“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

El cine en los últimos días en La Habana

ultimos-dia-en-la-habana-fernando-perez-cine-icaicTomado de PC

La última producción del realizador cubano Fernando Pérez, llega a los Estados Unidos y será presentada en el próximo Festival Internacional de Cine de Miami, a desarrollarse entre el 3 y el 12 de marzo próximo.

La película llega a Miami, antecedida de un Premio Especial del Jurado en el último Festival de Cine de La Habana y una exitosa presentación en el Festival de Berlín.

Fernando Pérez (ciudad de La Habana, 19 de noviembre de 1944), hoy día es el realizador cubano más importante, y nos deja de sorprender en cada una de sus obras.

Desde sus comienzos en 1971, como asistente de dirección en la película “Una pelea cubana contra los demonios”, de la mano de Tomás Gutiérrez Alea (Titón), pasando por la documentalística de mano de Jesús Díaz, con “Crónica de la victoria” y “Puerto Rico” en 1975 y compartiendo junto a Santiago Álvarez, la zaga del “Noticiero ICAIC”, llega en 1987 como director absoluto a su primer largometraje “Clandestinos”, acompañado de una excelente banda sonora del compositor y músico Edesio Alejandro, para quedarse como un referente en la historia del cine cubano.

Aprovechando el inicio del Festival de Cine de Miami y la presentación de su última película, PeriodocCubano, entrevista en exclusiva a Fernando Pérez.

PeriodicoCubano: ¿Cómo se ve como cineasta desde que inició su carrera en 1971 hasta los momentos actuales?

ultimos-dias-en-la-habana

Escenas de la filmación de la película Últimos días en La Habana.

FP: “Siempre me he preguntado por qué yo hago cine y al cabo del tiempo, me he convencido de que es así porque no puedo hacer otra cosa. Es decir: el cine es mi modo de comunicación, mi manera de decir lo que siento y pienso, la posibilidad de expresarme. Puedo comunicarme de otras maneras, pero es en mis películas donde más me reconozco. Por eso trato de hacer películas que plantean preguntas más que respuestas”.

Con Clandestino Fernando inicia una carrera en ascenso hasta el día de hoy. Es considerado el mejor director de cine de la Isla en activo y uno de los grandes de la historia del cine cubano. Su tránsito desde Clandestinos, Hello Hemingway, Madagascar, La vida es silbar, Suite Habana, Madrigal, José Martí: el ojo del canario, La pared de las palabras, hasta llegar a Últimos días en La Habana, así lo demuestra su extensa obra.

En el 2007, recibe el Premio Nacional de Cine.

PeriodicoCubano: ¿Qué lección le ha dejado usted el cine a sus 72 años y qué para los jóvenes cineastas su extensa y exitosa carrera cinematográfica?

FP: “Lección ninguna. Solamente la experiencia de que el cine (como toda expresión artística) es una búsqueda individual en la que hay más dudas que certezas. Y más que darles una lección a los más jóvenes prefiero compartir con ellos la enriquecedora incertidumbre de esa búsqueda”.

PeriodicoCubano: ¿Cómo llega Fernando Pérez a “Últimos días en La Habana” ?, ¿Qué papel usted jugó en la historia al ser coguionistas del filme?

a2cf26a39017232fa511340afbe2a6d3

Escenas de la filmación de la película Últimos días en La Habana.

FP: “Últimos días en La Habana es una historia original de Abel Rodríguez. Él no se considera un guionista profesional (trabaja en un banco), pero le gusta escribir guiones y en mi opinión, lo hace muy bien. Un día él tocó la puerta de mi casa y me entregó cerca de diez historias: una de ellas es Últimos días en La Habana que luego elaboramos juntos y de ahí salió esta bella película”.

La Sinopsis de la película dice “En el corazón de la Habana vive Miguel, un hombre de 45 años que sueña con huir a New York. Trabaja como lavaplatos en un restaurante mientras espera una visa que nunca llega. Vive con Diego, un hombre de su misma edad inmóvil por el SIDA que libera toda su energía desde el estrecho camastro en el que vive postrado. Miguel y Diego son como la noche y el día, mientras que el primero se refugia en sí mismo, el segundo se abre a los demás. Solo Diego conoce el enigma de Miguel. Pero cuando finalmente llega una sorprendente visa, los protagonistas y sus amigos se enfrentan a una inusitada decisión”.

En todas tus películas siempre está presente, una gran carga humana que refleja el contexto social y las relaciones interpersonales, no hay ni un bocadillo, ni una imagen que sobre; desde Clandestino hasta La pared de las palabras.

Ahora llega “Últimos días en La Habana”, con una descripción de la realidad cubana, acompañada de la relación entre Miguel y Diego.

PeriodicoCubano: ¿Qué es para Fernando Pérez, Últimos días en la Habana?

FP: “Una continuación de Suite Habana en clave de ficción. Han pasado más de diez años y el contexto en que ocurren ambas películas se ha endurecido, las condiciones de sobrevivencia se han profundizado. Y las actitudes de los personajes son más contradictorias, más urgentes, más inmediatas. Es una zona de nuestra realidad donde, a mi parecer, se encuentra el termómetro más claro de nuestra sociedad hoy”.

“También es una película sobre la amistad por encima de las diferencias”.

PeriódicoCubano: ¿Hay puntos de encuentros con Fresa y Chocolate? ¿Hay un homenaje implícito al Titón que lo llevó a su primera incursión como asistente de dirección?

ultimos-dias-habana-fernando-perez-patricio-wood-3

Escenas de la filmación de la película Últimos días en La Habana.

FP: “Mi primer trabajo como asistente de dirección fue en Una pelea cubana contra los demonios de Titón. Fue para mí un privilegio porque a su rigor como cineasta y ser humano le debo mucho de lo que soy. El protagonista de Últimos días en La Habana se llama Diego como homenaje declarado a “Fresa y chocolate”, una obra cimera del cine cubano realizada por Titón y Juan Carlos Tabío. Diego vendría a ser el mismo personaje de la película original, pero ahora en un medio social distinto, menos intelectual.”

Usted siempre en sus películas ha logrado, una muy buena química con sus actores y todos agradecen el haber pasado por el cine cubano bajo su dirección y más que eso, se congratulan de ser sus amigos.

PeriodiocCubano: ¿Cómo llegan los actores Patricio Wood y Jorge Martínez a la película?

FP: “Desde el guion definimos como la línea principal de la película el trabajo de los actores. Por eso dedicamos mucho tiempo a conformar el casting. Durante meses hicimos muchas pruebas de caracterización (que no de actuación) para el personaje de Diego. Finalmente quedó Jorgito Martínez quien, una vez obtenido el papel, dedicó muchas horas a pulir cada gesto y mirada de su personaje.

Cuando estábamos escribiendo el guion pensamos que Patricio Wood era el actor ideal para interpretar a Miguel. Patricio es, en la vida real, muy distinto al personaje, pero algo veía yo en su aura que lo identificaba y ahí está el resultado de ambos”.

“Últimos días en La Habana”, fue presentado con mucho éxito en los Festivales de Cine Latinoamericano de la Habana y en el de Berlín”, llega ahora a los Estados Unidos, a participar en el Festival Internacional de Miami, en el próximo mes de marzo.

PeriódicoCubano: ¿Qué le puede adelantar a los cinéfilos de Estados Unidos y en particular a los del sur de la Florida?

FP: “Fui al Festival de Berlin con la inquietud de que Últimos días en La Habana (que considero una película esencialmente dirigida a un público cubano) pudiera no ser entendida por una audiencia diferente. No tengo esa inquietud con su exhibición en el Festival de Miami porque allí está también el público natural de esta película. Una sola observación: traten de entender a los personajes y no juzgarlos. Lo mismo traté de hacer yo mientras filmaba la película”.

PeriodiocoCubano. Muchas gracias Fernando.

 
 

One thought on “El cine en los últimos días en La Habana

  1. Es del carajo porque el día que ponen el film aqui en el festival de Miami estoy trabajando hasta tarde, y una cosa es disfrutar de la poesia de Fernando Perez desde la isla y otra muy distinta es sentirla desde afuera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *