“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

El sectarismo en Cuba

silhouettes-616913-825x510Tomado de LJC

La batalla trascendental en Cuba siempre ha sido revolución versus contrarrevolución, pero es posible que hoy no sea la más peligrosa. La pugna entre distintas corrientes de pensamiento dentro de las fuerzas revolucionarias no solo es un hecho sino tradición, la homogeneidad solo existe en la mente de los ingenuos y la mala propaganda. Son estas diferencias, dirimidas con respeto y justeza, las que permiten unidad consensuada entre todos. Así nació esta Revolución, uniendo los grupos que lucharon contra Batista y poniendo a un lado sus diferencias por un bien mayor. Desde entonces una enfermedad amenaza este delicado equilibrio: el sectarismo político.

Se puede ser muy trabajador, defender nuestro país en todos los escenarios y aún así estar equivocado en cuestiones fundamentales. Creer que una interpretación particular sobre la lucha política es la correcta, imponerla al resto y marginar aquellos que no comulgan con ella, solo conduce al aislamiento y el fracaso. Al inicio de nuestras guerras de independencia, el regionalismo y el caudillismo amenazaron la unidad entre los mambises. Varios jefes militares creían saber cuál era el camino correcto a seguir, pero incluso desde esa profunda discrepancia táctica, se respetaban unos a otros.

Durante el capitalismo republicano el fenómeno se agudizó hasta convertirse en corriente política. El Partido Socialista Popular (PSP) se caracterizó por privilegiar más las orientaciones de la Internacional Comunista y la política exterior soviética, que responder a las necesidades reales del país. Esto provocó graves contradicciones en la revolución del treinta y fue la semilla para que en el futuro algunos de sus elementos buscaran aventajar al resto de las fuerzas revolucionarias del país. Con el tiempo hubo diferencias entre quienes combatían a Batista en el llano y la montaña, entre el Directorio Revolucionario y los antiguos comunistas, incluso el Movimiento 26 de Julio se vio implicado.

Quien dude de los efectos nocivos del sectarismo en grado extremo y el daño que este provocó, tomemos un ejemplo. Uno de los grandes crímenes durante la lucha contra Batista fue el asesinato de Humboldt 7, Marcos Rodríguez había delatado a sus compañeros ante Ventura, uno de los peores esbirros de Batista. En su interrogatorio al confesar los motivos, explica: “yo era un gran sectario (…) mis convicciones partían de un solo punto. Todo lo que no era nuestro, no servía”. Al ver que la táctica empleada por un grupo de jóvenes era distinta a la suya, la consideró errada y dañina, entregándolos a la muerte. Así murieron Fructuoso Rodríguez, Joe Westbrook, José Machado y Juan Pedro Carbó, sobrevivientes hasta entonces del ataque a Palacio Presidencial. Su delator fue protegido durante una década por altos dirigentes del PSP, sectarios también.

En el quinto aniversario del ataque a Palacio, el primer ministro Fidel Castro, criticó duramente a los sectarios que en la lectura del testamento de José Antonio Echevarría, omitieron una alusión a Dios. Trece días más tarde, Fidel vuelve a denunciar esta corriente política por su nombre ante la radio y la televisión, fue un intento de controlar el poder por encima del resto. Era evidente que había una lucha intestina entre dos fórmulas de país: el estalinismo tropical y el socialismo autóctono, una lucha que no ha terminado.

Aníbal Escalante era considerado un revolucionario, trabajador y sacrificado como nadie, ejemplo de militante comunista, hasta que su sectarismo comenzó a aislarlo en esta primera denuncia hecha por Fidel, y no lo fue más. Escalante aprovechó su posición de organizador al frente de las Organizaciones Revolucionarias Integradas (ORI) para favorecer a quienes pensaban como él, se equivocó grandemente y hubo que hacer una organización nueva en su lugar. Como si fuera poco un llamado de atención de esta magnitud, siguió conspirando en las sombras durante varios años hasta su eventual arresto en el caso conocido como Microfracción. La batalla contra el sectarismo se ganó, hasta ese momento.

El intento de construir un modelo de socialismo autóctono en Cuba chocó con un contexto adverso a finales de los sesenta. La muerte del Che en Bolivia, el mayo estudiantil francés, la intervención soviética en Checoslovaquia, la Ofensiva Revolucionaria del 68 y el fracaso de la Zafra del 70, postergaron parte de la autonomía del proyecto. Cuba debió ingresar al Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME) y con él regresaron conceptos sectarios a nuestro país, solapadamente. Muchos de nuestros padres y abuelos estudiaron en la URSS, a menudo bajo fórmulas de todo o nada, conmigo o contra mí, donde se privilegia la disciplina por encima del pensamiento. Lo que al inicio fue un fenómeno aislado de algunos comunistas, con el tiempo fue instalándose en el lóbulo frontal de los que no podían ver más allá de su circunstancia, y nunca fue un fenómeno generacional sino de mentalidad.

Permitir hoy que elementos sectarios se apoderen de las instituciones o las usen a su antojo en función de interpretaciones o agendas personales, sería institucionalizar aquello que Fidel derrotó en el pasado. Creer que su fracaso eventualmente dará la oportunidad a otros de hacerlo mejor, es desconocer el peligro de que estos arrastren la Revolución consigo y su derrota sea la de todos.

El sectarismo no es un fenómeno exclusivo de Cuba, en los movimientos comunistas y de izquierda del mundo entero, somos testigos de luchas internas que dividen las fuerzas revolucionarias y les impide alcanzar el poder político. La imposición de una fórmula determinada, el silenciamiento de las distintas opiniones dentro del Partido en función de una falsa unanimidad, la imposición de una línea de pensamiento sobre el resto, son amenazas peores que la presión extranjera o el mercenarismo interno. Si terminamos en manos de individuos autoritarios que no generan empatía, protegidos bajo un manto de invisibilidad que no permite saber en su gestión cuáles son sus aciertos o sus fracasos y consideran inservibles aquellas ideas que no sean las propias, el sectarismo habrá ganado.

Pero, ¿cómo identificar a un sectario? Les gusta hacer las cosas a su manera, la manera correcta. Su mayor rasgo es la incapacidad de escuchar, aceptar o tolerar, una opinión distinta a la suya. El sectario de por sí se considera poseedor de la verdad, no cree que sea posible otra alternativa y si alguien la propone no solo la considera errada sino que esta le hace el juego al enemigo. Termina marginando de las fuerzas revolucionarias a todo aquel que no lo siga al pie de la letra, a diferencia de la doctrina inclusiva que expresó Fidel en Palabras a los Intelectuales.

Se puede ser muy trabajador, defender nuestro país en todos los escenarios y lamentablemente ser un gran sectario. Como diría un amigo, estos son los bueyes que hay y con ellos también debemos arar el futuro, ya no tenemos un águila de vista larga que indique el camino. Sin la impedimenta no se sostiene un ejército, pero creer que esta es la vanguardia, darles cargos de relevancia e influencia en la ideología nacional, es un precio que todavía estamos por descubrir.

 
 

36 thoughts on “El sectarismo en Cuba

  1. Y sigue Harold pidiendo su poquitico de libertad…
    Que el cerco lo deje dentro del circulo de los que pueden.
    Que el sector donde el esta sea incluido.
    Los demas… pues mercenarismos…

  2. Bien interesante para conocer algunos elementos de historia. Pero realmente no me dice nada concreto del sectarismo en la realidad actual.
    Lo otro es que el articulo es una ODA a Fidel Castro.

  3. Y donde queda aquello que dentro de la revolucion todo fuera de ella nada, es o no una formula no sectaria si no lo que es peor de una secta?

  4. Más de lo mismo: doble discurso. Si la definición de sectario es la que está en el penúltimo párrafo, ahí hay una contradicción de dimensiones astronómicas: poner a Fidel de ejemplo contrario, cuando todo el mundo sabe que él fue el mayor practicante de la marginación a los librepensadores.

  5. Mercedes creo que esta vez esta pidiendo para todo el mundo, pero puedo estar equivocado. En caso de no estarlo, me alegra mucho que las mentes vayan cambiando y se dejen de sectarismo.
    SLDS

  6. Lo siento Harold, pero tus argumentos ya no me incitan a la reflexión como alguna vez lograbas. A estas alturas del juego, visto lo visto y cuando ya probable y lamentablemente se ha cruzado el Rubicón que marcaba la frontera para una eventual capacidad de la revolución para tomar nota de su deriva, volver a representar a la mayoría de los cubanos de a pie y salvar el proyecto, tu elaborada prosa de encaje o bien es ya producto de una ingenuidad ajena a todo sentido común o muestra de tu gran capacidad camaleónica para seguir por las ramas.

  7. Yo pregunto : El parametraje y el silenciamiento de los intelectuales más connotados del país fue antes o después de ” Palabras a los intelectuales ” ?

  8. Aunque Harold quiera vender su producto como una critica al “sectarismo”, en realidad no es otra cosa que parte de una lucha interna que enfrenta al grupo al que pertenecen Harold, Silvio, Esteban Morales y otros intelectuales y blogeros, que piden mas libertad para los “revolucionarios” (sin importarles la libertad del resto) y los otros grupos de la extrema izquierda que quieren eliminarlos para ser los únicos gallos en el gallinero, con las ventajas materiales de acceso a los medios, cargos, viajes, etc. que ello implica.

    Con relación al post y los “argumentos” de Harold, lo único que se puede decir es que a corto plazo siempre los que detentan el poder han pretendido escribir la historia y por ello la “explicación” de que el difunto fue un combatiente contra el sectarismo y no el sectario mayor tiene cabida en la interpretación de Harold, aunque los hechos digan todo lo contrario.

  9. Para ganar una guerra a veces hay que seguir formas poco convencionales, algunas veces la agresion directa no funciona y hay que utilizar las armas del enemigo. Felicidades por el articulo y deja a los iluminados dar su opinion, que siguen en sus tonterias hace 57 an~os y no acaban de cambiar la estrategia de ataque directo, que todo el mundo sabe que hasta este momento no ha funcionado.Entonces mi pregunta es por que criticamos tanto al articulista si no tenemos algo mejor que ofrecer.

  10. Recuerdo tambièn el letrerito, inscripto en una cruz, en las puertas de las casas de muchos ” CON DIOS TODO SIN DIOS NADA” Esto es sectarismo? No sean sectarios!! Buenos días.

  11. Estoy completamente de acuerdo con Ray (11). En mi criterio es una realidad inobjetable. El día que los revolucionarios cubanos sucumban a los reclamos de la derecha de participar abiertamente en la dirección de la sociedad, ese día solo quedaran las cenizas del proceso revolucionario de los últimos casi 60 años; matizadas por las interpretaciones y nuevas formas de segregación de quienes incesantemente, y por diferentes vías, han aspirado al poder durante este tiempo.

  12. A Harold le preocupa mucho el sectarismo dentro de la revolución, pero no le preocupa el sectarismo dentro de Cuba entera.

    Me refiero a no reconocer los derechos y libertades de quienes piensan distinto de raíz. A esos ni les reconoce el carácter humano al llamarles gusanos.

  13. Hubo abundante y florido sectarismo en Cuba. En aquellos tiempos cuando, paradójicamente –según el poeta- “la gente daba su sonrisa de amanecer”, la ideología era crucial (recuerdo que al tratar de rebatir el aserto de un profesor, en uno de esos cursos políticos casi obligatorios que se daban, de que la “Construcción del Partido” era ¡una ciencia!, por poco voy preso, por diversionista) y los posgrados de marxismo estaban a la orden del día con Plejánov, Bujarin y por supuesto Lenin en dialéctica trifulca (Trotski y Stalin eran como palabras obscenas, pero no decían bien porqué)
    Pero hoy por hoy no creo que haya sectarismo alguno en Cuba, porque la lucha ideológica como tal se fue al carajo ante asuntos más terrenales. En su lugar queda el problema concreto de todo lo que hay que cambiar y cómo y con qué premura en el enrarecido ambiente político, socioeconómico y cultural del país, con su tóxica burocracia y su siempre rígida dirigencia “histórica”.

  14. O sea que el tira-y-jala bajó definitivamente del Topus Uranus de las elucubraciones doctrinarias al pedestre terreno de la concreta. Por tanto la lucha es: fuerzas que tratan de acelerar los imprescindibles e inevitables cambios versus aquellas retardatarias de dichos cambios que cuidan sus privilegios y prebendas, apoyados, además, en los tontos útiles que les hacen el juego, como esos ciberguerreros de pacotilla.
    Así que, aunque muy bien organizado y expresado todo, este post no tiene importancia práctica alguna.

  15. Es un artículo que puede ser muy interesante para los revolucionarios. El revisionismo siempre ha aterrorizado a los “puros” de todas las doctrinas. Los que no comulgan con la ideología oficial lo leerán desde “las gradas” porque ellos no clasifican en ninguno de los grupos nominados como “sectarios”. Estos últimos, los herejes, se han salido del “proyecto”. Lo único que les interesa, en la mayoría de los casos con muy buena intención, es poder participar en el desarrollo y progreso de la “casa Cuba”.
    13 Baracoa: “CON DIOS TODO SIN DIOS NADA” era una opinión que la persona compartía o le hacía propaganda desde la puerta de su casa. Se podía pasar por allí y reírse de ella o hasta tirarle una trompetilla; no obligaba, no había poder detrás de ella. Pero todos sabemos lo que le sucedía al que se opusiera a una consigna (“Dentro de la revolución todo, fuera de la revolución nada” o “Los diez millones van”…) orientada desde los centros de poder de la revolución.

  16. No es comparable Baracoa: “No es lo mismo ir al consulado de China que ir con su China al lado”
    Saludos

  17. Baracoa 13. En lo religioso entiendo que puede haber sectarismo, no en la fe verdadera pues Dios ofrece libre albedrío. Todos sabemos que nuestras decisiones, todas, las correctas y las incorrectas nos traerán consecuencias. Nos obstante entendí que al sectarismo que se refiere el artículo es aquel que ha obligado a muchas personas a vivir en la simulación o a que se criminalicen sus puntos de vista. No veo el vínculo con la religión.

  18. ” Les gusta hacer las cosas a su manera, la manera correcta. Su mayor rasgo es la incapacidad de escuchar, aceptar o tolerar, una opinión distinta a la suya. El sectario de por sí se considera poseedor de la verdad, no cree que sea posible otra alternativa y si alguien la propone no solo la considera errada sino que esta le hace el juego al enemigo.”
    Y no es asi exactamente como se ha comportado el PCC desde su primer congreso? Acaso quien escribio esto no apoya los planteamientos y actuacion del PCC? Me parece bastante hipocrita el articulo.

  19. Es que el problema no es que existan sectas, religiones, facciones ideologicas, grupos politicos. Cada grupo se pensara dueño de la verdad y con mas razon que los demas.

    El problema no es la secta, el problema es la secta unica y todo poderosa. La religion oficial, el partido unico, la unica ideologia.

    Porque las diferentes sectas pueden
    armonicamente coexistir mientras ninguna le quite el derecho a las demas de existir.

  20. Ramiro Rodríguez (12)

    Creo que es valido y esta en su derecho Harold al utilizar en su guerrita interna cualquier método que entienda, pero por lo menos en mi caso, también estoy en el derecho de señalar su hipocresía al presentar al difunto como un luchador contra el sectarismo, cuando es todo lo contrario, todo para poder poner de su lado al innombrable, en su guerrita contra otros sectarios que al igual que Harold solo aceptan como buenos a los que ellos dicen que son “revolucionarios” sin serlo, excluyendo de la posibilidad de opinar a todo el que caiga fuera de su cofradía y siempre bajo la sombrilla protectora que le permiten desde el poder de “contra la revolución nada”.

    Por otra parte, siempre preferiré señalar las mentiras que pretenden “santificar” a personas y un proceso que ha llevado a mi país a la ruina, que esperar sentado a que se “muerdan” entre ellos y algún día ver pasar su cadáver.

  21. Sectarismo es sectarismo, venga de donde venga y haga lo que haga. Una cosa es secta y otra es sectarismo(vayan al diccionario) como mismo es burócrata(quien trabaja en buró) que burocratismo. No cambalacheen las cosas.Y el sectarismo como extremo o vicio es perjudicial pues contrario a lo que alguien dijo aquí, si tiende a combatir al que no piense como èl, tiende a destruirlo quitando el derecho, como alguien más dijo.Es bueno que disientan, así Ravsberg se ve realizado facilitando la polèmica al publicar esto. Y lo de el Sr. Cárdenas, no estoy del todo de acuerdo con lo que dice, porque ni dice todo y no dice nada con su “recuento”. Y no circunscriban el sectarismo a la Revolución, es un fenómeno que nos toca a todos. Y si no pienso como Udes. Soy sectario? Por favor, que el odio no los ciegue.

  22. Y bueno, Harold, algún ejemplo concreto actual ? Por que la demostración histórica está buena, pero luego te pierdes sin concretar.
    No creo que en la Cuba actual sectarismo. Hay oportunismo y corrupción (quizás peores que el mal que describes) pero no ese sectarismo que denuncias.
    Y para los que siempre han querido derrocar a la Revolución, un par de notas:
    1)Si alguien jamás fue sectario, fue Fidel Castro. O Raúl. Y la historia lo prueba.
    2) Ahora, defender a la Revolución, nacionalizar industrias, enfrentar la agresión de Girón, las bandas contras, el bloqueo, la subversión, en fin, enfrentar 60 años de agresiones de EE.UU. es sectarismo ? No hombre, es luchar por la soberanía !.

  23. Adrian 26, la historia prueba que Fidel elimino, sin titubear a todo el que no siguio estrictamente sus dictados, que nunca escucho a nadie, que el que no participo d su secta fue extinguido y d eso si sobran ejemplos; y nacionalizar industrias, quitandoselas a burgueses, para venderselas a otros burgueses, hombre, eso se llama robo!

  24. Voy a decir una única cosa aquí, la unanimidad esa en cada congreso, en cada reunión, en fin en todos lados a través de los años… es lo más mentiroso y risible que hemos visto en la vida. La unanimidad no existe, cada persona es un ser único y diferente, no hay unanimidad ni con los padres ni con los hijos en el pensamiento, cómo va a existir entre tantas personas. Eso ya, en verdad, da pena, ver todas las manos alzadas, sin criterios ni opiniones, todos supuestamente pensando igual y aprobando lo mismo sin dudas. Y bueno ya lo dije ya da risa y pena. Si el propio Comandante y todos los que hicieron revolución hubieran estado de acuerdo con todo y aprobado por unanimidad cada cosa, aun estaríamos con los herederos de Batista. No habría existido la revolución.

  25. Hola Clara Luz , a mi no me da risa me da asco , pienso que o no son valientes para decir su verdadera opinión o son bien conocedores del método y saben muy bien lo que sucedería si discrepan , como siempre digo : aquí nadie está para buscarse problemas sino para acomodarse lo mejor que puedan y si el precio del acomodo es levantar la manita pues a levantarla . Saludos .

  26. Hola Liborio, que yo sepa la risa es un arma y un método bastante efectivo de ironía, si no pregúntale a Pánfilo, pero, no obstante, agregué que da pena, o sea vergüenza a la vez. El resto de los por qué se levantan las manos, bueno es obvio. Pero te repito la risa es un arma y bastante eficaz y en último caso, desestresa mucho, te la recomiendo, relax del bueno. Una preguntica hablando de valentía y demás… Liborio es tu nombre real o solo es el que representaba en alguna viñeta de tiempos de antes de nuestra era al pueblo??? jajajja, Saludossssssssssss

  27. Hola Clara Luz , si a ud le funciona pues felicidades pero le juro que no tengo mal sentido del humor y no le encuentro el chiste por ningún lado a las asambleas y los congresos cuando los televisan , sólo me causan un aburrimiento muy grande . Con mi viejo grupo de buenos amigos me divierto y nos la pasamos superbien por lo demás vivo con muy poco estrés . Con lo de Liborio tiene razón , fue por el personaje de la prensa de la república . No me pasó inadvertido su ” venenito ” : hablando de valentía y demás … y sabe qué ? Eso sí me dió risa y me dejó relajadíiiiiiiiisimo . Saludos .

  28. Más risa me da a mí que tú creas que todos vamos a los congresos, y bueno la valentía empieza por el nombre real al opinar. Pero creeme que soy muyyyyyyyyyy feliz y que me rio de buena gana y con la carcajada que sale del alma. Tal vez por eso veo algunos comentarios con mucho sentido del humor. Y, en verdad, me siento totalmente satisfecha conmigo misma. Saludos risueños.jajajajaj

  29. Hola Clara Luz ( 32 ) Feliz y risueno día para ud . Yo no he dicho que creo que todos vamos a los congresos , dije que me aburren cuando los televisan . Lo del nombre real y la valentía me irían si eso formara parte de mi realización personal pero no es el caso es sólo parte de mi distracción y mi necesidad de aportar mi opinión cuando así lo deseo aportando mi humilde granito de arena al mejoramiento de las cosas que no me cuadran . Celebro que ud sea una mujer dichosa y feliz , hacen falta millones así pues creo que la gente feliz no es danina ni padece de mala leche . Saludos .

  30. Liborio amigo: Los granitos de arena para la mejoría de todo se aportan mejor en nombre propio, así las personas saben que no somos fantasmas y cómo pensamos. Pero cada quien que sea feliz a su manera. En mi caso, sentirme tan libre como para decir lo que pienso en mi nombre, en verdad, me da mucha realización, y mucha vida, también me hace feliz en verdad. La libertad en expresar los criterios lo deja a uno muy relajado. Pero lo dicho, cada uno es feliz con lo que quiera. Saludos. Ah! y fin el cuento porque debo viajar por unos días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *