¿Está vigente el pacto social? | Cartas Desde Cuba por Fernando Ravsberg
“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

¿Está vigente el pacto social?

Tomado de OnCuba

Vivir un proceso revolucionario es una aventura inolvidable. Los que han brindado sus años de lozanía a la transformación social y al montaje del nuevo proyecto de país, esperan a cambio de sus pérdidas y sacrificios algunos resultados, sobre todo que beneficien a las nuevas generaciones, donde se encuentran los hijos y los nietos de los hacedores de la nueva cultura.

Nunca entendí que el agradecimiento debiera ser lo único que nos conectara a los que dieron su vida por la Revolución. Mi padre, que fue un luchador de la clandestinidad del Movimiento 26 de Julio, en los barrios de La Habana a fines de los años 50, repetía que él no había hecho nada para que se lo agradecieran.

La Revolución cubana se hizo para que cambiara el país, su política, su economía, sus relaciones de poder, sus relaciones exteriores, su manera de hacer arte, de producir la vida espiritual también.

Crecí admirando a todos los que murieron por la libertad, pero no creí jamás que debía solo darles las gracias sino seguir su legado.

En 1968 Fidel dijo en Demajagua que la Revolución cubana era una sola desde 1868 hasta el presente, pero los jóvenes de mi generación, nacidos en los 70, nos hemos encontrado con muchas trabas para cambiar todo lo que debe ser cambiado.

Contra la idea de Fidel muchos funcionarios cubanos repiten, dentro y fuera de nuestras fronteras, que la Revolución lo hizo todo, que todo fue logrado en 1959.

Nos preguntamos entonces ¿la Revolución continuó o no lo hizo, después de los años intensos de los 60? ¿Qué ha significado para los nacidos en los 70 ser revolucionarios si ya todo se había transformado con el triunfo y unos pocos años más? ¿Cómo ser revolucionarios en Cuba en 2017 sin ser tachados de centristas, reformistas, neo socialdemócratas, anexionistas, hipercríticos?

¿Por qué nadie recuerda que la Constitución de la República nos ordena a usar la crítica y la autocrítica como principio de organización y funcionamiento del Estado y a esto le llama democracia socialista? ¿Por qué no nos llaman demócratas socialistas cuando cumplimos el mandato constitucional?

Los que hemos aceptado el pacto simbólico de vivir en y con la Revolución cubana, aunque esta hace mucho tiempo se haya convertido en Estado, en Gobierno y en Administración Pública, con todos los vicios que esto conlleva, hemos aceptado algunas cláusulas del contrato original, que nos parecieron dignas, humanas, justas y hermosas. Entre ellas, preferir la solidaridad a la competencia del mercado, la paz a la guerra, ser no alineados que pertenecer a un bloque militar, ayudar al Tercer mundo porque pertenecemos a él, preferir la frugalidad al derroche, amar la imagen de los niños y niñas en las escuelas y nunca en las calles pidiendo dinero en las noches.

Pero el pacto que aceptamos también incluía vivir en una república en democracia, en un Estado de derecho, en un socialismo donde no se diluyera la libertad. Es decir que no aceptamos el despotismo, ni la impunidad, ni la falta de transparencia de la actividad de los funcionarios públicos, ni la pérdida de espacios de participación popular, ni el desprecio de la ley por los burócratas, ni la ausencia de pluralismo político.

Otras zonas del pacto no han sido renovadas. Los que aceptamos vivir en revolución no aceptamos por eso vivir en silencio ante la ineficiencia estatal, la corrupción o la pobreza creciente de nuestro pueblo.

Tampoco aceptamos con nuestra primera anuencia que lo ganado se enfermara y decayera, como la calidad de la educación y de la salud, públicas, que no se parecen en nada a aquellas que disfrutábamos en los años 80, cuando éramos felices y no lo sabíamos.

El pueblo de Cuba que ha querido vivir en una revolución para superar los años tristes del capitalismo neocolonial, no entiende cuándo fue que nos preguntaron si estábamos de acuerdo en aceptar inversiones extranjeras que disminuyeran nuestra propiedad social; cuándo fue que nos preguntaron si aceptábamos contratar mano de obra de la India antes que cubana para construir nuestros hoteles; cuándo fue que nos preguntaron si aceptábamos sacar del concepto de prosperidad el uso del papel sanitario, del queso amarillo, del Internet de banda ancha.

El pacto social revolucionario debe ser puesto al día.

Del lado de la administración no aparecen propuestas nuevas que nos hagan ilusiones; y a nosotros nos piden el mismo esfuerzo, la misma tolerancia a vivir con veinte dólares mensuales, la misma aceptación de un transporte público que no nos lleva a ninguna parte, de una alimentación apenas humana, el mismo silencio como prueba de nuestra confianza en un sistema que no nos habla de frente ni nos pide permiso para subir precios y desaparecer productos del mercado, para siempre.

Nuestro pacto es otro, algunos de nosotros, que aceptamos vivir en revolución, verificamos un contrato más rico, que traía consigo el derecho humano a pelear por la libertad, por la república, y por la democracia.

Nosotros hemos aceptado un pacto que nos hace responsables del futuro de Cuba, y para empezar nos obliga a pensar, a decir, a organizarnos y a luchar por la justicia.

Nuestro pacto no puede ser un documento viejo y de museo, debe servir y cuadrar a las nuevas generaciones, debe dar esperanzas a los viejos y a los nuevos, debe abrir el camino a una revolución más grande.

No es tiempo de aceptar un pacto lleno de deberes y al que cada día se le desgaja un nuevo derecho.

 
 

21 thoughts on “¿Está vigente el pacto social?

  1. Hay algo que no ha cambiado desde enero de 1959: el deseo de hacer fracasar al intento soberanista. Mientras haya una amenaza real y fuerte de acabar con la soberania, las libertades individuales estaran limitadas. Renunciar a la soberania nos convertira en un Puerto Rico sin ser estado libre asociado en el mejor de los casos o en un Haiti en el pero de los casos. Hay que enfocarse en lo esencial en vez de quejarse tanto.

  2. FELICIDADES!!!!, para todos, para los izquierdistas, derechistas, centristas, equilibrados, desequilibrados, pero sobretodo para Fernando q nos tolera y remienda a todos

  3. De haberse cumplido muchas promesas hechas por los revolucionarios históricos sin eliminar y prohibir derechos al pueblo, la Cuba de hoy fuera muy diferente

    Casi 2 millones de cubanos viviendo en el extranjero
    La industria azucarera por el piso
    La producción agrícola ni hablar
    Etc

    Fidel debió dejar la presidencia después del éxodo del Mariel en 1980,,se hubiera quedado con su hermano dirigiendo las fuerzas Armadas para garantizar la no invacion de USA y compañía, pero el puesto de presidencia debe ser por elección general.
    Cuanto talento vive dentro y fuera de Cuba que nunca pudieron hacer su aporte a la sociedad porque alguien mediocre le puso el cartelito de contra revolucionarios?????

  4. No creo tener derecho a exigir en ese pacto social que el señor Julio Antonio Fernández Estrada reclama para los Cubanos hoy, pues hace muchos años renuncie a él al emigrar y acogerme al pacto social del país me acogió a y a mi familia. Aunque leyendo tan excelente escrito sí creo que esa búsqueda de salirme del pacto que me ofrecía esa “revolución” en franca involución haya por los años del mal llamado periodo especial, mucho tuvo que ver esa larga lista de derechos imposibles de hacer uso que aquí se enumeran. A mi generación nos tocó disfrutar de esos “años 80, cuando éramos felices y no lo sabíamos.” en los 30 que es donde cualquiera se quiere comer al mundo, sin embargo ante los retos de ver como todo aquello se iba a la mierda se nos congelo, se nos acallo, se utilizó el tan viejo truco de no estar lo suficientemente maduro y el resultado es más que evidente.

  5. Hoy hay poco que reclamar al pasado, desgraciadamente se sigue pensando más en oxigenar una sociedad ahogada por los intereses de un solo grupo de poder que en aceptar la muerte biológica de eso que decía Titon es todavía un excelente guion con una pésima puesta en escena, y se haga realidad que las crisis son oportunidades de cambio y así re direccionar definitivamente la sociedad cubana al mundo actual. Muy de acuerdo con usted en que se luche por modificar y lograr un nuevo pacto social que “debe servir y cuadrar a las nuevas generaciones, debe dar esperanzas a los viejos y a los nuevos, debe abrir el camino a una revolución más grande.” Felices fiestas y feliz fin de Año para todos los que desde aquí creemos y soñamos con otra Cuba.

  6. Enjundioso, sentido y acertado en general el post. Pero “pacto social” implica al menos dos partes que pactan, así que no hay correspondencia en la historia reciente. Ahora sí que haría falta un pacto social entre la pléyade dirigente y el pueblo. Algo así como: tú disfruta de las mieles del poder mientras actúes con sentido común, honradez y eficiencia a nuestro favor. Pero es una ilusión. Ya el Bolívar no citado por los “revolucionarios” sentenció acerca del peligro de la larga permanencia en el poder: ellos se acostumbran a mandar y el pueblo a obedecer. Y en esas circunstancias “…pelear por la libertad, por la república, y por la democracia”, como reclama el postero, se vuelve sumamente cuesta arriba -o más bien cuesta a demonización o a cárcel. Porque una de las partes pactantes es también juez, y de fallo inapelable, además de contar con la fuerza represiva necesaria y suficiente. Nunca mono amarráo puede pactar con león.

  7. PREGUNTO PARA APRENDER
    ¿Sería posible que el partido-gobierno de Cuba, publicara este artículo en cada una de las publicaciones de prensa, nacionales, provinciales y digitales?
    ¿PARA QUÉ NOS FACILITARON LOS ESTUDIOS SI AHORA NO QUIEREN QUE PENSEMOS, RAZONEMOS Y COMPRENDAMOS?

  8. La REvolucion esta muerta, como ellos la plantearon murio hace tiempo, solo se vive una agonia prolongada pero en la practica ya fallecio, y las razones estan en este excelente articulo, no hay mas nada que deecir, el que tenga vista que vea, el que tenga oido que oiga y no por eso dejara de estar en manos el pais de quienes hoy detentan el poder, la muerte de la revolucion tiene la mas grande de las tragedias, la cual es que quienes viven de ella no necesariamente seran despojados de los puestos de poder, sobreviven a pesar de que la Revolucion se desvanecio hace rato.

  9. Excelente!…Por eso es que no me considero en emigrado economico….soy un exiliado.y punto..
    Si el padre del autor era muy buen cubano, profesor y persona, el hijo parece no quedarse atras..luce estar mejor pulido…Felicidades por el articulo, por la navidad y año nuevo!

  10. Una anécdota al vuelo del tal Murillo, que se me quedó en el tintero y me relató un tío mío excombatiente y exdirigente: el tipo hizo cavar un hueco en el jardín de un hotel en Holguín para asar un puerco en púa y celebrar allí su saráo. ¿Qué habría pasado con el director del hotel si no aceptaba tal abuso, asumiendo su responsabilidad?
    Hasta esas ¿pequeñas? cosas y mucho más allá, se sabe, llega la impunidad y el sentido de propiedad sobre el país que tiene esa gente.
    ¿Qué parte del pacto social comprendería el multiplicar por cero a esos especímenes tóxicos para nuestra maltratada civilidad?

  11. Karel..que bueno cada vez son menos los que piensan como tú.. entonces me dices que la soberanía lleva a restricciones en las libertades individuales? Qué bien vamos.

  12. Excelente articulo. Es un resumen de la traición al pueblo de personajes muertos y vivos que se han creìdo ser y han actuado (y actúan) como si fueran dioses del Olimpo.

  13. Me resulta interesante ver como la inmensa mayoria de los articulos criticos de los nuevos revolucionarios, en algun lugar ponen el “Fidel dijo”, “Fidel hizo”, “Fidel esto o lo otro”.
    Si partimos de aceptar que uno una larga epoca conocida como “inmovilismo” y que todo eso ocurrio bajo la direccion de Fidel, lo mas logico es razonar que fue precisamente la persona mas contra revolucionaria.
    El dia que empiece a leer articulos de los nuevos revolucionarios criticando y exponiendo sus desastres, comenzare a tomarlos en serio.

  14. Muy buen articulo!..A quien dijo Haiti en el peor de Los Casos..yo que Ud no estaria tan seguro…deberia darse una vueltecita y conocer El Haiti de verdad, no El que sale por El noticiero, El Haiti donde es verdad q hay hambre, pobreza pero tambien hay mas que eso…

  15. Alpha(14), y por ser cada vez más los que piensan como tú es que Latinoamérica sigue jodida después de 200 años de independencia formal y estar llena de recursos naturales. Encuentro buenisimas la libertad y la prosperidad pero desgraciadamente estamos en estado de guerra sin tiros.

  16. Karel sugieres q todo va pa’tras?, estamos peor q hace 200 anos?, y estariamos mejor como?, pensando q? ERES TODO UN JODEDOR CUBANO JAJAJAJA

  17. Karel yo no veo ninguna guerra. y de hecho no me interesa que tan jodida esta america latina, pues adivina? vivo en Cuba. yo digo si a la prosperidad y a la mejora economia y al buen vivir. de hecho si tuviera mejores condiciones de vida con gusto defenderia esta patria con mas orgullo.

  18. David la PATRIA que no es sinónimo de gobierno como acostumbran a confundir los que defienden al gobierno cubano , esa siempre debemos sentir orgullo de defenderla. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *