“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

¿Hay un bloqueo interno a las inversiones extranjeras?

mariel-zedm-cuba-inversion-alemaniaTomado de OnCuba

Fue Goyo quien me llamó la atención sobre un hecho cotidiano de lo más interesante, me dijo “¿te has fijado en que los P tienen una puerta delantera que tiene dos hojas y que casi siempre los choferes mantienen una de ellas cerrada o la han clausurado?”. Entonces vino la pregunta real: “¿Y cómo es posible si a ellos lo que le conviene es que la gente monte? ¡Qué contradicción hermano hacerle pasar trabajo al que le ayuda a cumplir su propósito!”

Pasa con la inversión lo mismo. En 2016 el crecimiento planeado de la inversión (13 por ciento) fue menor que la de 2015, cuando creció en un 24 por ciento. Pasamos mucho trabajo para materializar nuestros planes de inversión. Tanto la IED como también la inversión nacional. Tiene que ver con muchas cosas, desde deformaciones estructurales no superadas, hasta una cultura y unas regulaciones que muchas veces no acompañan adecuadamente el propósito y limitan el completamiento del proceso inversionista o lo dificultan y demoran demasiado. A veces un proyecto de decenas de millones se detiene por un producto o equipo que apenas cuesta la veinteava parte del monto del proceso, y nuestras empresas y empresarios no pueden vencer la tramitología para resolver en tiempo adecuado esa situación.

Lo publicado recientemente en Cubadebate sobre nuestra Zona Especial de Desarrollo fue quien me trajo a la mente la conversación. Creo que nunca antes se había publicado tan detallada información sobre el proyecto de inversión para el desarrollo más importante que el país ha acometido en los últimos cinco años. A los dueños de ese proyecto –todo el pueblo de Cuba– les hacía falta esa información.

Casi mil millones de pesos invertidos en un pequeño territorio que nos permitirá incorporarnos a una de las ramas más dinámicas de la economía de servicios: la de la logística del transporte de carga; en momentos en que ese negocio experimenta cambios decisivos ante la multiplicación de la capacidad de transportación debido a las nuevas esclusas del Canal de Panamá. Esa “ala” de ese gran proyecto ya está terminada en su primera fase. Es una nueva ventaja que tenemos y que bien explotada deberá ayudar a nuestro desarrollo.

La otra “ala” es la de la Zona Especial. Esa nos debe permitir dar un salto tecnológico, fomentar las exportaciones, generar encadenamientos hacia el sector productivo doméstico y generar más “empleo adecuado” para nuestra población, sobre la base de inversiones con capital extranjero.

Si embargo, desde mi perspectiva, a nuestra Zona Especial le vienen bien las palabras de nuestro Presidente el 27 de diciembre pasado, mismas que ha repetido incesantemente casi en cada una de sus intervenciones sobre la necesidad de actuar de forma más dinámica con respecto a la inversión extranjera. Aquí es donde el “síndrome de la tranquera”, ese que alimenta la hoja cerrada de la puerta del P se hace evidente.

Hace algún tiempo, nuestra prensa ya había publicado que centenares de empresas se habían interesado en la zona. Hoy conocemos que de todas ellas apenas se han aprobado veintitrés contando esta última, que es notica, entre AT Comercial e Iberoestar para suministrar productos al turismo. Por cierto, ojalá que se aprueban tres o cuatro más, al menos una entre ITH y una empresa de logística reconocida y otra entre alguna otra organización cubana y otra empresa extranjera y una entre una cooperativa y una empresa nacional y que todas compitan por el mercado turístico más dinámico del mundo en el año 2016.

Negocios-con-IED

Fuente: MINCEX.

Reconociendo todo el esfuerzo realizado, me llama la atención el tiempo transcurrido para crear las necesarias facilidades de infraestructura que permiten la radicación de los inversionistas.

“Uno de los mayores incentivos para atraer la inversión extranjera es que haya una infraestructura en la Zona con todas las condiciones necesarias que permiten lograr la sinergia entre las diferentes inversiones y los encadenamientos productivos. Recordemos que tan importantes son los incentivos monetarios y fiscales como los requerimientos técnicos de las obras de infraestructura; en eso nos hemos enfocado durante este tiempo”, afirmaba una de los ejecutivos de la ZEDM.

Si una limitante es la ausencia de infraestructuras, entonces, ¿por qué en vez de un concesionario no tenemos dos? ¿O quizás tres? Así compiten entre ellos. Así tienen que demostrar que son realmente buenos construyendo infraestructuras y promoviendo la zona. ¿Deberemos esperar otros tres años para completar las infraestructuras necesarias? ¿Cuánto cuestan las oportunidades pérdidas? ¿Debemos o no cambiar el concepto y el enfoque?

Pensemos en que una de las fuentes de crecimiento del año 2017 y de todos los siguientes es la inversión, la nacional y la extranjera directa.

Podemos hacer una pequeña comprobación. En la cartera de Oportunidades de Inversión publicada en noviembre de 2016 podemos encontrar los proyectos de IED por sectores.

Aunque no tiene por qué ser conclusivo ni existir una relación directa entre una cosa y otra, lo cierto es que aquellos sectores que han sido más proactivos hacia la inversión extranjera directa exhiben algunos resultados mucho mejores que aquellos otros que han sido reticentes a esa política.

Comparemos, por ejemplo, el Turismo y el Azúcar, o el sector de la Minería y la Agricultura o cualquiera que decidamos. El sector agrícola, la construcción, la producción de alimentos, las telecomunicaciones son, hoy por hoy, cuellos de botella para nuestro futuro desarrollo. En ellos la “penetración” de IED es mucho menor que en el Turismo, en la Minería, etcétera.

¿No podemos aprender de la evidencia? ¿Qué más hay que demostrar? ¿Cuántos cursos hay que pasar para darnos cuenta de algo tan a flor piel? Y conste: el sector turístico cubano ha tenido que competir, en desventaja, debido al bloqueo norteamericano y a nuestras propias limitaciones, con países muy bien favorecidos y que tenían muchos años de ventaja en relación a Cuba.

Para 2017 la inversión nuevamente se incrementará respecto al año anterior, con un aumento del 49 por ciento de los fondos que el Estado dedicará a apoyarla. Hasta ahora, la información publicada no nos dice cuanto de ello será inversión nacional y cuánto inversión extranjera.

Hasta el momento tampoco podemos saber cuánto de esa inversión será inversión estatal y cuánto será inversión no estatal. Sería provechoso conocerlo. No obstante, usando las cifras del año 2015 podríamos decir que el volumen de inversiones en el 2016 (si el crecimiento planeado, 13,5 por ciento) se hizo efectivo, debió alcanzar los 6 703 millones de pesos, muy lejos del volumen que realmente necesitamos, que está alrededor de los 14 000 millones anuales, o sea, una proporción de entre el 20 por ciento y el 25 por ciento del PIB.

También es cierto que hoy no sabemos a cuánto asciende la inversión privada en el país, pero es muy evidente que esa inversión se ha convertido en un factor importante que impulsa la demanda efectiva. Solo en el caso de la hostelería, restaurantes y habitaciones privada en renta, esa inversión, sin ser decisiva ni mucho menos, mueve un volumen considerable de recursos. Algunas agencias estimen hoy que Cuba recibe entre 2 500 y 3 700 millones de dólares en remesas.

Algunos economistas cubanos estiman hoy que entre el 30 y el 40 por ciento de esas remesas tiene como destino la inversión privada, pongamos que sean 3 000 millones en remesas y que el 30 por ciento se destine a la inversión, ello significa que alrededor de 900 millones de dólares son invertidos por el sector privado en creación de nuevas capacidades y puestos de trabajo.

¿Cuánto dinero tiene la Banca cubana en cuentas de ahorro hoy? Pues según el Anuario Estadístico de Cuba del año 2015 esa cifra asciende a 23 600 millones de pesos cubanos. Si multiplicamos esos 900 millones de dólares por 25, entonces tendremos uno 22 500 millones de pesos cubanos, casi lo mismo que hay en cuentas de ahorro. Definitivamente no es poco dinero.

Si comparamos esos 900 millones dólares con el volumen de IED ejecutado, alrededor de 400 millones, entonces tampoco parece que sea poco dinero. Pero incluso si reducimos a la mitad esa cifra original de 900 millones, entonces serían 450 millones de dólares, muy parecido a la IED del año 2016.

Sin duda el ejercicio hecho más arriba no es para nada riguroso, pero solo quería llamar la atención de que hoy, cuando hablamos de inversión, debemos considerar todas estas modalidades, donde la inversión privada nacional ha comenzado a jugar también un cierto papel dinamizador como parte de la demanda efectiva nacional y como factor estimulador de cadenas productivas que lamentablemente aún permanecen, en parte o en todo, en circuitos aislados de la dinámica general de nuestra economía.

Así que pensemos en la inversión, pero en toda, en la Inversión Nacional Estatal, en la Inversión Nacional no Estatal y en la Inversión Extranjera Directa y pensemos que debemos tratar de organizar nuestro país y crear las regulaciones necesarias para facilitarla. Hay que lograr abrir esa otra hoja de la puerta delantera de los P.

Sigo estando convencido de que podemos crecer al 2 por ciento o quizás al 1,5 por ciento o quizás al 3 por ciento, porque una parte de lo que necesitamos no son recursos, sino, nuevas reglas de juego (instituciones) incentivos que premien los resultados.

 
 

17 thoughts on “¿Hay un bloqueo interno a las inversiones extranjeras?

  1. Un artículo interesante de Triana (como siempre), pero que solo llega a los que no tomamos decisiones (directas). Parece que nuestros dirigentes se oponen al progreso.

  2. Me gusta muchos sus articulos , pero si siendo èl un asesor de la economia cubana nadie le hace el menor caso que se puede esperar de la demanda del pueblo ? …..se lee en la red muchos artìculos sobre esto pero todo continua inamovible , nadie hace nada por solucionarlo y es por eso que cada vez el pueblo pierde màs las esperanza de esa Cuba mejor ……

  3. Leer cualquier escrito sobre economia de Juan Triana es sencillamente genial. A veces me pregunto porque no se le da mas publicidad a sus trabajos, porque no ofrece mas conferencias sobre el tema..en fin aun cuando el dijo: “Sin duda el ejercicio hecho más arriba no es para nada riguroso”, la verdad es que nos falta mucho para tratar de llegar “al punto de partida”.
    Mis saludos y respetos para él.

  4. nada que, tenemos los pollos, lo que no hay es maíz (ni interes por ofrecer el maiz)
    lo repito, al gobierno e instituciones cubanas hace rato que dejaron de interesarle la prosperidad del pueblo, eso para no decir que rotundamente creo NO LES INTERESA EN LO ABSOLUTO. todo es de a poquito y dicen que cuesta muchoooo, mientras estos aumentan y aumentan la barriga.
    pero tiempo al tiempo, que este paradigma ya esta en decadencia.
    otros, sabran hacerlo mejor

  5. Creo que mas que hacer el proceso lento,,,,se trata de falta de experiencia y no saber cual es el objetivo final en cada negociacion.

    Aqui tienen la respuesta a todas esas preguntas

    “Tenemos un pueblo dispuesto a hacer lo que se le pida, el problema es que nosotros no sabemos qué pedirle; tenemos un pueblo dispuesto a hacer lo que sea necesario hacer por la Revolución, somos nosotros los que no sabemos qué decirle al pueblo que haga.”

    Fidel Castro. discurso 1988 (Hermanos Sainz )

  6. Yo sigo diciento que es política del estado frenar hasta donde se pueda al sector no estatal. En lo particular pienso que para el mantener el poder político en Cuba hay que r por mantener frenado los sectores emprendedores del pueblo. Siempre pienso que una persona econmicamente solvente e indepediente del estado es el principal caldo de cultivo para una oposición seria y consistente. En cuanto a la desorganización que argumenta triana en cuanto la dirección de la economía pasa por la política de cuadros imperante en Cuba, tuve la oportunidad de conocer la famosa escuela superior de cuadros y del nivel y de la preparación que tienen los que pasaron por ahí a capacitarse, personas que ocupan puestos claves en la dirección del país y apenas conocían lo que es internet. Me hago algunas preguntas. Que participación tienen las personas que saben algo de economía, en las decisiones o en la asesoría de las decisiones. Quienes tienen que hacer este tipo de estudio en nuestra economía. Como dice Triana que parte del articulo no ni riguroso. Quien de la dirección del país está encargado de esos analisis rigurosos. Siempre vi aplicar la politica que la persona inteligente que piensa que tiene criterio propio, es creativo, audaz trabajador no era apto para dirigir, primero tenía que ser politicamente idoneo, antes de ocupar algo. Vi como en una universidad tildaban de no adecuados para dirigir un departamento a personas revolucionarias intentegradas al proceso pero no eran militantes PCC. en fin más de lo mismo.

  7. Por que, profesor Triana, la inversion extranjera debe estar limitada a Mariel y no permiten pymes en todas las ciudades de Cuba? Por que el mercado mayorista no lo hace una EE? Que concepto de socialismo tienen nuestros dirigentes que lo impiden?

  8. Lenon si a estas alturas no saben que pedirles al pueblo que haga ,creo que ante tal incapacidad es mejor que permitan al pueblo hacer las cosas por “cuenta propia” …..

  9. Mucha cosa de lo ismo. Mucha burocracia y lo mas triste es que da la impresión de que hay temor. Por què solo Mariel? Lo de Mariel, al Mariel, pero lo de Santiago, Cienfuegos, Holguín, a esos lugares. Triana comenta mucho, analiza, y constantemente plantea problemas, y cuáles son las soluciones que plantea? La inversión privada avanza, pero en los servicios, y en la producción poco o nada. Las miniindustrias locales(provinciales o municipales) como purè, compota, concentrados, excepto honrosísimas excepciones, son pocas y de baja calidad. Ejemplo de buena calidad es D’Ceballos. Otras no trascienden. Las cooperativas de construcción, buenas, para hospitales e instalaciones de otro tipo pero para el que gane 500CUP al mes, se le cae el techo. Hay subsidios (80,000CUP por ejemplo) pero no dá ni para pagar al constructor(cooperativa) para un arreglo. Si busca alguien que sepa le dice a uno que un techo no es negocio, lo de ellos son cosas grandes. Solución(???)

  10. Persigo los artículos de Triana porque-desde mi punto de vista- es el economista que con mayor claridad plantea las cosas por muy espinosas que sean. Me da la impresión de que las autoridades del país no le hacen el más mínimo caso. En cualquier momento “cae en desgracia” y eso sería muy triste. Observen que donde único aparecen sus artículos es en ON Cuba o en el blog de Fernando. Es penoso el hecho de que lo ignoran y ni siquiera se atreven a desmentirlo o polemizar con el.

  11. La metáfora del primer párrafo puede plntearse también con muchos lugares públicos, como hospitales (el Oncológico, por ejemplo), escuelas (la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana) y otros, en los cuales hay varias puertas de acceso –y de ventilación para nuestro clima tan crudo–, y la mayoría está clausurada, lo que causa molestias a la ciudadanía. ¿Será propio de la mentalidad subdesarrollada, de la planificación socialista o qué? Porque lo real es que es una expresión visible de un problema más amplio, el de las mentalidades limitadas y limitantes, que quieren usufructuar pequeños y grandes poderes.

  12. Ese bloqueo es de larga data, así que los signos de interrogación sobran. Es sistemático y pernicioso, y no sólo con la inversión extranjera. Peor que el de los yanquis. Lo malo es que no lo concientizamos sino sólo como “algo que puede estar pasando”. No me considero paranoide, pero es demasiada la evidencia. Sigan el rastro del dinero y van a conseguir a los culpables… si es que quieren hacerlo.

  13. Lenon 7, un ejemplo del “populismo”, Adolf Tump el otro dia dijo algo muy parecido, mas o menos “El poder no se ha transferido de un presidente a otro, se ha transferido al pueblo”, esas frases les encantan al “pueblo”, desde luego que hay muchos con alternativas para los cubanos, pero los que ostentan el poder no estan interesados en revertir el estado de las cosas y haran cualquier cosa por desoir lo que ponga en peligro sus prevendas y poder, y no seran sensibles a resolver la situacion pero son ipersensibles para advertir lo que ponga en peligro su status

  14. Mientras en Cuba se pretenda que el estado sea el dueño principal de los medios de producción y siga explotando asalariadamente a sus empleados, la inversión extranjera que se pretende tendría que someterse a los caprichos inversionistas del estado dueño y aceptar el sistema de contratación estatal. Esos dos factores traban la inversión extranjera. Si se prmitiera la libre inversión con la libre contratación crecería la inversión extranjera, pero a costa de la fuerza laboral estatal, sin la cual el estatalismo asalariado que sustenta el modelo, caería estrepitosamente.

  15. A lo cubano: Triana y todos los demás intentan inventar el agua tibia empleando eufemismos y porcentajes burocráticos, cuando queda muy poco por inventar sobre este planeta. Aquí todo el mundo sabe que cuando se decide hacer una inversión, baja la carta al ministerio en cuestión cursando instrucciones y luz verde, lo demás piscina de leche condensada.
    Telecomunicaciones? Leyó Triana los lineamientos que excluyen a este sector de la inversión extranjera por estar conectado con la defensa?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *