“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

“La agricultura no necesita producir más…”

fernando_funes_en_la_finca_santa_marta_ejemplo_de_agroturismo_y_agricultura_sostenible_en_cuba_2

Foto: Claudia Padrón Cueto

Tomado de El Toque

Finca Marta es probablemente uno de los últimos lugares que visitó Fidel Castro antes de morir. El expresidente cubano llegó hasta ese espacio en la provincia de Artemisa tras haber conocido que propone un modelo de agricultura ecológica y autosustentable, en un país donde la comida es una preocupación perenne. Había leído también elogiosos artículos sobre Fernando Funes-Monzote, un joven científico doctorado en Holanda, quien era el principal artífice del proyecto.

Según le contaron a Fernando, fue la última finca que visitó Fidel.

Esa visita, una más de muchas, encontró 8 hectáreas donde se producen especies exóticas de vegetales (la rúcula, la endivia, el hinojo, el eneldo, las berzas, las mostazas y mizunas,) que se comercializan sin intermediarios. Varias de estas especies tienen además de sus usos culinarios, valiosas propiedades medicinales. Allí se cosechan 25 variedades de productos semanales, y más de 60 a escala anual.

Con la experiencia de surtir decenas de restaurantes, de pagar 10 mil pesos de impuestos cada mes, de venderle miel de abeja, polen y cera a la única comercializadora estatal del producto, Funes ha aterrizado, casi literalmente, la teoría de sus estudios y viajes académicos por más de 40 países a la producción agrícola.

Quizás de ahí saca conclusiones que, para un cubano común, enfrentado a las fluctuaciones de los abastecimientos en las tarimas, puedan sonar descabelladas.

“La agricultura cubana no necesita producir más alimentos. El 50 % de lo que hoy se cultiva se pierde antes de llegar al consumidor”, me dice de frente y todavía cuesta digerir la cifra, ya puesta a circular desde hace algún tiempo.

fernando_funes_en_la_finca_marta_ejemplo_de_agroturismo_y_agricultura_sostenible_en_cuba_1

Foto: Claudia Padrón Cueto

“El dato lo obtuve a partir de una investigación, basada en cálculos que integraban varios municipios del país. Mucho de lo que se produce se queda en el campo por no tener un sistema de acopio eficiente, además de las fallas en la contratación y la ausencia de mecanismos de almacenamiento efectivos. A eso súmale que la transportación es caótica y muchas veces no se vela por la integridad del producto. Cuando llega al consumidor, ha perdido calidad y la cosecha en general ha sufrido gran merma.”

Es julio y anda en su apogeo la cosecha de mangos. Ahora mismo que presento las ideas de Funes, comienzan a salir otra vez en la prensa oficial las quejas de los campesinos por las toneladas de la fruta echándose a perder en los campos.

“Disponer tecnología y recursos para mejorar estos sistemas sería más sustentable, eficiente y productivo. En nuestras actuales condiciones, si produces más, en proporción tendrás mayores pérdidas y gastos”.

Qué dilema.

fernando_funes_en_la_finca_marta_ejemplo_de_agroturismo_y_agricultura_sostenible_en_cuba_4

Foto: Claudia Padrón Cueto

Lo que cinco años atrás era un boceto maltrecho de paredes de madera y humildad extrema –puede decirse que la imagen de la pobreza– hoy es una construcción moderna y con todas las comodidades requeridas por una familia. Justo al lado hay una biblioteca con cientos de textos y dormitorios para los trabajadores. Son 18 las personas (6 mujeres y 12 hombres) que trabajan la tierra y las colmenas, incluyendo al propio Fernando. Pero el número tiende a crecer.

“Al menos entre el 60 y 70 % de lo que ganamos (apicultura, venta de hortalizas y agroturismo) se reinvierte en salario de los obreros. Por ejemplo: una empleada que trabaja de 7:30 am a 12 del día gana unos 2 000 pesos al mes. Y la tendencia es a seguir aumentando cada semestre. Además, pagamos su seguridad social y un día de vacaciones cada mes.

“Mi primer compromiso es con los empleados, que ellos ingresen beneficios por su trabajo y no sientan el campo como un castigo. Incluso cuando empezamos y aún no se generaban utilidades, les pagaba de mi propio bolsillo. Terminé endeudado para que cada quien tuviese el pago más justo posible. Las personas y su calidad de vida son el centro del proyecto.”

Cuando en diciembre de 2011 se dispuso a llevar a la práctica sus estudios teóricos, muchos lo tildaron de loco. Las tierras para trabajar distaban de lo ideal: Era un terreno pedregoso, abandonado por más de 20 años. No había agua corriente ni electricidad. Era, esencialmente, comenzar de cero. Por otra parte, él es un científico reconocido, que ha visitado más de 40 países de todos los continentes y estudió en las principales universidades de su rama en Europa. “Con esa determinación de ser campesino se enterraría en vida”, le advirtieron algunos.

“Muchos me subestimaron. Pensaban que me iba a estancar. Más de una vez escuché que era más útil escribiendo artículos que trabajando la tierra. Pero ¿cómo pararse frente a alguien a indicarle algo cuando tú nunca lo has hecho? Esa era una meta de mi madre: hacer nosotros mismos. Este es un proyecto en su memoria, por eso lleva su nombre.

fernando_funes_en_la_finca_marta_ejemplo_de_agroturismo_y_agricultura_sostenible_en_cuba_3

Foto: Claudia Padrón Cueto

Finca Marta es más que una finca. Es también un destino de turismo agroecológico.

Claudia Álvarez, la esposa de Funes, es la encargada. Después de abandonar su trabajo para la cadena hotelera Meliá, hoy ella recibe a los grupos de turistas que arriban, interesados en visitar un espacio diversificado y ecológico. El agroturismo genera casi el 40 % de sus ingresos.

“Tenemos licencia de gastronomía y, además de mostrar el espacio, ofertamos a los visitantes almuerzo en el ranchón. En el agroturismo, por ejemplo, el potencial es enorme y se revierte en calidad de vida para las personas que laboran en el campo. Si queremos atraer gente a cultivar la tierra, ellos tienen que recibir beneficios. No solo se trata de producir, sino de reinvertir en el propio sistema, preservar el ambiente y crear mejores condiciones para quienes viven aquí”.

Ante el despoblamiento del campo cubano, la propuesta de Funes podría funcionar casi que como un dique.

“Acabo casi de presentar y discutir una propuesta para el Programa de Desarrollo Local con las autoridades del gobierno municipal de Caimito, en Artemisa. Hemos solicitado nuevas áreas de tierras en usufructo para que se establezcan nuevas fincas como manera de incrementar el impacto de lo que hemos logrado hasta ahora. Es un proyecto que discutí en detalle con Fidel. Cuando él estuvo en Finca Marta, se motivó mucho con lo que estábamos haciendo y mostró un compromiso total. Este proyecto contempla áreas que podemos potenciar para mejorar la calidad de vida de todos los involucrados. Entre ellas está el agroturismo (geográficamente pertenecemos a la Zona Especial de Desarrollo del Mariel y eso es una potencialidad) la producción agrícola y su armonía con el medio ambiente además de la educación y la investigación sobre este tipo de sistemas.

—Pero volvamos a los abastecimientos en los mercados, ¿consideras que las actuales regulaciones o topes de precios en el sector agrícola afectan el suministro de alimentos en las ciudades?

—El problema no es la regulación en sí, sino que la regulación tenga sentido, y que sea basada en un estudio o análisis real del fenómeno. Primero pensemos por qué escasean los productos. El precio es un componente más del sistema. El reto está en lograr la suficiente dinámica en los sectores productivo, empresarial, de conservación y transporte. Sin esa cadena de mecanismos, el sector agrícola no funciona. Mientras no se mejoren las condiciones y la tecnología, estas crisis de desabastecimiento se van a crear cíclicamente. Topar no es la solución.

***

“Sigo trabajando desde la teoría, aunque mis manos ya no parezcan las de un científico” – bromea Fernando mientras me muestra las callosidades y cicatrices.

Aunque se fue a la tierra, no “se enterró en vida”, como le habían vaticinado. Ha continuado con su trabajo científico dentro y fuera de Cuba. Y este ha sido su proyecto con mayor impacto mediático; incluso, más que todos sus estudios teóricos.

 
 

12 thoughts on ““La agricultura no necesita producir más…”

  1. Este hombre deberia ser el ministro de agricultura en Cuba…voy mas alla, yo lo propondria para “DICTADOR” agricola en Cuba…
    Se hace lo que el diga respecto a agricultura …sin objeciones.

  2. Muy interesante el articulo , pero me llamo la atencion una cosa.
    Sin demeritar el trabajo agricola que me parece increible y sus ideas sobre las perdidas en la agricultura el menciona que el 40 % de las ganancias vienen de agroturismo y un restaurante que hay alli ?
    Creo que el lo que tiene es una finca con una paladar !

  3. No califica Hector, no es gordo, ni trae guayabera, ni bolígrafos en el bolsillo. Eso sin entrar en el tema del políticamente idóneo.

  4. Saludos a Fernando, Claudia, Fabio y Diego me consta con cuantos molinos de vientos se ha tenido que enfrentar y sobre todo cuanto han doblado el lomo todos para salir adelante, me agrada infinitamente que lo que pareció un desafío inalcanzable se allá convertido en un ejemplo de lo que manos trabajadoras y mentes bien preparadas pueden lograr si se le dan las oportunidades. En la única visita que hice a Finca Martha a principios del pasado año imagínense mi sorpresa de estar presenta cuando desde el ministerio de la agricultura los llamaban porque un grupo de extranjeros querían hacer una visita a la finca Martha, mi pregunta fue no les da pena a las personas que hacen este trabajo en el MINAGRI en ese bunker de concreto e ineficiencia, descubrir que podría ser la agricultura sin ellos o al menos sin ellos metidos en todo, tu madre Fernán debe sentirse orgullosa de ti de tu padre y todos usted, nos vemos pronto.

  5. Un día de vacaciones cada mes suman 12 días de vacaciones.. eso es la mitad de lo mínimo que por ley en Alemania se da de vacaciones.
    Es muy muy poco.. se podría decir que “sus” empleados viven para trabajar.

  6. ¿Quién dijo que todo está perdido? El hombre fue a ofrecer su corazón… y sus manos; y ahí está el resultado. Sin Lineamientos ni Conceptualizaciones que no sean bajar a la concreta: motivar a los trabajadores y aplicar la ciencia, la técnica y el sentido común, además de meter el hombro.
    Este cubano no es el único que ha logrado tremendos resultados en la agricultura casi desde cero, o de menos algo. Ni será el último… siempre que la COMISIÓN DEL OBSTÁCULO no logre interponerse y hacer abortar experiencias como ésta, que no es capitalista ni socialista, ni todo lo contrario, sino, sencillamente, algo racional que beneficia a todo el mundo -menos a la burocracia del MINAGRI (integrante de la Comisión mencionada) que queda puesta en evidencia y casi lista para sentencia.
    ¿Hasta cuándo?

  7. En vez de tener a Don Machado Ventura machucándolo de aquí para allá dando consejos y hablando de proyectos históricamente incumplidos, debieran promover este ejemplo por toda la Isla.

  8. (1) Claro q personas como esta son las q Cuba necesita para salir del bache. Entonces entregarles a dirigentes de la ANAP, del MINAGRI y funcionarios de acopio en municipios, provincias y nacionales, 10 hectareas de tierras a c/u para que demuestren sus capacidades organizativas y las hagan producir.Lo q el pais necesita son gente como Funes que hagan producir, generen puestos de trabajo, paguen sueldos decorosos a sus trabajadores, aporten al erario publico en impuestos, no funcionarios improductivos y gravosos en jeep y boligrafos en los bolsillos.

  9. bien, aprendi la leccion: emigraré a Holanda.
    cuando leo este tipo de articulos solo me queda seguir pensando que en cuba estamos como estamos, mas que por culpa del imperialismo, justo porque a “alguien” le conviene, y ese alguien biene de arriba. nunca entenderé por qué tanto maltrato a la gente y por qué no desean quienes nos gobiernan la prosperidad para su pueblo. sera una pregunta que siempre me haré y tal vez nunca tenga respuesta.

  10. Me parece genial el desarrollo de ésta finca y por ello van mis felicitaciones para [email protected] los que de una forma u otra trabajan en la misma. De ser completamente cierto las cifras que se manejan en cuanto a las pérdidas de productos agrícolas (cosa que se viene produciendo desde hace muchísimo tiempo, me pregunto yo: ¿que pasa con los controles? ¿con el transporte? ¿quienes son los responsables? , ¿hasta cuando se va a permitir que éstas cosas sucedan?, ¿a quién le interesa que ésta situación continúe?, en fin, tendría muchas más preguntas pero no sé cuándo terminaría.

  11. Tengo el honor de concerlo y de ser oyente de sus conferencia , capaz de trasmitir sus conocimientos cientificos y practicos. Sus experiencias les puedes servir a muchos en el pais con caracteristicas similares . Surgieros que los que hablan de la conceptualizacion y los lineamientos aprendan cuales son sus objetivos . Para Fune muchas gracias por trasmitir tu conocimiento , un dia visitaremos tu fincas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *