“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

La Constitución y los mercaderes de la muerte

Tomado de Mundiario

La matanza del Día de San Valentín en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas, en Parkland, una localidad del condado floridano de Broward, se suma a una larguísima lista de tiroteos masivos que definen la pavorosa historia del crimen en los Estados Unidos.

La masacre de Parkland, que dejó un penoso saldo de 17 muertos, es la peor en una escuela desde la de Sandy Hook, en el estado de Connecticut, en 2012. En Sandy Hook, como ahora en Broward, los políticos repitieron la misma frase: “Nuestros pensamientos y nuestras oraciones están con ustedes”. Dijeron que rezarían por las víctimas, que se tomarían medidas para que el horror no volviera a pasar, que se controlaría la tenencia de armas y se haría más estricta la verificación de antecedentes. Nada de eso ha sucedido. Nada indica que suceda ahora.

Según un estudio de la Organización Mundial de la Salud de 2010, en las naciones ricas, el 91 por ciento de los menores de 15 años muertos por armas de fuego vivían en los Estados Unidos. Esa cifra es tan aterradora como debería ser inaceptable.

En ningún otro país desarrollado –ni siquiera en ningún otro país subdesarrollado, salvo los azotados por la plaga del terrorismo– se producen las matanzas que con espantosa frecuencia estremecen a la nación norteamericana.

El índice de homicidios tiene una relación directa con la posesión de armas de fuego. En Australia no ocurre un tiroteo masivo desde 1996, cuando a raíz de una masacre en Tasmania el gobierno reguló estrictamente la tenencia de armas y restringió la venta de armamento de guerra. Pero en los Estados Unidos, una medida similar no encuentra apoyo entre la mayoría de los políticos y ni siquiera cuenta con el respaldo suficiente en el electorado como para cambiar la ley. Esta actitud se debe a un factor cultural y al mismo tiempo a una motivación económica.

La cultura de las armas está muy arraigada en la psiquis nacional. Es una herencia del proceso de fundación y expansión de la nación, cuando las milicias populares combatieron a las tropas de la metrópoli británica y luego los colonos arrebataron el país a la población indígena a tiro limpio. La historia norteamericana está vinculada al mosquete y luego al Winchester colgando de una pared de la cabaña; en la actualidad, esas armas han sido sustituidas por el AR-15, la popular versión civil del fusil militar M-16. El AR-15 fue el arma utilizada por Nikolas Cruz, el joven de 19 años que cometió la masacre de Parkland.

La tradición belicista fomenta un negocio multimillonario de venta de armas cuyo brazo propagandístico, la Asociación Nacional del Rifle, salpica a los políticos para inducirlos a no tomar las medidas salvadoras que hacen falta para detener la violencia.

Una visión torcida de la Segunda Enmienda de la Constitución –que estableció el derecho de poseer armas para los colonos a fines del siglo XVIII– equipara la tenencia de armas con la libertad individual. Pero la verdadera libertad que necesitamos y que deberíamos exigir con más energía es la libertad de enviar a nuestros hijos a la escuela sin el temor de que algo espantoso pueda pasar; la libertad de ir a un lugar público sin la inquietud de que un loco decida abrir fuego contra la multitud; la libertad de vivir sin miedo.

Una enmienda redactada a la carrera en medio de la guerra por la independencia, hace dos siglos y medio, ya no tiene vigencia y podría cambiarse. Pero la tendencia de muchos norteamericanos a ver la Constitución como un texto sagrado es aprovechada por los mercaderes de la muerte para mantener el negocio de las armas y frenar a cualquier político responsable que desee cambiar las cosas.

Vivimos en una sociedad violenta donde muchos se levantan cada mañana a ver cómo estafan al prójimo, en una economía regida por la competencia implacable y la insolidaridad; en una sociedad acostumbrada a que su gobierno resuelva las diferencias internacionales mediante la injerencia, la invasión y la guerra; en una sociedad donde la gente vive atrincherada en su propiedad y donde, como ha dicho el escritor uruguayo Jorge Majfud, “las armas son la segunda religión después del cristianismo”. Inevitablemente, ese tipo de sociedad crispada produce monstruos como Nikolas Cruz, el asesino de Parkland. La solución para detener las matanzas está en desechar el mito de la tenencia individual de armas, pero esa solución requiere un profundo cambio en la sociedad que muchos aún son incapaces de aceptar.

 
 

13 thoughts on “La Constitución y los mercaderes de la muerte

  1. Es cierto que las razones son tanto culturales como económicas para que no se haya producido algún cambio pero es más económico y no creo que sea un problema de electorado excepto en algunos estados donde se hace más evidente el “amor” que algunos ciudadanos le tienen a sus armas. Hoy en día la mayoría del electorado norteamericano apoya restricciones a la tenencia de armas. Mi opinión deberían quitarles las armas a todos y después se les dice a todos que estamos rezando por su “pérdida” como actualmente dicen todos los políticos que reciben miles y hasta millones de la Asiciacion del rifle en sus declaraciones hipócritas.

  2. el problema no es tanto la tenencia de armas si no la idiosincracia y la cultura del estadounidense que vive en una sociedad donde se vende la inseguridad como producto, como herramienta politica, por que estados unidos aparte, hay otros paises lideres en el ranking de cantidad de armas per capita como suiza, canada, finlandia, austria que son todos paises cualquier cosa menos violentos. entonces el problema en estados unidos no son las armas, y eliminarlas de circulacion no es la respuesta pues la tenencia de armas es un derecho fundamental de cada persona.

  3. Es muy lógico el pedido que hacen; que los ciudadanos estadounidenses puedan tener “la libertad de vivir sin miedo”.
    Lamentablemente la sociedad norteamericana es cada día una sociedad más violenta; los ciudadanos de ese país merecen tener la paz y la seguridad que necesitan los seres humanos para realizar sus actividades fundamentales.
    Leyendo estas reflexiones no puede uno dejar de pensar en la campaña para que los ciudadanos norteamericanos no viajaran a Cuba, por la supuesta inseguridad que suponían los inventados “ataques sónicos”. Cuba un país seguro para las personas, que cualquiera puede caminar sus calles a cualquier hora del día o de la noche sin temor a un ataque como los que ocurren en las ciudades norteamericanas. Estas son las personas que miran la paja en el ojo ajeno y no miran sus propias y grandes dificultades. Un país con las riquezas materiales de los EEUU era para que sus ciudadanos tuvieran la libertad de vivir sin miedo.
    SALUDOS!

  4. Seria un error pensar que se trata de un problema de larga data. El fanatismo por promover y defender el derecho a poseer y portar armas es relativamente reciente, de unos 30 años, en que la industria de armamentos y sectores archiconservfores han unido fuerzas para inyectar cientos de millones de dolares con los que presiona y coercen a politico y jueces, mientras envenena el cerebro de millones de ignorantes.

  5. Callejero, dices que tener un arma es “un derecho fundamental de cada persona”????? Entonces quieres decir en Europa, por ej., violan los derechos fundamentales de sus ciudadanos por no premitir que cualquiera, sin razón, tenga un arma. O sea que el ciudadano tiene derecho a expresarse, a reunirse, a tener educacion y a comprarse un fusil de guerra AR15, según tu lo normal, los derechos humanos básicos. Un abrazo

  6. estimado Fenrando, ese es n tema controversial, como yo lo veo, una persona tiene el derecho a defenderse de una agresion, a veces esto trae implicito el hecho de que esta persona como medio de defensa, posea o utilice un arma, asi que para mi si es un derecho, ampliamente respetado en la mayoria de paises civilizados, regulado por leyes por supuesto, donde no te dejan comprar un arma automatica pero si una glock 19 o una luger, pero en paises como canada o republica checa puedes comprate un ar15 no, un aug o mejores y no pasa el caos ue pasa en estados unidos, ahora, prohibir no es la solucion del problema, quien use el arma para hacer una barbaridad como la masacre del miercoles, la culpa es de quien la usa, no del arma en si, de lo contrario, aplicando la misma logica, con el atropellamiento de barcelona el año pasado vamos a decidir que retiremos de circulacion todas lkas furgonetas del pais?

  7. Callejero, todo es sentido común, no es prohibir, sino restringir, porqué no permiten que los ciegos manejen?, porque después del 9/11 hay que quitarse los zapatos en los aeropuertos y se creo un departamento de seguridad interna?, porqué no se puede llevar armas en los aviones?, porqué hubo respuesta inmediata a esos actos terroristas, pero las matanzas que ya ocurre con frecuencia en EUA con ametralladoras a gente civiles eso también es terrorismo, pero la Asociación Nacional del rifle tiene mucho poder en la sucia política de este gran país. Es un derecho de defenderse pero para que armas que disparan decenas de balas por minuto y para que miles de balas. En la Florida un adolescente de 18 años puede comprar un ar15 pero no una pistola, ese joven no puede comprar alcohol legalmente, en fin no hay sentido común. Porque es obligatorio usar el cinturón de seguridad en los carros, aunque no garantize evitar accidentes ni heridos,reduce los riesgos de muertes.

  8. Y es en ese mismo sentido el más estricto control de armas poderosas, el examen de médicos a los que quieran armas de su estado mental como hacen en otros países, que se les revise cada año, claro el que a hacer algo malo lo buscará en las calles, pero tendrá que enfrentarse a la policía encubiertas y pagar cárcel, no nos seguemos en el mal uso de ese “derecho” somos padres, hijos,esposos, en fin hay actuar ya porque a los que se enriquecen con las ventas de armas, sus hijos van a escuelas protegidas, ellos tienen seguridad, y los muertos lo ponemos nosotros. Ya estamos viviendo de tal manera que le damos el beso a nuestros hijos en la mañana cuando van a la escuela y oramos para verlos regresar a casa sanos, eso no es normal en un país que se vende como ejemplo y los que en realidad amamos este país criticamos lo que hay que arreglar y defendemos lo bueno, justificar lo malo no es sano.

  9. Los USA citizens, entonces, además de considerar que una enmienda constitucional de hace una pila de años, hecha para unas condiciones sociales determinadas, tiene que regir la vida -y la muerte- de la gente, también considera que su gobierno tiene derecho a defender su “seguridad nacional” a miles de Kms. de sus fronteras y que lo hace para preservar la libertad y la democracia en lejanos países que, casualmente, tienen petróleo.
    Tremenda lógica.

  10. qUE ALGUIEN ME EXPLIQUE PARA Q QUIERE UN ar 15? ESO ES UN ARMA D GUERRA si no vas a ninguna guerra para q puedes quererla?, y armas en general tienen q x lo menos estar certificados sus compradores x medicos q avalen el estado mental d quien las obtiene es tan logico q solo al q tiene intereses particulares como Marcos Rubio o Adolph Trump puede justificar lo contrario

  11. se fueron de tema, mi pregunta es, por que la violencia en estados unidos si en otros paises la gente puede comprar armas de guerra tambien pero no pasan estas cosas? ah, que aumenten los controles de antecedentes para el potencial comprador, esta bien, que apliquen test mentales como requisito extra, lo considero mas importante aun, limitar la cantidad e armas por persona, tambien es plausible, pero prohibir? la historia ha demostrado que detras de una prohibicion, surgen consecuentemente los lucrativos negocios ilicitos, recuerden que paso con la ley seca, y por que el negocio de ciertas drogas mueren cuando autorizan su consumo limitado como por ejemplo el cannabis en california y otros estados? al final la violencia la generan las personas, supon tu que eliminen las armas de fuego, si una persona quiere hacer daño de verdad, busca los medios para hacerlo, como equipar un dron con un simple explosivo casero y no lo compro en una tienda de armas. ah, lo que si es inadmisible es que l

  12. es que las agencias policiales y de inteligencia, teniendo datos de antemano de que cierto individuo vaya a cometer un acto delictivo o terrorista, no haga nada para impedirlo, como paso el miercoles pasado y con otros tantos casos de tiroteos masivos y cualquier acto terrorista de cualquier indole. tambien es cuestionable que los politicos cedan a presiones de la nra para no perfeccionar los controles de antecedentes y similares, como pasa con marco rubio. ojo, la nra es influyente pero no es el lobby de mayor poder financiero, hay muchisimos otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *