“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

El patriotismo del anticastrismo

exilio-miami-anticastrismo-cubanos-eeuu-

Tomado de El Nuevo Herald

Es muy difícil que algún día lo acepten; tan difícil como que dejen de confundir consignas con razonamientos. Pero así será: las contramedidas tomadas por el presidente Donald Trump el viernes pasado, e impulsadas por la parte más rancia del exilio político cubano, se cobrará sus primeras y principales víctimas en la frágil empresa privada de la isla. Todos los cursos que se dieron en el Miami Dade College, todos los seminarios para sus “jóvenes empresarios”, todas las intenciones de “empoderar” a los cuentapropistas no solo se han quedado huecas, sino que se convierten en hipócritas cada vez que quienes le redactaron las nuevas medidas a Trump repiten ese objetivo ante las cámaras.

No lo aceptarán, nunca lo van a comprender y es más: no harían absolutamente nada para no hacerle daño a sus más débiles compatriotas; porque los compatriotas que ellos aman ya no viven en la isla. A aquellos los quieren liberar, les piden que se conviertan en mambises, les dicen que derrocar al comunismo es lo más noble, pero no aceptan que puedan progresar y ganarse su platica dentro de un país “donde absolutamente no es posible nada bueno”. Sin embargo, no hay que dudar de su amor por Cuba. Se les ve en el rostro, se les ve en el ansia, se les nota cuando ante cualquier moderación saltan como fieras para defender al templo sagrado de la patria. Cuando sentencian que toda ponderación no es más que una genuflexión, que todo razonamiento que no aplauda sus conceptos es un argumento comunista; cualquier gesto conciliador una traición y una falacia cualquier esperanza en la nación profunda. Porque ellos son la única y más pura raza de la patria.

Recuerdo cuando despreciaban a los opositores porque eran agentes del gobierno y después cuando empezaron a recolectarlos ––precisamente en la era de Barack Obama–– mediante una obstinada coincidencia en el tono de la piel. La mayoría eran negros al igual que el presidente, al que nunca le tuvieron respeto como si careciera de presidencia o apellido y simplemente era eso: “el negro”.

Y vemos ahora como vitorean a Mr. Trump. El pobre Trump, que no sabe muy bien donde está La Habana y mucho menos quien fue Bonifacio Haza, el comandante de la policía batistiana que se reunió con Fidel Castro el primero de enero del 59, le rindió sus tropas, y entró con él a Santiago de Cuba, lo que no le salvó de ser fusilado pocos días después bajo acusaciones de estar implicado en las muertes de Josué y Frank País, Raúl Pujol, Alberto Sambrán y Fernando Proll Céspedes. El teniente coronel Salas Cañizares fue quien acribilló a País y Pujol, pero en Santiago de Cuba se conocía el método del comandante Haza: “Si había que transportar a un revolucionario, entre un policía bueno y otro malo, el comandante Haza mandaba al malo para que acabara con él”.

“Rosario, mi madre, no intercedió ante Raúl Castro por la vida de Haza como se lo pidió su esposa, porque lo culpaba de la muerte de Josué. Haza tenía a Josué herido y en vez de llevarlo a un hospital se lo entregó al coronel Ríos Chaviano. Mi hermano no salió vivo”, me declara en Miami Agustín País, combatiente antibatistiano, hermano de Frank y Josué. Fernando Proll Céspedes tenía solo 16 años. En el vínculo que se adjunta[i] se relaciona que Bonifacio Haza ordenó su muerte. Su hijo Luis Haza fue el seleccionado para el momento dramático ante Trump en Miami. Tocó al violín el himno americano en vez del cubano, en un acto que se suponía patriótico.

Pero la suerte está echada, es una victoria innegable para quienes se opusieron al deshielo de Obama, regresamos a la mano dura, se acabaron las visitas de las Beyoncé y las Kardashian, que eran también insoportables, y en un simpático birlibirloque de la historia los representantes del exilio histórico coinciden con el gobierno socialista en su ninguneo de la incipiente empresa independiente cubana, esa que va desde un restaurante levantado con mil sacrificios hasta el que pintó su almendrón de color rosa para atraer a los turistas (pasando por el albañil del restaurante o el pintor del almendrón) porque el turismo se acabó.

Aunque no tanto. El mundo, queridos cuentapropistas, será ancho pero no tiene por qué ser ajeno. Hay miles de turistas italianos, franceses, rusos, chinos, vietnamitas y hasta lapones que querrán conocer la pequeña habitación que le tenían preparada al señor de Michigan que nunca llegará. Solo es cuestión de reorientarse. Y que el estado cubano acabe de darles la categoría y el papel que les corresponde, de manera nacional y soberana, como siempre reclaman. Para eso no hacen falta Trump, ni Luis Haza el violinista.

Comentarista político y columnista de CNN en Español.

[i] Notas tomadas a la sazón por el periodista norteamericano Tom Dunkin y nada tienen que ver con la historiografía del gobierno cubano. Consultar: http://cuban-exile.com/doc_076-100/doc0087.html

 
 

10 thoughts on “El patriotismo del anticastrismo

  1. Esta idea creo que se aplica también, con signo contrario, al extremismo absolutista de acá: “…sentencian que toda ponderación no es más que una genuflexión, que todo razonamiento que no aplauda sus conceptos es un argumento comunista; cualquier gesto conciliador una traición y una falacia cualquier esperanza en la nación profunda. Porque ellos son la única y más pura raza de la patria.”
    Entretanto el cubano común espera, no con mucha convicción, racionalidad y que le dejen vivir.

  2. Cuando el canciller cubano lo dice y lo repite un simpatizador del gobierno cubano, significa que va a ser forzadamente así: se va a afectar la empresa privada de la isla. Quizá ya había sido contemplada esta posibilidad y ahora se pueda aplicar con esta justificación; lo que nadie se toma el trabajo de explicar de qué modo.
    En cuanto al título del artículo “el patriotismo del anticastrismo” el autor no sugiere si está siendo irónico o cáustico.
    Yo creo que el anticastrismo es patriotismo. No en este caso precisamente, que es el remake de una política desactualizada, conveniente a ambos extremos de la soga. La prueba de que la estrategia de encontramiento pueblo a pueblo es la ùnica solución para Cuba es la respuesta de los reaccionarios y conservadores del gobierno y sus acólitos. Sólo hay que leer la reflexión “el hermano Obama” para entenderlo.

  3. Gran artículo, mis respetos, realmente conocemos muy poco de esos tiempos, no sabía de ese haza, hay un comentarista en la Florida con ese apellido y con el odio que habla de Cuba se nota que es familia de ese otro que tiene las manos manchadas de sangre de cubanos, como este caso yo supongo que existen mucho más de los cuales no leo, no me interesan porque lo mejor es perdonar, sacarse del corazón todo vestigio de odio porque envenena el alma, y eso es lo que sucede con el llamado exilio histórico de Miami.

  4. Dentro de la Revolucion todo, fuera de la Revolucion nada.

    Es de esperar que los otros asuman lo contrario:

    Fuera de La Revolucion todo, dentro de La Revolucion nada.

    Hasta que no se respete la opinion discrepante, hasta que no se respeta la libertad de expresion de los que no piensan igual al gobierno, hasta que no se respeta la diferencia y se prentenda obligar a toda una nacion a ser comunista o aparentar serlo para no sufrir consecuencias pues no habra reconciliacion alguna , la Patria es de todos y todos tienen derecho a existir porque todos somos cubanos, basta ya de intolerancia politica,basta de tratar a los emigrados como escorias, lumpen, excubanos, gusanos, basta de negarle la entrada por 8 años a decenas de miles de profesionales cubanos, deportistas, medicos, artistas… sin importar familia, madres, hijos, sin importarles sus derechos como cubanos de entrar a su pais, basta de totalitarismo.

  5. Felicito a Jorge Dávila por su esclarecedor artículo. Ojalá le sirva de algo al Señor Oscar Haza, que nunca habla de lo que pasó con aquel otro Haza, que creo era tío suyo, que el primero de Enero del 59 se puso un brazalete del Movimiento 26 de Julio y se quiso hacer pasar por batistiano arrepentido, creyendo que podría salvarse de tener que responder por los crímenes en que había estado involucrado, entre ellos los de Frank y su hermano Josué.

  6. Mario 100% de acuerdo contigo.Creo que el autor es muy superficial porque plantearse primero el supuesto daño a los cuentapropistas y no mencionar que son rehenes de los militares y de las no leyes cubanas, es un escrito para endulzar al Jefe del departamento ideológico del PCC, aunque creo sepa que los aduladores son simplemente despreciados.

  7. El zoológico de Miami aquel Viernes(incluido el Trump) lo dice todo. Esbirros, terroristas, “disidentes” veteranos de la 2506, etc. Y el local, Manuel Artime, quien le sirvió a la CIA como”golden boy” y despuès desapareció por obra y gracia de un espíritu que no es precisamente el santo.

  8. Por un momento, cuando leía el 2do párrafo, no sabía bien a cual de las dos “orillas/pandillas” se estaba refiriendo el autor.
    Concuero con Palomino en la interrogante de ¿a qué viene tanta lloradera, rabieta y pataleta por las medidas del nuevo “emperador” si nuestro guía espiritual, el invicto e invencible comandante en jefe, en su última relexión pública dijo que “no necesitamos nada del iperio?”
    A parte, ¡qué iluso el tal Bonifacio Haza al pensar que poniéndose un brazalete del M-26-7 se iba a librar del “ojo por ojo” sumario y expedito!

  9. una vez mas me asombro al ver el titular que encabeza este articulo. acaso no empezaron a cerrar ya negocios privados en la habana por la situación del agua y la sequía, acaso no hacen y deshacen a diario los que dirigen el país y cierran lugares e imponen leyes e impuestos absurdos para la mayoría de los cubanos que intentan ganarse el pan honradamente y sin depender demasiado de un sistema que no los beneficia nunca? acaso cree en el gobierno alguno de los mal llamados “cuentapropistas”? acaso algún cubano de a pie de verdad y con vergüenza cree en un sistema corrupto y totalitario donde las cosas se hacen porque a ellos les da la gana? viví 36 años en cuba,fui cuentapropista a la fuerza porque si no me encauzaban con el “peligro”, por es hecho de trabajar con artistas independientes(soy fotógrafo, ser fotógrafo es un estilo de vida, es trabajar free lance)y fui victima directa de varios atropellos cometidos por funcionarios cubanos en nombre de las leyes cubanas…hasta cuando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *