“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

La burocracia de EEUU contra Cuba

 OFAC -Cuba

Síntesis

La Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro ha abierto un proceso legal contra Albert A. Fox, Jr., un activo defensor del proceso de acercamiento a Cuba que ahora enfrenta una multa de $100,000 por violaciones de las leyes del embargo en dos viajes a la isla.

OFAC asignó el caso a finales de julio al juez Michael J. Devine, de la corte administrativa de la Guardia Costera en Baltimore. La medida, que llega en pleno proceso de normalización de relaciones diplomáticas, restituye los llamados “juicios por viajes a Cuba”, suspendidos desde la administración de George W. Bush.

Según los documentos oficiales del caso a los que tuvo acceso el Nuevo Herald, OFAC acusa a Fox, presidente de la Alliance for Responsible Cuba Policy Foundation con sede en Tampa, de haber realizado transacciones prohibidas relacionadas con dos viajes a Cuba, entre ellas proveer servicios de viajes no autorizados a cinco miembros de la International Association of Drilling Contractors de Houston—quienes viajaron a la isla en agosto del 2010—e involucrarse en actividades de negocios no autorizadas, incluidas reuniones con funcionarios del gobierno cubano.

OFAC también presentó cargos más detallados contra Fox, en relación con un segundo viaje en septiembre del 2011 de una delegación de 15 personas encabezadas por el fallecido presidente de la autoridad de aviación del condado de Hillsborough, Steve Burton, y la ex comisionada de la ciudad de Tampa Mary Mulhern (y en la que también participó el derrotado candidato al Senado, Carlos Beruff), quienes viajaron en el vuelo inaugural de la nueva ruta aérea Tampa-La Habana. Según el caso presentado por esa Oficina, Fox habría gestionado el alojamiento de la delegación en el Hotel Nancional, los pagos para los boletos aéreos con Xael Charters, el transporte en la isla con Havanatur, las comidas durante el viaje y las visas de algunos miembros de la delegación.

El abogado de Fox, Arthur Heitzer, dijo al Nuevo Herald que Fox había obtenido licencias especiales de OFAC para los dos viajes en cuestión para “actividades humanitarias” y no habría obtenido remuneración. También insiste en que su cliente habría estado “doblemente cubierto” por la licencia especial y por una licencia general para “investigación profesional”. Heitzer consideró que Fox era “un experto en las relaciones EEUU-Cuba” y como tal sus viajes también tenían la intención de recopilar información para su desempeño profesional. Asimismo, dijo que su cliente había trabajado con proveedores de servicios de viajes autorizados y que no había pagado directamente al personal cubano.

Aunque la Administración ha asegurado que el embargo se mantiene en pie y el Departamento del Tesoro ha multado con grandes sumas a bancos y compañías que realizaron transacciones no autorizadas con Cuba, con la expansión de las licencias para los viajes a la isla y más recientemente con el restablecimiento de los vuelos comerciales, la prensa había especulado sobre si las autoridades realmente estarían verificando que los viajeros estadounidenses cumplan con las regulaciones establecidas.

Una revisión de las multas impuestas por OFAC en los últimos años, muestra que las sanciones a individuos decrecieron dramáticamente a partir del 2009, cuando el presidente Barack Obama ocupó la Casa Blanca. Aunque las acciones contra bancos y compañías se han mantenido, ni un solo individuo había sido sancionado por transacciones relacionadas con Cuba durante su segundo mandato.

Pero las recientes acciones de OFAC contra Fox comenzaron en mayo del 2015, a solo cinco meses de que Obama anunciara su intención de normalizar las relaciones con la isla. En esa fecha, OFAC comunicó a Fox su intención de multarlo. La multa de $100,000 fue oficialmente comunicada en agosto del 2015 pero la respuesta a una petición de audiencia por parte del abogado de Fox, no llegó hasta julio de este año.

Según Heitzer, el caso podría responder a una “vendetta” de la oficina de OFAC de Miami contra su cliente, un cabildero del régimen sudafricano tornado activista pro-Cuba, que en más de una ocasión abogó públicamente por el cierre de esa oficina, durante un testimonio ante el Senado en el 2002 y durante su campaña en el 2006 para aspirar al asiento en el Congreso que ahora ocupa la representante Kathy Castor.

“Durante años, he oído historias de abuso gubernamental por ‘burócratas sin rostro’ y siempre creía que eran exageradas. Qué ingenuo fui”, comentó Fox al Nuevo Herald.

El abogado dijo que tenía conocimiento de al menos otra persona a quien un funcionario del gobierno le aconsejó cesar su relación profesional con Fox, si quería un tratamiento favorable de OFAC. También asegura que representantes de OFAC habrían visitado a otras personas para disuadirlos de trabajar con Fox y la Fundación que este dirige.

La oficina de OFAC en Miami no respondió a una solicitud de comentario para esta historia.

En las respuestas enviadas a OFAC, Heitzer, quien tiene una larga experiencia en casos similares, alega además que su cliente está sufriendo represalias por sus posiciones en relación con la política hacia Cuba.

“Podemos especular que a varios niveles del gobierno hay gente de línea dura que quieren desquitarse de Fox”, dijo el abogado, quien calificó el trabajo de su cliente y de la Fundación que dirige “de interés nacional para los Estados Unidos y de interés para la Florida”.

“Ellos quieren hacer del señor Fox la última víctima de la Guerra Fría contra Cuba”, opinó.

Las actividades de Fox, de madre cubana, han sido ampliamente reportadas por la prensa. Un editorial del Tampa Tribune le dio crédito por contribuir al restablecimiento de los vuelos entre Tampa y Cuba, mientras que un artículo del Tampa Bay Times lo identificó como un mediador importante para alcanzar un acuerdo de cooperación entre EEUU y Cuba en caso de un derrame petrolero en las aguas del Golfo. En el 2002, el activista también organizó un encuentro del entonces alcalde de Tampa, Dick Greco, con Fidel Castro en La Habana. En esa ocasión, Fox declaró al Tampa Bay Times que “ver a alguien como Fidel Castro, erecto como un soldado, saludándonos” a la salida de la reunión, “eso lo dice todo”.

Pero mucho más memorable para la comunidad cubana en el sur de la Florida fue su involucramiento en el caso del niño Elián González, en el que Fox se mantuvo cercano a la parte cubana. Fox fue uno de los pocos estadounidenses invitados por Castro en el 2000 al primer cumpleaños del niño desde su regreso a Cuba.

Más recientemente, Fox fue invitado a la ceremonia de apertura de la embajada cubana en Washington en julio del 2015 y organizó un viaje a la isla en el 2014 para llevar a un grupo de 43 funcionarios, hombres de negocios y miembros de la comunidad de Tampa.

OFAC no comentó sobre por qué tomó acción contra Fox varios años después de ocurridos los viajes aunque en los documentos del caso clara que el periodo legal para hacerlo no había expirado.
 
 

3 thoughts on “La burocracia de EEUU contra Cuba

  1. Mas de lo mismo. El gobierno norteamericano no acaba de poner el huevo. No hay quien entienda esto. Por un lado abren los vuelos comerciales, autorizan al Stonegates Banks las transacciones bancarias con tarjetas MasterCard, y por otro sancionan a personas naturales por viajes de hace más de 16 años. A este ritmo nunca vamos a normalizar las relaciones y la desconfianza de los bancos y las instituciones con Cuba se mantendrá y nunca pero nunca se eliminará el gravamen al dolar USD en Cuba. En fin seguiremos enfrentados aunque ante el mundo los rostros y las reuniones demuestren otra cosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *