“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
La danza cubana da frutos donde se siembre
 

La danza cubana da frutos donde se siembre

Tomado de Prensa Latina

Lleva 21 años dejando la impronta del ballet cubano en jóvenes que salieron de sus aulas para esparcir su talento y hoy le agradecen poniendo en alto a Cuba Ballet Rosario, una academia que se consolida en Argentina.

Desde un lugar especial en la bella ciudad rosarina, la academia fundada por Marlen Puello, profesora cubana egresada de la Escuela Nacional de Danzas Alicia Alonso, ha formado a cientos de niños y jóvenes en estas dos décadas a través de un programa de formación integral donde tienen cabida hasta los adultos.

Cuando llegas a la sede de Cuba Ballet Rosario, en Entre Ríos 1553, sientes esa mística que une a la academia, -lo pedagógico-, con el hogar, una verdadera casa para aquellos que sueñan llegar lejos en este y difícil complejo arte y que desde pequeños dejan su sudor en las tablas en busca de materializarlo.

Cursos integrales, la posibilidad de especializarse en varios estilos danzarios y el acceso a medias becas para aquellos con escasos recursos, son varias de las premisas que impulsa hoy este centro.

En diálogo exclusivo con Prensa Latina desde la sede de la escuela Michel Puello, uno de los integrantes de esta institución, relató que este fue un proyecto pequeño impulsado por su tía Marlen en sus inicios con solo 10 alumnos y con el tiempo ha ido consolidándose.

La idea, dijo, era que la metodología fuera la de Cuba y de la maestra Alicia Alonso. La directora, Marlen Puello, trajo la metodología a Rosario y aquí arrancó este sueño con mucho trabajo y sacrificio, con ensayos hasta los domingos.

A la entrada de la academia, en un costado, cuelgan en una vitrina los muchos reconocimientos que ya atesora esta escuela, diplomas, distinciones y lauros de varios lugares.

La escuela funciona igual que el calendario lectivo en el país como un centro educativo, desde marzo hasta diciembre. En julio, cuenta Puello, hacemos una muestra en el teatro El Círculo y otra en diciembre como cierre de fin de año.

Contamos hoy con varios programas dentro de la institución para niñas desde tres años, hasta mujeres de cualquier lugar y también se han incorporado muchos hombres.

Desde el ballet clásico, hasta baile de salón, danza moderna. En la institución se baila y se enseña con la metodología cubana y también desde un flamenco, hasta los ritmos urbanos y caribeños.

 

En la actualidad, agrega Puello, contamos con alrededor de 20 docentes de varias nacionalidades, argentinos, cubanos, mexicanos, peruanos, de todos lados. La institución abre las puertas a todos desde docentes hasta alumnos.

Con una matrícula que ronda desde los 300 y hasta más de 500 alumnos, en estos 21 años de trayectoria sus impulsores han tratado de sostener la academia a corazón, y solo con la cuota que se abona, sin subsidios.

Siempre estamos en bastante movimiento y haciendo cosas nuevas. Tenemos ahora medias becas, que consiste en que la institución los sábados en la mañana y entre semana, les brinda media inscripción y media cuota a todos los alumnos de escuelas públicas, desde la primaria y secundarias.

Eso surgió hace más de un año a iniciativa de una de las profesoras y ha sido con mucho sacrificio. El año pasado tuvimos 100 alumnos y antes de comenzar el 2018 ya habían más de 100 inscriptos. Más allá de una cuestión económica se trata de algo social para aportar un poco a la comunidad de Rosario, explica.

De esa manera hemos llegado a muchos que hoy tienen acceso a bailar, esto ha sido un logro grande, resalta el joven.

Cuba Ballet Rosario cuenta con un extenso repertorio y arranca por lo básico. Sus estudiantes pasan 10 y 15 años dentro de esta institución y han llegado a bailar en el Teatro Colón como Magali Barati, quien ahora integra el ballet del Mercosur con Maximiliano Guerra.

Guerra también ha contribuido a este proyecto como lo hizo en 2016 al participar en la jornada pedagógica XX aniversario Cuba Ballet Rosario junto a su esposa Patricia Baca, directora del Ballet del Mercosur.

Hoy muchos de los que han salido de sus aulas eventualmente brindan un taller para los alumnos de la escuela, se han formado y se han ido a bailar por el mundo, subraya Puello.

El proyecto cuenta con su ballet estable integral compuesto por bailarines y bailarinas y en mayo de 2016 el Consejo Municipal Deliberante de la ciudad, en su 20 aniversario otorgó a la academia la distinción por su aporte a la cultura, nombrando a Cuba Ballet como ‘Institución distinguida’ de la ciudad.

Con muchos retos por delante, la academia da pasos firmes y se consolida en la bella Rosario con su estilo muy particular, formando a nuevas generaciones de bailarines en esa ciudad.

¿Te gusta este artículo? Ayúdanos a mantener Cartas desde Cuba y seguir llevándote estos contenidos. Conocer más en: https://www.kukumiku.com/proyectos/cartas-desde-cuba/

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *