“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Economista Mesa Lago hace balance de las reformas cubanas

critico-eeuu-carmelo-raul-castro_claima20161209_0270_28Tomado de Clarín

Vivir en Estados Unidos, ser cubano y criticar por igual al embargo estadounidense y a las políticas económicas de La Habana es la mejor manera de quedarse sin amigos. También, una señal de rigor académico. Nacido en 1934 en la capital cubana y exiliado desde 1961 en Estados Unidos, el economista y profesor emérito de la Universidad de Pittsburgh Carmelo Mesa-Lago lleva cincuenta años publicando papers y libros sobre la economía de Cuba y de América Latina sin caer en el maniqueísmo que caracterizó a muchos de sus compatriotas, a los dos lados del Estrecho de la Florida.

Tras la muerte de Fidel Castro el 25 de noviembre, Clarín habló con Mesa-Lago por teléfono sobre los desafíos económicos que enfrenta la isla, en camino de reformas desde que el presidente Raúl Castro las inició en 2007. Las perspectivas para el corto plazo no son buenas. Si en 2015 el PBI cubano crecía al ritmo de 4,4%, según Mesa-Lago para 2016 “las proyecciones son de estancamiento o ligera caída, y una caída mucho mayor el año que viene”.

¿Todo ese retroceso es por la pérdida del apoyo venezolano?

Venezuela es importante pero no el único factor. También está el tema de que Cuba este año tuvo una zafra azucarera menor a la del año pasado, que ya había sido muy baja. En los años ochenta era de 8,5 millones de toneladas de azúcar. Últimamente, apenas 2 millones. Además de eso, los precios del níquel (una de las principales exportaciones de Cuba) están estancados en niveles muy bajos. El otro problema ha sido la reducción del crecimiento en China, un socio importante de Cuba. La crisis económica que vive Cuba hoy no es como la de los años noventa, cuando desapareció la Unión Soviética, pero es la más fuerte desde entonces.

¿Hay algo para el optimismo?

El turismo, en este momento, es lo mejor. El año pasado fueron unos 3,5 millones de turistas y en 2016 es posible que se llegue a los 4 millones, principalmente por las resoluciones ejecutivas de (Barack) Obama en el proceso de normalización que se inició en diciembre de 2014. Hay muchos estadounidenses viajando a Cuba y los precios de los servicios turísticos se han duplicado. Pero el turismo no es suficiente para compensar la caída en otros renglones.

Como demuestra el crecimiento del déficit comercial…

Cuba había logrado mantener una balanza positiva durante años gracias al superávit en servicios. El turismo y la venta de servicios médicos, paramédicos y de otros profesionales como maestros a Venezuela, Brasil y Angola alcanzaba para compensar el déficit en el intercambio de bienes. Pero el año pasado, por primera vez, la balanza comercial fue negativa porque se redujo la exportación de bienes y también la de servicios profesionales. Este año seguramente también será negativa.

¿Cómo financian ese déficit?

Nadie sabe cuáles son las reservas internacionales de Cuba. Nunca se publicó. Tendría que hacerlas públicas si fuera a entrar en el FMI, en el BIDo en el Banco Mundial. Pero no está en ninguno de esos organismos.

¿Hay algún organismo o país que le preste divisas hoy a Cuba?

Cuba ha recibido préstamos y créditos de muchos países a lo largo de la historia. Tenía una deuda de US$ 6.000 millones con el Club de París que dejó de pagar en 1986. También tenía una deuda enorme de más de US$ 25.000 millones con la Unión Soviética, que Rusia heredó. Tenía deuda con España, Alemania, Japón, Francia… Todos han renegociado la deuda con Cuba en los últimos dos años. Lo que hizo el Club de París, por ejemplo, fue eliminar los intereses. Lo mismo Rusia y España. Hasta ahora Cuba ha cumplido con los pagos de esa deuda reestructurada. La gran duda es si van a poder hacerlo el año que viene, por los problemas económicos que mencioné.

¿Están funcionando las reformas?

Las reformas de Raúl son positivas, el problema es que son muy lentas, extremadamente lentas. Ponen muchas trabas y regulaciones. La posición de Raúl es ‘sin prisa pero sin pausa’. Él no quiere apurarse. En eso se diferenciadel hermano Fidel, que hacía grandes proyectos sin probar antes si eran factibles. Pero ya estamos en el año 2016, nueve años desde que comenzaron las reformas en 2007, y no ha habido efectos tangibles en la economía, como ha reconocido el propio gobierno de Cuba.

¿Era posible hacerlo más rápidamente o políticamente no se puede?

En Cuba hay distintas posiciones con respecto a las reformas y eso ha sido un obstáculo para avanzar. La gran preocupación es que ocurra lo mismo que en la URSS y en Europa Oriental: que si liberan la economía muy rápido haya un efecto bola de nieve que no se pueda parar.

¿Ylas reformas sobre la agricultura?

La mayor reforma que hizo Raúl en la agricultura fue expandir el usufructo. El Estado tenía una enorme cantidad de tierra ociosa. Mantuvo la propiedad pero le dio el uso a los campesinos. El problema es que los contratos son por un período muy corto, diez años, y eso es un desincentivo para la inversión. En China y en Vietnam los contratos son a 50 años o indefinidos. Es una gran diferencia, porque le da confianza al agricultor para invertir. Ese sistema de distribución en China y en Vietman terminó con las hambrunas y ambos países son ahora exportadores de productos agrícolas. De hecho, Vietnam le suministra a Cuba alrededor de 100 mil toneladas de arroz al año que podrían producirse en la isla. En Cuba se ha reconocido oficialmente que el usufructo no ha tenido un impacto positivo en la producción de alimentos y en la reducción de la importación de alimentos. Estamos hablando de un 70% de los productos alimentarios que consume Cuba, que cuestan alrededor de US$ 2.000 millones al año.

¿Por qué no replicaron el modelo chino o vietnamita?

Cuba es una isla y China, un país muy extenso. Cuba está muy cerca de EE.UU., China está muy lejos. Vietnam se parece más, porque es un país más chico. Aunque tiene muchos más habitantes que Cuba, también es de base agricola y también sufrió el embargo de EE.UU. No hay ninguna razón técnica que impida seguir el modelo de Vietnam, con los ajustes necesarios.

¿Cómo se explica la resistencia?

Por temor a perder el control económico, que en la producción de alimentos es fundamental. En Cuba funciona el sistema de acopio: el Estado fija una cuota obligatoria de entrega de cosechas, que en algunos casos llega al 70%, y la cooperativa, o el productor agrícola privado, o el usufructuario tiene que entregar eso al Estado, que le paga un precio por debajo del mercado. Eso también es un desincentivo.

¿Lo hacen para controlar los precios?

Es un problema de abastecimiento. El gobierno quiere asegurarse de tener suficiente alimento para distribuir a través del racionamiento, que cada vez es menor. Cuando sacan los productos del racionamiento y los ponen en el libre mercado, el precio se triplica.

¿Sin el acopio los cubanos tendrían dinero para pagar la comida en el mercado?

Teóricamente, sí. Así pasó en China. Al principio los productores agrícolas de China podían decidir qué sembrar, si vendían a la población o al Estado, y fijar el precio. Las únicas excepciones en algunos casos fueron con el arroz, porque es el producto básico de la dieta china. Pero eventualmente ese precio también se liberó. La competencia al fin redujo el precio:teóricamente, con mayor producción, el precio debe bajar.

¿Y el tiempo que pasa antes de que aumente la producción y bajen los precios?

El problema es que si usted va en un proceso lentísimo y burocráticamente muy complejo, en el que da la tierra pero con un contrato de 10 años, en el que se la puede quitar por razones de servicio público o de interés nacional, está obstaculizando ese objetivo de incrementar la produccion y reducir el precio.

¿Cuál es el principal problema económico de Cuba? ¿Cómo se puede solucionar?

El principal problema es un sistema de planificación central que sólo ha cambiado un poquito, por las reformas y por la expansión del sector no estatal, que pasó del 15% de los empleos en 2006 a un 30% hoy. En un momento determinado Cuba detectó que no necesitaba a mas de un millón de trabajadores del sector estatal. La población económicamente activa de Cuba es un poco menos de 5 millones de personas. Llegó a decirse que había que despedir a 1,8 millones, darles una especie de compensación salarial temporal y desarrollar el sector no estatal para que se fueran ahí. El problema es que el sector no estatal no creció lo suficiente.

¿Qué limitó el auge del sector no estatal?

Sólo autorizaron empleos de muy baja cualificación. Entre los 201 trabajos por cuenta propia aprobados por el gobierno figuran el individuo que llena encendedores, el aguador que da agua a los trabajadores en la calle, el que cuida vehículos, el mago, la cartomántica… Los pocos que hay cualificados son tenedores de libros, agentes inmobiliarios o traductores, por ejemplo. Pero en general son trabajos sin calificación, de productividad extremadamente baja.

¿La Cuba del futuro podría vivir de turismo, biotecnología y servicios médicos?

Por supuesto que sí. Ciertos servicios son importantes porque tienen valor agregado, como la biotecnología, que tuvo su esplendor en Cuba en los años 80. Aunque se ha reducido, todavía tienen potencial. Pero Cuba también podría ser un exportador de alimentos porque tiene el clima y la tierra necesaria para hacerlo. No todo tiene que descansar en servicios. Claro que son lo mejor porque tienen transformaciones en las que cada una de las etapas añade valor, pero la agricultura también puede ser una fuente muy importante de riqueza en Cuba.

 
 

16 thoughts on “Economista Mesa Lago hace balance de las reformas cubanas

  1. Un buen articulo,”Vivir en Estados Unidos, ser cubano y criticar por igual al embargo estadounidense y a las políticas económicas de La Habana es la mejor manera de quedarse sin amigos”. pero es la mejor manera de ser leal a su pueblo, una felicitacion por un analisis profundo d la situacion de la economia cubana,

  2. La zafra? No creo que tenga tanto peso así en estos tiempos…Si mal no recuerdo las reservas internacionales se publicaron hace un poco tiempo…El principal problema es de incentivos-bueno, debido a “el sistema”, claro-…Copiar el sistema vietnamita o chino no resuelve nada, no somos ni lo uno ni lo otro (la cultura no se puede medir pero importa, bastante!), para colmo, nuestro bonus demográfico ya pasó (y no se aprovechó). Veremos que tan competitivos somos en el turismo en igualdad de condiciones con los otros destinos del Caribe…Nada, que se generen incentivos, esa es la cuestión…y que se quite el bloqueo claro.

  3. Buenas respuestas, a mí parecer bastante objetivo en los comentarios. Hay varios puntos importantes que plantea en las respuestas que dio y que apuntan claramente a cosas que se podrían hacer para mejorar la economía cubana, algunos en principio relativamente sencillos, por ejemplo, lo de permitir más tipos de trabajo por cuenta propia y no solo los de baja calificación, ahí podría haber un gran potencial en el desarrollo económico del país.

  4. Coincido con Alejandro plenamente en lo referente a la cita de Meza Lago, te granjeas la enemistad de los intolerantes con visión monocromática de ambos bandos, que son montones y montones.
    Por otro lado el articulo confirma lo que muchos pensamos: el turismo de por si no nos sacara jamas del hueco, se ha apostado por el por razones de facilismo y de atractivo para inversores, pero ni Viet Nam ni China han avanzado a base de turismo. El desarrollo de los sectores primarios de cualquier economía es primordial para avanzar con solidez, el primero de todos el sector agropecuario.Si eliminas el stress diario que sufre el cubano solo para alimentarse habrás multiplicado su felicidades por diez.De momento con una agricultura precaria tenemos que alimentar espléndidamente a 4 millones de turistas y a como de lugar a 11 millones de cubanos.
    Cuantos millones de turistas necesitamos recibir para con las ganancias de ello poder alimentar decentemente al pueblo???

  5. Con Trump el bloqueo de recrudecer y habrán menos turistas de USA.algo que no se explicó rscomo Cuba suplira el déficit de mano de Obra que se pierde por la emigración,serviciod en el extranjero y la baja natalidad

  6. Según el Anuario Estadístico de Cuba publicado este año y que ofrece información exhaustiva del año 2015 y anteriores, la balanza de bienes y servicios para 2015 no fue negativa, como dice Carmelo Mesa-Lago, sino positiva. Más precisamente, el superhabit de bienes y servicios fue de 2350 millones.

    Por otro lado, la respuesta a: “¿Sin el acopio los cubanos tendrían dinero para pagar la comida en el mercado?” me parece extremadamente débil: “Teóricamente sí, porque en China así sucedió” cuando previamente reconoce que China y Cuba no son comparables ni por población, ni por extensión, ni por su psoición geopolítica. Mesa-Lago parece criticar los “experimentos” de Fidel Castro, pero su propuesta de liberalizar la agricultura es un experimento sumamente peligroso, pues es un renglón muy sensible para la población que, con el que, en mi opinión, no puede jugarse a la ruleta rusa de liberalizar porque “teóricamente” eso funcionó en China.

  7. Puntualizo: no es que no se pueda liberalizar; lo que creo que no puede o debe hacerse es liberalizarlo totalmente y de manera abrupta. Por supuesto, estoy de acuerdo, como todo el mundo reconoce, que es un sector en el que las reformas implementadas han dado pobres resultados y en el que, ciertamente, hay decisiones y medidas que han sido muy conservadoras; pero eso es una cosa, y otra muy distinta es proponer liberalizar rápida y totalmente cuando se sabe perfectamente que eso supondría una subida abrupta de los precios que afectaría fuertemente a la población, y dentro de ésta, mucho más a la de menores recursos, pues se calcula que alrededor del 70% de los ingresos del cubano medio se gastan en alimentos. Además, la fórmula que reza: “a mayor producción, mayor competencia, y por lo tanto reducción de los precios”, no dice nada de en cuánto tiempo tal situación se lograría ni qué efectos sociales negativos pudiera tener en los sectores más vulnerables. Esa es la pregunta que el entrevistador le hace a Mesa-Lago y que éste contesta con evasivas porque, evidentemente, eso nadie lo sabe, y porque a la teoría nada le importa ese asunto. Tampoco la esa fórmula dice qué sucede cuando los mercados están segmentados y la competencia está lejos de ser perfecta, existiendo tendencias hacia la creación de oligopolios y monopolios en un contexto de liberalización total, particularmente en el transporte y la comercialización final de los alimentos, que influye en los precios finales por encima de las condiciones de competencia y mercado en la producción.

  8. A ello podría decirse que lo que debe hacerse, es liberalizarse también el transporte, la comercialización, la inversión, etc. lo cuál nos lleva a un lugar muy conocido: la propuesta de un Estado de bienestar inspirado en el (neo)keynesianismo en una economía capitalista, o la propuesta neoliberal. ¿Existe algún modelo en el mundo comparable con Cuba y que haya demostrado ser inmune a las crisis y sustentable económica y socialmente con unos indicadores como los logrados por Cuba (cero desnutrición infantil, escolarización universal y gratuita, salud universal y gratuíta, etc.?). O dicho de otra manera: ¿acaso no existen suficientes ejemplos prácticos de fracaso de experimentos neoliberales y de “Estados de Bienestar” en crisis que hagan difícil afirmar que ellos puedan ser la solución para Cuba, considerando, además, sus particularidades de todo tipo, y especialmente las históricas y geopolíticas?. ¿No existe acaso una correlación entre capitalismo periférico subdesarrollado y desnacionalización económica y cultural? ¿No es acaso una cuestión importante que deba valorarse cuando se hacen propuestas de cambios económicos, por lo menos tanto (aunque yo diría que mucho más) que los grandes indicadores macro de tasas de crecimiento? Etcétera.

  9. El problema de la centralizacion economica se traduce en el miedo a la descentralizacion politica, que es una de las consecuencias de la liberación del mercado. Desde la URSS y sus aperturas hasta Pinochet y sus muchachos de la escuela de Chicago, poder economico se convierte en influencia politica. Al gobierno cubano no le conviene, prefieren hipotecar el presente y el futuro del pueblo

  10. ”Vivir en Estados Unidos, ser cubano y criticar por igual al embargo estadounidense y a las políticas económicas de La Habana es la mejor manera de quedarse sin amigos”
    pero sigues teniendo trabajo y con el puedes alimentar tu familia, tu vida como profesional, hogar, no te tiran huevos, ni te dicen pin pon fuera… en fin, es mejor que solo hablen del tema económico los dolidos.

  11. Muy buen análisis, tan bueno que obvia el daño e impacto del bloqueo. Todo lo analiza como si no existiera bloqueo. Que quityen el bloqueo y entonces se podría analizar muchoas de las cosas que este ilustre economista plantea desde su punto de vista. frío e incompleto.

  12. (cont) Plantea este economista que Cuba puede ser exportador de alimentos, cuando debiera decir que Cuba debe satisfacer sus necesidades internas en la agricultura y eliminar las importaciones de gran cantidad de alimentos, no aspirar a exportar alimentos .Retrotrae la economía al azucar y el níquel. Es cierto que no poseen peso y de acuerdo conque los servicios deben jugar un papel fundamental. Lo han hecho hasta ahora. Traer a colasión Viet-Nam no es apropiado pues este país no está bloqueado por USA hace rato, y lo de China está fuera de discusión y comparación. La entrevista tiene aciertos, pero está coja en muchos aspectos. El problema del bloqueo y las trabas con terceros países y la persecusión a los bancos no está ni remotamente tratada. El caracter del bloqueo en general tampoco, dije, no como bloqueo con USA sino con terceros países. Este trabajo no pasa de ser lineal y en muchos casos poco feliz. Saludos.

  13. Baracoa, en realidad durante toda su historia Cuba fue importador de alimentos, la mejor cosecha -allá por los años 40- no llegó al 60% de las necesidades internas. Un abrazo

  14. asumo baracoa q si no se critica lo suficiente el bloqueo de EEUU no se puede empezar a hablar de como resolver nuestros problemas internos. A lo mejor por eso se demoran tanto las tantas reuniones en Cuba.

  15. En el corto plazo, con el estado ruinoso de la economía , con una productividad del trabajo mas baja que la de Haití y con un mercado interno extremadamente limitado en capacidad solvente no tenemos otro sector que intentar desarrollar que no sea el turismo pero pronto tendremos que traer hasta las yucas que se comen los turistas ( si alguno lo hace) de Centroamérica. Seguimos pensando que una economía puede prosperar sin que todos los sectores que la componen tiren hacia delante juntos, no por directrices de nadie, si no por estímulos y resortes estrictamente económicos. Lo cual no implica que algunos sectores sean mas dimamicos y hasta en cierta medida tiren de los demás. Para ser mas claro pretender que el sector agropecuario se desarrollara algún día por el influjo del turismo y no por que los cubanos necesitan comer y son capaces de pagar por ello es cuando menos una aberración y una prueba mas de hasta donde la economía de Cuba se ha convertido en un chiste y un disparate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *