¿Es justo el incremento del precio de las entradas al ballet? | Cartas Desde Cuba por Fernando Ravsberg
“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

¿Es justo el incremento del precio de las entradas al ballet?

Old cars passing the Gran Teatro Capitolio Habana Vieja Havana CubaTomado de CubaSí

La noticia de que el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso había incrementado el precio de sus entradas creó cierta polémica en los medios. Algunos comentaristas opinaron —con razones atendibles— que ese incremento iba en contra de un empeño histórico de Alicia y Fernando Alonso: que el ballet estuviera al alcance de todo el pueblo, incluso de los sectores más humildes.

Lo cierto es que, teniendo en cuenta el contexto actual, los anteriores precios eran simbólicos. Hacía mucho rato que las entradas a muchos de los espectáculos de nivel en Cuba costaban mucho más. Los conciertos de los más populares cantantes en los teatros de La Habana pocas veces cuestan menos de 50 pesos.

No asombra que la decisión de cobrar 30 pesos por la platea, 25 por los balcones y 10 por la tertulia haya creada revuelo, porque estamos acostumbrados a pagar altos precios por casi todo y entrar a una función de ballet por casi nada. Las peculiaridades de este país, una vez más.

Pero, a riesgo de ser incomprendido por muchos lectores (algunos incluso dirán: bien se ve que él no tiene que pagar la entrada) debo decir que los actuales precios, sin ser precisamente bajos, a mí no me parecen excesivos, teniendo en cuenta el nivel de las compañías que se presentan en ese coliseo.

Solo una observación: la entrada cuesta más o menos lo mismo que una cerveza. Si algunos de los que asisten a esas funciones pagan sin pensarlo dos veces 1 CUC por una Cristal, ¿por qué no pagarlo por una función de ballet?

Yo no voy a hacer comparaciones con los precios de los espectáculos de ballet en otros países porque es difícil equiparar los contextos, sin contar el hecho evidente de que el ballet, la ópera, la danza contemporánea, la música sinfónica no son en Cuba fenómenos para elites, pues generalmente están al alcance de un público amplio.

Solo diré que una parte considerable de los espectadores de estas presentaciones puede permitirse pagar 30 pesos por una función de ballet, sin que sus economías sufran hemorragias considerables.

Ahora bien, es justo no olvidar al sector para que el que los precios son ahora demasiado altos, entre los que se encuentran muchos seguidores y conocedores del ballet. Y habría que pensar necesariamente en alternativas puntuales.

Es obvio que para un jubilado 30 pesos es mucho dinero. Es obvio que un estudiante universitario muchas veces no puede pagar 30 pesos cada vez que quiera ir al ballet. El teatro debería establecer precios diferenciados a estudiantes (de hecho, hay resoluciones que establecen esa política) y a personas mayores de 60 años.

El disfrute del ballet, del arte todo, tiene que seguir siendo un derecho de todos los ciudadanos. Y el estado tiene la responsabilidad de garantizarlo. En medio de una situación económica compleja, el “gran arte” debe ser protegido por subvenciones, teniendo en cuenta que su lógica no puede ser meramente mercantilista.

Si se cobra por el ballet en Cuba lo que el ballet realmente cuesta, ese arte volvería a ser un privilegio de unos pocos. De la misma manera que algunos espectáculos “populares” en Cuba, regidos por las leyes de la oferta y la demanda, son ahora mismo espectáculos para “pudientes”.

Nadie se asombra de que un reguetonero cobre hasta 20 CUC por la entrada a un concierto en un centro turístico o “cultural” (y los conciertos suelen estar llenos). En buena lid, una descarga de reguetón no podría costar más que una función de El lago de los cisnes.

En Cuba, para suerte de los amantes del arte, los precios de los teatros escapan de esa lógica comercial. Que se busquen alternativas para los que no pueden pagar los 30 pesos; pero los que pueden pagarlo tendrían que saber que aún así gozan de un privilegio. Una suerte en un país donde todavía hay que pagar hasta 15 pesos por una libra de tomates…

Nota para lectores extranjeros: Un peso convertible en Cuba (CUC) equivale a 25 pesos moneda nacional.

 
 

9 thoughts on “¿Es justo el incremento del precio de las entradas al ballet?

  1. Son las cosas de mi pais.Vas a la Casa de la Musica y esta repleta, caminas las mesas y todo el mundo tiene ” un pomo” del bueno,unos cuantos lages plantados y fumando Polulares de .50 CUC.Nadie se queja y siempre esta lleno, el negocio es rentable, entonces me pregunto donde esta la cosa.Sera que a esos no les intereza la cultura? o es que los cultos estan pelaos,sin un peso en el bolsillo?.Mas que cultural es un problema social, pero con tantos problemas sociales quien le mete cabeza y respuesta a este.Que enrredo.

  2. En México, que no es ejemplo de justicia social en ningún sentido, muchos servicios culturales como las entradas a museos y galerías, son gratuitas para las personas mayores de 60 años, e igual en muchos otros países. Ya es hora de aplicar algo así en Cuba, o al menos de establecer una tarifa reducida, y de exigir en cada taquilla que la establecida para los estudiantes se cumpla. Si no, ¿quiénes podrán acceder al ballet? ¿Sólo profesionales y “macetas”? Sería bien injusto.

  3. Todo eso está muy bien y concordo con el reporte de la periodista. La cuestión es el alcance de semejante análisis. Hay ballet en toda Cuba?, como siempre parece que Cuba fuera La Habana. Para un reportaje de Radio Habana Cuba o de CHTV está bien (en el contexto de la capital), pero “CubaSi”?. Por qué no escriben sobre la cobranza ABSURDA de la “prórroga” del pasaporte cubano?, que tiene una “validez” de 6 años que no es “validez” y que para los que dependemos de ella para entrar, y salir, de Cuba nos es abusiva y represiva. Disculpen ocupar el espacio de este reportaje para este “desahogo”. Abrazo.

  4. Nos hemos acostumbrado a las gratuidades lo cual no es muy justo que digamos . El ballet es caro en cualquier lugar del mundo, necesita auto financiarse y comenzar a ser una compañía como corresponde a su nivel. Si se quiere contribuir a la cultura nacional y beneficiar a que los que no pueden pagar una entrada que son muchos, se pueden programar funciones gratuitas o giras como las que en su momento hizo Silvio. Si pagan por una entrada en La Casa de la música o en El Cangrejo por qué no pagar por una muy buena función de Ballet. Cuestión de elección

  5. Buenos días. Yo coincido con Yuris en que el precio de las entradas no es excesivo, para un espectáculo de primer nivel como el Ballet Nacional de Cuba. Claro, todo es según se compare, también es cierto que muchos trabajadores y jubilados no pueden acceder, pero eso tiene más que ver con los bajos salarios y jubilaciones que con los precios. Y sí abogaría porque a los jubilados se le abarataran los servicios que reciben, en muchos países eso es práctica.

    Sivia(4) Silvio no hizo Giras en su momento, todavía las está haciendo, el próximo 29 de enero tiene Concierto por los barrios en el Cerro, es su Concierto 71, y él mismo ha declarado que es una Gira “interminable”.

    Saludos a todos

  6. Después cuestionan la libra de tomate a CUP25/CUC1. Me parece un precio justo para que los carretilleros también puedan ir al ballet, comprar su aceite, su jabón y su bolsa de leche. No se quejen que una libra de tomate es más importante en la dieta que la entrada al ballet.

  7. Nadie se asombra de que un reguetonero cobre hasta 20 CUC por la entrada a un concierto en un centro turístico o “cultural” (y los conciertos suelen estar llenos)… pero aquí una vez más se le olvidó aterrizar y acotar que el grueso de los que van a “disfrutar” de los reguetoneros, la casa de la música, etc., son la “claque bisnera” de la Habana, por lo general de bajo nivel cultural, pero con el bolsillo lleno. Los segmentos que atienden ambos espectáculos no son en lo absoluto comparables.

  8. Si un suizo ganando salario minimo necesita trabajar algo mas que media semana para asistir al Opernhaus, no veo nada de malo que nos pongamos a la alturas de estos tiempos. Je

  9. “? Quien le pone el cascabel al gato?” y “hay de todo como en botica”, este último dicho nada aplicable en estos tiempos por cierto.
    Creo que todos llevan razón, Yuris, Cuba, Vivian, Rai (*), Silvia, Objetiva y goya que me ha hecho reír con el (6), por cierto se me adelanto pues iba a decir eso mismo, 25 y 20 CUP.
    Solo queda hacer un justo balance con lo aportado que está muy bien. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *