“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

El campo cubano envejece y se vacía

cuba-countryside-25e-685x342

Tomado de Progreso Semanal

Cuando lleguen las vacaciones, Yaxelis sabrá de antemano lo que le espera: la misma poceta del río que conoce desde niña, alguna que otra “escapada” hasta Camagüey, quizás el viaje a La Habana que dos veranos atrás le prometiera su hermana…

Fuera de esos planes no tiene mucho más que contar. Al día siguiente de que termine el onceno grado en la escuela pedagógica donde estudia, sus días comenzarán a desgranarse entre las labores hogareñas y los innumerables shows de talentos con que —DVD mediante— llena sus ratos de ocio. Solo de tarde en tarde Yaguanabo, la pequeña comunidad donde vive, se anima con alguna fiesta en el círculo social. Lo mismo puede decirse de los convites familiares: los jóvenes son cada vez más escasos en la zona, y a los viejos “nadie se ocupa de celebrarles cumpleaños”.

El “temor” de Yaxelis es que así sea hasta el final de su vida. “Después que me gradúe como maestra, ¿qué voy a hacer? Cogí esta carrera por no irme a trabajar al campo, pero no me imagino ‘fajada’ con un aula hasta que me jubile”, dice. Tampoco quisiera verse casada con menos de veinte años, como su madre, atendiendo a varios hijos bajo la zozobra de las calamidades económicas y los malos vicios del marido de turno. “Aquí no hay más nada que hacer, solo tomar, fajarse y parir”.

Un camino de tierra, franqueado por densos marabuzales, es la única vía de comunicación que une a Yaguanabo con el resto del mundo. Son cerca de diez kilómetros que llevan hasta la carretera, desde donde es posible viajar a la ciudad de Camagüey (a 30 kilómetros de distancia). Allí deben realizarse prácticamente todas las gestiones, pues a Jimaguayú, la cabecera del municipio, resulta casi imposible llegar.

“En mala hora nos pusieron allá”, se queja Odalys, una lugareña que cuando llegué de visita esperaba por algún transporte para llegar hasta la capital de la provincia, y desde ahí, trasladarse a Jimaguayú para varios trámites legales.

Odalys desde hace casi dos años intenta sin éxito conseguir un subsidio para reparar su vivienda. “Nada más en pasajes debo haberme gastado como mil pesos. Y lo mismo le pasa a todo el mundo aquí, ¡hasta para darle un aerosol a un niño hay que ir a Camagüey!”.

A Miguel Ángel un “susto” con su madre enferma de cáncer le demostró “que en el campo no hay nada que buscar”. Lo cuenta con un dejo de frustración, pues en la finca que había heredado de su abuelo tenían un pozo “tremendo, que no se achicaba ni en la seca más grande, y un buen pie de cría cebú”. Todo eso lo vendió a precio de saldo, al primer comunitario que se le puso por delante. “Entre los robos, la falta de créditos y los problemas del transporte, no tenía sentido que me machucara yo y mi familia”.

En su natal Ciego de Najasa, “cuando caía la noche uno se quedaba incomunicado, sin teléfonos ni cobertura de celular siquiera. Nada de eso me importó mucho hasta el día en que mi madre se puso mala después de unos sueros (citostáticos). Lo que viví aquella vez no lo quería para mis hijos”.

Los caminos que no conducen al campo

Desde 1982, la población rural en Cuba ha experimentado un sostenido decrecimiento. Hace 35 años los habitantes asentados fuera de las zonas urbanas representaban el 30,03 % de los nacionales; para 2015 esa proporción había bajado tanto desde el punto de vista porcentual (23,11 %) como en términos absolutos, registrando una “pérdida” de casi 385 mil personas (de 2 981 450 a 2 597 244). Aunque los últimos resúmenes anuales de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI) plantean una estabilización relativa de los registros, lo cierto es que el proceso ha ido acompañado con un envejecimiento absoluto de la población, y por consiguiente, de la fuerza de trabajo disponible.

Un hecho incontrastable lo corrobora: de los 370 mil miembros de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños, solo 52 mil (el 14,05 %) tienen menos de 35 años de edad. A nivel absoluto, los datos de la ONEI apuntan a que la franja etaria ubicada entre los 15 y 39 años de edad ha sido la que ha asumido la mayor parte del decrecimiento, con casi 340 mil censados menos (del 42,08 % de los pobladores rurales en 1982 al 35,16 % en 2012). Hacia 2012 unos 911 mil cubanos comprendidos entre esas edades vivían fuera de las zonas urbanas (cerca del 8 % de la población total de la Isla).

Nuevas formas de incorporación a la actividad agrícola, como la Resolución 449 del Ministerio de la Agricultura (que favorece la entrega de tierras a desmovilizados del Servicio Militar), hasta ahora solo han conseguido resultados discretos (unos quinientos muchachos se sumaron por esa vía a la producción agropecuaria).

“No es que el campo se esté quedando sin población, sino que esta se está envejeciendo y se tiende a concentrar en los poblados más grandes o al lado de las carreteras”, considera Yaquelín Urquiza, integrante del programa de Trabajadores Sociales en el municipio de Jimaguayú. Incluso en ese territorio, el menos urbanizado de Cuba si se excluyen algunos de la provincia de Guantánamo, el fenómeno es tangible y con una tendencia ascendente. “En muchas comunidades hemos pasado de gestionar el mantenimiento de escuelas o el transporte de embarazadas a los turnos médicos, a atender el traslado de ancianos para los asilos o la habilitación de comedores del SAF (Sistema de Atención a la Familia). En los últimos cuatro años aquí tuvimos que cerrar tres escuelitas rurales por falta de matrícula y algunas comunidades se han quedado con cuatro o cinco familias, o hasta menos”.

Ya en 2006, en su tesis doctoral, el profesor Arnoldo Oliveros Blet, del Centro de Estudios Demográficos de la Universidad de La Habana, alertaba que el país estaba ante un proceso de “movimientos en la dirección de la población rural dispersa a rural concentrada”. A esa realidad se sumaba la “disminución considerable (a casi la mitad) de los nacimientos en zonas rurales (…) de casi 9 hijos por cada 100 mujeres en 1990 a un valor de apenas 4,3 por 100 (en el año del estudio)”. La consecuencia más directa de ambos fenómenos era la caída de la población económicamente activa orientada a las labores agropecuarias y el desarrollo de un flujo migratorio que las ciudades y poblados en la mayoría de los casos no se encontraban preparados para asimilar.

Sentado en el portal de su casa en el reparto La Yaba, al sur de la ciudad de Camagüey, pone el asunto en términos de ganar o perder. “Por esta casa yo pagué cinco mil dólares y después me gasté otros dos mil en ponerla a mi gusto; ese dinero lo saqué de la venta de mi finca, pero incluso si lo hubiera tenido, no me hubiera alcanzado para hacer allá todo lo que necesitaba. Ahora estoy más tranquilo. No es lo perfecto, pero en el pueblo las cosas siempre son más fáciles, digan lo que digan”.

 
 

28 thoughts on “El campo cubano envejece y se vacía

  1. Si el campesino fuera dueño de su tierra, si el campesino pudiera sacrificar el ganado y venderlo lo mismo en el mercado nacional que en el internacional, si el campesino pudiera importar implementos agricolas y fertilizantes y vender sus productos librementes lo mismo en el mercado nacional que en el internacional, si el campesino con su trabajo se pudiera comprar una camionetona Chevrolet Silverado, o una Toyota Tundra o una Dodge Ram y se le viera lleno de dinero a causa de su trabajo , pues otro gallo cantaria, pero el modelo a seguir es el gerente desviador de recursos, los corruptos del turismo, de las empresas, los que tienen busqueda, los maestros de panaderia, y una larga lista increible en un pais normal, mientras esto siga asi habra que importar hasta el marabu jajajajaj

  2. abelardomena (1) no crees que es mejor que vuelvan los años donde había un proyecto más revolucionario y socialista que permitió que creciéramos de 5 millones a 11 millones en solo unos 30 años?. Eso sí son los extremistas y burócratas que jodieron y aun joden esta revolución aprendiz de socialista.
    Saludos

  3. Con las pésimas condiciones en que se vive en el campo –incluso en los pueblos pequeños y los no tanto- no hay forma de mantener a la gente allí, y menos que vayan para allí de la ciudad. Como muchas otras cosas, el gobierno no previó la despoblación rural y la fuerza de trabajo necesaria para la agricultura. Bueno, ni siquiera previó el uso de la tierra cultivable; de manera que el 45 % estaba improductiva, y llena de marabú mucha de ella, al menos hasta hace 7 u 8 años. Y en una isla, con natural vocación agrícola y pecuaria.
    La única solución es crear estímulos concretos y condiciones que motiven REALMENTE a la gente. ¿Cuáles?, no voy a especular, aunque pueden estar a la vista; no soy el gobierno, que tiene que ocuparse de eso.
    Pero si en la propia Habana la cosa está de bala…
    Y de los emigrantes que habla abelardomena, como chiste de humor negro no está mal.

  4. Monica, te sugiero que hagas un trabajo similar en las zonas donde hay cultivo de tabaco y hagas un análisis no sólo demográfico sino de los ingresos.
    Revisa también cuánto gasta el país en importación de alimentos, cuál es el índice de aprovechamiento de los suelos en el país.
    Hasta finales de los 80 en Cuba funcionaban 152 centrales azucareros, esa cifra se redujo a menos de la mitad, incrementándose considerablemente el fondo de tierras dedicados a cultivos varios y ganadería. Que respuesta en producción de alimentos? Cuantas permanecen aún infestadas de marabú y malas hierbas y no están produciendo.
    Cuales son las causas por las que el resultado de la entrega de tierras es tan discreto?
    En una reunión donde se aprueban las importaciones para el MINTIR he visto una operación de importación de fruta bomba y se ha argumentado con una carta del Minagri que no puede garantizar el producto, esas divisas servirían para mejorar esos bateyes.

  5. Este es un post, que por reflejar la realidad en que vive la mayoría de la población rural cubana es desconsolador, sobre todo después de casi seis décadas de “socialismo” prometiendo un “paraíso” del cual solo disfruta la elite de anquilosados y sus familias que desgobiernan y que a estas alturas tiene como único objetivo por el que luchar el mantenerse en las “mieles” del poder hasta sus últimos días.
    Nuestro país no tiene salida a un cambio de la situación de miseria y desesperanza en que vive la mayoría de la población que no pase por la desaparición total de los métodos políticos y económicos del “socialismo” estalinista instituido y que ha llevado a la ruina a todos los países en que se ha instaurado, realidad que aun algunos prefieren ignorar aferrándose a teorías que no se corresponden con la realidad y necesidades de la mayoría de la población.

  6. En verdad en todas partes del mundo la gente emigra del campo a la ciudad. Eso es una realidad. Pèro en Cuba hay muchas causas además de las mencionadas anteriormente, una de ellas la fundamental. El robo del esfuerzo del trabajo en el surco por parte de los inescrupulosos. Como se fomentó desde siempre el irrespeto a la propiedad privada y entonces nada es de nadie.

  7. Y del robo que me dicen. Los ladrones arrasan con todo y luego encima el guajiro tiene que esperar también una eternidad para que el gobierno pague. Todo conspira

  8. michel,

    lo que deberian volver son los años en que gente como tu se pusiera a trabajar y dejara de hablar cascara de piña

  9. No sé si habrá cambiado, pero hasta no hace mucho, el campesino que perdiera una res “propia” tenía que pagársela al estado, o terminaba multado o preso, si no se comprobaba que había sido robada.
    Por mi parte también pude ver, durante algunos recorridos de trabajo por las serranías orientales, cómo a media mañana salían a los terraplenes desde los trillos, jóvenes fuertes con gallos finos bajo el brazo, mientras sus abuelos cañengos cultivaban algún que otro conuco.

  10. marchar a otro pais. asi como el guajiro se marcha al pueblo porque no tiene condiciones en su terruño, también sucede aqui. ya regresare cuando las cosas mejoren, y si no mejoran, pues no regreso, hay q probar suerte en otro lado. el gobierno no le interesa mejorar la calidad de vida del cubano, y la gente no acabamos de hacer algo para tener otro gobierno, es la combinación perfecta y la vida se nos va. se nos agota. me dicen que todo afuera es malo, que todo afuera es problemas y crisis y es duro. a mi me gusta trabajar, y quiero trabajar, y si me pagan bien por ello, pues perfecto. claro q sera duro, claro q sera dificil, para todo emigrante lo es, pero hay q intentarlo.

  11. baracutey: lo de los jóvenes galleros es un asunto de la necesidad y la motivación. Si necesitaran trabajar para vivir y tuvieran la motivación que da la posibilidad de progreso personal no sería así.
    Menos mal que los “cañengos” ya tenían en sangre el hábito del trabajo.
    Y menos mal también que quien le regaló las 900 reses a Viet Nam no tenía que justificarse. Porque SÍ eran de SU PROPIEDAD, como todo lo demás.

  12. En cuanto mejore la economía en cuba y exista una apertura y necesiten de mano de obra barata para el campo , emigrara una masa de haitianos altamente calificados en labores manuales y agrícolas que reavivaran la agricultura , cambiando para siempre la demografía en cuba , dominicanizado la isla .
    Ver para creer

  13. No era un chiste, colegas. Ni aunque todas las cubanas parieran 3 niños o niñas cada una, habra sustitucion demografica. Es un asunto de seguridad nacional. Solo los inmigrantes darian respuesta a este problema. Sean de Utah o de Siria, como mi abuela, que llego a Cuba en 1915.

  14. Recuerdo en los 60-70 muchos adultos de origen español en mi barrio del Vedado…..gallegos, canarios, asturianos, andaluces…..O es ue Cuba no fue crisol de emigrantes?

  15. Pero, en serio ya, creo que el futuro de la nacion se decide en el campo. No en los cruceros gringos. En guajiros agri-cultos con encadenamientos productivos. Pero debemos aprender a hacer politica, a poner nuestras agendas en discusion. a pasarle por encima a los burrocratas, a cambiar el paradigma.

  16. El envejecimiento del campesinado no es un problema solo de Cuba, de hecho me parece haber leido algo de Martí sobre esto como un problema de toda latinoamerica. He visto varios latinoamericanos pasar cursos en el INIFAT sobre agricultura urbana pues se está viendo como una alternativa para amortiguar el envejecimiento en el campo, asi q por favor bajen las banderas y no me vengan con el cuento de q eso es uno más de los problemas productos de la terquedad del Estado Cubano y q si privatizara más las tierra ese problema se resolvería facilmente.

  17. Alberto(20), tu comentario me ha devuelto la tranquilidad sabiendo que si en america latina existe este problema, no estamos mal.

  18. Alexandr como me sorprenderia ver haitianos llegando en masa a trabajar en CUBA?? JAJAJA es que llegan por accidente o eqquivocacion y siguen su rumbo al norte… esos haitianos que hablas ya no existen ,los haitianos modernos quieren irse a Miami

  19. Jamas jamarás jamón, mano tal vez cometo un error al poner el comentario sin mencionar a los comentarios anteriores q lo provocaron pero tengo por política no señalar directamente a nadie a menos q me parece q tiene una posición inmoral. Hay un refrán q reza, mal de muchos consuelo de tontos, y en eso coincido. Lo q intento ilustrar en mi comentario es lo q pongo en la última oración de q no creo q este sea uno más de los problemas productos de la terquedad del Estado Cubano y q si privatizara más las tierra ese problema se resolvería facilmente pues de ser así no sería un problema de toda latinoamerica, de hecho también en EEUU se presenta este problema, pero bueno allá con el 4% de la población producen para el 96% restante y le queda pa exportar, aqui tenemos el 10% y tenemos q importar asi q no debe serles un problema, al menos todavía.

  20. El Estado debe volver su mirada al campo. ..debe incentivar su producción, brindándole todo lo q necesita el campesino para subsistir sin tener que viajar a otros pueblos…ciudades. Propiciando el intercambio económico de sus productos.

  21. en el 2015 di un tur por oriente y llegue a punta de maisi,tienen un campamento para haitianos que no pueden seguir y solo un haitiano se quedo a vivir en cuba y me lo dijo una persona que lleva mas de 20 anos trabajando en el centro de detencion de maisi

  22. yo tengo unos amigos en la sierra maestra que se dedican al cultivo de café , ellos me contaron que hay muchas fincas de café abandonadas que los duenos se fueron para la ciudad y ya ellos son los ultimos de esta familia que se dedican a eso , ya el hijo mayor compro una casa en alquizar para cuando el Viejo se retire irse

  23. muchos de los escritores escogen un comentario sobre un determinado lugar y lo generalizan para todo el pais haciendo enfasis en una verdad para ellos absoluta y entonces la mayoria de los comentarista responsabilizan al estado centralmente sin embargo no se reconoce lo que este propio estado a realizado para que el campesino mejore su nivel de vida,llamase salud (CMF), educacion , electricidad,agua,solucion a creditos, acercar insumo , acceso a estudios superiores y post grados, carreteras,etc,etc,etc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *