“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

La estrategia cubana del cambio

18643492_10213009883941074_844162161_n

Tomado de OnCuba

La noticia de que el Pleno del Comité Central del Partido Comunista de Cuba aprobó los documentos que durante casi un año se han estado discutiendo a través del todo el país, es sin duda una muy buena noticia. Más de un millón de personas han debatido esos documentos, lo cual es también una magnífica noticia.

Fueron aprobados “la Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista; las bases del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta el 2030: Visión de la Nación, Ejes y Sectores Estratégicos; y nuevas modificaciones a los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución”. Los tres han constituido el centro de un gran esfuerzo de interpretación de nuestra realidad y sobre todo de ejercicio de proyección del futuro del país que queremos.

Es probable –desde mi punto de vista, deseable– que esos documentos no alcancen a satisfacer el 100 por ciento de las expectativas de la población cubana y también que no alcancen a satisfacer el 100 por ciento de las expectativas de todos los cubanos. Pero también es cierto que resulta una ventaja incuestionable tener hoy un grupo de documentos de referencia para lo que deseamos hacer y sobre todo que esos documentos hayan sido el resultado de una acción colectiva de creación desde muchos ámbitos, acción colectiva de creación no exenta de profundas discusiones y discrepancias y sostenida en el esfuerzo creador desde diferentes ángulos de las ciencias, no solo las sociales y económicas.

Ese proceso abarcó muchos años de trabajo, se alimentó de la experiencia anterior, aprendió de ella y constituye su propia negación en el sentido dialéctico del término. No sé cuantos países en el mundo han hecho algo parecido. No en “el qué” (trazar una visión y delinear el futuro deseado) pues en ello hay muchas experiencias, sí en “el cómo”, atendiendo a la manera en que se lograron los mismos.

Desde mi perspectiva el primer aporte de los mismos a la construcción de ese nuevo país que queremos, está en cómo se lograron construir, está en ese esfuerzo colectivo que intenté describir más arriba.

Siempre sesgada por mi profesión de economista, extraigo cuatro asuntos que para mí constituyen los pilares de  esos documentos y que deben convertirse en los que debe basarse el presente y el futuro proceso de transformación. Ellos son: el concepto de visión, el concepto de medios de producción fundamentales, la definición de las formas propiedad que tipificarán nuestro modelo económico socialista y la definición de los ejes estratégicos de desarrollo.

La definición de una visión de país como un país soberano, independiente, socialista, democrático, próspero y sostenible. En más de una ocasión y desde estas páginas me he referido a esa visión. Creo que es el primer filtro por el cual debe pasar todo. Claro está que antes habrá que seguir avanzando en los consensos sobre qué significa en estos tiempos ser un país soberano y cómo garantizarlo. Qué es ser hoy por hoy un país independiente, no solo políticamente –sobre lo cual creo que hay mucha más claridad– sino también en lo que significa hoy ser independiente económicamente, en especial si nos atenemos a nuestra larga historia de dependencia económica.

Lo mismo vale para el socialismo que queremos construir. No creo que ningún documento, por completo que sea, agote los límites de un ejercicio vivo de creación sociopolítica para el cual no existen ni recetas preconcebidas ni modelos prefabricados. Por eso creo que ese documento sobre la conceptualización debe ser tomado como la base para una discusión continua, enriquecedora y no ser convertido en una “camisa de fuerza” donde meter a nuestra realidad, tan cambiante día tras día.

Lo mismo podría decirse de la democracia, esa que aún estamos construyendo y que todos los días descubrimos que debe ser recreada y reinterpretada, que debe ser para el país que tenemos hoy y servir a los propósitos y las aspiraciones de sus ciudadanos todos, pero que no puede desconocer tampoco la experiencia mundial al respecto.

De la prosperidad habría mucho que hablar. ¿Que es ser próspero en Cuba? ¿Es la misma percepción de la prosperidad la que tiene un ciudadano cubano de Miramar que la de un ciudadano cubano de Cacocún? ¿Es la misma percepción de la prosperidad la que tienen un cubano negro y un cubano blanco? Para Cuba –o mejor, para el gobierno cubano– el actual y el que tendremos, este es de los más difíciles ejercicios.

Hace poco Pedro Monreal, en su blog, nos llamaba la atención acerca de un grupo de indicadores que deberíamos tener siempre presentes. Uno de ellos es el Índice de Desarrollo Humano, muy conocido por muchos es que Cuba se encuentra dentro de los países de alto desarrollo si atendemos a ese indicador que se basa en datos objetivos del desempeño de los países. Pero lo prosperidad tiene también una dimensión subjetiva, una especie de mezcla de percepción y expectativas*. Es poder cumplir con esas expectativas lo que hace que las personas sientan que progresan, de ahí el gran reto que significa. Si ser próspero solo tiene que ver con alcanzar cierto nivel de Ingreso Nacional per Cápita, entonces todo fuera más fácil, crezcamos y se acabó, pero crecer no garantiza que la gente se sienta próspera. Sin embargo, no se puede dejar de crecer.

De la sostenibilidad en sus diferentes dimensiones se podrían emborronar cientos de cuartillas, pliegos enteros podría llenarse solo con las preocupaciones asociadas a la sostenibilidad. Cuando aprobemos la “asignatura pendiente” de la economía, el socialismo podrá ser sostenible. Cuando nuestros niveles de productividad estén cerca o sean comparables con los niveles de productividad de la media internacional, nuestro socialismo será sostenible. Cuando el ingreso que perciben nuestros trabajadores no esté tan alejado del que perciben sus pares de otros países, el socialismo será sostenible. Cuando nuestra ciencia, la innovación y el desarrollo se integren de forma “natural” a los procesos productivos y de servicios, el socialismo será sostenible. Cuando la equidad se base en el aporte individual y la contribución social de cada cual, el socialismo será sostenible. Si logramos que cada ciudadano perciba o sienta que puede alcanzar sus expectativas de prosperidad con y a partir de su trabajo, el socialismo será sostenible.** Es un reto enorme, pero no debe dejar de ser una de nuestras metas.

Quedan otros dos pilares definidos en esos documentos a los cuales  también me he referido en ocasiones anteriores: una definición más aterrizada de qué son medios de producción fundamentales, a mi juicio algo que iba resultando imprescindible y que se asume en el documento como aquellos que tienen un  papel estratégico en el desarrollo económico y social, garantizan la vitalidad y la  sostenibilidad del país y la seguridad nacional.

Desde mi perspectiva ese concepto nos ayuda a desbrozar el camino y a tomar decisiones imprescindibles hoy para lograr desembarazar al Estado de actividades que lastran su desenvolvimiento, y sobre todo la asignación eficaz de recursos.

En cuanto a las formas de propiedad y el reconocimiento de la propiedad privada como una de ellas, insertada funcionalmente en nuestro modelo económico, podrían también escribirse miles de página solo con la historia de esta discusión en Cuba desde el pensamiento económico. Solo reiteraré lo que he dicho en otras ocasiones: nuestra historia, todos los intentos de estos más de cincuenta años de intentar prohibirla, perseguirla, desconocerla, obstruirla… tuvieron resultados fallidos. Creo integrarla funcionalmente a nuestros propósitos y regularla adecuadamente dará mejores frutos.

El último de esos pilares de los documentos aprobados es la definición de un grupo de ejes estratégicos para alcanzar el desarrollo que deben constituir los pilares que muevan a todos los sectores de nuestra economía que sirven de base a la proyección del plan. Debo tener más espacio y tiempo para referirme a ellos, desde mi perspectiva deben servir de filtro a los decisores para asignar recursos a aquellos sectores y empresas que mejor satisfagan a esos ejes. Por eso es importante comprender en toda su dimensión la afirmación del Vicepresidente Marino Murillo de que hay que entenderlos como algo dinámico, cambiante, que se enriquecerá constantemente con los propios cambios que se vayan produciendo en Cuba.

Mi aspiración es que esos documentos se conviertan en las bases de una discusión permanente y que no sean convertidos en una especia de “Biblia” que contenga todo lo que es correcto, y que lo que no contenga no sea correcto.

 
 

26 thoughts on “La estrategia cubana del cambio

  1. Que arenga tan babosa y justificativa.A mi modo de ver y sentir,todo este proceso no a sido más que el nuevo intento de legalizar y perpetuar un sistema que nada tiene de democratico,ni de sostenibilidad,ni nada de lo que ese escrito intenta predecir;mas de lo mismo y nada mas.El tiempo lo dira.

  2. Buen articulo. Una experiencia unica en cuanto a consulta profundamente democratica y popular como la experimentada con el ejercicio llevado a cabo por los cubanos, pone a prueba la aspiracion de que el mundo pueda verdaderamente conducirse por patrones democraticos.

  3. Triana, ese es el proyecto de país del PCC, lo que no quiere decir que sea el único proyecto de país que debieran conocer y debatir los cubanos. Mi pregunta: Por que no dejar que otros , que de seguro los habrá, presenten su proyecto de país y entonces todos los cubanos podamos elegir libre y democráticamente el que consideremos mas adecuado?

  4. Cuba (2) realmente no entendiste nada de lo que habla el articulo, y por lo que veo vas a seguir sin entender.

  5. Cubano (7) de seguro seguiré sin entender hasta que yo,tan cubano como tu,me den derecho a opinar,participar,y decidir con mi voto. Pero mientras me roben,me chantajeen con mi patria,porque aquí vivo afuera no soy un apátrida

  6. Lo que siento cuando leo algo de triana me crea sentimientos encontrados…disfruto mucho su objetividad y me entristece cuando pienso en nuestra realidad y lo lejos que estamos de lograr algo como lo que él cree deberia ser…En este articulo hay un parrafo que me quita las ilusiones de los proximos años: De la sostenibilidad en sus diferentes dimensiones se podrían emborronar cientos de cuartillas, pliegos enteros podría llenarse solo con las preocupaciones asociadas a la sostenibilidad. Cuando aprobemos la “asignatura pendiente” de la economía, el socialismo podrá ser sostenible. Cuando nuestros niveles de productividad estén cerca o sean comparables con los niveles de productividad de la media internacional, nuestro socialismo será sostenible. Cuando el ingreso que perciben nuestros trabajadores no esté tan alejado del que perciben sus pares de otros países, el socialismo será sostenible….. prefiero no seguir. Que triste todo…

  7. La última vez que vi a Marino Murillo vivo , perdón ” en vivo ” en la TV dijo que : ” Para que el desarrollo económico se sienta en el bolsillo del pueblo la Economía tenía que tener un crecimiento sostenido del 6 % ” Ahora no estoy seguro si hablaba de China . Yo sólo aspiro a que todo ese esfuerzo funcione mejor que los motores de Maduro . Saludos .

  8. “la Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista; las bases del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta el 2030″ O lo que es lo mismo la Cuba diseñada por el CC del PCC, porque no se siquiera que consultaron a los militantes de Base, y menos al pueblo llano, por tanto para mi es un proyecto sesgado que luego se va a llevar al “Parlamento Cubano” a “Debatir” y a votar segun costumbre unanimemente por todos los alli presentes pero no se ha hecho con todos los cubanos y menos para el bién de todos los cubanos.

  9. Y me pregunto ¿estos pocos cambios que estamos viendo es realmente por el bien del pueblo? Creo que si el día de mañana se encontrase en Cuba alguna fuente fortuita de petróleo, que generase riqueza, volveríamos a la época de los 70 y todos los cambios que se proyectan desaparecerían.
    Es sólo la cuestión de la válvula de presión, ya con la eliminación de la política de pies secos y con la eminente caída del chavismo (dígase petróleo) esta olla podría reventar.
    PD: “la democracia, esa que aún estamos construyendo”. Really?

  10. “una visión de país como un país soberano, independiente, socialista, democrático, próspero y sostenible”

    Eso es técnicamente imposible.

    Si todos los cubanos fuesen socialistas ¿a quienes le quitarían el dinero para sostener la prosperidad?

    El socialismo próspero solo es posible bajo una socialdemocracia donde una población próspera y sobrecargada de impuestos sostenga a otros que viven de las ayudas sociales.

    Eso sucede en Europa Occidental y termina cansando a un electorado que se revela.

  11. Cuanta gente cuanto tiempo viviendo del cuento!; no puede haber ningun pais ni persona independiente sin independencia economica; parece que 60 anos no han sido suficientes, ahora dicen que nesecitan hasta el 2030, definitvamente ese es el MANANA HAY MATINE!!!…,pensaran que x tenerlos aislados los han convertido en bobos?, saludos

  12. Cuando se habla de causas la “segunda pregunta” es la importante. Esta “segunda pregunta” ayuda a profundizar en los problemas pero muchos no se la hacen porque les resulta incómoda. Por ejemplo: Nuestro socialismo no ha alcanzado la sostenibilidad ¿Por qué? (1ª pregunta) porque no ha alcanzado la media de productividad internacional. Segunda pregunta, la que duele y que muchos evaden: ¿y por qué no ha alcanzado la productividad media internacional? … y así sucesivamente se le pudiera aplicar a esa letanía…”y entonces nuestro socialismo será sostenible”
    Mi próximo comentario sobre este tema espero que sea en el 2030, si llego allá.
    Saludos sostenibles.

  13. Buen intento del autor de crear una expectativa positiva, pero recuerdo uno de esos ilustrativos y simpáticos refranes llaneros que reza: al que lo mordió culebra / bejuco le para el pelo.
    Es mi caso y creo que el de muchos.
    Tanto se ha hablablablado (hasta aquel categórico “¡Ahora sí vamos a construir el socialismo!”) que hasta que no tenga los pelos del burro en la mano dudaré de su color.

  14. Socialismo democrático prospero y sostenible,eso no existe,pero en Cuba siempre creen que el agua fría se puede reinventar y que su proyecto siempre sera mejor,lo que yo veo es un proyecto capitalista para poder sal ar lo que queda del socialismo,y lo más sorprendente es que la esperanza esta puesta en el enemigo del norte.

  15. Por que simplemente no se consulta a todo el pueblo con un plesbisito con alternativas reales? ya el CCPCC penso, y los demas? piensan?,saludos

  16. Habria que ver cuantos cubanos conocen siquiera la existencia de economistas teoricos prestigiosos como el autor, mucho menos su pensamiento. Tampoco hace falta, todo sale de un cerebro. La mentes mas preclaras sencillamente carecen de espacio para la divulgacion ademas de ser ignoradas. Estamos hartos de programas, planes, lineamientos y todo aquello semejante a cocinaditos elaborados por la junta de elegidos. La pretendida consulta al pueblo es un cuento fantastico, meros cambios de signos de puntuacion. El ciudadano llano quiere ver cosas tangibles y no simples ideas fracasadas. Si se catalogan como materialistas no hay razon para vivir en el limbo de las ideas solamente. Supuestamente el cielo estaria en la tierra. Saludos

  17. Buen camino, solo que no aclararon que faltan 15 años mas de discusiones, mas otros 15 de arreglitos o apéndices,despues de todo esto,,,,, entonces si vamos a construir el socialismo

  18. Debatido por un millón de Cubanos. Una minoria. Carece de legitimidad. País soberano, independiente, socialista, democrático, próspero y sostenible.
    Soberano. La soberanía popular fue secuestrada hace 50 años por un puñado que decide todo en nombre del pueblo cubano.
    Independiente. Cuba no fue independiente nunca bajo este gobierno, dependimos de la URSS, despues de Venezuela y ahora dependemos de EEUU mas que nunca.
    Socialista. En Cuba nunca ha existido socialismo, solo un capitalismo monopolista de estado. Democratico.Cuando en Cuba se respeten los derechos de todos los cubanos. Prospero, para eso tiene que cesar el monopolio del estado sobre la propiedad y el mercado. Sostenible. Solo cuando cambien las relaciones de produccion estatal aslariadas, por la combinaciòn de todo tipo de formas privadas,asociadas, libres.

  19. El mismo cuento de la buena pipa. Ahora proponen el 2030 como punto de partida de nuevas muelas. Bien lejos de la fecha de caducidad de los ya caducos, parece que para tener una fecha bien lejana para las preguntas actuales.

    Con mamotretos teoricos y promesas para dentro de mucho tiempo no se resuelven los graves problemas actuales del pais.

    Palabras, palabras y mas palabras para NO cambiar lo que debe ser cambiado.

  20. Fernando,
    No te das cuenta q esos son papeles y de esos hay montones, discutidos todos por la misma gente.

  21. Bueno , después de 25 comentarios noto que la gente no está muy animada , diría que hasta flota cierto aire pesimista e incrédulo , qué razones tendrán para eso ? Saludos .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *