“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

La descentralización imprescindible

Valentin-Astier-Cuba-Vinales-m-685x342Tomado de Progreso Semanal

Algunas de mis ideas relacionadas con nuestros municipios, la descentralización y el desarrollo local se vieron apoyadas en la más reciente jornada de trabajo de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP), y en las decisiones que en ese espacio se tomaron relacionadas con el experimento que se desarrolla en las provincias de Artemisa y Mayabeque.

Además, estuvo el hecho de que durante la presentación de la Ley del Presupuesto para 2017 se anunciara que esta permitirá a los municipios disponer de hasta el 50% de los ingresos originados por la Contribución Territorial al Desarrollo Local.

Dicho tributo es uno de los que está recogido en la Ley No. 113 (Ley del Sistema Tributario) que se adoptó en 2012 para que las empresas y sociedades mercantiles estatales, entre otras entidades, ayuden al financiamiento de proyectos de desarrollo territorial a través de los consejos de administración municipal.

Lo que pudiera catalogarse como novedoso es el hecho de que la ANPP haya aprobado que la mitad de ese dinero se quede a nivel municipal, algo que la propia Ley No. 113 permite al establecer que en cada ley presupuestaria se fije la forma y los términos para el pago de esta contribución.

Sobre el experimento de Artemisa y Mayabeque creo que a muchos nos quedó claro en las palabras centrales de la mencionada sesión de trabajo a cargo de Raúl Castro, que es necesario, de una buena vez y por todas, la solución de las problemáticas vinculadas con este experimento. En él se han centrado grandes esperanzas para la necesaria reconfiguración de las funciones administrativas y empresariales a nivel local, así como la imprescindible descentralización, algo a lo que Cuba, en mi opinión, debe dirigirse.

Con el término descentralización no pretendo hacer un llamado a la desunión nacional ni mucho menos, pero sí creo que debemos ver este concepto como premisa para la autonomía municipal, entendida esta como un principio de organización y funcionamiento administrativo, que potencia el desarrollo local dentro del marco de los intereses nacionales. Al unísono, debemos comprender que resulta imposible la configuración de estos intereses sin tener en cuenta las necesidades de nuestras comunidades.

Si algo positivo, entre otras cosas, nos dejó la reforma constitucional de 1992, es que se definió a la provincia y al municipio. En su artículo 102 estableció que ambos tienen personalidad jurídica, y en el caso del último se preceptúo que tenía capacidad para satisfacer las necesidades mínimas locales.

No obstante, este precepto no ha tenido el respaldo material para promover el desarrollo de los municipios cubanos. Si estos tienen personalidad jurídica, lo cual supone la capacidad para ser titular de derechos y obligaciones, no se tomaron las previsiones, en el orden económico y administrativo además del jurídico, para que pudieran desarrollar a fondo sus capacidades.

Es por ello que me parece necesaria una Ley Orgánica de Municipios, y más lejos aún, una visión diferente sobre lo local, y las potencialidades que tenemos en esos espacios.

Entendamos que todos los municipios de Cuba no son iguales, de ahí que uno de sus rasgos distintivos sea la heterogeneidad en cuanto a los niveles de desarrollo. También debemos considerar la relativa homogeneidad que en el orden social contiene el país. La descentralización y la autonomía municipal no necesariamente suponen un peligro para la integridad nacional.

Es obvio que no es lo mismo Cárdenas, que tiene dentro de su demarcación territorial el polo turístico de Varadero y además posee petróleo, que Marianao, en la capital del país. Sencillamente son escenarios diferentes con un desenvolvimiento económico en cada caso distinto, de ahí que su peso en la economía nacional también lo sea

Por otro lado, ambos deberían poder satisfacer las necesidades de sus comunidades de acuerdo a sus capacidades. Para ello sería necesario definir, por ejemplo, qué servicios públicos deberían brindar las administraciones municipales, considerando sus posibilidades y permitiendo alianzas entre ellas.

De igual forma el sector privado de la economía podría beneficiar el desarrollo a nivel municipal. Por regla general se piensa en la vía de los tributos para lograr esto, idea que apoyo y que la actual Contribución Territorial al Desarrollo Local concibió solo en el caso de las cooperativas, pero no es esta la única vía.

En el futuro y cuando finalmente caigan los dogmas que no nos dejan llamar a las cosas por su nombre; las PYMES cubanas también deberán pagar tributos para el beneficio de los municipios. No obstante, habrá que darles margen para que se asocien de todas las formas posibles con nuestras empresas locales, esas que hoy tienen altos niveles de descapitalización, y con las instituciones sociales.

Nadie me ha convencido que el patrocinio de una pequeña empresa privada a una escuela de oficios, bajo un esquema de mutuo beneficio (la primera repara el centro escolar y la segunda le brinda mano de obra calificada) sea contrario a los principios del proyecto cubano.

En adición, sería beneficioso que nuestras autoridades municipales posean la capacidad de gestionar pequeños proyectos de inversión extranjera, si contamos con que el capital foráneo también puede ser motor impulsor de las economías locales. Mucho podría significar el desarrollo de procesos inversionistas y alianzas económicas entre las empresas de subordinación municipal e inversores con poco capital que contribuirían a nuestro progreso en menor escala.

Pensemos que Cuba tiene actualmente 168 municipios, y que cada uno de ellos pudiera contar con la inversión de 1 000 000 de dólares provenientes de alianzas con pequeños empresarios extranjeros. Hagan números y verán que las cifras no son despreciables para un país con nuestros problemas económicos, muchos de ellos asociados a la descapitalización de su base productiva.

Es cierto que estas medidas pueden contribuir a la corrupción y el desvío de recursos, pero hasta hoy esos fenómenos se han manifestado y de se manifiestan sin haber logrado tales niveles de descentralización. Por el contrario, el día que estas medidas —propuestas ya por varios especialistas— puedan avanzar en su ejecución, los hoy inoperantes mecanismos de control tendrán algo que controlar.

Por su parte, los ciudadanos y las entidades, ambos contribuyentes, deberán exigir la información sobre cómo y en qué se invierten sus aportes.

Los representantes de la localidad y la administración dejarán de ser meras poleas de trasmisión. Si las autoridades locales cobran tributos, incentivan proyectos de patrocinio y reciben capital foráneo, entonces nadie podrá ir y decirle a los vecinos que no hay presupuesto para solucionar tal o más cual problema. Está claro que siempre habrá determinadas necesidades que solo podrán proveer los niveles centrales, pero hay muchas que se pueden solventar desde abajo y sin muchos recursos.

El reconocimiento constitucional está puesto sobre la mesa hace casi 25 años; la necesidad de una ley para su complementación también; la lenta evolución de un experimento que sigue sin dar resultados es algo con lo se cuenta igualmente. Pero más allá de todo eso hay algo que necesitamos consolidar en la psiquis de muchos decisores: la necesidad de descentrar capacidad de mando, liderazgo, gestión e iniciativa junto con los conceptos de responsabilidad y participación.

 
 

18 thoughts on “La descentralización imprescindible

  1. Por favor, envíenle copia al Buró Político, a todo el Comité Central y al Consejo de ministros. Desde hace rato se vienen exponiendo estas ideas por distintas vías y – todo parece i dictar- que no les hacen el más mínimo caso. Si estoy equivocado, entonces que sometan estas ideas a un debate público y expresen sus argumentos. La callada por respuesta es muy dañina para todos. No puede ser que tengamos que esperar que una vez al año el Presidente del país haga suya las críticas que permanentemente hace la población y solamente se reacciona cuando es prácticamente insostenible. Es algo así como una tomadura de pelo.

  2. Por ejemplo, conozco gente que está dispuesta a poner en riesgo su capital para asociarse con alguna entidad gubernamental de provincias y resolver de una vez por toda la crónica existencia de cristales, perfiles de aluminio y ventanas para la construcción. Entonces, ni puedes resolver estos materiales, ni permiten que se establezcan pequeños negocios que le den solución. Y lo más lindo del caso es que no son capaces de aprobarlo, pero tampoco de dar una explicación lógica de porque no lo hacen.

  3. Un amigo mío, revolucionario a toda prueba, lleva años intentando que se le autorice hacer una pequeña empresa de paquetería para resolver las dificultades que existen para distribuir los paquetes que llegan del extranjero en las provincias orientales y ni siquiera le han hecho caso. Algo que llega. ASantiago de Cuba con destino a Mayari, se convierte en una odisea hacerle llegar eso a la población. Ah…el estado prácticamente no rogaría ni un centavo. Entonces, ni lo hacen ni lo dejan hacer. Multiplíquense este ejemplo por miles, sin duda.

  4. Leo el Granma, Juventud Rebelde, CUBADEBATE, etc. y siempre tienen cosas interesantes, pero me llama la atención de que nunca tratan estos temas. Hay un economista cubano, que vive y trabaja en Cuba. Y que escribe artículos muy bien pensados sobre estos temas, ha hecho propuestas similares..y nunca lo han publicado en los medios antes mencionados. Al contrario, tengo la sensación de que lo consideran un descarriado. Ojalá y esté equivocado.
    Sin un debate verdaderamente democrático seguiremos dando tumbos en muchos aspectos que pudieran tener solución sin esperar las calendas griegas.
    Cuando organizarán en el país aunque sea un seminario sobre estos temas e inviten a los especialistas que tiene ideas diferentes a las que se manejan actualmente?. Lean el periódico digital de la Asociación de Economitas de Cuba y verán que lo que priman son comunicados y exportaciones o análisis de la economía de otros países. No encontrarán un solo análisis o debate serio sobre el tema. Creo que el único lo leí hace un buen tiempo organizado por un economista cuyo nombre no recuerdo y creo que se llamaba DOCE ECONOMISTAS EN DISPUTA o algo así.
    Y ni hablar de la mesa redonda, le tiene pánico a estos temas.

  5. Paciencia Ronquin, en un proceso revolucionario como el nuestro los primeros 100 años son los más dificiles, luego con la experiencia acumulada, los cuadros debidamente formados y una población consciente y combativa se irá avanzando. Esos si sin prisa.

  6. “Nosotros hemos dicho que convertiremos a Cuba en el país más próspero de América, hemos dicho que el pueblo de Cuba alcanzará el nivel de vida más alto que ningún país del mundo”. Difunto. Fidel Castro. La Habana, 13 de marzo de 1959.

  7. Hay que eliminar la propiedad privada sobre la praxis del concepto Revolución de su creador.

  8. Ayer leí en la sección Catauro del periódico Adelante de Camagüey (pueden verlo en linea si descargan la version en papel), que la terminal ferro-omnibus de esa ciudad necesita un sistema de audio, y según dicen requiere una “alta inversión” que necesita ser aprobado por la dirección del país…cualquiera diría que es el audio para un mega teatro y no para una miserable terminal de guaguas.¿puede un país funcionar así?

  9. 1, 2, 3 y 4. Salvo algunas letras mal colocadas, de acuerdo en general con Ronquin. El artículo muy objetivo. La ANPP debe prestar atención urgente a estos análisis. SALUDOS!

  10. El gran problema lo tenemos en la falta de cultura de la autogestión de los gobernantes municipales. Puestos de dedo por una comisión electoral controlada por el Partido, seles privilegia la ¨pureza y fidelidad ideopolítica¨ y no el compromiso real que puedan tener con su comunidad.Tienen que quedar bien con los de arriba, porque ellos .y no el municipio que pretenden representar- son quienes lo ponen lo lo quita. Y el otro problema es la falta de transparencia porque uno, como ciudadano, nunca sabe a ciencia cierta qué hacen con el dinero.

  11. excelente comentario 11 y 12, muy de acuerdo con ustedes. excelente de veras todos los comentarios. creo todos estamos de acuerdo una descentralizacion es necesaria.

  12. Aquí mi comentario de lunes: “las palabras centrales de la mencionada sesión de trabajo a cargo de Raúl Castro” ¿Serán estas su palabras de verdad o de un grupo detrás? Raúl tuvo que leer un papel para anunciar la muerte de su hermano y cuando Obama fue hizo tremendo papelazo y quedó evidenciado que le estaban “dictando” las preguntas. Esa imagen de un lider que dice las sabias palabras no le van. Ese “teque” de que Fidel dijo “…” o Raúl dijo “…”, como si fuese santa palabra, está agotado. Creo que ya el pueblo está cansado de estos “experimentos a largo plazo” y quiere resultados. Es necesario cambiar el gobierno de raíz, o al menos empezar por pertimir toda clase de actividad económica en cooperativas o empresas privadas, permitir la importación directa y dejar una sola moneda. Lo demás vendrá después.

  13. Sin intencion de desanimar al autor. Debe haber aproximadamente 250 000 PROPUESTAS de decentralization más menos como la suya. El SDPE de Humberto Perez, las propuestas de muchos militantes cuando el IV, V VI Y VII CONGRESOSDEL PCC,etc…no la desestimo y le sugiero la mande al CC, AL BP,al Consejo de Estado, y a las FAR que en definitiva son la misma cosa. Tenga FE, FE FE y mucha FE. ESTOY SEGURO Y TENGO FE EN QUE MIS TATARANIETOS SEGUIRANPIDIENDO lo mismo, si no logramos cambiar democrática y pacíficamente al gobierno sus leyes y la economía estatal asalariada que los sustentan. Recuerde Karl Marx el ser social determina la conciencia social, en última instancia la base economica, lease relaciones de producción determina sobre la superestructura politics, jurídica y social.

  14. Muy buenos comentarios. Roquin, creame que en Cuba se sobra talento y gente dispuesta a trabajar. Pero lamentablemente tenemos un freno arriba de leyes y burócratas.
    Te pongo un ejemplo muy simple: si vas a las tiendas (al menos de la Habana) verás que no hay cerbeza nacional y que han importado Heineken y Babaria a chorro. Si vas a barrios más humildes como Párraga, la gante hace su propia cerveza clandestina y se vende en el mercado negro. ¿No sería “justo y necesario” que el gobierno dejase legalizar y crecer industrias de este tipo a nivel de cooperativas o privados en vez de importar? Se habla de sustituir importaciones, pero solo a un nivel estatal.

  15. Roquin y demas…..por que no hacemos un banco de proyectos privados, los desarrollamos conceptual y economicamente para lanzarlos en el momento decisivo? que el gobierno sea lento pasa..pero nosotros no tenemos que esperar!

    Raudel, el estado del “experimento” de Artemisa es bien realista. No solo necesitamos Ley de Municipios sino una nueva cultura dirigente. Con oddres viejos no se hace la Cuba nueva.

  16. Todo eso es pura baba, en realidad ni los gobiernos deciden nada, el PCC, lo administra todo, lo dirige todo sin saber ni de que se está hablando esa es una de las razones por la que no progresamos en nada, aquí todo es y será centralizado o alguien imagina que con el 1 % de las utilidades de las empresas de una localidad se puede tener desarrollo alguno, en algunos lugares como varadero y quizas otro ejemplo muy puntual pudiera resultar, que sean empresas que tributen al presupuesto del que estamos hablando yque no sean de las que tributan a la ONAT del MINFAR, que con esa no se puede contar……..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *