“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

En marzo se suspendieron temporalmente las licencias en Trinidad

fotos_hostales_trinidad_clsp_3

Foto: Carlos Luis

Tomado de El Toque

El llamado “proceso de perfeccionamiento” del Trabajo por Cuenta Propia, anunciado esta semana en Cuba, ha creado expectativas y algunas insatisfacciones en la población cubana. En Trinidad, uno de los polos turísticos de los más importantes del país, el impacto en el negocio de arrendamiento de habitaciones es la comidilla. A este territorio, la empresa norteamericana Airbnb lo reconoció como el segundo en tener más alojamientos inscritos en su plataforma de reservas online —alrededor de 2 mil— después de La Habana.

De hecho, lo que es novedad para el resto de Cuba ya era realidad en la provincia de Sancti Spírutus desde el 10 de marzo, cuando el Consejo de la Administración Provincial decidió detener el otorgamiento de 30 tipos de licencias para el trabajo por cuenta propia —presuntamente las mismas que esta resolución nacional del 1ro de agosto— bajo razones del perfeccionamiento del sector.

En una ciudad que se ha visto particularmente beneficiada con el crecimiento de visitantes al archipiélago—3 millones hasta julio confirmó el Ministerio del Turismo— la renta de habitaciones en divisas es un medio de sustento familiar importante que no paraba de crecer. Sin embargo, a partir de marzo, quienes acudían a las oficinas del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social con la intención de comenzar su negocio, salían con las manos vacías.

“Ahora con esta Resolución la bola pica y se extiende. Se supone que es temporal, pero los trinitarios llevamos esperando desde hace meses y ahora resulta que la medida es nacional”, se queja Mercedes Betancourt, ama de casa que habría terminado una extensa inversión en su hogar para comenzar a “alquilar” poco después de implementada la medida. Su preocupación se agranda ante la inminencia de una nueva temporada alta turística (a partir de septiembre) que todos los vaticinios pronostican intensa.

“Yo creo que hay un error de comunicación entre autoridades y el pueblo. Estas medidas no pueden anunciarse así de un día para otro. Hay que crear condiciones. En el caso nuestro nos enteramos por la calle. Para esto se invierten ahorros de años que salen del sudor del trabajo o se pide dinero prestado con fechas límites de pago. Incluso conozco de gente que está endeudada con el banco. Empezaron bajo condiciones normales suponiendo que una vez obtenida la licencia en un año podrían pagar”, explica.

fotos_hostales_trinidad_clsp_4

Mario Rodríguez, un joven arrendador trinitario, debió ser uno de los últimos en obtener su licencia pues, apenas una semana después de comenzar a hospedar los primeros turistas, ya corría el rumor de que no entregaban patentes. No sabe explicarse qué tipo de restructuración específica viene en camino para el caso de los hostales. “En esta ciudad se han hecho muchos cambios desde que comenzó el negocio, desde no pedir impuestos hasta pagar 200 CUC por habitación, o en lo referente a la cantidad de habitaciones que permitían. Siento incertidumbre por lo que pueda venir”, confiesa.

“En realidad, el Trabajo por Cuenta Propia en Cuba le falta bastante —continúa. Yo veo bien que se insista en perfeccionarlo. El problema está en el alcance de las medidas que dicen van a implementar poco a poco, pero es que no se ha dicho mucho más. Si es como en el ejemplo de los salones de belleza (se suprimirán licencias al detalle por otras más abarcadoras) me parece muy bien -afirma- Además, deberían reconocer otras actividades que aún no están contempladas en la ley.”

Otro de los asuntos que intrigan al sector del arrendamiento en Trinidad es la exigencia de cuentas bancarias fiscales. Según Vladimir Regueiro Ale, director de ingresos del ministerio de Finanzas y Precios: “A un grupo de contribuyentes de determinadas actividades, comenzando por los arrendadores de viviendas (…), se les comenzará a exigir una cuenta bancaria con trascendencia fiscal en la cual se deben ir reflejando las operaciones de ingresos y gastos relacionados con la actividad que ejercen. Esta Información estará disponible para la Oficinal Nacional Tributaria (ONAT) durante el proceso de control y verificación de sus acciones a los efectos del pago de los tributos correspondientes”.

Sin embargo, Yoandy Rondón, joven arrendatario, no ve nada extraño en esta nueva medida. Dice estar acostumbrado a facilitarle la información bancaria a la ONAT cada vez que esta la necesita. “Eso no está mal, mientras las cosas sean dentro del marco de lo que está establecido en las leyes y no le traiga desperfectos al negocio de arrendamiento. Bienvenida sea toda medida que se encamine a hacernos mejor”.

“Mientras haya diferenciación entre una cuenta fiscal y una personal —insiste Mercedes Betancourt—, no le veo nada malo. Espero que sea así, porque si bien el Estado tiene derecho a controlar los impuestos, existe algo llamado privacidad bancaria”.

—Las nuevas medidas vienen encaminadas a mitigar cabos sueltos en los procesos de pagos de impuesto, entre otras cosas…

—Yo creo que el país debe volcarse a educar a la población para encontrar puntos medios. Y reconozco que nadie puede evadir el fisco, porque en otros países se penaliza hasta con la cárcel. Ahora, ¿por qué la gente en Cuba subdeclara? Aquí la mayoría lo hace, el que cobra 25 pone 20 y el de 20 pone 15… ¿pero están los precios en el mercado donde nos abastecemos a la altura de las ganancias de cada cual? Porque nadie trabaja para pagar impuestos, debe haber un margen de ganancia…

“El mercado mayorista ha tardado demasiado en llegar. Merca Hostal ayuda, pero no resuelve el problema. Muchas personas tienen que hacer malabares para abastecerse. Me parece a mí que muchas veces el fisco es demasiado alto. Hay que exigirse mutuamente estado y sector privado. Los cuentapropistas trabajan muy duro para mantener sus negocios y las ganancias no le caen del cielo”.

 
 

5 thoughts on “En marzo se suspendieron temporalmente las licencias en Trinidad

  1. Fernando, pásale el librito este a alguien por allá, a ver si aprenden un poco sobre dinero, impuestos, gobierno, gasto, deuda pública, política económica:

    https://www.google.com/url?sa=t&source=web&rct=j&url=http://moslereconomics.com/wp-content/powerpoints/7DIF.pdf&ved=0ahUKEwiXs-iwyb7VAhVCjVQKHZ33CngQFgg1MAc&usg=AFQjCNEHj9u_Kxz6eAm0UEAwJyGK0vHA-g

    Tiene el gobierno cubano que cobrarle impuestos a los cuentaprpistas? No necesariamente… Pero tal vez les resulte tan caro imprimir los billetes… Sería el colmo que imprimir sea más barato que recoger, pero bueno, en Cuba todo es posible… Y bueno, que sirvan los impuestos para controlar la inflación, o la distribución, en medio de tanta carencia, dice también mucho…. O son ganas de joder?

  2. Cogieron a Trinidad de experimento, a ver si el pueblo lo aceptaba. Como la gente no protesto, lo hicieron nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *