“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
¿Economía planificada?
 

¿Economía planificada?

 

JardinesdelRey-CayoCoco-Aerialview_enTomado de Granma 

La realidad resulta tan apabullante como incomprensible, sobre todo para quienes hace más de tres lustros disfrutamos de la multimedia de lo que sería el parque recreativo El Bagá –nombre de un árbol endémico de la zona–, en el noroeste de Cayo Coco.

«Es un parque natural temático, donde se puede observar un entorno bien conservado, y la representación de las más importantes etapas de la formación de la identidad nacional cubana», decía el locutor al compás de las imágenes que aparecían en la pantalla.

«Estará integrado por más de 30 objetos de obra, entre los que sobresalen la aldea aborigen, criaderos de cocodrilos, iguanas, quelonios, flamencos; bosques de los lagartos, centro de cultura tradicional, gruta de los murciélagos, reloj de sol, y el llamado Punto Bucanero, que fungirá como museo de la piratería, en un galeón español de tamaño natural que simulará estar semihundido», revelaba la multimedia, con la cual se ilustraba el proyecto al momento de
inaugurar la primera fase de la obra.

NACIMIENTO Y MUERTE DE EL BAGÁ

La idea inicial de construir El Bagá se gestó a principios de la pasada década, cuando el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma) y el Instituto de la Aeronáutica Civil de Cuba (IACC) decidieron aunar esfuerzos para erigir lo que en la mente de muchos sería el paraíso, en apenas unas 360 hectáreas, en el centro-oeste de Cayo Coco.

El proceso inversionista llegó a incluir que varios especialistas cubanos visitaran (de hecho fueron) Xcaret, el parque de la Riviera Maya mexicana, en busca de experiencia para que El Bagá no naciera torcido, ni zozobrara en el tiempo. Sin embargo…

Los traspiés comenzaron desde el principio y aquella idea compartida entre el Citma y el IACC no funcionó. La obra jamás fue terminada y comenzó a ser presa de su propio suplicio, ocasionado por la descomercialización, los sucesivos cambios de administraciones, la pérdida del sentido de pertenencia de directivos y trabajadores, y el posterior traspaso a la Empresa Nacional para la Protección de la Flora y la Fauna que, en papeles, funge como la actual dueña.

Observo con los ojos de la primera vez y quiero encontrar, al menos, algunos de los objetos de obra terminados: la aldea aborigen, criaderos de cocodrilos, de iguanas, quelonios, flamencos; el centro de convenciones, el restaurante La Roca, el local del área de baño y taquillas y el sendero por la Ruta de El Bagá.

Los otros: bosque de los lagartos, centro de cultura tradicional, gruta de los murciélagos, reloj de Sol, y el delfinario, todos incluidos en la inversión, jamás, siquiera, los iniciaron.

Tampoco alcanzo a ver los murciélagos, tortugas, iguanas, majaes, jutías, flamencos, entre otros animales, muchos de los cuales murieron, fueron robados o marcharon, quién sabe a dónde.

Roberto la Rosa Hernández, uno de los cuidadores de la fauna en aquellos primeros tiempos y a quien las circunstancias lo obligaron a buscar otro trabajo, asegura que en El Bagá hubo más de 70 animales de diferentes especies.

Él, que en su momento fue enviado al Acuario Nacional, en La Habana, a formarse como entrenador de mamíferos marinos, que fue cómplice de múltiples ideas, que escuchó hablar de la fijación de la malla al fondo del recinto temporal para los delfines, y hasta de la compra de dos toneladas de jurel para la alimentación de esos mamíferos marinos, se mostró confiado en que Sena, Sirena y Salomé, quienes esperaban en el Acuario Nacional de la capital cubana, vivirían en el paraíso marino de Cayo Coco, mas la pregunta obligada es si hubieran corrido la misma suerte de los animales desaparecidos del parque.

De ello comenta mientras nos adentramos en El Bagá.

No es difícil hacer el recuento de las edificaciones que quedan en pie: el centro de convenciones es un monumento a la indolencia; el restaurante La Roca espera ser devorado por la flora del lugar; la instalación denominada área de baño y taquilla, aledaña a la playa, demolida; la aldea taína y sus pasarelas, inexistentes; la torre de observación de aves, derrumbada.

Cuando la anterior visita, en abril del 2013, Jorge Márquez Hernández, por entonces uno de los especialistas encargados de velar por la buena explotación del parque, revelaba al reportero algunas ideas para que la realidad volviera a parecerse a la proyectada en aquella multimedia de encanto de hace ¡17 años!

«Pensamos poner a funcionar seis estaciones temáticas alusivas a la fauna, la flora, la etnología, expo medioambiental, la acuanáutica, y la pecuaria para iniciar la explotación, detener el deterioro del parque y buscar algunos ingresos», decía el especialista como quien pone a volar el optimismo para estrangular los maleficios de El Bagá.

La puesta a punto de los primeros objetos de obra hizo creer que todo funcionaría, pero no fue así, evidencia de que ninguno de los dos organismos contaba con la experiencia para administrarlo y, mucho menos, explotarlo.

Es difícil imaginar al Citma ocupado en la construcción de un parque natural temático si es el organismo encargado de dirigir, ejecutar y controlar la política del Estado y el Gobierno en materia de ciencia, tecnología y medio ambiente.

Mucho menos al IACC, que entre sus misiones tiene, exclusivamente, la  de  ejecutar  las  funciones  relacionadas con el ejercicio de la Autoridad Aeronáutica, incluida la política de desarrollo planificado de la infraestructura aeroportuaria y de navegación aérea, la política de transporte aéreo y otras vinculadas con esa esfera (www.iacc.gob.cu).

Vistas a la luz de estos días, cuando el país busca organizarse con ansias de progreso, fueron decisiones erradas que a la postre llevaron al desastre.

La empresa de Flora y Fauna en Ciego de Ávila, evidentemente, recogió un hijo mal cuidado y después no ha podido protegerlo, algo que no sucede en otros lugares, donde maneja y administra las áreas protegidas de Cuba, con una gestión oportuna y sostenible de los recursos materiales con los que cuenta el país.

EL INTENTO DE LA INCERTIDUMBRE

En el propio 2013, muchos se resistían a abandonar el parque y preferían no hablar del pasado, pensando, tal vez, en que el futuro tendría que ser diferente; futuro que en nada ha cambiado y, por consiguiente, no les quedó otro remedio que marcharse del lugar.

Por ese tiempo, Yunei Cruz Antigua, entonces jefe del departamento de Inversión y Desarrollo de la UEB Área Protegida Bagá-Cayo Coco, precisaba que tenía aprobado un presupuesto de más de un millón de pesos para ejecutar ese año, pero, según él, también le fue retirado.
«La falta de financiamiento conllevará a presentar la décima propuesta de dicho estudio, para analizarla en el 2014 y tratar de que la aprueben como plan en el 2015», comentaba entonces con cierta dosis de esperanza. Sin embargo, transitamos por el octavo mes del 2017 y… ni villas ni castillas.

Félix Manzano Torres, especialista de turismo en la empresa avileña de Flora y Fauna, todavía cree en milagros y que el patrimonio puede salvarse. Lo dice convencido: «Hoy El Bagá está en cero. Necesitamos unos cinco millones de pesos para reconstruirlo. Ojalá lo aprueben», afirma. Y acto seguido pone a la vista del reportero el power point El Bagá, Cayo Coco, diseño conceptual 2017.

Y en la pantalla aparecen, como aquella primera vez, un parque acuático, un paintball (¡bola de pintura!), otro hípico, y uno de aventuras, quizá olvidando antiguos infortunios y que a unos pocos kilómetros al este subyace, descomercializado y vacío de clientes, el parque Rocarena. Son las nuevas ideas. Ya lo dice el título del power…: diseño conceptual…
Eduardo Veiga Jiménez, especialista en la agencia de viajes Ecotur, refiere que lo ideal sería ver renacer el parque, que pudo ser un producto ideal dentro del destino Jardines del Rey. «En su momento vino como anillo al dedo. La descomercialización y el propio deterioro físico de la instalación fueron sus principales enemigos. Ahora habrá que trabajar duro si se pretende iniciar la recuperación», asegura con la nostalgia de aquellos días iniciales.

Hoy en el Bagá, además de las ruinosas construcciones, quedan seis custodios para, según expresaron, «¿cuidar? lo que aún subsiste». Con cuatro de ellos intercambió Granma en una de las visitas y se sienten descontentos con la atención y la falta de algunos avituallamientos para realizar correctamente su labor.

Lo inconcebible, ciertamente, es que todavía se siga soñando con la autorización de un nuevo presupuesto, el décimo en todos estos años de tropiezos.

Se sabe. Las ruinas aparecieron por el desastroso proceso inversionista; por no cuidar lo que estaba hecho, por una política errónea de reparación, mantenimiento y comercialización y porque hicieron mella la dejadez y la desidia.

Habría que preparar –¡una vez más!– el proceso inversionista para recomenzar y, por supuesto, no tener a un ente superficial que autorice una inversión si antes no tiene la experticia de la fuerza de trabajo asegurada y su financiamiento, en aras de que exista la posibilidad real de restituir lo invertido.

No es pernicioso recordar que allí permanecen enterrados más de cuatro millones de pesos y unos dos millones en divisa, aunque en un avalúo realizado por especialistas del Departamento de Control Ingeniero Bancario, perteneciente al Banco de Crédito y Comercio de Ciego de Ávila, certificó que el patrimonio existente asciende a solo un millón 293 034 pesos, muy inferior al de hace algunos años.

«Que no se apague la lucecita», se escucha en la radio, y Roberto recuerda que gran parte de ese video de Arnaldo Rodríguez fue filmado allí, al compás de la música, el baile y la mirada atenta de aquellos aborígenes que todavía se resisten a abandonar El Bagá.

 
 

21 thoughts on “¿Economía planificada?

  1. Este es el epitafio de la dictadura disfrazada que nos vendieron, nada mas claro y evidente se puede decir del sistema económico que nos impusieron, que descanse en paz.

  2. No debería llamarse Países de economía planificada a los socialistas. Si acaso, economía centralizada o a coj…
    Mucho mas planifica una empresa capitalista, que hasta contrata matemáticos, que los socialistas que es por la voluntad del olimpo

  3. Cuba cuando tenía economía bien planificada mprogresaba y viviamos bién, ahora que empezamos a experimentar con el capitalismo estamos como estamos!

  4. Fernando, tremendo el simbolismo comunicativo en este cambio de título, sus inquisidores que pretenden darte fuego con el petróleo estatal que les asignan para otras funciones deben estar echando chispa jajaja.
    Saludos

  5. Michel, a mi me hace gracia que cuando se relata un hecho como este la gente esté pendiente del título en vez del contenido. Por ahí anda un proyecto de James Bond diciendo en las universidades de Oriente que yo tomo lo que publica la prensa nacional y hago un escándalo. Pone como ejemplo la perdida de la cosecha del tomate, parece no entender que el verdadero escándalo es que se pierda tomate por ineficiencia mientras la población lo está pagando a $ 20 la libra, el que puede. Escándalo no es que yo publique que se pierden 2600 toneladas de mango, lo que es escandaloso es que se pudran las frutas que deberían comer lo niños cubanos. Es una vergüenza que cuando pasan estas cosas algunos se preocupen del titulo o del periodista, dejando de lado lo esencial. Quien es el contrarrevolucionario? el que lo denuncia o el que permite que ocurra? Un abrazo

  6. Una pena… pero ni que eso pasara solo en Cuba… Por solo mencionar uno, en Italia hay un programa que se llama ¨striscia la notizia¨ donde cada día muestran cosas mucho peores que esa… Desde un hospital con todo listo para ser usado pero que nunca se uso y lo dejaron destruir o una estación de trenes en la misma situación, o un importante lugar arqueológico que después de gastar millones en restauralo lo dejaron perder y ahora esta peor que antes… Y asi mil y un ejemplos… Y si buscaramos, noticias como esta las hay en cada país… Obvio que nos duele porque es el nuestro… Pero no nos sintamos tan particulares…

  7. Pues te diré Fernando que el negocio que revolucionaría el marketing mundial ha sufrido un inconveniente: ya hay dos compañías que lo realizan vía internet, como era mi idea (por eso necesito programadores). Lo curioso es que no ha cuajado, pues no veo por la calle el resultado que yo esperaría, así que en principio debe haber un problema con el concepto, que ya me estoy imaginando… Para resolverlo el gasto es mayor, sin embargo, y hasta tal vez prohibitivo… Cuba enseña. Que metan ellos la pata.

  8. Gervasio (3), por favor ilústrenos, pq de verdad que no recuerdo cuando fué que la economía “bien planificada” de Cuba funcionó.

  9. Lo único que tiene planificado los que gobiernan es como mantenerse en el poder, en eso si no se ahorran recursos ni oportunidades. Pero realmente la economía más planificada que conozco es la del capitalismo, porque se planifica para el consumo y no para el ahorro como en el socialismo, con ello se logra consumo y remplazo, en el socialismo Cubano y su eterno eslogan triunfalista “hacer más con menos” demostrado esta que casi siempre, para no ser absoluto, el resultado ha sido menos, y además cuesta más porque como no se le ha sacado beneficios económicos en la vida útil de las cosas no hay forma de reemplazo de nada, por ello vemos como perduran como muchos edificios altos de la habana en el eterno equilibrio con fallo visible y anunciado solo que pospuesto, hasta que algún hotel para GAESA sea proyectado, así que mi consejo a los de El Bagá arrímense al dEL BARO .

  10. Magdiel, si los italianos están igual que nosotros ya me dejas mas tranquilo, mal de muchos… Un abrazo

  11. Al final en Cuba operan como esos banqueros que arreglan las leyes para pasarle el riesgo de pérdidas a otros mientras ellos cobran las rentas de intermediario. Sí, ya sé que la cárcel es buen pago, pero quién debería ser el primero en ir a la cárcel. Recientemente se denunció a sí mismo.

  12. “My name is Bond, Bond Capote”. Cámara hace close up al personaje que degusta almuerzo junto a Psicoloca de la UJC en la casa de visita del Partido en Santiago. Ojo al Director de Fotografía: NO fotos a la comida!!

    Título provisional del filme
    Bond Capote: Cazador de almuerzos

  13. Si,,, puedes pasar x cualquier ciudad de Italia y cualquiera de Cuba y t das cuenta que no hay diferencias…saludos

  14. Desde mi perspectiva de profano en asuntos económicos pienso que en los últimos 58 años los proyectos han sido muchas veces (si no todas las veces) fruto del capricho o del embullo. No creo que haya habido planeamientos serios ni una disciplina ejecutiva que llevara cada proyecto a buen fin. Ahí están todavía las escuelas de arte del reparto Cubanacán, cuya construcción comenzó en 1961 y que quedó a medio hacer. Solo dos escuelas, de las cinco previstas en la idea original, fueron concluidas. Iba a ser uno de los complejos arquitectónicos más interesantes y audaces de la segunda mitad del siglo 20, amén de la funcionalidad que tendrían al ser planteles de la enseñanza profesional del arte. Aún hoy, observadas desde la ruina y el abandono, resultan admirables. ¿Por qué se detuvo este proyecto? ¿Quién paga la cuenta de una inversión tan lamentablemente inútil? Concuerdo con el Sr. Ravsberg: lo escandaloso no es dar la noticia sino el hecho escandaloso, si así fuera, que la provoca.

  15. Magdiel, tu pobre argumento es el de “Y tú, más”, o sea culpar que otros tienen más o iguales problemas, sin entrar a analizar por qué pasa esta ineficiencia en la isla.
    Italia es un país de Europa, con capitalismo salvaje, y las causas de lo que pasa allí, no es lo que se analiza en esta noticia. Cuba, que sigue “defendiendo” la economía planificada demuestra en la práctica su ineficiencia, mala admninstración y enajenación -ay la tan cacareada enajenación que se supone ocurra en el capitalismo- que perjudica al pueblo, a quien se supone -ay la tan cacareada “defensa” del pueblo- defienda ese “socialismo” y su “prefeccionamiento”.

  16. El concepto no esta errado. Tuve la oportunidad el mes pasado de visitar la Riviera Maya (Bacalar, Tulum, Playa del Carmen, Majagual) y me dio envidia ver como se le sacaba dinero a todo. Esi si, ahi se beneficiaban desde un simple altesano hasta un pescador. Interesante como los pescadores dejaron de serlo y hoy venden viajes de una hora y media para que bucearamos con snorky vieramos todo tipo de de especies marinas del caribe. Soy de la IJ y ojala se pudiera algun dia desarrollar estos proyectos. Principal impedimento nuestro flamante socialismo prohibitivo e inepto en el plano economico.

  17. Buen artículo Fernando y desgraciadamente cierto, tuve la oportunidad de ver y conocer indirectamente el Proyecto El Bagá, Félix hablaba con toda razón, además es un proyecto muy bien pensado, que no ha sido trabajado por 4 personas detrás de un buró, sino por muchos compañeros de flora y fauna implicados en el asunto y con enormes ganas de hacerlo realidad pero con las manos atadas, un proyecto que estoy seguro que si le dieran un poco mas de recursos a la Empresa Flora y Fauna lo desrrollarian con todas las de la ley y lo explotarían con todo éxito, pues existe personal altamente calificado y comprometido para hacerlo, lastima que año tras año tenga que corregirse y presentarse nuevamente a aprobación y solo se analice en el contexto del aquí y ahora, sin ver cuantos beneficios y resultados podría aportar a corto y mediano plazo si se materializara su construcción y explotación. Coincido con usted en que no se puede catalogar y comentar un artículo por el título. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *