“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Judíos cubanos apuestan por el deshielo

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Tomado de Aurora

La comunidad judía de Cuba pidió en una carta a sus correligionarios de Estados Unidos aunar esfuerzos para continuar avanzando en la normalización de relaciones entre los dos países iniciada en 2014 y que la Administración del presidente Donald Trump ha paralizado en busca de un mejor acuerdo.

En la misiva, difundida por la plataforma basada en EE.UU. Engage Cuba, el colectivo cubano insta a la comunidad judía de ese país a “trabajar juntos para que nuestros países no retrocedan en lo ya logrado y para asegurar que los pueblos cubano y estadounidense disfruten de un futuro pacífico y próspero”.

El texto está firmado, entre otros, por las presidentas de la Comunidad Judía de Cuba, Adela Dworin, y del Centro Sefardí de La Habana, Mayra Levy, junto a otros responsables de esas instituciones y de las comunidades judías de Santa Clara (centro) y Guantánamo (este).

La carta recuerda que desde su fundación, “la comunidad judía de Cuba ha mantenido lazos de amistad y hermandad con el pueblo judío de EE.UU., incluso en momentos en que no existían relaciones diplomáticas entre ambos países”, reanudadas oficialmente en 2015 con la reapertura mutua de embajadas.

“La unión entre nuestras comunidades fue, en ocasiones, una de las pocas áreas de relación entre el pueblo cubano y los estadounidenses, similar a como ha sido con el pueblo israelí”, prosigue el texto, en referencia a la ausencia de relaciones diplomáticas entre Israel y Cuba.

Los líderes de la comunidad judía de la isla destacan que recibieron “con alegría” el aumento en los intercambios con grupos del país vecino “que han podido conocer y compartir las realidades en las que se produce el desarrollo de nuestra comunidad en la isla”.

Aseguran que tanto en los grupos que les visitan como en la feligresía cubana “existe un deseo permanente de promover el desarrollo continuo de esta relación”.

También recuerda que los proyectos que las sinagogas cubanas tienen en marcha benefician “a las personas necesitadas” de esa comunidad.

En La Habana existen tres sinagogas activas, entre ellas una ortodoxa y, según Engage Cuba, el Gobierno cubano ha apoyado a esta comunidad en los últimos años.

La presidenta de la Comunidad Judía de Cuba, Adela Dworin, señaló que en la isla viven 1.500 practicantes de esa religión, la mayoría residentes en La Habana.

Los judíos de la isla también han recibido respaldo económico de organizaciones de EE.UU. a través de la organización de programas en la isla para la celebración de cenas del Shabat (sábado, jornada sagrada de descanso para el judaísmo), ceremonias de bar y bat mitzvá (iniciación litúrgica del judío en la vida adulta) y campamentos de verano.

Hasta que en 1991 devino en laica, la Revolución cubana que triunfó en 1959 proclamó su carácter ateo y aunque no existía una prohibición expresa de la libertad de culto, la práctica de la religión estuvo perseguida durante décadas.

El presidente Trump promulgó el 16 de junio una orden ejecutiva con medidas que limitan los viajes y los negocios estadounidenses en Cuba, además de condicionar la negociación de un nuevo acuerdo a “pasos concretos” en la isla, como la celebración de “elecciones libres” y la liberación de “presos políticos”.

Esas nuevas medidas no afectan, en principio, a la excepción que permite a los ciudadanos de ese país viajar a Cuba dentro de un intercambio religioso.

 
 

2 thoughts on “Judíos cubanos apuestan por el deshielo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *