún adorno cuando cobraba…

-¿Alguien le tocó la puerta para pedirle cobijo?

-Nosotros le ofrecimos a una vecina de los bajos del 744 que viniera para acá; pero ella no quiso. Dijo que no podía dejar su casa sola.

“La gente también tiene miedo por los robos”, interviene Cheo.

Entretanto, la luz regresa a la cuadra.

María –quien no quiso exponer su apellido- avanza hacia la esquina a botar escombros. Es un hervidero: hasta una taza de baño puede verse entre la basura.

“Hace 17 años vivo ahí. El arquitecto vino ayer”, cuenta.

-¿Y por qué continúa viviendo en el 744?

-Porque no tengo a dónde ir

El deterioro constructivo de Centro Habana y áreas aledañas es un secreto a voces. Edificios como el 744 hay en cada cuadra. Manzanas completas. ¿Tiene que llegar el momento de demolerlo todo y empezar de cero las construcciones?

Eduardo Campos opina que el problema de la vivienda hay que encararlo desde el gobierno, con un plan gubernamental. Nos ha afectado la oleada de provincianos que han venido para esta zona (nativos son, de 10, apenas dos, digamos). Han agravado la situación. Empezaron las barbacoas: dividen con techos intermedios los apartamentos y eso debilita el edificio.

Suponiendo que así sea, ¿qué lleva a estas personas a emigrar hacia La Habana y vivir en estas condiciones? ¿Cuán desesperados pueden estar en sus provincias para venir a un edificio como el 744? ¿Qué los ata a un edificio así? ¿Estar en el centro de la ciudad vale tanto como para arriesgar la vida? ¿La vida es, acaso, el precio que hay que estar dispuesto a pagar?

En un país que comenzó a impulsar la actividad privada y a reconocer la propiedad asociada a esta, aun cuando el Estado es dueño y señor de la mayoría de los bienes, ¿tiene este último el deber de resolver el problema habitacional de estas personas? Algunos creen que la respuesta es afirmativa.

Tal vez lo creyó Roydis.  Pero ya no podremos preguntarle.

 
 

30 thoughts on “¿La evacuación debe ser obligatoria o voluntaria?

  1. La evacuación en estos casos tiene que ser obligatoria. Al menos en aquellos sitios donde la precariedad de la vivienda es tan evidente que ni en condiciones normales podría vivir una persona. El fondo habitable de Centro Habana es el peor del Pais con más de 30 % de las viviendas es un estado lamentable, otro tanto declarado inabitable y casi el 80 % de sus fachadas con zonas con piligro de desprendimiento, de aleros, cornisas, balcones, es mas seguro un campo minado que una tormenta tropical en Centro Habana.

  2. La obligatoriedad de evacuarse debe existir sin paliativos, como usar casco en moto para no romperse la cabeza, usar cinturón de seguridad para no salir disparado ante un accidente, dejar que se vacune a los hijos contra enfermedades, transfusiones de sangre ante una enfermedad u operación esas cosas no deben discutirse y en el caso que nos ocupa a no evacuarse el susodicho puede luego poner en peligro a rescatadores.

  3. La situación de la vivienda en Cuba es un problema acumulativo de más de medio siglo de políticas estatales erróneas y falta de la necesaria priorizacion del problema y que a estas alturas, por su magnitud, no tiene solución a corto ni mediano plazo y se ha convertido en una “bomba de tiempo” que cotidianamente cobra vidas humanas y que sé agudiza cuando se desatan fenómenos naturales como un huracán o lluvias intensas.

    El principal responsable de esta tragedia no es la población que no tiene otro lugar donde vivir ni los recursos para solucionar individualmente este problema.

    La utilización arbitraria de los recursos del país en “guerras de liberación” por todo el mundo para satisfacer egos personales y las caóticas políticas internas derrochando recursos como en la átomo-eléctrica de Cienfuegos o las represas que no evitan las crónicas sequías, unido a concepciones erróneas de como resolver el problema de la vivienda como el ya fallecido plan de las “microbrigadas, son…

  4. Continúa:

    son la causa y responsabilidad total de los gobernantes que durante casi seis décadas han mantenido el más absoluto control de los recusos económicos y laborales del país y que ahora no quieren asumir sus errores y responsabilidades en estas tragedias.

  5. Si alguien tiene dudas de cuan diferente ha sido la reacción del gobierno ante este huracán los invito a leer el discurso de Fidel en el V congreso de los CDR el 28 de septiembre de 1998 solo 3 días después de que pasara el poderoso Huracán Georges por Cuba, solo pondré un ejemplo por lo universal que representa y con el perdón de Pánfilo Epifanio, EL PAN, ese pan nuestro de cada día y en aquella ocasión ante adversidades similares y similares retos el gobierno decide y así lo menciona Fidel “Se acordó, por ejemplo, duplicarles la ración de pan; eso implica el empleo de cantidades de harina que hacen falta inmediatamente. Ya se empezó a aplicar en el propio mes de septiembre.“ les dejo el link para quien quiera ser más analítico.
    http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1998/esp/f280998e.html

  6. Esto es parte y parte. El gobierno tiene su cuota importante en lo que es el estado de la vivienda. Pero las personas también, yo lo que veo en Centro Habana no lo he visto en ninguna otra ciudad de Cuba. Se han destruído las viviendas y no solo el estado tiene la culpa. Pero no solo es el estado construtivo, es también el abandono. Porque yo he visto como la gente se las arregla en provincias y al menos pintan las casas. Pero en Centro habana parece que a la gente no les importa mucho y hasta los portales los ves llenos de basura, costre y mal olor. Eso no es culpa del estado. Por otra parte creo que la evacuación debe ser obligatoria y no coincido para nada en “el aviso tardío del peligro que representaba el huracán “, por favor !!!, si algo se hace bien en Cuba es esto.

  7. Amigos, acá les envío otra forma de ayudar a Cuba para los que no quieren hacerlo a través del gobierno: “Enviamos toda la ayuda a Cuba por medio del Vaticano, a una cuenta especial de Cáritas Cuba en el Banco del Vaticano. Es una manera muy segura de enviar directamente dinero a la isla. El dinero está entrando muy rápidamente gracias a Facebook, el website, y a donantes regulares con los que hemos contactado”. Un abrazo

  8. “La utilización arbitraria de los recursos del país en “guerras de liberación” por todo el mundo para satisfacer egos personales y las caóticas políticas internas derrochando recursos como en la átomo-eléctrica de Cienfuegos o las represas que no evitan las crónicas sequías, unido a concepciones erróneas de como resolver el problema de la “…asi que derrotamos al Apartheid y ayudamos a liberar millones de personas para satisfacer un “ego personal”…claro, y me imagino que Martí quería liberar a Puerto Rico (luego de lograr la independencia de Cuba) para satisfacer también su “ego personal”…
    En otros países si resuelven esto de la vivienda rápido: Venden el barrio a un empresa o un “emprendedor”, gentrifican la zona, atraen a los nuevos edificios a los más pudientes y mudan a la fuerza a los que no pueden pagar o les ofrecen una infima cantidad de dinero para que se larguen. Lo vi en Angola y en USA.

  9. Ray (3) el que le lee puede interpretar que usted es un iluso que piensa que un cambio de sistema político en el país solucionará el grave problema de vivienda que tienen los cubanos sin recursos materiales…. El problema es mucho más grave que eso amigo, la culpa de que padezcamos de todos estos problemas que usted menciona (en especial el de “absoluto control de los recursos económicos y laborales del país”) es culpa de todos. En otro país pobre este tema de las muertes de personas pobres no es noticia, ya que en los sistemas que se rigen por políticas capitalistas las personas con cultura y acceso a esos medios solo ven un número de muertos y se dicen por dentro -pobre gente pero bueno ellos vivieron así porque quisieron y yo no puedo hacer anda-luego tranquilamente continúan tomando su café de la mañana…cont.

  10. Pero en Cuba no puede verse así ese mal que nos continua lacerando, todos somos responsables de los problemas que sufren los más pobres de esta tierra con los que no quisimos nosotros nuestra suerte echar, al menos no con el nivel de altruismo que necesita nuestra patria.
    Saludos

  11. MH (6) coincido con su criterio, yo he visto hasta plantas que se convierten en árboles en balcones y techos porque sus dueños no se han tomado ni el pequeño trabajo de arrancarlas a tiempo. Es como el tema del aceite de consumo doméstico, a pesar del grave daño que le provoca a nuestra bahía la mayoría de los cubanos los siguen botando por sus fregaderos.
    Saludos

  12. Y demos gracias a Dios que Irma no visitó La Habana , si a 60 km de Matanzas nos dejó en este estado no quiero pensar en el resultado si nos hubiera impactado directamente , la tragedia sería incalculable . Si El Estado no puede solucionarlo entonces no debe poner restricciones , como a las cooperativas , a quienes pueden hacerlo , muy por el contrario el deber sería estimularlas pero no prohibir solamente porque es más fácil prohibir que controlar . La experiencia ha demostrado que desde que finalmente se liberaron los materiales de construcción muchas viviendas y muchos barrios han dado un cambio significativo . El Gobierno tiene que cambiar su forma de ver y hacer las cosas o estamos perdidos , 60 anos de involución en la planta habitacional llama a la reflexión y debería ser el stop . Saludos .

  13. Qué ridículo… Por supuesto que la evacuación debe ser voluntaria. Cada persona y familia es responsable de sí misma. Las autoridades solo deben informar y crear las condiciones de refugio. La idea de forzar a las personas y suplantar su voluntad es aberrante.

  14. La responsabilidad de la vivienda en Cuba es única y exclusivamente del Estado, ese estado que nunca a permitido la existencia de un mercado inmobiliario, el mismo que no sólo no construye viviendas para venderle a sus ciudadanos , el mismo que ni siquiera promueve la autocontruccion, y que no permite que los profecionales de la construcción en Cuba puedan ejercer por su cuenta evitando así el gran parte de los desastres que se han cometido en estos edificios.

  15. michel eso que dices:

    En otro país pobre este tema de las muertes de personas pobres no es noticia, ya que en los sistemas que se rigen por políticas capitalistas las personas con cultura y acceso a esos medios solo ven un número de muertos y se dicen por dentro -pobre gente pero bueno ellos vivieron así porque quisieron y yo no puedo hacer anda-luego

    pon ejemplos de esos paises!!!

  16. Adrián, amigo lea un poco algo diferente al periódico Granma. Cuba no derrotó el apartheid, ello fue posible por la lucha de los Sudáfricanos encabezados por Mandela; cuando finaliza la guerra de Angola el gobierno racista de Sudáfrica se mantenía en el poder, mantenía su política racista y era una potencia nuclear. A lo que si contribuyó esa guerra en la que murieron miles de cubanos, fue a instaurar en el poder en Angola a una camarilla, que no por casualidad, se ha enriquecido y se mantiene en el poder hasta nuestros días.

  17. Ray(15) El apartheid se trataba de extender por gran parte de Africa, no era cosa solo de Sudáfrica. Sin la intervención de las tropas cubanas casi seguro el apartheid hubiese triunfado en Angola. Sudáfrica invade por primera vez en el 75 y luego en 87 junto con la UNITA y en los dos casos Cuba juega un papel determinante para que no se hicieran con Angola y que luego siguieran extendiéndose. No por gusto el primer lugar que visita Mandela luego de su triunfo es Cuba. Por otra parte en el momento de las invasiones del apartheid a Angola quien estaba en poder era el MPLA, no fue Cuba a instaurar el MPLA en Angola. Ahora, en lo que si coincido es que el MPLA y toda su gente se ha enriquecido con el poder en Angola y que hoy en día es casi un Emirato aquello, todo propiedad de algunos. Pero eso no quiere decir que fue Cuba a imporner al MPLA y mucho menos que Cuba no fuera determinante en impedir la consolidación y extensión del apartheid. Nos fuimos del tema del post

  18. cuenten todas esas historias de liberación y Angola a las madres de lo soldados cubanos muertos y a lisiados de guerra…….a ver: les voy a mandar a sus hijos a la guerra y después hablen toda la m… revolucionaria que quieran…

  19. Para la proxima, decretaremos Estado de Sitio y sera todo obligatorio, desde evacuarse hasta permanecer en los albergues.

  20. MH (21)
    Ahora no se trata de que Cuna eliminó el apartheid en Sudáfrica, sino que evitó que sé extendiera según usted.

    La permanencia del MPLA en el poder en los primeros días de la guerra y durante la misma sólo fue posible por la intervención cubana. Porque el hijo les salió feo ahora reniegan de su paternidad, pero el ADN dice otra cosa.

  21. Desde una computadora, con un buen techo, aire acondicionado y agua fría y caliente es fácil decir que las evacuaciones deben ser obligatorias, pero habría que preguntarle a los que lo único que tienen, sin posibilidad de mejorar sino de empeorar, los motivos por los que prefieren quedarse con riesgo para sus vidas.

    En 2013 Fernando publicó un artículo de las condiciones de vida de los albergados en ese momento. Después han habido más derrumbes, más ciclones y más albergados.

    http://www.bbc.com/mundo/noticias/2013/10/130917_cuba_mujeres_albergues_crisis_viviendas_lps

  22. Niños, desvalidos y mujeres embarazadas debe ser obligatorio, pero el que los evacua debe tener la responsabilidad legal y ineludible de darles el sustento y atencion necesaria.

  23. Luis Enrique la idea forzar a las personas y suplantar su voluntad es aberrante. No obstante, tenemos muchas áreas donde nuestra voluntad es descartada y somos forzados a cumplir con ciertas normas. ¿Es tan diferente la evacuación de las personas que se encuentran en el paso de un huracán? A la lista de Juanin pudiésemos añadir todos los controles a los que somos sometidos cuando abordamos un avión. Tener niños pequeños en asiento delantero del auto. Normas de conducta social. Es cierto que hay una línea muy delicada cuando forzamos ciertas cosas y un sistema totalitario pero indistintamente del país en que vivamos estamos sometidos a un gran número restricciones forzadas.

  24. ¿Ray, esas personas que no tienen mucho deben proteger lo poco que tienen con sus vidas? Me recuerda el chiste de Pedro sí que es dichoso un relámpago lo mato en la cama y no le quemo la casa. O la del avaro que pierde la vida en el río tratando de salvar las arcas con el oro.

    El problema habitacional y su deterioro son indiscutible. Esta es la razón por la que tenemos evacuaciones. En Cuba hasta las vacas son evacuadas. Usted encontrará miles de razones para criticar el gobierno cubano pero si hay algo que funciona es su sistema de prevención, evacuación ante este tipo de fenómenos.

  25. Carlos usted contribuye a su familia acorde con su comentario. ¿Ayuda humanitaria? Me parece que esa frase es un poco grande para este ejemplo. Ayudar a nuestra familia por lo general lo hacemos todos. En mi opinión ayuda humanitaria es cuando extendemos nuestra ayuda sin ningún tipo de interés a nuestros semejantes. Si yo cuido a mis hijos sería un buen padre pero in implicaría que un protector de niños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *