“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

La cultura de la miseria

bodega-cuba-Foto-Walfrido-López-R

Tomado de Segunda Cita

La bodega es un establecimiento comercial que viene del Medioevo. Pero estoy seguro de que las bodegas de esa época eran más bonitas que las que tenemos en Cuba. Y perdonen que tome la bodega para introducir este fenómeno que he querido llamar “la cultura de la miseria”.

Se rompe el cristal de la ventana y no hay otro para sustituirlo. La solución rápida es colocar una tabla o algo parecido. Al principio se ve fea, pero luego pasa a ser lo feo inevitable y se perpetúa en tiempo y espacio. A nadie le molesta.

Pero los deterioros se van acumulando, porque el tiempo es testarudo, sobre todo si no hay un mantenimiento programado o se maltratan los recursos que uno tiene. Y la solución del tablón en la ventana se convierte en una especie de “tabla de salvación” contra la real escasez de recursos. Un pedacito de cartón sirve para hacer un cartel anunciando una reunión o la llegada de la leche de dieta. Un pedazo de tela puede cubrir al mostrador que hace años ni se repara ni se pinta.

La cultura de la miseria va más allá de lo material y no solo se sufre en las viejas bodegas. En la moderna tienda “El Bodegón”, en el Vedado, un pequeño rectángulo de papel, escrito a mano y pegado al cristal con trozos de cinta adhesiva decía: “Estimado cliente: Hoy cerramos hasta nuevo aviso por reparación general. Trabajamos pensando en usted”.

Piensen cuántas proyecciones se descubren en ese anuncio. Lo sorpresivo de la información y la forma de presentarla contradicen la estimación por los clientes. Y la frase final es una muestra palpable de que el escritor de la nota desconoce su falta de profesionalidad. El daño sobre todo está en la formación de valores. Es importante asegurar lo material de nuestras vidas, pero los valores son los que hacen posible nuestra vida espiritual.

La cultura de la miseria se arraiga con fuerza y, aunque su sustento material se elimine, sigue en las mentes de los que se adaptaron a ella. Se ve en el trabajador particular cuando, teniendo recursos, repite en su negocio los mismos errores del Estado: los carteles escritos a mano, abrir a destiempo, parar la venta por el cambio de turno, no mantener la estética del lugar o la de sus empleados…

Llevamos muchos años luchando contra las escaseces; con la mayoría de los recursos centralizados; con el bloqueo norteamericano obligándonos a priorizar y posponer las necesidades. Pero en esa batalla por mejorar nuestra economía debemos luchar sin descanso por el mejoramiento humano. Si no lo hacemos estaremos perdiendo la base de la justicia y el bienestar social que queremos alcanzar.

La bodega es una especie de símbolo de nuestra sobrevivencia y de nuestra vocación por lograr la justicia social, pero también es un símbolo de cuánto nos falta por hacer. Mejorar las condiciones de trabajo, ser profesionales, ser eficientes, ser honestos, ser disciplinados, ser solidarios, no machacar a la gente, y odiar lo mal hecho, el mal gusto, a pesar de los pesares, es algo muy difícil en medio de cualquier crisis, pero nos va la Humanidad y el Socialismo en ello.

 
 

31 thoughts on “La cultura de la miseria

  1. Un dato, se repara un policlino con puertas y ventanas nuevas pero nunca más se le da mantenimiento y en pocos años se pierde lo invertido. Cuidar y mantener para poder tener!

  2. La cultura de la miseria solo es producto resultado de la miseria cultural que un país impone a si mismo. No es suficiente cubrir la miseria – ya distinta de la pobreza – con galardones universitarios u exceso de resultados en disparadas artes si las mismas no fomentan el buen utilizo del conocimiento. A cuando una cultura de la riqueza, no como saber finalizado a el egoísmo de pocos sino como actitud devota al desarrollo de los demás.

  3. La miseria fisica a la larga lleva a la miseria mental y esta desemboca en la indiferencia, la abulia y la apatia. Asi se llega a justificar el deterioro como algo inevitable porque la culpa siempre es de otros, llamese bloqueo, inundacion o sequia. Es mas comodo acostumbrarse a vivir asi, en lo aparentemente inevitable esperando lo que haga el maximo lider de turno. Saludos.

  4. Lo de las bodegas no tiene nombre, a ello se suma el aspecto de suciedad y mugre que caracteriza a buena parte de ellas, son verdaderamente la expresión típica de la miseria

  5. Si algo bueno tiene el capitalismo feroz es que las cosas tienden a mejorar con el tiempo. Si el Empire State o la Torre Eiffel estuvieran en La Habana quizá sólo fueran gloriosas ruinas; y no precisamente por el bloqueo impuesto por los USA. Nosotros solitos los hubiéramos dejado depauperarse, a menos que interviniese el inefable Eusebio Leal u otra fuerza extraterrestre. Lo que es “del pueblo” es de nadie. Por tanto, a nadie le interesa. Incluso esa actitud puede ser contagiosa para los “cuentapropistas”, pero ellos tienen capacidad de reacción cuando les aprieta el zapato. Zapato que no aprieta nunca cuando es “del pueblo”.
    El mal gusto está en el ADN de la gente, como tendencia al facilismo, la rutina y la desidia. Pero esa tendencia se anula cuando afecta la propia vida y las aspiraciones que la gente tenga.
    Si de Cuba hubiera dependido estoy seguro de que no habría internet ni satélites ni GPS ni celulares ni edificios espectaculares ni trenes de alta velocidad ni ninguno…

  6. …de los sofisticados equipos que se superan en calidad y funciones cada poco tiempo. Así que cómo vas a pedir buen gusto. Buen gusto ¿para qué?, te dirían.

  7. Hola,

    A mi me disgusta los americanos que quieren ver a Cuba antes que cambie…

    Y se retratan en edificios ruinosos y con carros viejos. El espectaculo de la miseria y el tiempo detenido.Aunque el carro luzca bien lindo, es un cacharro viejisimo que contamina el aire que respira mi gente y le da lucha mantener rodando a un cubano.

    Oyeme que no se ponen a pensar en el drama humano de esas cosas?

    Esa romantizacion de la miseria ajena me molesta.

    Saludos

  8. Cuando uno camina por La Habana no necesitas ser experto para reconocer desde lejos cuando un local , de cualquier cosa , es del Estado y cuando un negocio de cuentapropista , la diferencia es abismal . Ahora dentro de los del mismo Estado también notas la diferencia entre los que dan alguna ganancia ( Ten Cents , Mercados ideal etc ) y los subvencionados como las Bodegas , los puestos de leche , los de viandas y los ganadores del concurso : Los de refresco gaseado , un derroche de buen gusto y refinamiento . Yo creo que se debe a la repugnancia que sentía El Gobierno ante todo lo que recordara El Capitalismo , a la antigua clase media y la burguesía , de alguna manera se conceptualizó en la mente de la dirigencia que lo del pueblo debía ser rudo , tosco y feo para tener una imagen popular y revolucionaria y el que tenga dudas que se organice un tour por Alamar , una joyita . Saludos .

  9. El novelista ruso Fiódor Dostoievski escribió una vez que “El hombre es el ser que se acostumbra a todo”. ¡Cuánta carga semántica en tan breve oración! Y eso que no conoció a los cubanos y su adaptación al medio que son desde luego no campeones en esas lides pero si buenos entre los buenos!

  10. Mercedes,pienso como usted,es increible como muchos turistas dicen,Quiero ver Cuba antes de que cambie,seria bueno venderles la oferta de vivir en un solar de la habana vieja y mientras tanto el cubano que vive en el solar mudarlo para el hotel o montarlos en un almendron de la Habana a Santiago a las 12 del dia y prepararle un mojito con ron de bajo costo.

  11. Liborio (10): Estoy de acuerdo. Sólo que eso es para “la población” en la que se quiere formar al hombre nuevo (del que, por cierto, hace rato no se habla), no para los mandantes, cuyo entorno cotidiano es el de cualquier ejecutivo burgués de alto nivel. Quizá para tener a mano los vicios del capitalismo y poder siempre tenerlos identificados y tal vez conjurarlos con mayor eficacia.

  12. La cultura de la miseria rige en cada nivel de nuestro país, si las instituciones que deben velar por la vivienda y el urbanismo trabajaran como debe ser, crearan leyes para salvaguardar lo que ya teníamos e impusieran reglamentos de sanción real a los infractores de esas leyes, a quien destruye, a quien hace reparaciones y cambia todo lo que encuentra sin un proyecto, a quien no cuida de la higiene, mejor me paro aquí porque ya es pedir demasiado, eso será ya en otra vida…

  13. Del todo me quedo con esta frase “Al principio se ve fea, pero luego pasa a ser lo feo inevitable y se perpetúa en tiempo y espacio”.
    Creo ha sido así en todo, no solo en La Cultura de la Miseria, en la de la indisciplina social, en todo.
    Vaya es como que ya viene directo en la sangre al nacer o en el ADN.
    Permítanme un ejemplo relacionado:
    Los chicos por ejemplo con 2, 3 o 4 años van con el padre a “botar la basura” y ven como este se para a 10 metros y lanza la javita…..?Que hará el niño cuando crezca?.
    Cuando era pequeña esto no era así, los autos recolectores pasaban por las casas, solo había que sacar el deposito, que por cierto ni los viraban, ni se los llevaban….ya después…..pues todos sabemos lo que ha venido……………

  14. La cultura en la miseria es una clase aprendida en el socialismo. Antes del /59 existia miseria pero no una cultura tan amplia como la hay hoy. Casi todos participan de esta cultura. En los antiguos paises socialistas tambien existia, una arquitectura lúgrube y oscura. El primero en no terminar lo que hacia para el pueblo era el estado, leccion aprendida, pero para el si brillan las cosas. iQue pena!

  15. Teté (15): la indisciplina social desaparece fácil en un medio que le sea hostil. Cualquier “acere-monina-bonko” que llega a otras tierras más o menos civilizadas modifica paulatinamente (o de inmediato) sus hábitos coprolálicos e indisciplinados en general y muerde el cordobán, porque se percata de que no le va a ir nada bien con eso. Así que no es un asunto de ADN intoxicado. Lo tóxico -e irresponsablemente permisivo- es el entorno del que no lograremos escapar ni a mediano plazo, según parece.

  16. La cultura de la miseria esta impregnada en las mentes pero condicionada y totalmente alimentada por nuestros cuidadores de la fe que deciden lo que se hace o se destruye. todo es del pueblo y por tanto no es de nadie y por ende nadie responde por eso. las bodegas en cuba es el lugar para ir a llorar, la mediocridad tal parece fue una asignatura obligada en la escuela como el marxismo. empezo cuando a un superinteligente decidio que todo lo del capitalismo era malo, el diseño, la iluminacion (hasta arengas de lo gastones de las luces en comercios) y lo que antes fue Taller Rosca Izquierda luego tomo nombre de martir de algo llamó Bartolete Pérez lugubre y solemne y ya lo demas no hace falta. asi estamos, solo cuando sales de cuba descubres que la pintura existe y se utiliza y la iluminacion tambien

  17. Lo peor de esta cultura es que se perpetua en el tiempo ,se convive con ella, y se termina amando??.Nadie protesta, nadie se revela,se acepta??

  18. Diógenes, de acuerdo con Ud., precisamente a eso es lo que me refiero, es un daño que perdurara generaciones, el resolver x robar, la hipocresía extrema, la doble moral y otras muchas cosas aprendidas y bien enraizadas, y “perpetúa en tiempo y espacio”.

  19. Y,joan car mar: ¿de quién crees que es la diabólica estrategia? Hubo un genio implicado, nos guste o no. Organizó la vida de este pobre país sin compasión y vinimos a dar en este hueco socioeconómico del que no tengo idea de cómo salir.

  20. Hace poco leí en un letrero ” SEMBRANDO EL FUTURO” y me dio mucha risa porque fue cerca de Bayamo en un campo infectado de malas hierbas. Enseguida pensé..Y PORQUE NO SIEMBRAN PAPAS”.?.
    El caso de las bóvedas da vergüenza, pero la total responsabilidad de este desastre la tiene las autoridades al más alto nivel. Todo eso tiene que privatizarse y lograr que funcionen como funcionan en el resto del mundo. Cuba es el único país donde el Gobierno tiene bodegas, cafeterías, etc. Hay una cantidad enorme de locales desperdiciados, todas se están cayendo a pedazos…realmente es increíble que tanto él siempre ineficiente MINCIN como los que se dedican a los temas de la ” actualización” no hayan sido capaz de acabar con esa porqueria. Por cierto, se puede hacer sin siquiera modificar las subvenciones de la libreta, Se pueden crear bodegas decentes, bien surtidas o mejor surtidas en todo caso, limpias y agradables a la vista.

  21. Como alguien comentó más arriba, pareciera que todo lo ordenado y moderno hay que rechazarlo porque huele a capitalismo.
    Si se alquilan los locales de las bodegas y se le facilita la compra-venta de mercancías, las autoridades municipales pueden exigir que sean diseñadas adecuadamente. Nadie al frente de una bodega se hará rico. Con una solución de este tipo, el Estado se quitaría tremendo problema de encima.

  22. Seguramente este blog es leído por muchos periodistas cubanos. Seria bueno que la televisión cubana, la mesa redonda, etc…hagan un reportaje sobre este tema.
    Si todos sabemos que es un desastre y una vergüenza…..porque las autoridades no resuelven esto de una vez??
    Parece que ya nos hemos acostumbrados a convivir con esta porqueria. Perdón por la palabrota, pero creo que es lo que más pega.

  23. También entra en la cultura de la miseria las balanzas que no se toman decisiones para cambiarlas de golpe y son un fuente de robo contra la población, y por supuesto influye en los valores

  24. Pero cuando ves críticas en television la idea es “Que pueblo mas malo le ha tocado a este gobierno”

  25. socialismo y estética? están locos, escojan una pero las dos no puede ser. eficiencia y profesionalismo? nada de eso, solo consignas y carteles para el 1ro de mayo y ya.

  26. Dicen que dijo el célebre escritor Milan Kundera, interrogado acerca de sus diferencias políticas con el sistema de su país, que su problema con el sistema socialista no era político, sino estético. Y remató: el socialismo es kitsch (cursi).
    Parece que la levedad del ser le era bastante insoportable al gobierno checo de la época.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *