“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

El niño balsero al cine

elian-gonzalez-cuba-balsero

El mediático caso de Elián González, el niño cubano que en 1999 naufragó en las costas de EE.UU. y protagonizó una batalla político-judicial entre ambos países por su custodia, llegó hoy al cine de la mano del festival de Tribeca.

El documental “Elián”, que se estrenó mundialmente en la sección “Spotlight Documentary”, explora cómo este joven, que tenía tan solo cinco años cuando llegó a Estados Unidos, se convirtió en el centro de un intenso conflicto entre su padre, quien lo quería de vuelta en Cuba, sus familiares de Miami (Florida) y las autoridades.

“Yo había escrito sobre este caso hace años y me di cuenta de que era una historia mucho más profunda de lo que se veía en pantalla”, asegura el director del filme, el periodista Tim Golden, en una entrevista telefónica con Efe.

Elián fue rescatado por dos pescadores cuando se encontraba varado en mar abierto, tras intentar emigrar ilegalmente al país en una balsa en la que viajó junto a su madre y otras nueve personas que murieron ahogadas.

Durante su estancia en EE.UU., sus familiares se hicieron cargo de él y pelearon durante meses ante un tribunal para conseguir que permaneciera en el país, si bien finalmente su padre recuperó la custodia.

No obstante, cuando perdieron el caso, sus tíos se negaron a cooperar para enviarlo de vuelta a Cuba porque creían que el sacrificio de su madre por un futuro mejor habría sido en vano.

“El punto de partida fue intentar rescatar el lado humano de una familia dividida por este episodio, y de toda esa gente que, como Elián, han quedado olvidados en la batalla política (…) y tratar con respeto los puntos de vista de ambas partes”, explica Golden.

El director asegura que el caso no sólo fue otro drama familiar, también acrecentó las prolongadas tensiones entre Cuba y EE.UU., ya que Fidel Castro encabezó las multitudinarias protestas que tuvieron lugar en la isla para exigir el regreso del niño.

Dieciocho años después, González ofrece en este documental la primera entrevista acerca de sus recuerdos, su pasado y lo que supuso para él crecer en Cuba junto a su padre, así como la estrecha relación que formó con Castro a raíz de su experiencia.

“(El caso) afectó de una forma profunda al liderazgo político de la comunidad cubana en EE.UU. Fue una línea divisora en la historia y trayectoria de esa comunidad”, asevera Golden, quien cubrió para el New York Times la historia.

Así, considera que el caso de Elián fue “fundamental” en la relación entre ambos países y para toda una generación de migrantes cubanos en EE.UU., ya que enfrentó a los simpatizantes y opositores de la revolución de Castro e introdujo “nuevas voces” y cambios en la filosofía del exilio.

En cuanto a la relación entre Elián y su padre, asegura que tienen una relación “muy estrecha y cercana”, si bien reconoce que fue “muy impactante” y traumático para el progenitor volver a pensar en todo lo que experimentó en aquella época.

Por su parte, el productor Trevor Birney recordó durante la presentación que este documental es también un reflejo de la situación de miles de familias cubanoamericanas que viven separadas debido a las disputas sobre el régimen existente en su país.

“Prometimos que trataríamos la historia con respeto y veracidad y creo que cumplimos totalmente con esa promesa. Fue enormemente difícil convencer a la familia en Miami, porque ellos tampoco habían contado su historia nunca antes”, explica Golden.

Como explica el director, la historia de Elián fue un tema muy seguido por los canales locales hispanos, nacionales, internacionales, hasta el punto de que se convirtió en un episodio de “telerrealidad”.

“Fue la primera vez que las cámaras entraban de esa forma en las vidas de personas que salen en las noticias, estaban inmiscuidos en la vida cotidiana de la familia”, subraya Golden.

Elián González, de 23 años, revela en el documental la profunda admiración y respeto que siente por el fallecido Castro, a quien considera un “padre” y un “amigo”, así como su agradecimiento al pueblo cubano por haberlo traído de vuelta.

 
 

5 thoughts on “El niño balsero al cine

  1. De verdad que Eliancito tiene que estar muy agradecido de su padre, del pueblo de Cuba y del Eterno Comandante Fidel por haberlo regresado a Cuba y así haberse formado como un buen revolucionario cubano, hay que oirlo hablar ahora ya hecho un hombre de progreso como se expresa y su lúcida visión de las cosas y del mundo, se ve que siguió al pié de la letra los consejos de su papá Fidel.
    ¿Qué hubiera sido de Eliancito si se hubiera quedado a vivir en el Imperio?
    Nadie lo hubiera conocido, no podría haber estudiado como lo hizo, no tendría un pensamiento tan maduro y tan profundo, y hasta podría haber sucumbido a cualesquiera de los vicios propios que resultan de padecer la vida capitalista. !Gracias Fidel por traernos a Eliancito de vuelta¡

  2. A ver este es gilipollas, la culpa de la muerte de su madre es del Gobierno Americano por poner una ley tan absurda como esa y del Gobierno cubano por no querer dar su brazo a torcer. Buena lavada de cerebro que le dieron, no lo culpo eso que vivio traumatisa a cualquiera. Lo dire siempre todos aquello que han fallecido se lo deben a ambos gobiernos.

  3. Pues veremos el documental si no lo objeta la censura, pues no he leído nada en la prensa nacional que lo mencione. En ese affaire se puso de manifiesto una vez más el espíritu justiciero, protector de la familia y humanista de Fidel Castro, además de su fino olfato para detectar las coyunturas propicias donde exhibir sus cualidades histriónicas y brillar y destacarse. Lástima que ese espíritu estuvo de vacaciones en muchas ocasiones, como cuando lo del remolcador “13 de Marzo” y los mítines de repudio y concomitantes acosos a viviendas de la escoria (con niños-escoria dentro) que se iba por Mariel, en 1980.
    Es bueno recordar que ese asunto nos dejó, como secuela, la inefable Mesa Redonda, donde nuestro pueblo se informa fácilmente de lo que pasa en Tombuctú y la Melanesia, y del sistema electoral de los USA.
    Por otra parte no dudo que Elián considere a Fidel como un padre y amigo entrañable, si al fin “resolvió” su vida y la de su padre con largueza.

  4. Es muy bonito suguro lo que dice elian en su docomental pero fue un niño que cuando que cuando llego a cuba de los Etados unidos lo tuvo todo igual a su papa y no creo que sea justo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *