“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Es el malecón, defensa o trampa de la ciudad

malecc3b3n-ola

Tomado de Segunda Cita

¿No se han fijado que en Cojímar, en toda la Habana del Este, en Santa María, en Guanabo, en Matanzas, en Varadero, en Santa Fe, en Jaimanitas, en fin, en toda la costa que está al este y al oeste del Malecón de La Habana, el mar penetra cuando hay fuertes marejadas, pero una vez aplacadas el mar se retira, deja escombros, claro, pero no se producen inundaciones del tipo de las que ocurren en la zona del Vedado? En la zona de Playa, por ejemplo, se producen inundaciones en las zonas bajas por falta de alcantarillado, pero no por la penetración del mar.

El fascinante Malecón de La Habana es un muro continuo, un obstáculo que impide que el mar, después que sus grandes olas lo saltan y penetran, pueda retirarse siguiendo su ciclo normal. El agua queda atrapada. Los tragantes de nuestro Malecón, cuando hay fuerza del mar, sólo sirven para que por ellos penetre más agua; no tragan, más bien, vomitan.

Los malecones que he visto en el mundo, tienen fuertes balaustres de hormigón o tienen espacios que dejan que el agua pase por ellos y pueda retirarse cuando, después de la tempestad, llegue la calma. Se construyen con un período de retorno especificado. Así los vi en Santo Domingo, en New York, en Mazatlán; incluso en grandes ríos como el Sena de París, el Neva de San Petersburgo, o el Vístula de Polonia.

Claro, esto es la opinión de un ciudadano que ama su Habana, un músico, no un especialista en construcción civil. ¿Qué pensarán de esto los ingenieros hidráulicos y arquitectos cubanos? ¿Estoy equivocado?

Mensaje de Aurelio Alonso a Eneyde Ponce de León, geógrafa con una larga experiencia en Planificación Física:

¿Está equivocado o no? ¿Un poco equivocado o equivocado del todo? Si no lo estuviera, ¿es posible que nadie se haya percatado? ¿O es que se hace imposible ya subsanar este despropósito? Conociendo la República que se vivió no tengo dudas de que Carlos Miguel de Céspedes y otros tiburones se hayan enriquecido a costa de la construcción, la ampliación y el mantenimiento del muro, pero no resolvemos mucho con esclarecer el pasado si no nos sirve para dar solución al futuro. Por favor indaguen con los arquitectos e ingenieros civiles más viejos que se mantienen en pie. Abrazos y besos,

Aurelio

Respuesta de Eneyde Ponce de León:

Aureliano, no está muy equivocado Roberto Valera… Deja ver si busco un Estudio sobre El Malecón que hicimos… Por ahora acudo a mi memoria, no tan buena, lo sabes.

El Malecón siempre lo consideré un gran impacto ambiental, asumido como la mejor “imagen urbana” que puede identificar a  ciudad, útil como vía y a la vez espacio urbano multifuncional; a decir de Eusebio Leal “el banco más extenso de La Habana”, es el espacio público más diverso, admirado y concurrido.

Quizá ahora surjan mil propuestas, desde los que quieran hacer un muro alto en competencia con Trump, los defensores a ultranza de no hacer nada y los que desviarán la atención hacia el mar…

El Malecón se construyó por tramos, el primer tramo se inició en 1901 ó 1902, desde la Punta a la calle Genios. ¡En 1906, ya se reportó la primera inundación! Inmediatamente fue aceptado como un espacio de actividades y encuentros, además de dar una fachada de la ciudad hacia el mar  (Malecón tradicional, de la Punta al Parque Maceo).

Entre la euforia del automóvil, la necesidad de una vía expedita que conectase la Quinta Avenida directamente con el Este de la ciudad camino hacia las playas, casas de segunda residencia y Varadero, la construcción de los túneles, más poco conocimiento o despreocupación por la naturaleza, se construye el tramo del Malecón desde el Hotel Nacional hasta la desembocadura del Almendares sobre el lápiz litoral.

La construcción del muro del Malecón se erigió como barrera al libre movimiento del mar en un espacio propio de su dinámica litoral: “terreno ganado” al mar.

El Malecón y calle Primera son más altas que la calle Tercera, por lo que el agua que sobrepasa el muro, al no poder salir, se va acumulando hacia las zonas más bajas, por demás con deficiente drenaje pluvial.

La salida directa de los drenes de drenaje al mar no permite la salida de agua mientras se está produciendo el evento meteorológico.

La poca curvatura del muro propicia el sobrepaso de la ola, no la rebota  .

A esto se suman las complicaciones que la mano humana aportó:

– El incremento de superficies pavimentadas y construcciones que aumentan el escurrimiento superficial.

– La insuficiencia, obstrucción y falta de mantenimiento del drenaje pluvial.

– Extracciones de arena en los años sesenta, acentuaron aun más el perfil batimétrico, que es muy acentuado desde calle J hasta el restaurante 1830, y cuando se producen las condiciones sinópticas propicias en los frentes fríos, bajas extratropicales y ciclones, permite que se formen olas –no sé cómo decir– completas, de gran energía.

Recuerdo, para terminar este comentario, estudios realizados desde los noventa con el objetivo de hallar solución a estos problemas, los cuales tendrían que ser tomados en cuenta de nuevo ahora, que el cambio climático acentúa la vulnerabilidad del litoral habanero.

 
 

18 thoughts on “Es el malecón, defensa o trampa de la ciudad

  1. parece que el malecon de la habana no tiene solucion , es un espacio diferente al de Santo Domingo , RD, es realmente inigualable a ninguno ,pero con esa debilidad de las olas y el mar que se desborda y como dice el escritor del articulo es un muro continuo, un obstáculo que impide que el mar, después que sus grandes olas lo saltan y penetran, pueda retirarse siguiendo su ciclo normal. El agua queda atrapada. Los tragantes de nuestro Malecón, cuando hay fuerza del mar, sólo sirven para que por ellos penetre más agua; no tragan, más bien, vomitan…
    Hay que encomendarse que no vengan demasiados frentes frios del norte y menos huracanes tropicales, no tiene solucion

  2. Estoy convencido que en Cuba y en La Habana hay Ingenieros Civiles y Arquitectos que tienen suficientes conocimientos para solucionar esta situación del Malecón habanero sin que este pierda sus encantos. Con tiempo y suficiente motivación encontrarán soluciones. Después vendría la necesaria inversión, pero ya eso será otro problema. SALUDOS!

  3. Se pueden demoler tramos en la secciones que correspondan a las areas de mayor inundacion para facilitar el escurrimiento una vez que se retire el fenomeno.En realidad, lo mas importante es la via asfaltada que bordea la ciudad. El muro solo es un elemento cultural-paisajistico de dudosa estetica.Tambien pueden canalizarse las aguas en direccion al rio Almendares toda vez que calle tercera se convierte en un rio una vez que se inunda.Puede ser a traves de ductos soterrados o una obra ingeniera sobre la superficie.El cambio climatico en realidad no empezara a afectaranos hasta bien avanzada la mediania del siglo. Hay tiempo para ingeniar soluciones. Lo mas dificil es acercar los recursos necesarios para las modificaciones .Saludos.

  4. Si el Malecon no tiene solucion, este socialismo tampoco entonces. Siempre hay soluciones, aunque no tengamos ya a Carlos Miguel de Cespedes, cuyo dinamismo haria palidecer a nuestros presentes funcionarios. Hagamos un Malecon invisible o drenemos como Dios manda, pero sin Malecon La Habana no es la misma.

  5. Interesante seria saber que determinaron los estudios que esta especialista nos comenta se han hecho, el malecón es la cara más fotografiada y conocida de La Habana en el mundo, creo no hay referencia a La Habana que no tenga entre sus imágenes ese malecón que tanto ha aguantado. Claro que existe forma de mitigar esa constante amenaza de inundaciones en las partes bajas de la ciudad, por ello muy acertado el tomar acción y repensar como hacerlo funcional en ambas direcciones antes de acometer la necesaria restauración por los daños sufridos en esta ocasión. En el círculo social del MININT hace muchos años se pusieron los llamados yaquis afuera, pregunto ayudo a que las olas perdieran fuerzas antes de llegar a la edificación como se pensó, ingenieros y arquitectos conocedores del tema Cuba tiene sin duda alguna, capital para enfrentar una inversión como esa no estoy tan seguro, pero volver a reconstruir sin cambiar las bases del diseño seria imperdonable.

  6. Pienso que nuestro malecon debe perdurar, es un icono de La Habana, habra que buscar una solucion e implementarla manteniendo dicho elemento, nuestros profesionales sabran como darla solucion. Pero lo primero debe ser la voluntad del gobierno, sin eso y el financiamiento no puede haber nada.

  7. Si nos quitan el Malecón Habanero, y a más de uno se le puede haber ocurrido esa peregrina idea porque los chapuceros tienden a las “soluciones” mas fáciles, esta ciudad deja de ser la más bella y romántica de mundo, nos llenaremos de millones de angustias y tristezas contenidas, nos privarán de disfrutar de la vista más bella, los amaneceres y atardeceres más poéticos y democráticos del universo, será un desastre antropológico y yo literalmente me encadeno al muro y me tienen que matar. Espero que cualquier decisión pase por tener mucho cuidado en no privar a Cuba y a los cubanos de uno de sus elementos más queridos, de unos de sus espacios más hermosos e importantes. Que piensen y trabajen bien y que encuentre una solución aceptable para todos, que perfeccionen el drenaje, que rellenen con arena lo que que sea,pero que ni se les ocurra privarnos del Malecón de La Habana!

  8. El Malecón de la Habana es una monumental obra tanto en la estética como en su a porte a la Ciudad que todo habanero, por nacimiento o por naturalización, debe respetar, cuidar y amar. El problema no es el Malecón en si, ni los gobiernos de turno que lo construyeron y que sin dudas su tajada se llevaron y que sobre eso nada se puede hacer, el gran problema es que la parte de la ciudad que le da la cara tiene, de medio a un siglo de vida, concebida cuando la frase cambio climático no estaba ni en sueños del mas eminente científico ambiental. Por todo esto la lógica indica que desde el Malecón, hasta calle Línea y desde el túnel de 5ta Avenida hasta Belascoain, deben ser cambiadas todas las reglas urbanísticas, y comenzar una nueva urbanización a gran escala de acuerdo a las condiciones actuales y futuras del clima, salvando por supuesto, todo lo que tenga valor para ser salvado.

  9. ¿Por qué el Meliá Cohíba no tiene casi estragos en cada inundación por fuerte que sea en comparación con Galerías Paseo que está enfrente y al mismo nivel? o ¿Por qué el túnel de Línea no tuvo grandes problemas en comparación con el de 5ta avenida si cuando la tormenta del siglo, que se dice fue si se quiere más leve, ambos se inundaron? La respuesta a mi entender es que en el caso del Meliá Cohíba los Arquitectos e Ingenieros que lo diseñaron tuvieron en cuenta lo que pudiera pasar con el clima y su interacción con la zona durante la vida útil del proyecto y en Galerías Paseo no fue así y que las obras que se realizaron en el túnel de Línea hace algún tiempo, igualmente tuvieron en cuenta este mismo factor.

  10. Por otra parte por supuesto que sin un adecuado sistema de canalizaciones y bombeo, es imposible sacar el agua del lago artificial en que se convierte el Vedado y para ello está sin ir más lejos la experiencia de Boyeros en las zonas aledañas al aeropuerto, como toda el agua que baja del Santiago de las Vegas se canaliza para enormes piscinas artificiales. Por supuesto las obras en el Vedado son mucho más complejas y caras y tal vez el país no las puede asumir pero desde mi modesto punto de vista no profesional del ramo, los tiros están por ahí. Lo mismo se aplica a la parte más vieja del Malecón, veremos en la primera inundación que ocurra después de la apertura de los dos Hoteles que se construyen en el final de Prado como todo estará igualmente inundado a su alrededor mientras ellos escaparan sin grandes contratiempos de la furia del vecino mar si desde el diseño se tuvieron en cuenta estos problemas, sino la historia será la misma que la del vecindario.

  11. Angel , tengo una mala noticia que darle , El Packard en Prado y Genios sí se inundó , por 1ra vez también mi edif que está detrás de La Embajada , la diferencia es que el mío data de 1926 . Desde mi balcón pude ver que estuvieron bombeando agua un día entero pues los fosos y sótanos quedaron llenos , es absurdo que una construcción totalmente nueva no tuviera presente ese detalle , pienso que todavía pueden resolverlo o mejorarlo . Del de Prado y Malecón no sé decirle pero teniendo en cuenta que hasta el Museo Lezama Lima en la calle Trocadero se inundó mo me extranaría . Mejorar el drenaje en El Malecón es la mejor alternativa . SAludos .

  12. un sistema subterráneo de bombeo hacia el mar. Así resolvió el problema (aunque no muchos lo sepan) New Orleans que tiene un problema peor; nivel inferior al mar y pérdida de los manglares de la costa.

  13. Estoy seguro que conocimientos y soluciones para el problema hay más que suficientes, pero por desgracia, también estoy seguro que recursos económicos para hacerlo no existen.

    El malecón inunda, pero a la vez La Habana se esta cayendo a pedazos poco a poco (más de 300 derrumbes parciales o totales por Irma) y eso cuesta vidas humanas sistemáticamente, cual enfermedad e sin cura, que se incrementa con los fenómenos meteorológicos.

  14. Por este momento no puede hacerse nada porque no hay recursos. Cuando otro gobierno llegue en el desastre que esta Cuba tardará años en ejecutarse si es posible o irse retirando de la costa paulatinamente. NO le veo solucion inmediata.

  15. En Varadero no hubo penetraciones del mar, aún cuando el centro del huracán estuvo a solo 25km de Punta Hicacos. Seguramente que se debe a que como es playa, las olas rompen algo lejos, no así en el malecón donde las olas rompen sobre él. Algo tiene que hacerse para aliviar la situación del malecón.

  16. Le pregunté esto a un amigo arquitecto y me contó que, cuando se construyó, se pusieron ductos (drenajes, tubos) que recogían el agua de Malecón y la vertían mar afuera. Con el tiempo y el poco (nulo) mantenimiento estos ductos se rompieron y quedaron en el arrecife. No pueden drenar porque la ola hace que el agua retroceda. Ahora están poniendo por el Maine y en 23 (lo sé porque lo estoy viendo desde mis ventanas)unas tuberías grandes. Supongo que serán para eso. El problema de drenaje del Vedado no es sólo culpa de Malecón. Con lluvias fuertes y sin oleaje, doy fe presencial que se inunda G, calle 9, el Maine y el parque Maceo. Calle J permanece ilesa y Calzada escurre bastante. La solución no creo que sea quitar, alzar o agujerear el Malecón sino mejorar el sistema de drenaje del Vedado. Sacar a la gente que vive en los sótanos o zonas bajas de la zona y dejarles que construya en los lugares donde están haciendo parqueos estatales privados (M y 23;Línea y K)

  17. Yo agrego algo en mis modestos conocimientos de construcción. Sólo imaginense esa calle en condiciones normales, de marea alta, un poco de oleaje o mar picado. No podría pasar auto alguno por ahi, en muchos de sus tramos. El malecón altual, digase el que se contruyó antes del “desastre” del ´59, no fue diseñado para aguartar Huracanes de categoría 5, fue para evitar la penetración constante del mar, bajo condiciones climatológicas regulares o malas. Además contaba con un eficiente sistema de alcantarillado y unas bombas extractoras (actualmente no existen) que a su vez ayudaban a limpiar el agua que se vertía al mar desde el alcantarillado. A mi entender y creo que concido con la opinión de muchos ingenieros, el malecón de La Habana, además de identificarse como un atributo más de la ciudad, es un elemento necesario y creo que la habana sin malecón, no sería la misma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *