“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
¿Hay solución para la agricultura cubana?
 

¿Hay solución para la agricultura cubana?

agricultura-cuba-tomates-produccion

Tomado de Progreso Semanal

Los últimos habitantes de Cuba que lograron cultivar las cantidades que necesitaban para consumir fueron los aborígenes. Desde entonces hasta hoy, los cubanos han dependido en mayor o menor medida de las importaciones de alimentos para satisfacer una demanda que ha ido, lógicamente, in crescendo.

No lo digo yo, que apenas he sembrado caña y bejucos de boniato en las ya extintas escuelas al campo; lo dicen los expertos, que han analizado cuanta estadística se ha recogido en esta Isla desde los tiempos de la Colonia, solo para confirmar lo que todos hemos sabido siempre: ni en tiempos de vacas flacas, ni en tiempos de vacas gordas Cuba ha conseguido autoabastecerse.

En épocas de dominación extranjera el dato era irrelevante, sujeto como estaba el país a políticas macroeconómicas que la sobrepasaban; pero que en 58 años de soberanía política no se haya conseguido la tan ansiada soberanía alimentaria es ciertamente preocupante.

“Estar colgando de un hilo”, así ha calificado el fenómeno de la dependencia externa la doctora en Agroecología Leidy Casimiro Rodríguez, quien ha indagado no solo en la bibliografía, sino sobre todo en las prácticas cotidianas de una amplia muestra de campesinos cubanos con el propósito de establecer las bases metodológicas para la resiliencia socioecológica de fincas familiares. En otras palabras: cómo los guajiros pueden sobreponerse a la influencia, casi siempre nociva, de los factores externos.

“El desarrollo económico del país depende en alta medida de una mayor producción local de alimentos —sostiene la experta—. Las importaciones de alimentos ascienden anualmente a valores que rondan los 2 000 millones de dólares, una gran parte destinados a la asignación racionada que el Estado distribuye a la población y al consumo social en escuelas, hospitales, círculos infantiles y hogares de ancianos.

“Cada año se incurre en un gasto mayor para la misma cantidad de alimentos, debido al alza de los precios en el mercado internacional y al costo de los fletes, ambos relacionados directamente con el aumento del precio de los combustibles fósiles. Este crecimiento sistemático de importaciones ejerce resultados negativos en el balance de pagos debido a las deficiencias en la oferta doméstica”.

Una oferta doméstica de alimentos que, desde finales de la década de 1980, no ha levantado cabeza como se suponía. De hecho, el sector agropecuario cubano es el de más baja productividad, pues aporta menos del 10 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y emplea a más del 20 por ciento de la población económicamente activa, según un artículo publicado en 2014 por el Centro de Estudios de la Educación Superior.

Todo ello se agrava si se tiene en cuenta una reciente investigación que prueba que, en la estructura de gastos de una familia cubana, entre el 70 y el 75 por ciento se destina a la adquisición de alimentos, una cifra que le pone a cualquiera los bolsillos de punta.

Cuba cuenta con un área de tierras agrícolas de 6 619 500 hectáreas, lo que representa más del 60 por ciento del total del área del país, si tomamos como ciertos los datos publicados por la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI) en 2015.

Sin embargo, la cultura agropecuaria nacional se ha caracterizado por una estructura social agraria en la que ha prevalecido como fuerza productiva el obrero agrícola y no el campesino, el monocultivo, la dependencia de mercados de exportación, la sobreexplotación de los recursos naturales y la importación de alimentos, al decir de Leidy Casimiro en su tesis de opción al grado de Doctora en Ciencias.

Baste para probarlo un ejemplo rotundo: en los llamados años de “mayor desarrollo” en la agricultura cubana, en las décadas del 70 y 80 del pasado siglo, cuando existía una infraestructura de primera en maquinaria agrícola y paquetes tecnológicos, sistemas de riego, disponibilidad y empleo anual de 17 000 toneladas de herbicidas y pesticidas y 1,3 millones de toneladas de fertilizantes químicos; cuando se importaba el 82 por ciento de los plaguicidas, el 48 por ciento de los fertilizantes y más de 600 000 toneladas de concentrados alimenticios para la ganadería; incluso con semejante inyección en vena de recursos para fomentar la agricultura, el 57 por ciento de los alimentos necesarios para el abastecimiento de la población eran importados. Hoy esta cifra ronda el 70 por ciento.

Desde entonces, se incrementó la dependencia externa de alimentos y se agudizaron los impactos negativos sobre los suelos, la biodiversidad, la deforestación extensiva, además de los altos costos de producción, bajos niveles de autosuficiencia, el desplazamiento y la pérdida de valores y tradiciones vinculadas a la vida en el campo y a la producción de alimentos, según ha señalado sistemáticamente el profesor Fernando Rafael Funes Monzote, doctor en Producción Ecológica y Conservación de los Recursos y Máster en Agroecología y Desarrollo Rural Sustentable.

Especialmente nociva para la sustentabilidad alimentaria resulta la degradación de los suelos, un mal que afecta a más del 75 por ciento de la tierra cultivable en Cuba.

A este panorama se suma el tan llevado y traído cambio climático, que ha provocado un aumento ostensible de la temperatura, disminución de las lluvias y, por ende, el aumento exponencial de ese fenómeno extremo que es la sequía.

El propio Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma) ha alertado sobre la desertificación que aqueja al 14 por ciento del país y la salinización que viene minando aproximadamente un millón de hectáreas, ingredientes naturales que, unido a la frecuencia con que embisten a la Isla los huracanes, configura un escenario inestable en materia agropecuaria.

“Cosechamos con el credo en la boca”, comenta Eduardo Martínez, un campesino espirituano que no está muy enterado de investigaciones científicas ni de mapas probabilísticos, pero se sabe de memoria cada recodo de la finca que armó a finales de los 80 para garantizar su sustento y para mantenerse el vicio del tabaco.

Sobre su dependencia a los paquetes tecnológicos y al combustible que, por más que le den en tiempo y forma, nunca le alcanza, prefiere no hablar demasiado, sino de las perspectivas de la producción de alimentos en Cuba, un futuro que él no ve tan claro.

“Yo creo que hay que buscar una fórmula —sugiere— para que el Estado no pague mejor lo que importa que lo que compra a los campesinos de Cuba. ¿Cómo tú vas a beneficiar al productor de otro país, y además tienes que sufragar el precio del transporte, por encima del productor de aquí? Eso no es de una economía que proteja lo suyo”.

En semejante apreciación coinciden guajiros de monte adentro con renombrados agrónomos de academia: si el Estado viene implementando un paquete de medidas que pretenden estimular la soberanía alimentaria, si lo afirma y lo reafirma en una decena de lineamientos, ¿en qué quinquenio se dará por abolida de una buena vez todo tipo de dependencia?

 
 

31 thoughts on “¿Hay solución para la agricultura cubana?

  1. Ya lo dijo el que lo inventó, que de esto sabía demasiado!
    “El modelo cubano ya no funciona ni siquiera para nosotros”

  2. No creo que haya un país en el mundo donde se hablara –y se habla- tanto de producción y productividad como Cuba. Pero en lugar de identificar y atacar LAS CAUSAS del poco éxito en la materia el gobierno se dedicó a proclamar consignas, exhortar, crear sucesivos e ineficaces mecanismos de estimulación, inflar los “logros” y forzar una visión triunfalista del país, con un “a pesar del bloqueo” o un “a causa del bloqueo” como socorridas constantes a la hora de explicar -a medias- algo.
    Eso nos trajo hasta acá y, al parecer, nos va a llevar al “más allá”, porque sigue habiendo la misma falta de sentido común y valentía política a la hora de identificar y atacar las causas de los problemas que nos aquejan.
    Por cierto, vaya paradoja, en los países económicamente exitosos NUNCA se habla de producción-productividad.

  3. Creo que seguimos buscando culpables donde no están: Si tenemos problemas con la vivienda, que malos son los arrendadores, si hay problemas con el abastecimiento alimenticio que malos los carretilleros, si el transpore, los boteros,si los hospitales, la inversión extranjera o cualquier otra cosa que no tenga un culpable interno que no sea de la nomenclatura, que malo el imperialismo y su bloqueo.
    ¿Hasta cuando seguiremos botando el sofá?
    La agricultura nunca abasteció a los habitantes de la isla a pesar de terrenos fértiles y condiciones del primer mundo en un período de esplendor, pero resulta que tampoco antes de la revolución nos abastecía? Tengo que ir a la tumba de mi padre a preguntarle acerca de esto, pq yo na había nacido, pero creo que alguien miente. Al menos la finca de mi abuelo que pasó a ser de mi tío dió comida para toda la familia y mas en período especial. Teníamos hasta frutos que hoy son considerados “exóticos” por lo desaparecidos que están.

  4. En una economía libre, los campesinos son de los primeros en lograr independencia financiera, debido a que producen bienes de primer orden que siempre, siempre se venden bien. Por eso es que en Cuba siempre se les ha mantenido con la rope bien corta, (las tierras en arrendamiento, cero permisos de exportación y demás). A pesar de eso todos sabemos que un campesino que trabaje bien en Cuba y cumpla con todo como Dios manda, no lo matan por falta de una buena cantidad de dinero. Ellos no son el problema, el sistema, en si, desestimula la producción, el hombre tiene que poder ver el fruto de su trabajo en toda su magnitud y eso lo hace crecerse y superarse. Hay que eliminarles las trabas a la importación/exportación de productos y materias primas necesarias (sobre todo los llamados (paquetes tecnológicos). Si no se confía en el hombre, simplemente no se puede hacer la revolución, pq ya eso lleva un error de concepto: ¿Acaso no es la Revolución del hombre y para el hombre?

  5. Que el estado empiece por pagarles a los campesinos cubanos lo que le paga a los campesinos de otros países. Se importan granos, café, huevos, pollo, y hasta azúcar! Todo eso se puede producir en Cuba. Se gastan 2 mil millones en importar alimentos, que se gasten la mitad de ese dinero pagándoles a los campesinos, y que los campesinos con ese dinero puedan importar maquinaria e insumos.

  6. Hay que tener cuidado con lo que se dice. En efecto Cuba ha importado muchos alimentos a lo largo de su historia. Pero, tambien los ha exportado. Recuerde que Cuba era la azucarera del mundo durante una epoca. Eso que significa. Que un elevado porciento de nuestras tierras estaba ocupada por la cana de azucar y es obvio que ahi no se podia sembrar otra cosa. Ademas se exportaba cafe. Ahora, si se han reducido las areas del principal cultivo, es obvio que ahi debio sembrarse otra cosa, no marabu, aunque de este se haga carbon. Es imposible que Cuba sea autosuficiente desde el punto de vista alimentario, dejariamos de comer pan y pastas por razones obvias. Pero por no comprar al campesino el producto de su trabajo a precios justos se ha dejado de producir y acopiar mucho. Recuerden que hace un tiempo comprabamos pulpa de guayabas y mango a Santo Domingo y masa de coco en Sri Lanka segun lei en la prensa oficial.

  7. creo que los 70 y 80 no son el mejor ejemplo para comparar ya que en esa fecha al parecer no hacía falta producir nada, según me han dicho “había de todo y barato” y en grandes cantidades porque en los campos la maquinaria agrícola la lavaban con el combustible porque había más petróleo que agua según dicen algunas historias de la época.

  8. Como funciona el mundo de hoy ningún país es capaz de autosustentarse, en todos lados se importan alimentos y otros productos porque es muy difícil producir todo en un mismo lugar.
    Sin embargo no es menos cierto que el caso de Cuba es crítico y en mi opinión el sistema imperante impide el desarrollo. Si el mundo funcionara como funciona nuestro gobierno, estaríamos en la época de las cavernas en unos años. Me queda el consuelo de que no somos los únicos, hay varios países en esta lista.
    El exceso de control, la burocracia, la corrupción (producto a la burocracia) etc., hace que surjan muchos de los problemas que se plantean en este blog, donde, por ejemplo, vemos que se echan a perder cosechas enteras o qué a pesar de que somos una isla, servir un pescado en una mesa de una familia cubana se ha convertido en una utopía.

  9. Mercy, en muchos países los gobiernos subsidian la producción de algunos alimentos y tampoco aplican impuestos sobre la mayoría de estos. Esta es la “ayuda” que se debe recibir por parte de los gobiernos, pues permite a las familias adquirir productos a costes de producción.
    Más que pagarles “más” a los campesinos (que es en lo que siempre los cubanos pensamos: en pagar más como si imprimir dinero no arraigase problemas), se deben liberar las formas de producción y que los que trabajan la tierra, almacenan, transportan y distribuyen los alimentos puedan ejercer sus actividades sin trabas.
    Aunque esto implique el enriquecimiento de algunos (cosa que no veo mal) el balance de productos y demanda fijarían precios; en fin: libre mercado, que son dos “malas palabras” en Cuba, pero que es lo que ha llevado el desarrollo a los países desde los cuales importamos los alimentos.

  10. Evidentemente, ningun país se autabastece, pero compadre!!. que no tengamos, carne, leche, café viandas y hortalizas !! Le tiran la culpa al bloqueo. blafff!!!. Es el sistema, que somos mas soviéticos que los mismos rusos y por lo tanto, como le copiamos lo malo hace rato que Cuba NO tiene economía y para colmo estamos tratando de inventar un modelo propio . En eso ya todo está inventado, sino miren para China y Vietnam. En esos países los comunistas son los que dirigen la sociedad , pero el sistema es capitalista. Los comunistas vietnamitas le exigen a sus militantes que sean prósperos, no le exigen que sean pobres.

  11. En el Caribe hay ejemplos de islas semejante a la nuestra donde la afectan los mismos huracanes y padecen de la misma forma del cambio climatico y no solo producen lo necesario en la agricultura para los suyos sino que suministran productos a otras islas vecinas, ejemplo Republica Dominicana, los que deciden nunca se han preguntado por que??

  12. Muy cierto que la soberania alimentaria no se ha logrado, pero alguien se ha preguntado si el patron alimentario del cubano comun es posible cubrirlo en el pais: trigo para pan? arroz sin agua para 11 millones de personas, dos comidas diarias? pescado solo en la plataforma? … creo que la solucion no va por ese camino. Hay que producir lo que se da bien aqui, suficiente para exportar y entonces importar lo que no se da bien.

  13. tambien ha habido pesimas politicas de produccion agropecuaria. Por ejemplo, cuantas reses habia en 1959 y cuantas hay hoy. Alguien me dio una cifra un avez pero me costó trabajo creerlo. 1 res percapita en 1959?

  14. Claro que hay solución. Déjenme a mí meter ahí unos cuantos tractores, unos cuantos camiones, importar fertilizante… Dénme un buen pedazo de tierra, y con Bertico y con Tatico, echamos aquello a andar… Yo solo voy a llevar las cuentas.

  15. El mismo viejo algoritmo, si le pagan a los campesinos los millones q se usan para importar alimentos varios campesinos se enriquecerían lo cual será visto como concentración de riquezas y eso no lo vamos a permitir. Ya lo dijo uno por allá arriba, lo mismo q otro por allá atrás, ese modelo, esa forma de pensar, no-fun-cio-na.

  16. Yozime, justamente el miedo de muchos en Cuba es que con la apertura lleguen personas con tus ideas, a hacer dinero sacando cuentas mientras Bertico y Tatico trabajan. Creo que en muchos cubano de a pie tu propuesta despertará la respuesta de un “no gracias, eso ya lo vivimos”. Un abrazo

  17. Fernando (17) pero si esa persona pone las ideas y arriesga su dinero para los tractores, camiones, fertilizantes, etc. Porque no puede ser un inversor? Por que es cubano?

  18. Claro, si Yozime es cubana, por supuesto que habrá rechazo; nadie quiere que un cubano ponga el dinero que hace falta para echar a andar el país. Pero pon que en vez de Yozime, quien ponga el billete se llame Joao, Paco, Francesco, y en vez poner CUC ponga dólares, euros y libras esterlinas, y olvidate de eso que el señor tendrá su firma con su sede en Miramar, con 500 cubanos sudando pa lucharse los kilos

  19. Ni tractores ni fertilizantes ni transgenicos. Con agroecologia se alimenta a toda Cuba mas los visitantes. Eso SI, hay que volver al campo, o hacer granjas verticales. Y dejar de mirar los turistas como salvadores. El guajiro es la “tecnologia cubana de punta” para el presente y futuro.

  20. Ahh y cambiar al Ministro. A Gustavo no le gusta el campo. Y si cada ton de mango cuesta 2100 usd en el mercado mundial (dato de JL Rodriguez), el ministro acaba de botar no menos de 2,100 000 usd este año. Merece que lo manden a… a hacer cajas.

  21. Fernando, compadre, no te me pases ahora de comunista… Los mencionados son mis cuñados… Los dos ocupan cargos en sendas cooperativas agropecuarias, los dos son técnicos medios ahropecuarios, los dos tienen terrenos que sí funcionan… Eso que te digo está hablado y requetehablado, y si no se ha hecho, es porque a la escala que permite un rendimiento adecuado el gobierno no te lo permite, y a una menor escala, ellos mismos lo desaconsejan… Sólo conseguir el petróleo es un problema, el fertilizante se lo tienes que robar al tabaco para echarselo a los frijoles, etc, etc… Como ves las cuentascson importantísimas… Quién va a conseguir los distribuidores? Quién les va a dar los incentivos para que nos compren a nosotros? Quién va a hacer el marketing? Fernando, no te nos contamines con ideas medievales.

  22. Felicito a Giselle por lo documentado de su articulo y a su medio, que por lo menos progresa, el progreso nuestro en agricultura no es ni semanal ni quinquenal, ni decenal porque la cantaleta es la misma desde tiempos fa.
    El sueño de cualquier cubano en una sociedad socialista como la nuestra, es el mismo ya sea el de un taxista, un universitario, constructor, campesino o trabajador de areas verdes. Ademas aspiramos a que sea prospera y sostenible, pero eso es solo en la teoria en la practica no es ninguna de las dos cosas.

  23. Fernando ya los cubanos que podrían decir “no gracias, eso ya lo vivimos”. Si tenían 20 años cuando triunfó Fidel tienen hoy 85 camino de los 90 y a esa edad no se piensa en el futuro, y si los que tienen futuro se lo negamos por un pasado ya muy pasado ¿Qué hacemos? seguir arando con los mismos bueyes que ya sabemos que no dan frutos?

  24. Toda la economia cubana se concatena. Se habla de % del salario, pero seria interesante conocer el dato, por lo menos aproximado, del costo de una canasta familiar en Cuba, para saber cuanto cuesta alimentar una familia en Cuba y el dato exacto de la correspondencia entre salario y alimentacion de una familia.

  25. Hola Euge (13) Eso ya lo hacemos y tenemos gran experiencia por ej , exportamos Langostas y Camarones e importamos el Chicharro para las dietas de los enfermos de colesterol ! Ah , y para las focas del Acuario ! Exportamos azúcar e importamos caramelos , aquí los caramelos no se dan bien , debe ser el clima muy húmedo . Saludos .

  26. Elemental amigos:para desarrollar la agricultura, se necesitan agricultores, deseos de sembrar, sembrar con los medios adecuados, con técnica, con recursos, con tractores … Recoger con gente a las que se les pague como es debido, transportar los productos al mercado sin esperar a que el camion de acopio lo arreglen, que venga de vacaciones en Varadero el distribuidor o se pongan de acuerdo los directivos del MINAGRI, el SDCTO., los CDR y la ANAP para que los tomates ni los mangos se pudran.

  27. Pues lo que se ve claramente es que Cuba no tiene condiciones naturales para un desarrollo de la agricultura… Y que Fidel estaba en lo correcto al apostar por el desarrollo científico y los servicios profesionales como base de la economía…

  28. No Liborio ausente, lo que se necesita para desarrollar la agricultura es agua y tierra fertil… y ambas cosas faltan… a falta de eso se necesitaría tecnología… y al final resulta mas barato importar los productos a paises que si tienen las condiciones…

  29. Si, Yosime Rio, con Betico y Tatico y con unos matones que te aseguren robar el agua que no alcanza y se debe usar prioritariamente para el abasto a la población… Asi es como se hace en muchos lugares, muchos productos para la exportación y la población local no puede acceder ni a los productos, ni tan siquiera al agua…

  30. Ya lo dijo Einstein : “No podemos resolver los problemas pensando de la misma manera “. La contracara de Cuba, para mi, es Israel. Mientras Cuba es un vergel, una isla tropical con una naturaleza exuberante, Israel es un desierto donde hay poquisima agua. Sin embargo Israel, que no puede producir por su clima algunos productos agrarios, produce el 95% de las necesidades alimenticias de su poblacion, y exporta, no solamente productos, sino tambien tecnología agropecuaria. Israel paso de tener 165.000 hectareas cultivadas (1950) a 435.000 en la actualidad (un quinceavo de lo que tiene Cuba).
    Conclusion : A Cuba , Dios (o la naturaleza…) le dieron un paraiso.. a Israel un desierto, pero claro.. a la hermosa isla, la castigaron con otro mal…. que es peor que no tener agua….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *