“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

El ballet cubano mirado desde Costa Rica

El_lago_de_los_cisnes-Teatro_Nacional-critica_de_danza_LNCIMA20171015_0142_5

Tomado de La Nación

Resulta difícil hacer un análisis de la recién puesta en escena del ballet El Lago de los cisnes sin caer en la comparación del nivel superior que demuestran los estudiantes preuniversitarios cubanos con el resto del elenco costarricense.

Lo más sano será decir que este montaje ha sido una experiencia estimulante y fundamental para todos los participantes, de la cual, supongo, hubo mucho aprendizaje de ambos lados. También es importante contextualizar la realidad cultural de ambos países.

Por ejemplo, en Cuba la profesión del bailarín es reconocida y respetada: ningún padre o madre se opone a que sus hijos estudien ballet. Además, desde que Alicia Alonso, en 1959 solicitó al Estado su apoyo, el ballet se ve como una actividad popular; es decir, que cada habitante por lo menos podrá haber visto, en su vida, al menos dos o tres montajes profesionales y gratuitos.

Un bailarín como Carlos Acosta, por citar uno de tantos, es un héroe nacional, pues ha bailado en el Ballet Nacional de Inglaterra y posee una trayectoria internacional comparable, por así decirlo, con la de Keylor Navas, el mejor portero costarricense, que juega en el Real Madrid.

En Costa Rica se estudia ballet mientras se es niño y adolecente, y casi ningún padre de familia espera que su hijo sea bailarín, sobre todo porque no tendrá un puesto de trabajo en ninguna institución pública, y solo tal vez, podrá ser maestro en una academia privada.

(Síntesis)

 
 

3 thoughts on “El ballet cubano mirado desde Costa Rica

  1. Tela por donde cortar… el costo de tener ballet, deportes de alto rendimiento y otras cosas como biotecnología nos ha “privado” “probablemente” de poder garantizar los insumos para agricultura u hospitales (el dinero que va para un lado obviamente no va para el otro), de estabilizar canasta básica o de pagar deuda. Es así, sin nunca preguntarnos que preferíamos primero, sin que haya escrutinio en los gastos hechos con el dinero de “todos” (donde entran cosas tan bonitas como el ballet, tan loables como la ciencia y otras no tan ni tan..): aplausos u otra cosa. Tela por donde cortar…

  2. A mi juicio el BNC se autofinancia de modo que no es responsable del estado de los hospitales ni la canasta básica y mucho menos de los desastres propios de la mala dirección de la Agricultura mejor busquen los culpables en otra parte , es posible que los encuentren o no , depende de si prefieren el camino corto de culpar a los que no tienen nada que ver con la administración de La Economía del Estado pero usar cualquier manifestaación del arte en general como chivo expiatorio de los problemas del pais es como mínimo absurdo . Saludos .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *