“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

¿Es el aborto en Cuba un derecho en peligro?

jovenes-cubanas-embarazadas

Tomado de IPS

Cuando parecía un asunto zanjado en la sociedad cubana, activistas feministas y especialistas miran con preocupación rebrotes públicos del discurso contrario al aborto, que condena esta práctica en un país donde es seguro y gratis desde hace más de medio siglo.

“El discurso Pro Vida (antiabortista), como tantos otros elaborados para dar argumentos a favor de restaurar medidas represivas contra el aborto, ignora como siempre a una de las partes más importantes de este tema: la mujer”, dijo a IPS la socióloga Reina Fleitas, muy reconocida por sus investigaciones de género y desarrollo local.

La cientista fue más allá y lamentó que “el silencio o la desvalorización de la situación de las mujeres es una constante”, cuando se habla de problemas actuales como la baja lactancia materna exclusiva, poca cantidad de hijos por mujer y el acelerado proceso de envejecimiento de la población cubana.

Cuba es uno de los tres países de América Latina que despenalizó la interrupción voluntaria del embarazo hasta las ocho semanas de gestación, en una región donde aún en cuatro países se penaliza en forma absoluta el aborto y en otros muchos ha costado que se permita en causales extremas como violación y peligro de muerte para la madre.

Junto a Uruguay y el estado libre asociado de Puerto Rico, esta isla caribeña permitió desde 1965 los legrados por decisión femenina en sus instituciones sanitarias, que todas son públicas y gratuitas porque el gobierno socialista califica a la salud de derecho humano a garantizar a sus 11,2 millones de habitantes.

También en Ciudad de México se reconoce el derecho de las mujeres a la interrupción voluntaria del embarazo desde 2007, pero en contrapartida en varios estados de ese país se incluyó en sus constituciones la protección de la vida del feto desde su concepción,  al igual que sucede en El Salvador, Honduras, Nicaragua y República Dominicana.

En Cuba, durante años fue prácticamente el único método de contracepción usado por las cubanas, hasta el surgimiento y extensión de los anticonceptivos modernos.

“El balance de más de 50 años de aborto voluntario y gratuito es favorable porque la mujer ha conquistado en Cuba un derecho que ha tenido enormes beneficios. El más importante es la reducción de la tasa de la mortalidad materna”, valoró Fleitas, que lo califica además de “un ejemplo de enfoque de género en salud”.

En 2014, ninguna de las 26 muertes maternas sucedieron a causa de este procedimiento, mientras que en 2015 se registraron dos de 29 fallecimientos en el país y, en 2016, se debieron al aborto cinco de las 32 muertes femeninas debido a complicaciones de la maternidad, según el Anuario Estadístico de Salud 2016.

36104375044_9e2387e7b5_z

Mujeres cubanas embarazadas reciben información sobre hábitos saludables a tener en cuenta durante el proceso de gestación en un centro sanitario de La Habana, en un país donde la atención a la salud reproductiva está garantizada en forma gratuita. Crédito: Jorge Luis Baños/IPS

La también profesora expresó preocupación por esos discursos que no reconocen la equidad de género ni la situación en desventaja de la población femenina, “pues al final terminan en las soluciones más fáciles y menos costosas: una ley prohibitiva y represiva para las mujeres”.

Aunque activistas y especialistas dudan que se revierta la legislación sobre el derecho al aborto, sí temen que el avance de las posturas contrarias al aborto presione a las mujeres al considerar la interrupción de un embarazo no deseado como una opción a su alcance.

“El derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos es inalienable y debe seguirse defendiendo en Cuba por múltiples causas”, aseguró el médico Alberto Roque, que es activista por el respeto a la libre orientación sexual e identidad de género, así como un investigador de bioética.

Su voz estuvo entre las primeras en criticar las palabras en contra del aborto de la cantante cubana Danay Suárez, el 25 de febrero, durante su participación en la edición de este año del  concurso de canto de Viña del Mar, en Chile, cuando en ese país se luchaba por la ley de aborto terapéutico aprobada finalmente este 21 de agosto.

Entonces el premio que obtuvo la joven promesa de la canción cubana fue opacado por su posición, que activistas antiaborto cubanos publicitaron como un ejemplo de la fuerza recobrada de estas ideas en este país caribeño, en un terreno abonado por el alza de la religiosidad y la creciente presencia de iglesias enfáticas en su oposición a ese derecho, en especial de confesión evangélica.

Roque observa obstáculos en Cuba como “la existencia de posiciones Pro Vida, la robustez del patriarcado como ideología, las crecientes inequidades sociales e incremento de la pobreza, los enfoques economicistas del Estado en relación a las bajas tasas de natalidad y el uso indiscriminado del aborto como método anticonceptivo”.

Este último es un problema reconocido y enfrentado por el ramo sanitario, que, según el galeno, “refleja una pobre educación en la sexualidad en la adolescencia y una implementación deficiente de esta política de salud”. De hecho, ese abuso es uno de los argumentos señalados por parte de las y los detractores del aborto voluntario.

En 2016, se realizaron 85.445 abortos en el grupo de 12 a 49 años, lo que representó 41,9 interrupciones por cada 100 embarazadas. Este panorama contrasta con la amplia cobertura de anticonceptivos, que se estimó en 77,1 por ciento de las mujeres en edad fértil con pareja declarada.

36104473014_7e5c2a1487_z

Dos parejas de adolescentes en el malecón de La Habana. Durante 2016, 77 por ciento de las mujeres cubanas en edad fértil con pareja utilizaban anticonceptivos, mientras que 42 por ciento de las mujeres embarazadas lo interrumpieron en forma voluntaria. Crédito: Jorge Luis Baños/IPS

Aunque los abortos voluntarios en la actualidad representan la mitad de los realizados 12 años atrás, apenas las autoridades ofrecen cifras de las regulaciones menstruales, que es una variante del legrado por succión para las primeras semanas de ausencia de menstruación y está disponible desde 1987 hasta en algunas policlínicas (centros ambulatorios).

Al no ser incluidas en las estadísticas, existe “una subestimación del nivel de aborto en los años recientes, dado que se considera que 70 por ciento de estas regulaciones menstruales interrumpen un embarazo no deseado”, señaló la doctora María Elena Benítez, en un estudio publicado en 2014.

En “La trayectoria del aborto seguro en Cuba: evitar mejor que abortar”, resaltó que son las cubanas quienes toman la decisión de abortar o continuar el embarazo, en una parte por su empoderamiento y, en otra, por la escasa responsabilidad de los hombres en la reproducción y “las consecuencias derivadas de relaciones sexuales no protegidas”.

La experta enumeró razones para decidir no proseguir con su embarazo: edad impropia para gestar, embarazo muy próximo al último parto, la difícil situación económica; desconocimiento, mal uso, fallos y poca disponibilidad de anticonceptivos, obstáculos a proyectos personales, prejuicios y malas condiciones materiales y familiares.

“Es necesario aceptar que la interrupción de un embarazo es algo traumático para una madre en potencia”, dijo a IPS la editora y feminista Pilar Sa. “Quien haya pasado por ese duro momento sabe cuán difícil es tomar esa decisión”, compartió, al tiempo que instó a también “potenciar la educación sexual, ética y moral en los hombres”.

El escritor José Miguel Sánchez , conocido como Yoss, calificó de desactualizado el discurso del movimiento antiabortista “en estos tiempos de explosión demográfica y escasez de recursos”.

El autor de ciencia ficción, muy activo en los debates sociales, también lamentó que, en alguna medida, sea “fomentado cada vez más, por un Estado (el cubano) que teme quedarse sin mano de obra en un futuro cercano si no nacen más niños”.

Liane Ramos, quien confesó que nunca le han practicado un aborto a sus 46 años, instó a los centros de salud y educativos a “incentivar el conocimiento de este derecho y a abordarlo de manera responsable porque tiene riesgos para la salud física, psicológica y sexual de las mujeres”.

 
 

13 thoughts on “¿Es el aborto en Cuba un derecho en peligro?

  1. Defiendo el aborto pero es un relajo y un desprecio total a la vida. Se hacen colas para abortar y regulaciones como si hubieran rebajado el picadillo en la shopping.

  2. Yo estoy convencido que la inmensa mayoría de las parejas en Cuba suenan con tener ” La parejita ” como mínimo , el asunto está en encontrar dónde poner la cuna y el presupuesto para hacerlos crecer felices . En mi época lo más usual era ver interminables tendederas de panales y culeros blanquísimos secándose en patios , balcones y portales , ahora con descartables y ver el precio de los mismos en las tiendas quita la respiración y hasta el deseo de te….. tener hijos . Saludos .

  3. No puedo imaginar que en Cuba el aborto libre, seguro y gratuito deje de ser parte, algún día, de los derechos sexuales y reproductivos de la mujer.
    Ello es independiente de que exista una preocupación fundada en la elevada tasa de abortos, que no se resuelve negando este derecho, sino con políticas públicas que aborden los determinantes socioculturales que llevan a la mujer a abortar y que incluyen insuficiencias en los programas de educación sexual, el acceso oportuno a los métodos anticonceptivos, la pobreza y el machismo que hace responsable solo a la mujer de las consecuencias de un embarazo, entre otras causas.

  4. Sería el colmo la prohibición del derecho al aborto, un retroceso enorme, la mayoría de los discursos anti aborto ignoran la que debería ser la principal voz en el asunto o sea, la mujer.

  5. La religión es un peligro para la humanidad. Puf!!!
    Ahora la gente critican mucho a los musulmanes. Pero el record de muerte de la religión judeocristiana es difícil de superar. Que digo superar, no ni de cerca se llega.

  6. ¿Cómo se le llama a quitar una vida? La ciencia reconoce que a las pocas horas de la fecundación comienza la vida del nuevo ser que entre 7 y 9 meses después nacerá.

  7. Bueno. Si se prohibe se forma la debacle en cuba….. si el deporte nacional es el sexo…. una buena idea es ofrecer mas opciones preventivas y entonces el aborto tratarlo como algo mas serio, conservador e intimo. O sea, intentar evitar esas colas del pan en el policlinico de tanta exhibicion como si fuera algo natural…..

  8. ¿Ideas preventivas? Ya están en camino… trata de conseguir alguna píldora anticonceptiva en alguna farmacia y te darás cuenta de hacia dónde vamos. Al parecer la idea es aumentar la tasa de natalidad dejando sin opciones para prevenir el embarazo y sin opciones para interrumpirlo. La única opción que queda es el preservativo, y porque creo que después de todas las campañas que se han hecho a su favor por su indudable eficiencia contra las ITS, no creo que haya forma de ponerlos fuera de circulación.

  9. Juan Carlos (7)
    Estás hablando disparates. La ciencia no reconoce para nada que un óvulo fecundado sea un ser vivo ni nada parecido. Hasta que no hay un sistema circulatario de sangre, sistema nervioso más o menos formado, y pulmones más o menos capaces de respirar con un poco de ayuda o independientemente, no se puede hablar cientìficamente de vida ni ocho cuartos, y eso viene pasando después de varios meses de la fecundación. Si no, cada óvulo por separado, incluso antes de ser fecundado, podría considerarse un ser vivo “en potencia” y cada menstruación de la mujer, un aborto.

  10. 7 Juan Carlos, acaso apoyas que un violador embarace a una chica de 15 annos arruinando todo su futuro?. lo que hace falta es mas educacion sexual, y mejorar la economia del pais para que veas como los ninnos llegan solitos.
    prohibir el aborto seria la medida mas facil para el estado, no creo, por el bien de que no se forme la de san quintin, que se quite tal derecho de las feminas.
    VIVA EL ABORTO!!! de hecho deberia permitirse hasta 12 semanas, tal como hace Dinamarca.
    YA BASTA DE DECIDIR SOBRE EL CUERPO DE LAS MUJERES Y TRATARLAS COMO SI FUERAN OBJETOS.

  11. 41,9 por cada 100 embarazadas es una barbaridad. O sea casi la mitad interrumpe su embarazo. La verdad no se ni que es peor, si prohibir el aborto y autorizarlo solo en casos excepcionales o esta cifra que mete miedo.

  12. Rogelio (10), sobre el tema hay diversas opiniones. Sobre todo porque al respecto se debate. Gracias a Dios cuando hay debate (siempre el debate es constructivo) a nadie se le ocurre acusar a otro de decir “disparates”.
    Dejando eso al margen, mi opinión es que para la ciencia hay pocas dudas acerca de que todos, o la mayoría, de los códigos de vida están inscriptos en esa primera célula llamada cigoto.
    El cigoto es considerada la primera célula fecundada y es el resultado de la unión de las células sexuales masculina y femenina, a partir de la cual se desarrolla el embrión de un ser vivo, tras la fecundación del óvulo por el espermatozoide, de dos células. El consenso científico demostró en los últimos años que la existencia de un ser humano comienza tras la fecundación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *