“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Educación en las prisiones cubanas

Carcel de mujeres de la Habana. Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

Foto: Ismael Francisco

Tomado de CD

Fomentar la continuidad de estudios de las personas privadas de libertad, para que se reinserten en la sociedad como mejores seres humanos, resulta una de las prioridades del Ministerio de Educación (MINED), afirmaron directivos de ese organismo.

En diálogo con la prensa, Maura Tomasén, directora nacional de la Educación de Jóvenes y Adultos, comentó que mediante los convenios con el Ministerio del Interior, específicamente con la Dirección de Establecimientos y Centros Penitenciarios, se han creado las condiciones para la superación de los internos.

Precisó que muchas personas privadas de libertad se han incorporado a los diferentes subsistemas de Educación, Secundaria y Facultad Obrero y Campesina, además de otros programas que se brindan en las prisiones como el de formación de oficios y obreros calificados.

Dijo que profesores del MINED imparten clases en esos centros, así como también se capacitan y acreditan a internos como instructores docentes, quienes de acuerdo con el tipo de sanción y preparación pueden dar clases, labor por la cual reciben un salario.

La directora explicó que desde la Campaña de Alfabetización Cuba ha priorizado, de manera sistemática, el trabajo educativo en las prisiones, con notables resultados reconocidos por los propios alumnos y maestros.

Sobre las acciones de superación, Aida Terrero, jefa de Proyectos de la Educación de Jóvenes y Adultos, significó los movimientos martianos, los concursos de pintura y literarios, el trabajo en las bibliotecas y otras acciones instructivas con los reclusos.

Resaltó también la alta preparación del claustro que labora con la población penal, la cual en la mayor de las Antillas tiene derechos y deberes en pos de su reeducación, rehabilitación y reinserción en la sociedad.

 
 

3 thoughts on “Educación en las prisiones cubanas

  1. Este fin de semana vi un documental en Netflix muy interesante. Era acerca del boxeo y como muchas veces los ninos mas pobres y con situaciones sociales muy dificiles son los que pasan a ser boxeadores gracias a que encuentran en el gimnacio de boxeo la casa que no han tenido. Estos gimnacios han salvado a muchos jovenes de ir a la carcel o morir por temas de pandillas.
    Sin embargo en USA (segun el documental) cada vez hay menos gim de boxeos en las zonas pobres. y cuesta 50 mil dolares mantener un gim de boxeo. Lo asombrozo es que cuesta 56mil dolares meter a un muchacho en la carcel.
    Seria esto una buena idea para Cuba? Destinar recursos a este tipo de actividades deportivas que se ahorrarian de los recursos que se destinan a las carceles?

  2. El Judo está considerado por la UNESCO como el mejor deporte para niños y como arte marcial es uno de los mejores sistemas educativos para la gestión de la violencia. En Cuba sobran instructores experimentados e infinidad de jóvenes deseosos de dedicarse a la enseñanza de las artes marciales que bien controladas por una entidad como el INDER o el MINED pudieran generar conductas coherentes con la sociedad. Lamentablemente la unica actividad deportiva que no se puede ejercer como cuentapropista en Cuba es justamente la enseñanza de artes marciales. Ni hablar de poder adquirir un tatami (colchón) para ello.

  3. Luis cuando yo era muchacho recuerdo que habian muchos lugares donde uno podia practicar Judo, Lucha libre , Lucha Greco, incluso Sambo. Para practicar karate era mas complejo porque necesitabas una autorizacion del MININT. Ah y los colchones de Judo eran de cascara de arroz.
    Hoy en dia no se como seran las cosas, pero creo que la relacion de Costo-Beneficio en estos deportes es muy beneficiosa. Extender esto al cuentapropismo, con apoyo del gobierno creo que seria un ganar-ganar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *