“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

El acero que se necesita

ramon-barreras-valdes-manos-de-la-cabillera-julia-labrada-portillo-685x342

Tomado de Progreso Semanal

Para fundir la zapata y el cerramento de una casa de mampostería mediana, con tres dormitorios, se necesitan al menos cuarenta y cinco cabillas; cada una, de media pulgada de grosor y nueve metros de largo. Con independencia del terreno, del material de las paredes o del techo que se decida emplear, es en el hormigón armado donde se decide la estabilidad de la futura edificación.

Por eso, junto al cemento y los áridos, el acero conforma la “Santísima Trinidad” de la construcción. También por eso, Cuba nunca ha podido resolver sus problemas habitacionales.

Según apuntan los resúmenes de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información, hasta 2015 la producción isleña de “barras de acero corrugadas” —el nombre técnico de las cabillas— rondó las cien mil toneladas por año. En 2016, sin embargo, descendió hasta las 74 600; es decir, unos 8.3 millones de unidades. Nuestra industria no tiene posibilidades de llegar más allá sin grandes inversiones, pero el país no está en condiciones de emprenderlas.

Onei_Construcció-dic16-9

Cualquier razonamiento apunta a que la única solución posible se halla en manos del capital extranjero. Hacia ese destino parece encaminarse un acuerdo que hace pocos meses confirmó Miguel Ángel Solarana Reyes, director de la empresa siderúrgica José Martí, más conocida por Antillana de Acero. También se mencionó en un reportaje para el noticiero nacional de televisión esta misma semana. Se trata de una línea de crédito ruso tras cuya primera fase, “con una duración de cuatro o cinco años”, se espera duplicar los niveles de producción. “En el caso de la cabilla empezaríamos a trabajar el año que viene (2018) con unas 70 mil toneladas e iríamos subiendo hasta 160 mil toneladas”, señaló el directivo en una entrevista al diario Granma.

Míresele como se le mire, resulta una buena noticia. Si al ascenso proyectado se le sumaran las cerca de 40 mil toneladas de barras corrugadas que como promedio elabora cada año la acería de Las Tunas, hablaríamos de casi 200 mil toneladas, prácticamente el triple de lo que el año pasado tuvieron a su disposición los clientes nacionales. El problema está en que no bastan para cambiar el panorama actual.

Los cálculos son simples: incluso sin apelar a las llamadas “cubiertas rígidas”, en cuya construcción resulta imprescindible el empleo de cabillas, en aquel escenario tan promisorio harían falta dos años completos de la producción doméstica para edificar las cerca de 900 mil viviendas que le faltan a la Isla. De apostar por el único techo seguro ante los huracanes, la placa, el esfuerzo sería mucho mayor: habría que echar mano a lo elaborado durante todo un quinquenio.

Demasiado para cualquiera que ponga sobre la mesa las múltiples urgencias de la economía cubana. En su “competencia” con otros sectores, a la venta liberada de materiales no le ha ido mal; el año anterior, poco menos de 30 mil toneladas de cabillas fueron destinadas a la construcción por esfuerzo propio. Cerca del 40% de lo elaborado en ese calendario, pero poco más que nada si se tiene en cuenta la demanda insatisfecha desde hace muchos años.

¿Un peligro o una solución?

Solo Antillana exporta cada calendario entre 40 mil y 50 mil toneladas de palanquillas (barras a partir de las cuales se elaboran las cabillas). Su compradora es ACCSA (Aceros Centro Caribe, S.A.), una empresa de capital cubano-hondureño que se dedica a procesarlas y comercializarlas en el mercado centroamericano. Gracias a esas ventas, y a las que en España y el Caribe realiza la industria de Las Tunas, Acinox solventa parte de sus gastos de operación.

La del acero es una industria cara, en particular por su alto consumo energético y la complejidad de los equipos que emplea. Por eso su operación se ha ido concentrando en un limitado grupo de empresas multinacionales, que al respaldo de capitales propios suman la disponibilidad de grandes reservas de hierro o chatarra.

Por suerte para Cuba, entre las 35 compañías líderes del ramo en el mundo, las 16 más importantes están registradas al amparo de la legislación china (8), rusa (4) e india (4). Aunque la mayoría tiene a los Estados Unidos entre sus clientes de preferencia, el interés por expandirse se mantiene como una prioridad, sobre todo cuando se trata de regiones emergentes, donde el crecimiento de la economía no va acompañado por un adecuado tejido industrial.

Miembros-de-alacero

El caso de China resulta el más significativo, considera la Asociación Latinoamericana del Acero, con sede en Santiago de Chile. En un informe de finales de 2016 esa organización regional detalla la presión sufrida por el gigante asiático debido a su inmensa sobrecapacidad instalada, que representa casi seis veces la producción de nuestra región en conjunto.

Son más de 400 millones de toneladas de acero que cada año pudieran salir de sus plantas pero que no tienen clientes definidos. El empeño por situarlas en el mercado “ha obligado a las empresas estatales de Beijing a incrementar sus exportaciones de manera explosiva”, hasta acaparar mercados con prácticas no muy alejadas del “dumping”. Así, sus ventas crecieron un 9% entre 2015 y 2016, de 100 millones a 110 millones de toneladas (en 2014, ya habían alcanzado un “récord” mundial de 82 millones). Para América Latina, la expansión ha determinado que más de un tercio de lo adquirido fuera de fronteras por naciones del subcontinente proceda ahora de China.

Tal escenario constituye una amenaza para los grandes productores del hemisferio (Estados Unidos, México y Brasil) pero representa una oportunidad para las economías más pequeñas, como la cubana. Por ejemplo, el precio de las obras de infraestructura puede reducirse significativamente, con lo que se benefician sectores como el turismo o el transporte.

Acero-en-AL..

Además, debido a sus bajos salarios, fuerza calificada y ubicación geográfica Cuba resultaría un sitio ideal para servir como “cabeza de puente” a la expansión de Beijing en la región, ya fuera como simple comercializadora o en contratos de producción compartida. Sin embargo, en las últimas ediciones de Cartera de Oportunidades para la Inversión Extranjera no se han contemplado las acerías existentes en la Isla, ni posibles acuerdos sobre el tema.

Ir más allá

Luego de siete años, la venta liberada de materiales de la construcción ha permitido a miles de familias mejorar el estado de sus viviendas o levantarlas desde cero. Otras ramas de la industria nacional han seguido el paso, incrementado las entregas de artículos como áridos y cemento.

Pero a la par también lo ha hecho el número de nuevas obras que se encuentran en ejecución. Las mismas, unidas a las labores de recuperación tras cada huracán, han llevado hasta límites insostenibles la demanda de materiales, convirtiendo en norma la escasez, incluso para instituciones estatales. Mientras, las necesidades se acumulan, a pesar de que sería posible buscar alternativas para enfrentarlas.

Una de ellas es aprovechar la actual coyuntura del mercado internacional. Por 250 dólares es posible adquirir una tonelada de cabillas en China. A ese precio, cada una vendría saliendo a dos dólares con veinticinco centavos (poco más de 56 pesos en moneda nacional). En otras palabras, quedaría margen para las utilidades de las empresas comercializadoras en nuestro país (donde el costo minorista es de 81 CUP), se satisfaría una demanda que hoy los productores cubanos no están en condiciones de asumir, y se cerrarían las puertas a la especulación y el delito.

Pero no se hace.

 
 

20 thoughts on “El acero que se necesita

  1. No hay dinero para importar cabillas, se compran en dólares y se venden en CUP o CUC, eso no puede ser, hay una balanza de comercio exterior que no puede inclinarse más, se importa mucho y cada vez se exporta menos. SOLUCION: Invertir, legislar y quitar el bloqueo interno a la agricultura (por ejemplo, permitir la libre importación a los agricultores). Si se logra disminuir a la mitad la importación de alimentos entonces tendremos dinero para importar cabillas y cemento para reconstruir el país.

  2. No se hace porque habría que invertir dólares para después vender en cup, moneda que no sabría cómo calificarla de acuerdo a su valor.

  3. Excelente artículo , muy ilustrativo y bien detallado . El último párrafo define ” Lo brillante ” que somos en la organización de La Economía . Ante la disyuntiva de adquirir las cabillas a ese buen precio o comprarle a Espana toneladas de ” pan rayado o tostaditas ” creo que no cabe dudas hacia dónde se inclina la balanza . Gracias a semejantes políticas de inversión y sentido de la prioridad La Habana puede competir con Siria en índices de destrucción . Saludos .

  4. Ferfer, el último párrafo denota ausencia total de conocimientos de economía. Usted no pude comprar una cosa y después regalarla, por que lo hará una sola vez. El CUC ni el CUP tienen valor de cara al mercado internacional. Es lo mismo que usar el viejo vale de la tienda de la colonia azucarera por allá por los años 40. Podias pagar allí pero no en la bodega de al lado. La solución es inversión extranjera directa que permita la exportación de aceros y parte del dividendo que le corresponde a la nación más los ingresos por impuestos dedicarlos a la compra de acero para el mercado interno.

  5. Si yo gobierno le compro cabillas a China en YUANES, y luego vendo esa casa en cuc o usd….no obtengo ganancias para seguir “encabillandome” mientras resuelvo el GRAN problema cubano?

  6. Por que no vemos el caracter comercial de la construccion, permitido por la ley de Viviendas del 2014?

  7. Por que se ve la Construccion como dadiva a los pobres, y no como negocio donde ganan todos: ciudadanos, gobierno, bancos, fabricas etc? Fidel en 1960 (ver discurso INAV)lo tenía muy clarito.

  8. Witzig 5 , hay veces que las soluciones son sencillas y nosostros las complicamos . Le cuento una anécdota : A finales de los 90s México nos ofreció aceite comestible , salía . puesto en el puerto , a 0.28 cts de usd . Por esa fecha Cuba decidió producir aceite de Girasol , creo que Az de Oro o algo así ” Horroroso horroroso ” cuyo costo de prod era de 0.75 cts uds y se vendía a 1.90 usd en las TRD . Por una ley proteccionista resulta que los productos importados tenían que venderse más caros que los nacionales de modo que la propuesta de venta del aceite Mex era de 2.40 usd o sea 9 veces su valor , para no cansarlo , México no lo aceptó . Yo le preg a ud que parece conocer de Economía : Qué hubiera sido lo más conveniente en ese momento ? Saludos .

  9. El gran problema de nuestra economia es la mono-teta: todo sale de la misma cuenta bancaria. Asi no se resuelve nada. En los primeros años, ademas, el INAV era el encargado de construir y lo hizo con calidad, de Arquitectura y de materiales. MICONS y PP NO garantizan hoy ni lo uno ni lo otro.

  10. Qimales , por esa fecha y hasta el ano 68 + o – la encargada de construir casas para los obreros era Pastorita Núnez , combatiente de La Sierra y para ello manejaba muy bien los fondos de La Renta de La Lotería Nac , es por eso que en casi todos los municipios del país existen los repartos ” Pastorita ” . Con su excelente dirección ya se proyectaba La Torre ” Libertad ” en los terrenos de Alamar y sería el primer rascacielos de 50 pisos del país , uno de esos días El Comandnate le planteó que ” Las viviendas de los trabs no podían salir de La Lot sino del fruto del trabajo ” y Zas , suspendió La Lotería , cosa que no hizo ni La URSS y bueno el resultado ya lo sabemos : Ni hubo más casas ni la gente dejó de jugar a La Bolita . Existe un buen documental sobre la vida y obra de Pastorita quien se enfermó y terminó sus días en Santovenia . Saludos .

  11. Liborio (11): ese fue, simplemente, uno de los primeros destructivos golpes provenientes de los “principios” esgrimidos por El Soberano, que paladinamente no se detenía ante la conveniencia o el valor práctico de las cosas y procedimientos cuando de conservar la ‘pureza ideológica’ se trataba.
    Hoy día seguimos en lo mismo, aunque con variantes. Es muy difícil sacudirse la férula de tanta muela ideológica, sobre todo cuando beneficia y protege a la burogarquía.
    Sin irnos al extremo del rascacielos frustrado de Pastorita, muchas cosas menos espectaculares pero más útiles, abarcadoras y quizá de más sencilla consecución quedaron en el camino, a pesar de las evidencias de su funcionalidad.
    En cuanto al juego “prohibido”, hay que recordar que la mujer de César tiene que parecerlo, que muchas veces ha resultado aquí más importante que serlo.

  12. Buenas tardes,
    El acero chino no es de muy buena calidad, en Europa se supone que no se permite su venta porque no cumple los estándares de la U.E. pero quien hizo la ley hizo la trampa, muchos constructores en España lo trajeron, burlando a la aduana, y el resultado se ve ahora: edificios bastante nuevos con toda las barandillas de los balcones completamente oxidadas, y eso es sólo un problema estético, no quiero ni pensar en cómo estarán las cabillas empleadas en la edificación.
    Saludos cordiales.

  13. Acinox funciona con un esquema de autofinanciamiento. Las ventas de palanquillas en Centroamerica y el Caribe le generan ingresos en USD que una parte son invertidos en comprar electrodos para los HAE, refractarios, parte de la chatarra y otros insumos. Parte de las barras corrugadas se venden en CUC a empresas con proyectos en el turismo, etc. El resto se comercializa en CUP. No estoy muy al tanto de como esten las cosas por alli hoy en dia, pero a juzgar por los numeros de la noticia, deben estar cortos con la chatarra, pues en Antillana habia una capacidad instalada para producir entre 250 – 300 mil toneladas de acero crudo anualmente.

  14. Mejor que importar barras corrugadas, seria importar palanquilla y laminarla al perfil que se necesite en Cuba.

  15. Tal vez habria que sacar lapiz y papel, calcular costos reales de produccion versus costo de importar. Lo que sucede tambien es que esa industria le da de comer a medio Cotorro y San Miguel del Padron, y siempre ha sido considerada una industria estrategica.

  16. Y del daño al medio ambiente de esas industrias ni una sola palabra.Al menos la Antillana deberian mudarla,visiten el cotorro para que vean las causas de tener una metalurgica en la ciudad sin el debido procesamiento y filtracion del humo y los residuos.

  17. Pancracio estoy de acuerdo con lo que comentas del dano por las emisiones. De hecho, representan una oportunidad perdida. Me explico. Los HAE reciclan chatarra que en el caso del acero galvanizado contienen Zinc (el cual a las altas temperaturas del proceso de arco electrico, se volatiliza). Al enfriarse, el zinc forma zinc ferrico en polvo. Si las tolvas colectoras trabajaran bien, este polvo ( que contiene entre 25-35% de Zn) podria exportarse como materia prima (feed) para el proceso en hornos rotatorios Waelz, aunque hay otras rutas para sy procesamiento.

  18. Tambien puede haber otros metales pesados, dependiendo de la contaminacion de la chatarra ferrosa con otras fuentes, lo cual definitivamente pueden causar un impacto en las zonas aledanas.

  19. iEUREKA! Al fin descubrieron que los techos en Cuba tienen que ser de hormigón armado (Hormigon con cabillas)(cubiertas pesadas) para que el ciclon no se los lleve.Tesis de Grado de 58 años. iQue genios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *