“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

¿En que se gastan mis impuestos?

economistas-contadores-cubaTomado de Progreso Semanal

Cada año fiscal Alejandro Mestre tiene que “pagar la chapa”, y siempre va de mala gana, refunfuñando. Porque después de liquidar los 67 pesos correspondientes por su Lada 2105, no entiende que las calles sigan sembradas de baches; aunque él y los demás abonen el impuesto sobre el transporte terrestre. “El Estado no explica bien en qué emplea ese dinero”, comenta, y asegura que para los choferes este es un tema constante de conversación: “Todo el mundo se pregunta lo mismo”.

Entre los cuentapropistas el panorama luce similar. Una investigación[i] del Centro de Estudios de la Economía Cubana (CEEC) revela que, de 300 dueños de negocios en La Habana, el 41 % de los encuestados ve los impuestos solo como un pago obligatorio para poder trabajar. Muchos piensan que este aporte no tiene retribución alguna, pues no lo relacionan con los servicios públicos.

Ello sugiere que “existe un gran desconocimiento de cómo operan las finanzas públicas. Lo que a su vez es un indicador del grado de participación y control popular”, concluyen las autoras.

No pocas veces el discurso de las autoridades tributarias hacia los contribuyentes adquiere tono de sermón. Como quien le dice a un niño: “pórtate bien, haz la tarea, cómete toda la comida…”. Porque es un deber. Sin embargo, se suele obviar que los deberes por lo general vienen acompañados de derechos. Ergo: pagar impuestos no es solo una piedra en el zapato, sino también fuente de potestad ciudadana.

Técnicamente, deberíamos poder seguir el destino de cada peso gastado o invertido; incluso decidir en qué la Administración opera el capital común. El jurista y profesor Julio Antonio Fernández Estrada, explica que las entidades administrativas y de gobierno no necesariamente tienen que rendir cuentas, lo cual constituye un problema.

“Ahora, eso se resolvería con la transparencia de datos de los gobiernos municipales y provinciales. Lo que tú quieras conocer sobre tus impuestos debería estar disponible mediante acceso informatizado. También se solucionaría con presupuestos participativos: tener recursos propios y determinar qué hacer con ellos junto al pueblo, y que este siga la ejecución para que pueda controlar dónde ha sido llevado su dinero, como sucede en muchas partes del mundo”.

En tanto pieza del contrato social, los tributos requieren dos partes: dar y recibir. Es difícil decirle a alguien que sus impuestos contribuyen a financiar la salud, la educación, los servicios comunales, el orden interior, el transporte… cuando esas prestaciones muestran tantas dificultades, y si hay mejorías, resultan bastante discretas. De hecho, aquí reside una de las principales causas de la evasión fiscal.

Por otra parte, parece existir un cambio de formulación: de hablar de servicios plenamente cubiertos por el Estado, a –como ahora- enfatizar en el aporte de las personas para sostener el gasto público. Saira Pons Pérez, profesora e investigadora del CEEC, señala que el Estado, en sí mismo, no genera valor; toda riqueza, los recursos a disposición de un gobierno, provienen del trabajo de la gente.

“Eso se puede captar de forma explícita, mediante impuestos; o de forma implícita, a partir de menores salarios, mayores precios… Ciertamente, el cambio está ahí: hacer explícito el aporte que siempre han hecho los ciudadanos”.

Aunque hasta el momento no todos pagamos tributos, ciertos impuestos no perdonan, agazapados en un sueldo de 400 pesos, en el espurio margen comercial de los productos en CUC (entre 10% y 240%), en los precios de los carros…

La estrategia de comunicación[1] presentada por dos funcionarias de la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT), establece el objetivo general de contribuir a crear en la población cubana una cultura tributaria y conciencia cívica en materia de impuestos, las cuales permitan incrementar la responsabilidad ciudadana en el pago de los tributos.

“Claro, la poca cultura tributaria no solo afecta a los contribuyentes –agrega Pons Pérez-, sino también a los integrantes de la administración tributaria, e inevitablemente quienes diseñan las políticas y leyes. En todos los casos se cuenta con poca experiencia, por razones obvias. Incluso en la academia hay un vacío teórico importante, también por falta de información pública y estudios basados en encuestas, que son muy difíciles de realizar por la cantidad de aprobaciones que se requieren”.

Además, la “conciencia cívica” y la “responsabilidad ciudadana” no aparecen por generación espontánea; más bien son el resultado de entender por qué hay que pagar y dónde radican los beneficios.

Por ejemplo, “¿qué pasaría si se hace una convocatoria para que el pueblo dé una cantidad de dinero para el salario de los profesores? ¿Cuántas personas aportarían? Todo el mundo; porque eso es mejor que estar desangrándose con los repasadores y con la corrupción en los preuniversitarios”, anota Fernández Estrada.

La profesora del CEEC recuerda que la Ley tributaria no se discutió lo suficiente con la población, como ocurrió con la Ley de Seguridad Social y el Código de Trabajo. Ese debate debe trascender la mera aprobación, y multiplicarse en consultas populares y estudios sobre las condiciones reales de los contribuyentes, que permitan ir adecuando la ley.

Uno puede creer, o no, que su dinero será adecuadamente utilizado. Pero, dado que hablamos de impuestos, el quid no está en la fe, sino en la certeza; en la información. Podemos confiar, pero necesitamos, sobre todo, saber.

[1] ¿Por qué evaden impuestos los trabajadores por cuenta propia? Mariuska Sarduy, Saira Pons y Maday Traba. En: Miradas a la Economía Cubana, Editorial Caminos, 2015.

[1] Estrategia para el fomento de la cultura tributaria (presentación de Power Point), XIII Seminario Internacional Tributario, 2014. Autora: Belkis Pino Hernández; Coautora: Yamilé Pérez Díaz.

About Eileen Sosin Martínez

Periodista cubana. Bicho nocturno, cafetera y buena amiga. Muy teatral (que no trágica), despistada y trabajadora, con malos pensamientos pero buenas intenciones.

 
 

13 thoughts on “¿En que se gastan mis impuestos?

  1. En “Reino de Todavía” Silvio Rodriguez aporta más luces que todos los folios de cualquier contaduría.”El sistema invisible y las presiones altas” han producido desafección, la mayoría ha tenido que resolver por su cuenta y el único pegamento que puede volver a unir tantos trozos es el bienestar del pueblo. Los salarios y los impuestos deben servir para eso.

  2. Preferia que las autoras fueran a la causa y no al efecto. Me gustaria mas un articulo cientifico titulado: Metodos y procedimientos para elaborar la carga impositiva a los trabajadores autónomos cubanos. Seria mas util. Sin embargo, nadie desde los centors de investigacion va a la causa. Igual paso con las supuestas rebajas de precio de TRD que no fueron sino 5% de rebaja al margen de 240% de ganancia. Sigo convencido que vivo en un pais con un sistema social denominado Capitalismo de Estado.

  3. En qué se gastan mis impuestos? la pregunta del año. Creo que sería justo que en las asambleas de rendición de cuentas de los Poderes Populares a todos los niveles se explique donde el Estados Cubano gasta con el dinero recaudado. En los que no estoy de acuerdo es cuando el autor del artículo plantea la interrogante como si en cualquiera otra parte del mundo los Gobiernos informaran qn qué se gastan el dinero del contribuyente. Esto no es cierto. Vivo en Alemania desde hace 27 años y no es así. No se informa nada. En ese sentido no hay transparencia en ningún país europeo. Yo pienso que lo fundamental ahora es lograr un sistema tributario justo y sostenible para el dasrrollo futuro del país. Crear un buen mecanismo de control y fiscalización y después ver en que se gasta el dinero. La carreta no puede ir delante de los bueyes. Un artículo que demuestra una vez más que nosotros los cubanos y no llegamos y nos pasamos.

  4. el problema es que esta gente administran este pais como si fuese una finca personal, la verdad no creo que se roban el dinero para transferirlo a cuentas prsonales afuera, si estoy de acuerdo que que tienen ciertas prevendas pero no es que se han convertido en millonarios, el proble grave es en pensar que pueden hacer con nuestro dinero lo que quieren y sin tener que darnos cuentas ni explicar en que se uso

  5. Quien no sepa a donde va a parer el dinero de los impuestos es porque esta en la luna de valencia, año tras año la Asamlea Nacional aprieba el Presupuesto del Estado para el proximo año, lo que incluya lo que se recaudara por los im`puestos y Valora el cumplimiento del que acaba de terminar. Igual hacen las Asambleas Provinciales y Municipales en sus Presupuestos desaagregados del nacional. Este articulo lo unico que pretende es confundir y engañar.

  6. Lo de menos son los impuestos: En qué se gasta el dinero que debía ganar por mi trabajo y no se paga? (aplicado a un sinnúmero de ocupaciones). Una vez salió un artículo en Granma explayándose en la explicación de q en Cuba la Seguridad Social la pagaba el estado, y no se privatizaba como en otros países. Llamé a la periodista y le pregunté si ella sabía que todos los meses le descontaban un % (creo q un 3) para la Seg. Social. no tenía ni idea. O sea , le dije, no nos la paga el estado, la pagamos nosotros.

  7. Estimado Tamakun: Desde el mayor respeto, le ruego me indiqué donde puedo encontrar los destinos de los ingresos provenientes de la cooperación médica, las tiendas TRD, los cambios en las CADECA, solo esos tres le pido. Ni siquiera José Luis Rodriguez en los artículos aca publicados hizo referencia a éllos. No sabemos ni cuánto suman. Desde hace años es sabido q eso tributa a cuentas especiales, antes manejadas a discresión personal del máximo jefe. Solo nos queda entonces la confianza, pariente de la Fe, q al final no es muy marxista y si algo católica

  8. Tamakun (5). Si algo sobra en el socialismo cubano son ejemplos de falta de transparencia y mal manejo de finanzas. Por eso estamos como estamos!
    El estado en ningún lugar del mundo produce nada. Los estadistas son políticos designados por el pueblo para (entre otras cosas) administrar las finanzas nacionales. Es el pueblo quien trabaja. La transparencia es la forma que tienen los gobiernos de mostrar explícita y documentalmente en que gasta cada centavo que ingresa el pueblo trabajador. (cont)

  9. Por lógica, debería haber mucha mas transparencia en un estado socialista donde TODOS los medios fundamentales de producción pertenecen al pueblo, pq le empresa privada es eso PRIVADA, pero no, no se cumple en el caso de Cuba y tampoco se cumplió nunca en ninguno de los ex-socialistas. Los impuestos, son solo un capítulo en lo que a Transparencia se refiere.

  10. 3.-Casualmente al ver su nombre me preguntaba si era el del petate aquel con los jóvenes que asistieron a un evento por allá, ya no me cabe dudas pues vive en Alemania.
    Por cierto creo que Ud. y Fernando se halaron dispararon (Ud. desde la Pupila del Taliban), parecen haber hecho las paces y me alegro.
    En Alemania y muchos países más quizás no se dé cuenta de en qué se gasta, pero la gente lo percibe, ven sus calles, sistemas de recogidas y procesado de basura, sus aceras, sus parques ¡!las calles!!!, el alumbrado público y un largo etc. en que se le mete dinero.
    Aquí todo ello está en ruinas y es por ello que todos nos preguntamos que se hace con lo recaudado.
    Solo agregar que no es costumbre, TODO A DEDO, a sido política de toda la vida y así sigue.

  11. En cuba existe un problema real con las personas que pagan impuestos y buscan las formas de evadirlos, subdeclararlos y todo lo demas que se conoce, el mismo obama se lo dijo a raul que eso era un problema tambien de su pais, pero realmente este es un tema podriamos decir nuevo en cuba, ciertamente tampoco se observa una utilización transparente de este dinero, no se observa, que no quiere decir que no se utiliza correctamente, al no verse en las calles, las aceras, los baches y la iluminación, entre otros, da pie a que se hable de su inadecuado uso, tampoco los delegados de poder popular en las zonas hacen mención a su manejo, esto unido al resto de problemas que tenemos con la alimentación, la vivienda, el transporte…crea una situación de desconfianza

  12. Este es un punto donde el vidrio está esmerilado y no deja pasar las imágenes.Lo que se dedica a cada rubro debe ser informado. Hay un flujo de caja entre lo que entra y sale, y esto hay que informarlo, por lo menos anualmente. Hay mucho dinero invertido en servicios que se dan a la población, pero se desconoce el monto. Hay muchas entradas, pero se desconoce el monto. Vamos a ver si se aprende a administrar. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *