“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Escenarios y retos del 2018

tribuna-desfile-EFETomado de Cuba Posible

Las cosas no han sido como “debían ser”. O, al menos, como los “expertos” pronosticaron que “iban a ser”. La mayoría de los narradores de “la transición en Cuba” concibieron el inicio de tal proceso a partir de la muerte de Fidel Castro. Casi siempre el deceso del Comandante guerrillero venía asociado a un proceso de fractura dentro de la élite de poder cubana. La transición debía partir de “X” y arribar a “Y”; para ser legítima debía incluir a un grupo muy claro de actores sociales y políticos; debía hacer avanzar al país hacia una economía de mercado y un sistema multipartidista; el arribo al escenario anterior daría por consumada “la reconciliación nacional” y, entonces, Estados Unidos podría levantar el dispositivo de sanciones contra la Isla. La más pintoresca de todas estas “novelas de la transición” fue aquella que, a inicios de los años 2000, tras una hipotética muerte de Fidel, ponía al general Ramón Espinosa Martín (en aquel entonces al frente del Ejército Oriental) dialogando en secreto y pactando con Estados Unidos un ajuste político en la Isla y poniendo a los tanques orientales camino a la capital de la República.

No han faltado tampoco, dentro y fuera de la Isla, quienes imaginaron “el cambio” como un calco de lo ocurrido en Chile o en España. De hecho, han sido esos los dos procesos transicionales más estudiados y vinculados a un análisis comparado con el caso cubano. A tal punto llegaron las comparaciones que el propio ex-presidente Fidel Castro, en una cena ofrecida en el Palacio de la Revolución en honor de Abel Matutes (en aquel entonces ministro de Relaciones Exteriores de José María Aznar, presente en La Habana junto a una delegación de alto nivel de empresarios y políticos españoles) llegó a decir a todos los presentes, casi al final del convite, que “seguramente en esa misma sala estaba cenando junto a ellos el Adolfo Suárez cubano”. Me cuenta uno de los presentes que el chiste de Fidel causó risas atronadoras por parte de los españoles, y un silencio sepulcral por parte de los cubanos.

Uno de los esfuerzos más importantes “pro-transición” (hacia el capitalismo) de finales de los años 90 e inicio de los 2000 trató de vincular dicho proceso con una agenda de “reconciliación nacional”. Precisamente en esa década ven la luz importantes reflexiones intelectuales (dentro y fuera de la Isla) que intentan “narrar”, desde perspectivas polarizadas, el conflicto armado acaecido en la Isla entre los años 1960 y 1965. Desde el bando de los “vencidos” (sectores políticos del exilio cubanoamericano y de la Iglesia Católica), provino la construcción de un relato de “reconciliación nacional” que implicó realizar lecturas del pasado y del presente cubano, para desde allí poder mirar al futuro. Un acercamiento al fenómeno, desde toda su complejidad, requiere reconocer, al menos, dos elementos centrales: a) por un lado, la disposición sincera y legítima de personas concretas de asumir la vía del diálogo, el encuentro y el consenso como un camino para reconstruir sus relaciones personales y políticas con su Patria (con el Gobierno cubano incluido) y, por otro, 2) asumir que la narrativa de la “reconciliación nacional” fue también, en la práctica, parte orgánica de un proyecto mayor: la aspiración de sectores del exilio cubanoamericano y de algunos poderes atlánticos de una re-construcción post-comunista y post-castrista de la República de Cuba, desde las coordenadas del neoliberalismo en boga de los 90.

Sin embargo, la llegada de Raúl Castro al poder, con su agenda reformista en materia económica y a favor de normalizar las relaciones con Estados Unidos, modificó la hoja de ruta “reconciliadora”. En la práctica, la lucha por la consolidación del restablecimiento de relaciones entre la Isla y Estados Unidos, se convirtió (más allá de la voluntad explícita del Gobierno cubano) en una meta concreta “reconciliadora y aglutinante” para actores sociales y políticos ideológicamente diversos y dispuestos al diálogo, el encuentro y el consenso; en Cuba y en el exilio. Aunque “la reconciliación entre cubanos” nunca estuvo en la agenda del gobierno de la Isla mientras duraron las negociaciones entre ambos países, la vida impulso dinámicas relacionales entre personas de ambas orillas, que facilitó sinergias de entendimiento y cooperación desde las diferencias.

“Transición en el socialismo”, lo han llamado recientemente los intelectuales criollos desde las páginas de la revista Temas (las propuestas más sólidas de transición en el socialismo las hicieron los intelectuales aglutinados en el Centro de Estudios de América CEA); “transición a la democracia” afirman los adversarios políticos de La Habana; “actualización del modelo social cubano”, dice el Gobierno insular. A la altura del mes de marzo del año 2017, tras el fallecimiento del ex-presidente y Comandante Fidel Castro, y del casi seguro retiro (dentro de un año) de su hermano Raúl Castro, el país está abocado a acometer sustanciales transformaciones, a institucionalizar un verdadero “cambio de época”. La vida lo impone.

¿Qué sabemos de las intenciones del Gobierno cubano de cara al 2018? Pues sabemos que en el futuro tendrá lugar en el país una reforma constitucional (pero no tenemos idea de cómo será dicho proceso, ni cómo podrá participar (o no) la sociedad civil). Sabemos que el Gobierno avanza hacia algo parecido a una “reforma política”, donde la dinámica parlamentaria será transformada en varios sentidos: a) tendremos menos diputados (actualmente son 612 y el hemiciclo de la Cámara de Representantes, donde sesionará la nueva Asamblea, en el Capitolio nacional, tiene menos de 200 escaños), b) se aspira a un parlamento más plural (aquí no sabría decir qué podría entender el Gobierno cubano por “más plural”) y c) se aspira a una profesionalización del quehacer de los diputados. Se ha dicho públicamente que tendremos una nueva Ley Electoral, de la cual solo conocemos que los mandatos, en todos los niveles del Estado, han sido limitados a dos períodos de cinco años cada uno. También tenemos noticias de que se quiere avanzar, en todo el territorio nacional, hacia una descentralización efectiva de la dinámica sociopolítica y económica de los municipios cubanos (esto último constituye un viejo sueño de la Segunda República, consagrado incluso en la Constitución del 40; y, además, existe un “experimento” al respecto en las provincias de Artemisa y Mayabeque). Sabemos que el presidente Raúl Castro quiere retirarse el 24 de febrero de 2018 (algunos opinan que se quedará como Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba), y que Miguel Díaz-Canel Bermúdez es la persona designada para sustituirlo al frente de los Consejos de Estado y de Ministros. Estas cosas que sabemos, funcionan al modo de pequeñas luces que parpadean envueltas de una densa niebla; que solo nos permite un conocimiento fragmentario de la orientación y la profundidad de las intenciones del Gobierno cubano.

Sabemos que el contexto donde deben ocurrir dichos cambios trascendentales es el peor de los últimos 15 años: a) la crisis venezolana, asociada a los bajos precios del petróleo, ha puesto en jaque el crecimiento del PIB cubano, b) Cuba ha perdido a sus principales aliados políticos en América Latina, producto de la ofensiva de “las derechas” en el hemisferio, c) en medio de la crisis económica, y producto de la renegociación de la deuda externa con el Club de París, México, Japón, etc., hemos tenido que comenzar a pagar cuantiosas sumas de divisas a nuestros acreedores internacionales, d) el triunfo electoral de Donald Trump ha estremecido al mundo e impactará, inexorablemente, sobre el proceso de normalización de relaciones entre Cuba y Estados Unidos, e) el dispositivo del embargo/bloqueo volverá a ser utilizado como cabeza de lanza por sectores políticos cubanoamericanos en su afán de “aplastar” al “régimen cubano”, f) los sectores anti-embargo (en Miami y Washington) parecen aturdidos y dispersos ante la nueva coyuntura y g) el cansancio parece ser el signo distintivo en sectores importantes de la ciudadanía en la Isla (sobre todo entre los más jóvenes).

¿Qué elementos (de sentido común) deben estar siendo valorados internamente por el Gobierno cubano (y que no aparecen explicitados en su discurso público)? Sea quien sea el que asuma el liderazgo político de Cuba después de Raúl Castro, y desee afianzarse efectivamente en “el sillón de la hegemonía” (como diría mi buen amigo Víctor Fowler), deberá afrontar cuestiones ineludibles de cara al futuro. En manos de “esa persona” (incluso dando por hecho que podríamos tener un liderazgo más “colegiado”), quedará el desafío de destrabar el nudo gordiano de la reforma económica cubana: la dualidad monetaria, con sus implicaciones en materia de estabilidad económica y social. Tendrá que decidir cómo redimensionar la gran empresa estatal socialista, y deberá esbozar los marcos de una nueva estrategia de inserción internacional para Cuba (tanto para el sector público como para el privado). Deberá lograr cifras de inversión extranjera directa (IED) por encima de 2,000 o 2,500 millones de dólares anuales para garantizar un crecimiento del PIB del 5 al 7 por ciento cada año. Y deberá hacer lo anterior a la vez que guarde el equilibrio político necesario para no ceder en demasía cuotas de soberanía nacional, ni ceder un milímetro ante los potenciales reclamos de desmantelar los servicios de cobertura universal conquistados por la nación cubana. Deberá edificar un complejísimo liderazgo sobre las Fuerzas Armadas Revolucionarias, los Órganos de la Seguridad del Estado, el PCC y sobre una sociedad cada vez más transnacionalizada y plural. A la vez que reconstruya el consenso político en el país, tendrá que lidiar con la incapacidad del PCC para, sobre la base de un nacionalismo de matriz abierta, convertirse en una fuerza centrípeta que aglutine bajo su armadura institucional un sistema de tendencias políticas comprometidas con la soberanía nacional, el desarrollo económico, la justicia social y una democratización política “a la cubana”. Deberá lidiar con los poderes norteamericanos (con los poderes “blandos” y con los poderes “duros”). Deberá abrir vías de diálogo y cooperación con las diásporas cubanas, sobre todo las afincadas en Estados Unidos; y lidiar con el “ADN político” diferenciado de las élites empresariales de la diáspora floridana. No menos trascendente será el “acomodamiento” que deberá tener lugar con relación a los actores sociales y políticos cubanos, su acceso a la esfera pública, y su interacción con el  sistema político (la tríada Ley de Asociaciones-Ley de Prensa-Ley Electoral, esenciales para destrabar (o no) el rompecabezas social cubano).

Todo lo anterior habla, a fin de cuentas, de la necesidad de articular unos marcos de libertad adecuados para que los cubanos construyan el país que deseen habitar en el siglo XXI. Los escenarios que estamos por vivir serán el resultado de los dinamismos presentes en la sociedad cubana, de la correlación de fuerzas en la arena internacional y su incidencia sobre la Isla, y de la visión estratégica por parte de nuestro gobierno. ¿Tiene el liderazgo cubano “un plan” que integre estas tres dimensiones (la social, la internacional y la gobernativa) de cara a las dinámicas transicionales que viviremos irremediablemente? Seguramente sí. Lo que resulta muy probable es que el presidente Raúl Castro, como viejo “jesuita” conspirador, haya compartimentado y fragmentado su plan al modo de un rompecabezas. Puede que el resultado del mismo sea para unos “un cambio real”, y para otros, no lo sea. Ojalá que la vida nos sorprenda.

 
 

19 thoughts on “Escenarios y retos del 2018

  1. Tiene el liderazgo cubano un plan que… seguramente si.
    Oye pero que lo acaben de llevar a cabo que ya lo único que nos queda es la patineta 🙂

  2. Muchas expectativas. Otro “Guru” más. De que va a haber cambios , no hay dudas, pero especular? Ya se ha hablado y publicado mucho sobre esta cuestión y siempre el tiro es casi por la culata pues a ciencia cierta no se conoce la envergadura del cambio. Continuará el Socialismo(hay muchas formas), se defenderá la soberanía, y aunque el artículo es algo pesimista Cómo se explica la avalancha de empresarios y delegaciones de todo el Mundo?. La firma de convenios? la apertura europea respecto a Cuba? Buenos días

  3. Este Sr se hace y responde la pregunta.¿Tiene el liderazgo cubano un plan?.Si,-nos dice-pero para nada tienen los cubanos la sensación de ” todo bajo control”.Raul se va y más que incertidumbre hay una gran apatia,desesperanza y nada mas.Raul se va y ni siquiera tiene el una idea de que sistema se construira.

  4. Hasta hoy nada ha dado resultado o si? La única estrategía clara es someter a sus experimentos y ni una disculpa luego del fracaso. Los supuestos logros socialistas son cáscara y no semilla, por lo que dudo sigan dando frutos a largo plazo, estamos tirando con semillas viejas de esas frutas de los 80′. Entonces no se sabe y repito la frase de un español amigo: En España tras la dictadura fue el destape, pero en Cuba será ” el despingue”. No hay moral política, no existe compromiso pleno de la juventud, solo magníficas actuaciones que aprendimos los jóvenes de los mayores, pero cuando asoma un tio yuma o una visa a lo lejos cambiamos de personaje. Los habaneros lo mismo madrugan para recibir al Papa, a Obama, que Trum si le da por aterrizar en la Plaza Cívica de la Revolución. Entonces q va a pasar nadie lo sabe, porque lo que tiene en su corazón sufrido y reprimido cada cubano, no tiene ni tendrá nadie como modelarlo en reacción a sus aproximaciones. Buen dia a todos!

  5. En cuanto a las conquistas de salud y educacion “gratuita” se tendran que desmontar, son insostenibles en el tiempo, al menos que tengamos ese patrocinador como la extinta URSS que nos inyecte miles de millones de dolares, es la realidad y ellos lo saben.

  6. Bermudez, si tu propuesta es privatizar la educación y la salud, tienes en mi un opositor a tus ideas. Un abrazo.

  7. David: No puedo estar más de acuerdo contigo. Este artículo pretende ilustrarnos de algo que ni alcanzamos a imaginar, di tú a ver… o a aspirar…

  8. Muy interesante y florido y ‘multifactorial’ el post. Gracias Ravsberg por publicarlo.
    No creo que el autor esté en plan de “gurú”; parece más bien un observador informado que deja todo en veremos. Y no es para menos. El ‘secretismo’ institucional que Raúl Castro ha fustigado -aunque no se sabe bien a cuáles secretos se referiría ni cómo revelarlos-, también lo alcanza parcialmente, y flota como una Nube de Damocles sobre los desinformados cubanos de a pié, acostumbrados a tragar el producto cocinado “en las altas esferas” y actuar con la consecuente obediencia aparente –que más bien parece indiferencia inducida o desidia- para luego ver cómo “escapa” de lo que no le cuadra. La historia de siempre.
    En cualquier caso los de a pié –¿como el 80 % de la población?- lo seguirán siendo, y los ‘patricios’, salga sapo o salga rana, estarán a la cabeza de los negocios y ventajas resultantes del cambio.

  9. Para ello tienen la llave de los truenos y la ‘información privilegiada’ y el ‘estar donde hay’. A menos que…

  10. Fernando Ravsberg (6) no es mi propuesta para nada, es que la sostebinilidad del sistema es inviable economicamente, asi como se salio de miles de trabajadores estatales asi tiene que hacerse con la educacion y la salud, los signos de esta verdad estan a la vista de todos y se manifiestan en el deterioro en la calidad de los servicios prestados, mientras no tengamos a un patrocinador que generosamnte nos de millones de dolares para invertirlos si asi se puede decir en la educacion y en la salud la realidad se impone, habra que reducir la prestacion de muchos servicios que deberan ser sufragados por los propios cubanos,en las condiciones actuales y si no cambian es solo cuestion de tiempo.

  11. Esta idea “la necesidad de articular unos marcos de libertad adecuados para que los cubanos construyan el país que deseen habitar en el siglo XXI.” es una quimera y no es la intención e intereses de los que tienen el poder en Cuba, la foto del encabezamiento es más que elocuente en cuanto a lo que sabemos, el ejército es el encargado de asegurar el cambio de imagen por venir en el socialismo tropical, el PCC seguirá siendo único y plenipotenciario y el control que mantendrán los históricos sobre él les asegura terminen sus días en paz y tranquilidad como personas inteligentes que son, la moneda algún día será única pero no han encontrado el medio de como cobrar 24 veces más de lo que pagan por el trabajo asalariado y tener de uso interno una moneda más fuerte que el USD. Claramente los líderes Cubanos tienen su plan, el primer punto es claro, seguir en el poder, esa otra revolución que ya se está conformando llegara por rompimiento nunca por derogación.

  12. SIento que hay apatia, falta de esperanza y mucha pasividad. Por ley solo pueden hacer preguntas y exigir respuestas los diputados y si los dejas solo a 200 con la justificacion del hemiciclo del Capitolio pues 400 cerebros menos para lidiar con una compleja realidad. Si se hacen leyes, propuestas, anteproyectos y decretos al estilo de presentar y aprobar lo aprobado y acordar lo acordado pues mas apatia habra y los cubanos sentiremos que todos esos problemas nos afectan pero no esta en nuestras manos resolverlos…Nadie pregunta porque no podiamos vaiajr ni entrar al hotel ni enterarnos de leyes que se diseñan. Todo lo novedoso y decisivo es para dar poder de liderazgo al siguiente. Sea Canel u otro que asciendan con el estilo (presento-elevo-desarrollo-designo). No hay participacion popular. Lo que se legisla sera aprobado solo por los diputados. Mucha consulta popular sin poder decidir. Hago que te escucho pero yo decido

  13. El comportamiento del pueblo cubano y su gran apatia no ayuda en nada , nos vendieron como reformas econòmicas la restituciòn de algunos derechos como ciudadano que por mucho tiempo injustamnete nos negaron : hospedarnos en un hotel, viajar sin pedir autorizaciòn , vender nuestras casas, autos y hasta el trabajo privado se puede considerar un derecho nuestro al emprendimiento personal y nos lo estan restituyendo de forma discreta con la esperanza que un dia ocurrra un gran milagro y volverlo a eleminar como ya una vez sucediò . Se culpa a la ley de “pies secos y pies mojados ” de la emigracion de los cubanos pero el verdadero motivo esta dentro de cuba y fue la implantaciòn de la doble moneda y las tiendas “recaudadoras de divisa “, que divisa se pensaba recaudar? la que no teniamos ni nunca en un salario nos dieron , fue a partir de este momnento que fue casi obligatorio que cada familia cubana tuviera un familiar viviendo en el extranjero y ahì comnenzò todo …

  14. Amigo Marcel(12): la cantidad de diputados a la AN es extremadamente excesiva: 614 para un país de 11 MM de habitantes (Venezuela, por ejemplo, tiene 161 diputados para el triple de esa población). NINGÚN país nos llega ni cerca en eso. Sencillamente porque ese Parlamento es un simple paripé de “representatividad” de los diferentes “sectores”, que ni pincha ni corta. Si no estuviera ahí sería lo mismo en la práctica; sólo que el gobierno no tendría ni siquiera ese elemento para hablar de democracia.
    Creo que lo que se necesita es una Asamblea con muchos menos diputados, pero que estén dedicados exclusivamente a esa función, que hagan las leyes y rindan cuenta directa y comprometida y obligatoria a sus electores acerca de los problemas que se le plantean, que elijan de entre ellos libremente a las autoridades políticas del país cuando corresponda y que, en definitiva, sean portadores de la soberanía de la Nación –que para eso sus electores DELEGAN en ellos el ejercer sus derechos.

  15. Eso es uno de los elementos básicos imprescindibles para lo que DEBE SER, y creo que será en algún momento, este país.

  16. ok, jajaja, vi la foto del articulo y confiezo que suspiré de impotencia.
    cambio esa foto por gente vestida de civil, con mas feminas, gente de varias generaciones, mas jovenes tal vez, no tan gordas y alguna que otra de piel mas oscura, gente sonriendo con una bandera cubana. el dia que sea esa la foto y no esta, si, seguro los problemas de cuba se podrán resolver.

  17. Pensé hacer un sesudo comentario digno de mi inteligencia jajajaja
    Pero la expresión de un comentarista: La Plaza Cívica de la Revolución, me desarmó completamente

  18. Caballeros déjense de ilusiones, en Cuba gobierna el PCC y Raúl lo seguirá presidiendo junto a sus “compañeros de armas” de la foto y los que no están en la foto, las ideas de conducir al pais (desconducir?) serán las mismas, las familias reales y los corruptos seguirán viviendo bien y los honrados de a pie trabajando para ellos, claro, a ver cuánto les dura la población laboral activa, porque con la emigración y la baja natalidad Cuba se está convirtiendo en un asilo de ancianos, Cdmo bien se dijo en otro artículo.

  19. Fernando la salud y la educacion no son gratuitas en Cuba
    Primero,los suecos descubrieron que dandole la educacion universitaria gratuita a un joven con el compromiso de ejercer su carrera en zonas aisladas del circulo polar artico durante 3 años pues ya pagaba su carrera o sea implantaron el primer Servicio Social Rural,pero este joven al terminar esos 3 años podia irse incluso del pais o hacer lo que quisera pero en Cuba te dejaban casi con el mismo sueldo y ni te dejaban abandonar el pais o sea yo fui medico 30 años en Cuba,con los 3 primeros pague mi carrera pero como segui obligado por el gobierno 27 años mas la pague 9 veces…!!!
    Segundo la salud tampoco es gratis ya que al no pagarte horas extras ni dejarte tener un “part time” o no dejarte tener un negocio de verdad, no esa cuantapropista de forrador de botones por ejemplo, pues ahi estas pagando la medicina.
    Que cuanto te cuesta…? pues imposible de saber por que no sabes lo que has dejado de ganar
    Asi que ni pienses…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *