“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Habla el jefe diplomático de los EEUU en Cuba

9a99740f-54d7-4ab7-bf59-5f808eb9ed8c_w987_r1_sTomado de Temas

Jeffrey DeLaurentis estudió relaciones internacionales en las universidades de Georgetown y Columbia. Como diplomático de carrera, ha representado a EEUU en Naciones Unidas, Ginebra y Bogotá;  y ha desempeñado altos cargos en el Departamento de Estado y el Consejo de Seguridad Nacional, atendiendo el Hemisferio Occidental. Como funcionario consular (1991-93), Consejero Político (1999-2002), Jefe de Sección de Intereses (2014-2015), y Jefe de Misión (2015), ha trabajado más de ocho años en La Habana. Desde el 17 de agosto de 2015, es el Jefe de la Misión de EEUU ante el gobierno cubano.

Esta entrevista exclusiva es la primera que concede a una publicación de la isla.

Rafael Hernández (RH): Embajador DeLaurentis, muchas gracias por brindarnos su tiempo. Mi primera pregunta es sobre su visión general del proceso de normalización entre Cuba y los Estados Unidos. ¿Qué se ha logrado hasta el momento? ¿En que áreas? ¿En cuáles el progreso ha sido menos?

Jeffrey DeLaurentis (JD): Yo diría que las cosas se han movido bastante bien, hemos logrado algunos buenos avances, cuando se piensa dónde fue que comenzamos. En año y medio restablecimos las relaciones diplomáticas; abrimos embajadas, que son pasos muy importantes. También dimos un número de pasos en diversas áreas, beneficiosas para el pueblo cubano y  el norteamericano. Llegamos a un acuerdo sobre un servicio aéreo regular, con rutas fuera de La Habana, y pronto tendremos este servicio regular operando en las rutas a La Habana. Restablecimos el servicio postal directo. Después de tantos años, firmamos acuerdos sobre cuestiones medioambientales, salud, agricultura, cooperación antidrogas. Comenzamos un diálogo respecto a la aplicación de la ley en una variedad de áreas: la seguridad informática, el contrabando de personas, el anti terrorismo, entre otras cuantas cuestiones de tipo técnico. De modo que resulta muy importante que todos estos  asuntos estén avanzando.

RH: ¿Qué ha sido menos fácil resolver? ¿Cuáles cuestiones presentan los mayores desafíos?

JD: Desde nuestro punto de vista, por supuesto, enfrentaremos retos difíciles en la medida que avancemos. Mi opinión es que en el área de derechos humanos es donde tenemos las diferencias más significativas; y también en las reclamaciones (por las nacionalizaciones de propiedades norteamericanas) y sobre el retorno de los fugitivos de la justicia norteamericana.

RH: ¿Prevé usted que pueda haber algún avance en cualquiera de esas esferas antes de que culmine esta administración?

JD: En julio pasado, tuvimos nuestra segunda discusión sobre las reclamaciones. Pienso que habrá muchas más. Es un tema complejo. Espero que tengamos una discusión más antes de que culmine esta administración. Y también esperamos sostener un diálogo sobre derechos humanos aquí en La Habana, con toda seguridad antes de fines de año. Acordamos que lo vamos a sostener. Sencillamente estamos acordando fechas, modalidades, agendas y cosas por el estilo. Y en cuanto a la tercera cuestión, constantemente ponemos ese tema sobre el tapete y lo seguiremos haciendo, y ya veremos a dónde podemos llegar en unos pocos meses.

RH: ¿Qué hay sobre la libertad de viajes, las restricciones impuestas a los viajes a Cuba? ¿Es posible, en términos técnicos, que puedan reducirse las restricciones?

JD: Como usted sabe, bajo las limitaciones del embargo –a cuya eliminación ha exhortado con frecuencia nuestro presidente, pero solo puede eliminarlo el Congreso— hemos posibilitado, mediante una variedad de cambios en las regulaciones, que muchos más norteamericanos vengan a Cuba con el propósito de viajar, en una de las doce categorías admitidas. Ahora los visitantes norteamericanos pueden  planear sus propios programas. Según nuestros cálculos, una cifra cercana a los 500 000 norteamericanos ha viajado a la isla en el último año. Ese fue un incremento considerable. Pero están por ver cuáles decisiones podrá o no adoptar el Congreso.

RH: En áreas  como la información, las telecomunicaciones, el internet, la política declarada por los Estados Unidos ha sido la de mejorar la cooperación.

JD: Sí.

RH: Pero sigue habiendo restricciones para acceder al internet desde Cuba. El gobierno cubano se queja de que cuarenta sitios web importantes para nuestro desarrollo científico siguen bloqueados para las instituciones cubanas. ¿Es posible hacer algo al respecto?

JD: A medida que avanzamos con los diversos cambios de regulaciones que hemos generado, muchos negocios, empresarios y organizaciones en los Estados Unidos siguen aprendiendo al respecto, tratando de entender de lo que se pueden beneficiar, y veremos que las cosas seguirán cambiando en esa dirección. Y esa es la razón por la cual tenemos lo que llamamos diálogos de regulaciones, básicamente entre las autoridades gubernamentales cubanas y las autoridades gubernamentales norteamericanas, para hacer uso de todas las diversas regulaciones y garantizar que aquí haya una mejor comprensión de lo que resulta posible, y para que nosotros tengamos una mejor comprensión de cuáles son las dificultades del lado de las empresas norteamericanas, para aprovechar esos cambios de regulaciones y beneficiarse de ellos. Quisiera ver más avances en todos los aspectos, en la medida en que todos se familiarizan más con este nuevo contexto.

RH: ¿Es lo mismo que pasa con los bancos de Estados Unidos?

JD: Lo mismo.

RH: ¿Con las tarjetas de crédito y de débito?

JD: Sí, absolutamente. Hemos discutido esas cuestiones en los diálogos sobre regulaciones que tuvieron lugar aquí en julio; y también realizamos un par de seminarios en los cuales participaron algunos bancos de fuera de Cuba, algunos estadounidenses y las autoridades de aquí; y hubo otro en septiembre, para –de nuevo— educar a las personas sobre el modo en que pueden beneficiarse de estas nuevas regulaciones.

RH: La migración es una área en la que ambas partes han estado trabajando y cooperando fructíferamente desde hace ya algunos años. No obstante, existen algunos agujeros en esta cooperación. Un agujero importante es el mecanismo legal que facilita el ingreso a cubanos a través de las fronteras mexicana o canadiense y les proporciona el derecho a quedarse, incluso si arriban en bote. Según las estadísticas, el proceso de normalización entre los EE.UU. y Cuba ha sido un factor que incrementó la migración ilegal a través de la ruta Centroamérica-México. ¿Prevé usted algo que pudiera hacerse por la parte norteamericana, o por ambas partes, para hacerle frente a este problema, que no guarda coherencia con las relaciones normales?

JD: Estamos comprometidos –lo hemos estado y seguimos estando— con la migración segura, legal y ordenada. En julio, sostuvimos otra ronda de conversaciones migratorias en las que discutimos algunas de esas cuestiones. Por nuestra parte, estamos obviamente muy preocupados por las personas que se lanzan al mar en un intento por llegar a los EE.UU. Existen varios programas aquí (en el consulado estadounidense en La Habana) según los cuales las personas pueden solicitar la emigración legal. Seguimos esperanzados en que esta situación mejore y también desestimule a la gente para involucrarse en algo así, porque resulta inevitablemente una cuestión de seguridad, expuesta a los traficantes de personas y al crimen organizado. Habiendo dicho eso, no obstante, la Ley de Ajuste Cubano sigue siendo una ley norteamericana en vigor, y la política de pies secos–pies mojados permanece como política norteamericana.

RH: ¿Tiene la rama ejecutiva la capacidad para eliminar la política de pies secos–pies mojados?

JD: Así lo entiendo yo. Pero la política de de pies secos–pies mojados se mantiene como nuestra política.

RH: Hablemos sobre algo que se menciona, pero no se trata en profundidad: la cooperación de los EE.UU. y Cuba con un tercer actor o región. En el pasado, ambos países cooperaron con Haití y trabajaron juntos en la crisis del ébola en África occidental. ¿Ha ocurrido algo en los últimos dieciocho meses entre Cuba y los EE.UU. que involucre a una tercera parte? ¿Qué potencial existe para este tipo de cooperación multilateral?

JD: Tal como usted conoce, existen muchos desafíos internacionales. Creo que esos esfuerzos y procesos que obran en dirección a la normalización seguramente han de contribuir a la construcción de un medio ambiente en toda la región donde podamos todos cooperar más en cuestiones internacionales y regionales. Con toda seguridad, ese es un ambiente que deseamos crear. Diría que desearíamos hacer un poco más en las esferas de la salud, en Haití, en cuanto concluya allí el ciclo interno de las elecciones. Me puedo imaginar a ambos países haciendo cosas juntos en otros lugares. Tal vez en la agricultura, en la preparación para desastres y en una variedad de áreas en las que podríamos estar trabajando con terceros países y regiones.

RH: Desde el ángulo cubano, la percepción que existe es que a veces los funcionarios gubernamentales estadounidenses subrayan que los cambios en Cuba corresponde hacerlos a los cubanos que viven en Cuba. No obstante, otras veces, tal como usted ha dicho, la democracia y la libertad forman parte de la agenda norteamericana. A muchos ciudadanos en Cuba les preocupa la soberanía de su país; y en particular, a aquellos que están genuinamente preocupados por el hecho de que el proceso de normalización EE.UU.-Cuba pueda convertirse en canal de intervención norteamericana en los asuntos cubanos, tal como aconteciera en el pasado. ¿Qué diría usted a esos ciudadanos cubanos que están sinceramente preocupados por su soberanía en el contexto de este proceso de normalización?

JD: Déjeme decir un par de cosas. Afortunadamente, yo estaba aquí el 17 de diciembre de 2014, y honestamente pude sentir que el entusiasmo y casi el apasionamiento eran muy fuertes aquí. La mayoría de las personas desean que los EE.UU. y Cuba tengan relaciones normales. Mi percepción es que la reacción inmediata de la mayoría de la gente aquí fue sumamente positiva. Pasaría de ahí al discurso del presidente norteamericano en el Gran Teatro, donde él expresó de una manera bastante clara que los EE.UU. no tienen la capacidad ni la intención de imponerle cambios a Cuba. No estoy reproduciendo exactamente sus palabras, pero eso fue en esencia lo que dijo. No estaba buscando imponerle nada a nadie. Son los cubanos los que han de cambiar a Cuba. Habiendo dicho eso, no obstante, expuso sus propios puntos de vista sobre la importancia de la democracia y de los asuntos relacionados con la democracia, que han ayudado a los EE.UU. a desarrollarse y a mejorar. También expuso las dificultades y retos que enfrentamos. Pero fue a través de la democracia que fuimos capaces de avanzar y resolver algunos de ellos. Por ello, no creo que los cubanos deban estar preocupados al respecto. Reconocemos que tenemos muchas diferencias sobre el modo en que organizamos nuestras sociedades, pero hay muchas cosas que compartimos. Y muchas cosas que podemos hacer juntos para beneficio del pueblo cubano y del norteamericano.

RH: ¿Que esperaría usted en términos de este encuentro entre nuestros dos pueblos? Usted mencionó que 500 000 norteamericanos visitaron Cuba el año pasado. Quizás este año sean más. En cuanto a este encuentro de pueblo a pueblo, ¿qué espera usted en términos de intercambios, de interacciones culturales, de comprensión y de confianza entre los dos países?

JD: Obviamente, el contacto pueblo a pueblo está alcanzando el nivel de una actividad que contribuya a que ambas sociedades comiencen a interactuar de manera amplia y abarcadora por largo tiempo. El contacto que tienen ambos pueblos les permite aprender recíprocamente sobre sus países y nos permite a ambos laborar juntos por conseguir nuevos y grandes frutos en el terreno de la salud o en otros, cuya ampliación hemos visto –y esperamos ver más— en la cooperación académica y cultural, esferas que, según creo, son beneficiosas para ambos países. Y creo que ambos países tienen mucho que aprender el uno del otro.

RH: Usted ha vivido en Cuba ya algunos años.

JD: Sí.

RH: En más de una oportunidad.

JD: Sí. Esta es la tercera.

RH: Usted ha estado en contacto con el pueblo, la sociedad y la cultura de Cuba; con el modo de vida cubano. ¿Cuáles, diría usted, personalmente, son las lecciones que pueda aprender un norteamericano sobre nosotros, los cubanos?

JD: Esa es una buena pregunta.

RH: Fue su propia pregunta.

JD: Sí, fue mi pregunta (sonríe). He aprendido mucho sobre la cultura cubana, sobre el país. Y lo que más he aprendido es que los norteamericanos y los cubanos tienen mucho más en común de lo que piensan. Y a veces –no siempre, pero en ocasiones— he llegado a la conclusión de que los cubanos probablemente tienen mucho más en común con los norteamericanos que con otros latinoamericanos. Eso me sorprendió cuando llegué aquí por primera vez, en 1991. Pero sigo viendo evidencias de ello. De nuevo, quiero reiterar algo de lo cual estoy convencido: reconociendo nuestras diferencias y tratando  de resolverlas de un modo respetuoso, tenemos mucho que compartir. Y también me parece que si las personas disponen de más espacio aquí –y sé que ese proceso está en curso — la innovación y la creatividad serán muy absorbentes.

RH: Muchas gracias por su tiempo, embajador, y por sus palabras en esta entrevista.

 
 

16 thoughts on “Habla el jefe diplomático de los EEUU en Cuba

  1. yo ya lo habia descubierto: el pueblo cubano ama al pueblo Yuma….no quiere ser colonia,pero los quiere cerquita.Y el carino es reciproco,los Yuma,aman a los cubanos,les parecemos ingeniosos,dispuestos,emprendedores,alegres…,en fin,hacemos muy buena pareja..!!

  2. Bueno,voy a rabajar…Walmart ,no cree en intelectualidades !!! Tranquilos todos,la fiera esta despertando….take care !! Los universitarios estan repudiando a los Yankys…esos mismos estaran reclamando y peleando en la Yuma dentro de poco (si Dios quiere)…diciendo que alla si estaban bien y los Billes y las rents aca en Miami estan muy caros…ja,ja…Ay !!! los cubanos !!!Hay que quererlos mucho para aguantarlos …chao.

  3. Si analizamos los discursos de Mr. Obama y la actual política exterior de USA hacia Cuba podemos apreciar que hay un cambio grande. Obama ha iniciado pasos para relajar el embargo, pero sin embargo en Cuba siguen las mismas restricciones (o más). Es verdad que esos pasos son tímidos y todavía el embargo afecta al pueblo cubano pero en Cuba se tiene que aprovechar (y rápido) esta oportunidad histórica pues si sale otro presidente que no sea Sra. Clinton se van a joder las cosas de nuevo. Hay que lograr llevar este pequeñito relajamiento del embargo a un punto de “no retorno”
    En la política hay que ser practico, el Congreso no va a quitar el embargo por la cara linda de los cubanos. Tiene que haber cambios en la isla, cambios no quiere decir humillarse o someterse al “imperio”, cambios es mejorar la vida de los cubanos: permitir internet, quitar restricciones, dar libertad a los negocios privados, etc. Si en Cuba se toman medidas como estas (que no creo que tengan costo político alguno ni que tengan relación con el embargo) quizás Mr. Obama tenga algo que mostrar al Congreso para que empiece el desmonte real del embargo.
    Si aquí en Cuba tratamos de seguir con la desconfianza, buscando intenciones ocultas de los americanos jamás podremos mejorar las condiciones de vida en la Isla. Los cubanos somos bastante inteligentes, orgullosos y nacionalistas para permitir que otra nación venga a “meternos el pie”; pero por favor, dejen al propio pueblo decidirlo, que ningún político de pacotilla de Cuba o USA quiera decidirlo por nosotros. Como bien dice Mr. DeLaurentis: “los norteamericanos y los cubanos tienen mucho más en común de lo que piensan”, nos unen fuertes lazos históricos y culturales por eso soy optimista en mejoramiento de las relaciones CUBA-USA, siempre y cuando alguien en cualquiera de las dos orillas, no meta la pata.

  4. Hay que ver los ultimos pasos de Obama antes de Enero de 2017, Puede haber sorpresas, y quizás sean agradables. Hay que aprender de los colombianos, debe haber confianza y eliminar odios que no fomentan desarrollo.Los machacantes “anti Castro” deben dejar sus odios para el cafe con leche y los Revolucionarios avanzar en el fomento de nuevos pasos, que no atentan contra la soberanía y pueden brindar frutos. Saludos.

  5. Baracoa (4) : haste que,en nombre de no se que potestades,los Iluminados y sus mejores dejen de creer que solo ellos son cubanos y tienen derechos,la guerra civil,ahora acallada,segira en Cuba.Cuba es de todos los cubanos ….Ya aparecio Luis Sexto ?,ya vino de Holguin ??

  6. (5)Guerra civil? Los que Ud. llama “Iluminados” tienen la potestad porque se la dió el PUEBLO. Ud. no da otra cosa que odio. Cambie, le conviene, y así tendrá espacio aquí, no desde la barrera.

  7. Baracoa (6): como se atreve a hablar de odio ??quienes llevaron el odio al pueblo cubano ?El odio como sistema,como arma de lucha,de dominacion ?? Sea consecuente,usted juro miles de veces(como todos ) : seremos como el che !!Se puede aplastar a la gente,pero no se podra,despues quitar la presion,pues saltaran como un muelle…Fisica elemental : a una accion,una reaccion !!Al pueblo de Cuba no se le consulta hace mucho,mucho tiempo….desde que salio carlos Prio Socarras,todo lo demas es oscuridad,opresion !!!!Eso es historia,aunque los revolucionarios solo leen la historia que le gusta !!

  8. Baracoa(6 ) : por si no se ha enterado,el motivo de la huelga de hambre de farinas,era ese: Que yo pudiera ir a mi Pais a hablar lo qoe me diera la gana y no me entraran a palos !!!Pero dicen los que dicen,eso es cosa de agentes yankys,vendidos al Imperio…dime tu !!!Sabes algo de Luis sexto ??

  9. (8) nada mas que sigue con lo mismo. Si Ud. fuera negociador colombiano jamás se hubieran firmado los acuerdos de paz.Morirá encasquillado, y es una lástima pues domina muy bien la física elemental.Ah! y no seremos como el CHE, SOMOS COMO EL CHE. Por eso gente como Ud.ni deberían tenerse en cuenta, pero como estimo que este blog lo leen personas civilizadas es que le respondo de manera final.

  10. Baracoa(() : precisamente,esta es la tragedia cubana,con quien hablamos ? Quien oye a quien ?? El gobierno cubano y sus acolitos,no reconocen ninguna voz que no sea la de ellos….los Mejores,los Patriotas,los tros,no importan mientras se mantengan callados,dejalos ahi,por ahi !!!Hablan con los chinos,ls rusos,los ironies,los USA,el Papa,pero nunca con un cubano de otro pensamiento !! Usted no lo habia notado Baracoa ??De verdad piensan que ellos son los duenos de Cuba ??

  11. Fernando,si va a empezar a censurar,diga que se puede decir y que no,por favor.Blogs censurados son los que se sobran en Cuba y para Cuba !!!Yo le ofrezco mi efficency,es lo que le puedo ofrecer !!

  12. (10) En la forma y contenido de lo que Ud. dice, es dificil que alguien lo oiga. Lo mismo le pasa a otros como Ud. Polemice, dialogue,pero con cordura. Your “efficency” is very weak.Try another language. JEJE Greetings.

  13. Baracoa (13) : si para dialogar,para hablar,hay que decir en forma y contenido solo lo que nos den permiso para decir,eso no es dialogar,discutir…eso es repression,no se da cuenta …..o si se da cuenta y le gusta asi ??

  14. ja! la respuesta del embajador a nosotros los “cubanos sinceramente preocupados por nuestra soberania” es como para preocuparse aun mas, creo que en este punto el entrevistador puso al descubierto la hipocresia de la política del gobierno de EEUU para con la isla.

    Es una salacion.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *