“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

El miedo y la herejía

cuba-cultura-pensarTomado de Desde mi Insula

“(…) de pronto la persona más improbable, toda tímida y encogida, se levantó de su asiento y parecía que iba a darse a la fuga pero fue hasta el micrófono de las intervenciones y declaró: “Yo quiero decir que tengo mucho miedo. No sé por qué tengo ese miedo pero es eso todo lo que tengo que decir”. Era (…) Virgilio Piñera que había expresado lo que muchos en el salón sentían y no tenían valor de decir públicamente”

Guillermo Cabrera Infante (1998)

Cincuenta y cinco años han pasado desde aquel histórico encuentro entre Fidel Castro y un grupo de escritores y artistas quienes, durante tres días en abril de 1961, discutieron sobre el futuro de una Revolución que se debatía entre asumir a la Cultura como aliada o subordinada. Responder a esa relación era necesaria, y más en aquellos tiempos de amenazas externas y una confrontación entre diversos sectores de la intelectualidad por el control del poder cultural.

Virgilio Piñera estuvo allí, entre la flor y nata de la intelectualidad de los primeros años revolucionarios. Aquel flaco, ateo y maricón (“La literatura es mariconería y para maricón, yo”, diría en una ocasión) tuvo la útil osadía de hablar de miedos ante el propio Fidel Castro: “ (…) hay un miedo que podíamos calificar de virtual que corre en todos los círculos literarios de La Habana, y artísticos en general, sobre que el Gobierno va a dirigir la cultura. Yo no sé qué cosa es cultura dirigida, pero supongo que ustedes lo sabrán.”

virgilio-pic3b1era

Virgilio Piñera: “Nadie me puede acusar de contrarrevolucionario”

Algunos han querido interpretar sus palabras como un “miedo virgiliano” al poder totalitario; sin embargo, a lo que en realidad temía era a la posibilidad de que el pensamiento estalinista y pro-soviético se hiciera con el control de la política cultural. Hay quienes piensan que la respuesta a sus miedos está en aquella tan manida y retorcida frase de Fidel Castro sobre los límites de la Cultura en la Revolución. Dentro de la Revolución, todo; contra la Revolución, ningún derecho”, expresaría Fidel  en las conclusiones de su encuentro con los intelectuales en 1961. Pero ni siquiera aquello calmó a Virgilio. La instauración del “diversionismo ideológico” como etiqueta, la censura literaria, la parametrización, el “pavonismo” y el Quinquenio Gris serían las amargas respuestas a sus miedos. Apartado de la vida cultural cubana, Virgilio moriría en octubre de 1979 incapaz de ver restituido su papel como figura indispensable de las letras cubanas del siglo XX.

A pesar de los años, aquel “miedo virgiliano”, que el intelectual cubano Julio César Guanche representaría en la pregunta “¿Cuáles serían los límites de la creación intelectual en la Revolución?”, sigue aun teniendo vigencia y necesidad de ser respondido. Al igual que en 1961, la censura y el pensamiento dogmático y dócil siguen conviviendo entre nosotros. Al igual que en 1961, en la Cuba del 2016 persiste la lucha entre sectores por el control no solo de la Cultura sino también de lo que significa o no ser revolucionario.

“Revolución es cambiar todo lo que debe ser cambiado; (…) es desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional”, dijo Fidel Castro durante un discurso en 2002 que muchas veces repiten y repiten algunos sin entender la verdadera dimensión de lo que es ser revolucionario. Revolucionario es aquel intelectual que cuestiona el dogma y ofrece nuevos puntos de vista o el periodista que informa, visibiliza y cuenta a riesgo de ser atacado por los “asalariados dóciles al pensamiento oficial” o el aquel que dibuja y escribe un país que está más allá de los límites de lo armónico. Revolucionario es también el trabajador que critica y lucha contra lo injusto. Revolucionarios todos, herejes del dogma.

Dijo una vez Alfredo Guevara que “mientras más fuerte y denso es el dogma que impide y retarda la vida, más placentera resulta la herejía intelectual que lo desautoriza”.

Este post no es nada más y nada menos que un canto a una necesaria y revolucionara herejía a ejercer por aquellos que conviven y forman parte de la sociedad cubana actual, una sociedad que está más allá de quienes somos cubanos de nacimiento. Es un canto a la inconformidad y a la crítica necesaria. Es una afrenta contra la censura, el purismo, la negación de la realidad y el conformismo.

“Nadie me puede acusar de contrarrevolucionario”, dijo Virgilio Piñera aquel 16 de junio de 1961 al formular sus miedos. Unos miedos que merecemos extirpar de nuestra sociedad ahora que Cuba avanzada en terrenos desconocidos. En la herejía útil y revolucionaria reside la fórmula necesaria para lograrlo.

He ahí la verdadera actualización.

 
 

22 thoughts on “El miedo y la herejía

  1. Ojalá y con todo eso no nos olvidemos de José Ramírez, aun cuando todo esto es para que no haya más José Ramírez.

  2. Otro vivo ejemplo que aquella cosa ha existido por epocas de personas diferentes que se van reciclando por su “cansancio” politico y porque existe un usa que aguanta a cuanto exrevolucionario excubano exista.
    Todos nos equivocamos, menos la primeria familia.

  3. Ahora cualquiera se autodefine cualquier cosa, aunque este claro que le sirve a alguien, tal vez-incluso sin cobrar por ello…

  4. En nuestro pais, infelizmente la cultura fue politizada, en la frase de Fidel estaba implicito el caracter partidista de la cultura REVOLUCIONARIA. A partir de ese discurso sucedieron y acontecieron penosas defenestraciones, el caso PADILLA, la parametrización, la creación de la vergonzosa UMAP, DONDE se pretendia “CURAR” a homosexuales y realizarles electro shock psicologicos a los idiologicamentes desviados. Todavia el Estado cubano no ha pedido disculpas por tan errada conducta, de eso no se habla, se habla de los aciertos. Una sociedad para Saniarse espirituarmente debe tener vista de retrovisor para no continuar teniendo accidentes. Distinguibles figuras de nuestra literatura terminaron en el olvido o en el exilio. Donde fue que se escuchó hablar publicamente de LEZAMA LIMA, un gigante de las letras… En la película Fresa y chocolate. Por que simplemente era homosexual y politicamente incorrecto, pecado capital . Actualmente hay muchosss intelectuales en cuba que vivieron esa…

  5. Yohan: se que eres un intellectual y que por eso,ademas de ser cubano,sabes mucho,pero: Por que no se publican los debates de ese Primer Congreso?Eso daria respuesta a una contradiccion inplicita en este esacrito tuyo: Virgilio,como la mayoria de lo intelectualidad cubana,presentes en ese Congreso,le temia al Regimen totalitario que,de forma taimada,iba introduciendo el Iuminado.Miedo al totalitarismo,quiere decir para un intellectual,dominio de la cultura y uso de ella para adoctrinar burdamente a los ciudadanos…con las consecuencias que tu y todos,estamos viendo…ese fue el miedo virgiliano,que,ademas de maricon,como tu dices,era un homre libre……!!!

  6. El “miedo vigiliano” es real y algo que nos persigue a muchos, tal vez seamos aún demasiados. Y no es miedo a la revolución, sino de quienes asumen lo revolucionario como fetiche, negando su esencia hereje y critica.
    Por eso es que estoy convencido que la verdadera actualización y superación de la vieja mentalidad dogmática, burocrática y acomodaticia no será posible mientras no seamos capaces de superar dichos miedos.

  7. Que existan periodistas cubanos que escriban.artículos como este y que hemos visto publicados en este blog nos hace pensar que una prensa mejor es posible, que hay material humano para hacerla.

  8. La revolución la hace y la mantiene todo un pueblo cuando se siente parte de ella, cuando se siente parte de un todo más grande que él o ella misma, pero en libertad para aportar su pensamiento y su trabajo a otras ideas y otras formas de hacer. La frescura que revitaliza cualquier proyecto viene de la sabiduría de los mayores y de la energía de los jóvenes. Y si no, muere.

  9. El problema en aquellos tiempos y hoy, sigue siendo el mismo, quien decide que es “con la revolución y que es contra la revolución”, un detalle importante el que decide o los que deciden siguen siendo los mismos pero ahora con otras necesidades. Y es ahí donde seguimos y seguiremos empantanados. Se creó y se aceptó un poder supremo que cuesta muchísimo trabajo remover o al menos exponer que esa no es la vía de lograr un país para todos. Raúl fue muy claro “si logran fragmentarnos sería el comienzo del fin” la mayor grieta hoy la cincelan los que se niegan a aceptar que otros tiempos y otras formas de hacer las cosas serán la única forma de enfrentar el futuro, eso que usted llama “En la herejía útil y revolucionaria reside la fórmula necesaria para lograrlo.”

  10. Livio(11): el que piensa que con unos libritos en la mano y un catel de “acceso prohibido ” se arreglan las cosas,es sencillamente ,un iluso.No ven como han terminado los “experimentos comunistas?” O es que ser ciego es ser inteligente.Las personas que se las pasan citando a marti,a Marx,gramsci,etc,etc…se estan perdiendo la modernidad,el mundo del future,el que se hace hoy.No ve a Cuba como se debate como un leon atado ?? Desaten al leon !!!!

  11. comparto su criterio Javier(10) pero siempre respetando que los jóvenes son los que tienen que liderar este proceso y que ese proceso como es lógico se parecerá más a sus tiempos que a sus padres dicho todo lo anterior también es importante decir que un sistema como el capitalista las políticas que tienen que heredar los jóvenes son fáciles, ya que lo importante que se debe mantener es que continúe una lucha entre los humanos para que unos se diferencien de otros y seguir motivando el desarrollo, pero los sistemas socialistas la cosa es mucho más difícil, sobre todo en un mundo con predomino unipolar diferente y que para nada juega limpio.
    Saludos

  12. Pues viendo lo que sucede ahora, creo muy oportuno y me ha encantado este artículo de Yohan González.
    Por cierto que tiempos deben haber sido aquellos y deben haber pasado los mencionados, si 57 años después estamos viendo cosas similares o peores, que ni aquellos mismos quizás calcularon que a estas alturas sucedieran.
    Y “Aquel flaco, ateo y maricón” estuvo muy claro y si algo le sobro fue valor evidentemente.

  13. Con todos los defectos que pueda tener la política cultural de la Revolución, que obviamente los tiene, creo que ningún gobierno ha apoyado tanto a la cultura en este continente. Esto lo pudiera reconocer hasta el propio Virgilio

  14. YO, EN CUBA, NO TENGO MIEDO! QUIEN LO TIENE? Pueden botarte del trabajo pero la dignidad no te la j.. nadie. Lo importante es descubrir mas espacios donde hacer evidente la necesidad del cambio. Pymes SI! Monopolio estatal NO.

  15. Medio siglo despues que Virgilio expresara sus miedos, los homosexuales son protegidos laboralmente (falta lograr el derecho al matrimonio y la adopcion!), los catolicos y creyentes pueden estudiar en la universidad, los afrocubanos van al trabajo vestidos de santos, y la emigracion y nosotros viajamos sin permiso. La clase media y la desigualdad crecen, como la pobreza, el General Presidente llama a legalizar las pequeñas empresas, y ataca el secretismo aunque no hay ley de medios aun. Se expulsa un periodista de Holguin, Aixa de la UPEC intenta enlodar a Ravsberg (NO en nuestro nombre, Aixa!) pero no hay torturados (30 000 en la Argentina de Videla) ni desaparecidos (60 000 en Mexico). Cuba cambia…..pero SI tenemos prisa!

  16. Muy bueno el artículo, bien escrito, con elementos históricos interesantes y para nada aburrido. Espero poder leer más de este autor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *