“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Gibara en festival

festival-cinepobre-gibara1

“Convocamos a la segunda edición del Festival Internacional de Cine de Gibara para abril de 2018”. Fueron las palabras que se le escucharon decir a Jorge “Pichi” Perugorría junto a los más importantes invitados que en apenas una semana se ganaron el cariño del pueblo gibareño, Victoria Abril, Benicio del Toro, Pancho Céspedes. Un coro gigante integrado por las actrices Mirtha Ibarra y Coralita Veloz y por muchos de los organizadores cerró el concierto de Isaac Delgado mientras una multitud aplaudía, cantaba y bailaba en la Plaza Da Silva.

Se apagaba así la pantalla de un festival que desde el pasado domingo 16 de abril convirtió a la Villa Blanca de los Cangrejos en un gran escenario de las artes, que es a ciencia cierta en lo que deviene esta cita del séptimo arte, ahora con nombre nuevo, con nuevas propuestas pero con las mismas esencias del festival que fundó Humberto Solás hace ya más de una década para convertirse en el eterno padre de una ciudad cálida de temperatura y espíritu y que posee como tesoro más valioso la cordialidad y sencillez de sus hijos.

La noticia de que el festival dejaba de ser “Cine Pobre”, más que un concepto, una filosofía aportada por Solás, preocupó a todos. Vamos a abrir el diapasón, es una posibilidad para que lleguen a Gibara muchos más títulos, lo que sí nunca vamos a descuidar será la calidad de estos, dijeron los organizadores cuando se dio a conocer la noticia.

Todo fue preparándose y el domingo 16 inició la esperada fiesta con el pueblo de Gibara dándole la bienvenida por sus calles a una cita que ya es imprescindible para la vida de esta hermosa ciudad costera. Pichi, recibía profundamente emocionado junto al gibareño Manuel Marrero, ministro del turismo, la distinción 200 Aniversario de Gibara, mientras el pueblo cantaba ¡Viva Gibara, Viva Gibara, la Villa blanca de los cangrejos, la perla hermosa de nuestro oriente…!

Un momento también verdaderamente emocionante, fue cuando las actrices Eslinda Núñez y Adela Legrá y la familia Solás, recibían en medio de ovaciones el Premio Lucía de Honor, uno de los aportes al nuevo formato del evento. Dos documentales, “Eslinda Núñez, Premio Nacional de Cine” y “Manuela, el rostro rebelde del cine cubano”, pusieron de pie a los espectadores en el Cine Jiba.

Por si fueran pocas las emociones de la noche inaugural, el cantautor cubano Pablo Milanés, regaló a Gibara un concierto que caló en lo más profundo de cada uno de los miles que fueron a disfrutar de la música del autor de emblemáticos temas como Yolanda, El breve espacio en que no estás, Yo no te pido. Pablo compartió con el público su más reciente estreno Vestida de mar, dedicado a La Habana, e interminables aplausos despidieron a un artista cuyas canciones parecen no envejecer.

Los días y las noches se hacían interminables, acababa una propuesta y empezaba otra, muchas cosas ocurrían a la vez y en medio de tanta alegría el cine como escenario principal siempre abierto. Cada material era una nueva aventura, los amantes del séptimo arte saciaban la sed cinematográfica. Casi un centenar de obras entre largos y cortos de ficción, documentales, una muestra europea y materiales realizados con el valioso apoyo del Fondo Noruego para el Cine Cubano pudieron verse.

No faltaron las presentaciones especiales para filmes como Despido procedente, protagonizado por el actor español Imanol Arias, quien literalmente desde que llegó a Gibara se echó en un bolsillo al pueblo con el carisma y su don de hacer reír. Lo mismo pasó con Victoria Abril, quien se declaró Madrina del Festival. A esta Chica Almodóvar la vimos grande como siempre, en la cinta Nacida para ganar. Otro que recibió el cariño y la admiración de Gibara fue el puertorriqueño  Benicio del Toro, con él Hollywood tiende un puente con la bicentenaria Villa Blanca. Ante un Cine Jiba repleto, presentó su más reciente trabajo, Sicarios, triller con excepcional fotografía y exquisito sabor a documental.

En especiales se convirtieron los estrenos en Gibara del documental Pablo Milanés, de Juan Pin Vilar, y Últimos días en La Habana, del mítico cineasta cubano Fernando Pérez. Filmes que con alto vuelo artístico, presentan aristas dolorosas de la Cuba posterior al triunfo de la Revolución.

Alguien decía y no le faltaba razón, que todavía se pueden  aprovechar mucho más las propuestas cinematográficas que trae el Festival, que al fin y al cabo tendrá que ser siempre el plato principal de esta fiesta, como también lo ha de ser, sobre todo para estudiantes, jóvenes, actores, cineastas… los paneles teóricos esta vez conducidos por el periodista, escritor y crítico Reynaldo González, Premio Nacional de Literatura.

Fieles al legado que dejó Humberto Solás, el Festival volvió a abrazarse a las artes plásticas, la danza el teatro. Exposiciones de Vicente Rodríguez Bonachea, con su diáfana obra. Otra, Cuba Iluminada, el resultado de seis años de trabajo del fotógrafo español Héctor Garrido, con instantáneas hechas a notorias figuras de la cultura cubana. También cubrieron espacios en Gibara, Lucía, expo fotográfica con imágenes hechas durante el rodaje de la película; y la expo-performance Fashion Art, del diseñador español Manuel Fernández, con piezas de notables pintores cubanos, entre ellos del propio Jorge Perugorría.

También comparten con el espectador gibareño artistas como el norteamericano Peter Nadin, Eduardo Abela, Cuty Ragazzone, Joan Valdés Cárdenas, Ernesto Rancaño, Yasbel Pérez, Arles Del Río, Martínez Ávila y Rafael Pérez Alonso, creador de la escultura que representa el Premio Lucía.

Las artes escénicas otra vez dejaron su huella en el Festival, y mucho más en el público. Con la fuerza y entrega, y el prestigio que su directora, la maestra Maricel Godoy ha conquistado junto a sus bailarines llegó Codanza que en este 2017 celebra su 25 aniversario. Cada día una presentación distinta acaparó la atención del público.

Mientras el Teatro Colonial reabre sus puertas, la Casa de la Cultura sirvió de escenario para que Jorge Enrique Caballero nos presentara al campeón de campeones Kid Chocolate y el holguinero Trebol Teatro, dirigido por el joven dramaturgo Yunior García, pusiera a la valoración de Gibara su multipremiada y bien acogida por público y crítica Jacuzzi.

La música, como año tras año vuelve a robarse el show. Cada noche la Plaza Da Silva presenta en su escenario a músicos preferidos por el público como David Blanco, Athanai, el Dj Iván Lejardi, Andrés Levin, Kelvis Ochoa y David Torrens. Cada concierto es tan especial como el de Pablo Milanés y el de Pancho Céspedes.

Los días se fueron volando, llegó el sábado 22. Como ha sucedido cada año en coordinación con los Comités de Defensa de la Revolución, otra vez las comunidades gibareñas abrieron las puertas de sus humildes hogares y de sus grandes corazones a los delegados del festival, el intercambio deja abrazos, risas, lágrimas, fotos y vecinos y delegados disfrutan de los platos típicos de la localidad.

Llega la noche. En el Cine Jiba no cabe un alma, cientos de gibareños en la puerta tratan de entrar a la gala de premiación. Codanza abre la celebración, en la pantalla corren pequeños y cómicos materiales filmados durante los días del festival. En medio de aplausos y el público de pie, se les rinde homenaje a los primerísimos actores Mario Limonta y Mario Balmaseda.

El actor Vladimir Cruz conduce la premiación. El Gran Premio Humberto Solás de Cine en Construcción es para La Torre, del colombiano Juan Moreno Múnera. Los Premios Lucía —otro aporte del nuevo Festival— son dados a conocer entre aplausos, chiflidos y gritos de ¡Bravo! El de Mejor largometraje de ficción es para La puerta abierta, de Marina Seresesky, España, filme que le permite a la española Carmen Machi obtener el Lucía en la categoría de Mejor actuación femenina por su magistral interpretación, mientras que la Mejor actuación masculina se les entrega en igualdad de condiciones a Jorge Martínez y Patricio Wood por su excepcional actuación en Últimos días en La Habana, de Fernando Pérez.

El de Mejor cortometraje de ficción lo recibe La costurera, de la joven realizadora holguinera Rosa María Rodríguez Pupo. El lauro de Mejor director de Cine favorece a Isaki Lacuesta e Isa Campo por La próxima piel, de España. El Mejor Largo Documental es para “Pablo Milanés” de Juan Pin Vilar, un material tan bello como estremecedor y el Mejor Corto Documental lo recibe En contra del viento, de Lenia Sainiut Tejera, de la Televisión Serrana, quien además por este excelente trabajo recibe también el Premio de la Federación Nacional de Cineclubes.

Otros reconocimientos llenaron de emoción a quienes lo recibieron junto con el aplauso de los gibareños. De la gala de premiación todos para la Plaza Da Silva. Allí una multitud para a la manera de la música decir adiós al Festival. El actor Renecito de la Cruz —anfitrión del Festival— anuncia a Nube Roja que llega con su contagioso ritmo juvenil.

Le sigue el Chévere de la Salsa Isaac Delgado e invitados de lujo como el maestro Eliades Ochoa y Descemer Bueno, la plaza se hace pequeña para tanta alegría. Unos bailan, otros prefieren disfrutar de la gastronomía local, no falta la refrescante cerveza Cristal, las horas pasan volando y casi a las dos de la madrugada Pichi anuncia: “Convocamos a la segunda edición del Festival Internacional de Cine de Gibara para abril de 2018”.

 
 

4 thoughts on “Gibara en festival

  1. Buena reseña. Felicidades a los GIBAREñOS y a los promotores. Buen ejemplo de lo que se logra cuando se quiere. Saludos.

  2. Estuve toda la semana disfrutando el festival! para mi sorpresa, el concierto que mas disfruté fue el de Athanai. Qué energía tiene! ojalá pudieramos verlo más!! dónde se mete!?

  3. No soy rockero y no sabía que pudiera disfrutar tanto! un gran musico y genial su comportamiento en el escenario, por mucho fue el mejor concierto de Gibara!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *