“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

¿Gana Airbnb con las restricciones de Trump al turismo en Cuba?

Las restricciones a Cuba que implementó ayer jueves el Gobierno de EE.UU. ―tras haberlas anunciado el miércoles de esta misma semana― favorecerían a la popular compañía norteamericana Airbnb, que tiene una creciente presencia en la Isla, pues Cuba figura como uno de los mercados de más rápido crecimiento de la compañía estadounidense.

Un reporte reciente de la cadena ABC señala que los norteamericanos que no viajen a la Isla con un grupo organizado, pueden utilizar una categoría llamada “apoyo al pueblo cubano”.

Hay que recordar que sigue siendo ilegal que los estadounidenses visiten Cuba solo por turismo, aunque en la práctica muchos lo acaben consiguiendo a través de alguna de las doce categorías que Barack Obama estableció, y en la que se incluye como una de ellas la citada.

Por tanto, como el objetivo sería ayudar directamente a las empresas privadas y no pagar los hoteles del Gobierno, quedarse en un Airbnb contaría como una forma de apoyo al pueblo cubano.

No obstante, el simple hecho de hospedarse en un Airbnb y comer en restaurantes de propiedad privada no sería suficiente para calificar en la categoría de “apoyo al pueblo cubano” y justificar de ese modo un viaje a Cuba.

Las restricciones subrayan que se debe disponer de un “cronograma de actividades a tiempo completo”, que incluya un contacto “significativo” con el pueblo cubano, apoye a su sociedad o promueva su “independencia de las autoridades cubanas”.

No obstante, Airbnb sigue confiando en sacar ventaja de las nuevas medidas. En un comunicado difundido por The Hill, explican que: “Airbnb se fundó con la creencia de que viajar ayuda a romper las barreras entre las personas y los países y contribuye a una mayor comprensión del mundo”.

Y añaden: “Apreciamos que los anfitriones sigan teniendo la oportunidad de compartir su espacio y que los invitados puedan continuar visitando la Isla. Los anfitriones en Cuba han recibido invitados de todo el mundo y estas regulaciones permitirán a Airbnb seguir apoyando a los cubanos individuales que comparten sus hogares”.

Desde que Airbnb comenzó a operar en la Isla, en la primavera de 2015, se han incluido al menos 22 mil habitaciones cubanas en el sitio de reserva de viajes, y se han pagado 40 millones de dólares a personas cubanas que compartían su casa. A ello se suma que alrededor del 35 % de los huéspedes de Airbnb de Cuba son estadounidenses.

 
 

6 thoughts on “¿Gana Airbnb con las restricciones de Trump al turismo en Cuba?

  1. Aunque es cierto que aún airbnb no se ha perdido como opción para los arrendadores en Cuba las reservas de alojamiento  se han reducido en el mejor de los casos hasta el  50 % en un mes como noviembre que tradicionalmente fue temporada alta de turismo Es evidente que las recientes medidas han sido un duro golpe para las casas de renta y todos los que dependen de este negocio No son pocas las personas que han visto disminuir considerablemente sus ingresos.  El alquiler en alojamientos privados depende de los turistas individuales no de grupos. A juzgar por la retórica y lo implementado si  “nuestros amigos ”  continúan ayudándonos bien jodios’ vamos a estar. Hay una tendencia de alguna prensa a minimizar el efecto de las medidas en el sector privado y no es así. Nos afecta muchísimo

  2. Hay que darle tiempo al tiempo, pero creo que si que nos van a joder a los anfitriones de Airbnb en Cuba. Aunque hay un americano que viaja mucho a Cuba y leyo en detalle y explica lo que publico la OFAC a Cuba y dice en su blog que todavia hay una licencia que puede ser usada como “People to people” o sea por individuos que viajan sin eso de ir en grupos.Lo jodio de todo es que esto crea insertidumbre que hoy en nuestro peor enemigo en esto de rentarle a los yumas.

  3. Y esperemos que si el gobierno ve que el negocio de renta de las casas privadas va en ascenso, no arremeta contra este y lo persiga, para así dar espacio a que todos los turistas tengan por obligación que quedarse en un hotel. Eliminando así la competencia. Suena loco pero existe la posibilidad, dados los precedentes existentes.

  4. Fernando y se sabe algo de las licencias? ya han pasado varios meses y aun nada,sigue congelada la medida. Esto al cubano de ¨a pie¨ le afecta muchisimo mas que lo que diga la OFAC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *