“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Democracia y economía: ¡Uníos!

plaza-democracia-social

Varias veces he escuchado a economistas del patio decir que debemos ocuparnos de producir y después veremos “eso” de la participación de los trabajadores y las trabajadoras. Algunos tonos sugieren “dejar la bobería de la democracia y ponerse para la economía, que es lo concreto.” Me pregunto si en realidad “economía” y “democracia” pueden ir cada una por su lado, sin una relación íntima. Al parecer sí pueden hacerlo. Así ha prevalecido en, al menos, los últimos casi 230 años. Sin obviar, claro está, los permanentes y variados intentos por unirlas.

Si bien las doctrinas del capitalismo y el socialismo han planteado ideas que pudieran relacionar economía y democracia, como la libre concurrencia, de un lado, y la socialización de los medios de producción, por otro, cuyo planteo común es que todos somos iguales; de sus prácticas concretas ha resultado que algunos son más iguales que otros. El tipo de relación que establecen las prácticas productivas, donde quienes producen directamente quedan sujetos al capital o a la burocracia, no dan amplia cabida a la democracia; vista ésta en su acepción más sencilla: participar en la deliberación, decisión, implementación y control de las políticas económicas a todos los niveles.

En el discurso prevaleciente, la economía parece una suerte de condición natural por encima del “hombre”, la sociedad y la historia. Una verdad universal y divina, inasible para los comunes mortales, y privilegio de pitonisas y sacerdotes que interpretan y hablan la lengua económica: un tipo de latín moderno para el que las lenguas vernáculas son una herejía. Discurso plagado de eufemismos que poco tienen que ver con su funcionamiento real. Esa comprensión de la economía desdeña a la democracia.

Por el contrario, mirar la economía desde la democracia es entender que no prevalece la igualdad mientras existan el “ciudadano explotador” y el “ciudadano explotado”, el “ciudadano poseedor” y el “ciudadano desposeído”. Mientras exista la frontera entre quienes producen las riquezas y quienes la controlan. Entonces, si explotar en economía es apropiarse de los resultados del trabajo ajeno, las relaciones socio-económicas que no pongan límites a la explotación tienen en la democracia un tema incómodo.

La economía tiene tres elementos constitutivos básicos: “la tierra, el dinero y la fuerza de trabajo”; y el modo en que se regulan son siempre una decisión política, no una condición natural. Asumir o dejar fuera a la democracia en esa regulación es cuestión de optar políticamente. ¿Quién decide cómo y qué se produce? ¿Quiénes se benefician de esas decisiones?

El capitalismo derrotó a las dinastías políticas y declara combatir el autoritarismo político. Pero ha dejado intactas a las dinastías económicas, sin declarar batalla a su autoritarismo. El socialismo al uso desbancó a las dinastías económicas locales, y erigió un sector de representantes del pueblo/dueño de los medios de producción, quienes, en la práctica, se desconectaron del control popular. Deciden y administran sin recibir mandato ni rendir cuenta, lo que muestra una relación tensa entre democracia y economía.

He escuchado decir, también a algunos economistas del patio, que de la economía se ocupan ellos, de la política los dirigentes, y de la igualdad la sociología y la filosofía. Quizá no comprenden que la economía es un asunto demasiado serio para dejarlo solo en sus manos. Que la política siempre será débil, incompleta e injusta si es asunto de unos pocos. Y que las decisiones que los economistas aconsejan a los dirigentes influyen en la vida cotidiana de cada persona, para bien o para mal, por lo que la  economía es “la más moral de todas las ciencias”.

Ante el problema de la ineficiencia productiva estatal, algunos economistas del patio plantean más libertades de gestión para las empresas estatales. Pero no explicitan que la empresa es un lugar donde se establece una relación para la producción entre trabajadores y directivos. ¿Quién decide qué y cómo se hacen las cosas, los directivos o los trabajadores? ¿Si los directivos empresariales son designados en “niveles superiores”, es decir, no son elegidos por los productores, a quiénes responden?

¿A qué intereses concretos responden, entonces, los economistas del patio que nos dicen que la democracia es para después? ¿A qué intereses responden al ver como un desafío nacional  potenciar el sector privado y no mencionan a la economía popular y solidaria como otra forma de gestión? ¿Tendrán conciencia de este conflicto?

La democracia es condición de la economía cuando de justicia social, de eficiencia, de calidad, de derechos y creatividad humana se trata. Pero la economía no es solo cuestión de derechos y la ética afín, es también una cuestión técnica, de cómo organizar la producción para que no se consuma más de lo que se tiene, para optimizar los recursos, para elevar la productividad y mejorar la calidad de vida de quienes producen y de la sociedad toda, en armonía con la naturaleza.

Para eso también es imprescindible la democracia. Ella potencia la inteligencia colectiva en beneficio de las personas que componen esa colectividad. Sirve para que desde el diálogo de saberes, de experiencias disímiles, se creen soluciones justas para todos y todas.

Pienso ahora en el cierre de los centrales azucareros, ¿alguno de estos economistas sugirió preguntar a los trabajadores/as cómo organizar la producción azucarera de otras maneras? ¿Cuáles serían y qué se haría con las consecuencias la “reconversión”?

También surgen interrogantes respecto a la Ley de inversión extranjera y las empresas empleadoras que lo son solo para trabajadores y técnicos. Por el contrario, directivos y administrativos se vinculan directamente a las empresas. ¿Cómo explican los economistas esta diferencia de cara a la potenciación del capital foráneo?

La democracia es la pieza que falta para el estímulo productivo en Cuba. No bastan el estímulo moral y material. Falta el estímulo político. Se trata de producir bienes y servicios, y también las maneras en que nos organizamos para ello. Dígase potenciar un modo de producción, distribución y consumo que genere prácticas más participativas.

Si el fin es lograr una sociedad más justa y emancipadora, el desafío pendiente en Cuba es la democratización económica. Esta, al igual que la democratización política, no implica desconocer el poder, la autoridad, las normas, ni el saber constituido en el mundo económico, pero sí ampliar sus bases y legitimidad democráticas. Implica crear una nueva cultura democrática, en las ideas y las prácticas cotidianas.

Qué bueno sería que los economistas del patio enarbolaran, alguna vez, la consigna: ¡Democracia y Economía: uníos!

 
 

20 thoughts on “Democracia y economía: ¡Uníos!

  1. El Socialismo como todos en Cuba lo hemos conocido nunca puede ser ni Próspero ni sustentable, porque como enuncia el Marxismo que la práctica es el criterio de la verdad y la verdad ha sido que nunca ha funcionado ni siquiera en Alemania que es mucho que decir.

  2. Verdad absoluta y verdad relativa
    Dicccionario soviético de Filosofía
    Conceptos filosóficos que reflejan el proceso histórico del conocimiento de la realidad objetiva. Contrariamente a la metafísica, que considera el saber humano como inmutable y que ve en cada verdad un producto acabado, dado de una vez por todas, el materialismo dialéctico considera el conocimiento como un proceso histórico que se va escalonando desde la ignorancia al conocimiento, desde el conocimiento de hechos y aspectos aislados de la realidad, a un conocimiento más amplio y más profundo, al descubrimiento de las leyes de desarrollo siempre nuevas.
    Es decir que los cubanos que nos decimos marxistas seguimos inmutables como los metafísicos sin querer ver que la realidad es otra, que las cosas tienden a cambiar porque es un proceso (Según el Marxismo) Que va desde la ignorancia al conocimiento…………………………

  3. El verdadero socialismo y comunismo son por naturaleza inalcanzables, porque requieren que las personas vivan según sus ideales. Desde el punto de vista práctico, el capitalismo es mucho más eficaz para dar soluciones inmediatas en la mayoría de los asuntos sociales. Sí, estamos acostumbrados a escuchar sobre el monstruo pero sacando la cuenta en perspectiva, las desigualdades son imposibles de evitar por el simple hecho que la economía es una actividad humana en un medio natural heterogéneo.
    Por otro lado, en todo sistema social SIEMPRE ha existido y por lo visto existirá, un sector privilegiado. Llámese como desee: clase, líderes, monarquía, estado, gobierno, corporación… Así que lejos de toda la parafernalia, en el fondo solo se trata de que tan “empáticos” sean esos miembros privilegiados antes de llegar allá y que tan honestos resulten cuando lleguen.

  4. A estas alturas venir a hablar de democracia en la economía Cubana suena a que nos están tomando el pelo, el “socialismo” en Cuba nunca fue el objetivo, mas bien fue el medio para retener el poder por ese grupo de guerrilleros que en algún momento tuvieron que formar gobierno , y el prospero y sostenible que ahora nos quieren vender jamás llegara porque de la única manera que se es prospero y por ende sostenible es si desaparece la dictadura de un solo partido, ese que se hizo reconocer como único e inamovible marca la diferencia con la democracia, en realidad la única democracia lograda ha sido la de intentar compartir los fracasos y los continuos errores haciendo participe al pueblo de decisiones tomadas a nivel de los históricos, algún día tendremos que exigirle a cada cual por las decisiones tomadas y el pueblo o el gobierno del pueblo DEMOCRACIA nunca a existido.

  5. eso de socialismo prospero y sustentable es una consigna mas de las miles que se han escrito por mas de 50 anos y que nunca se han hecho realidad,la pregunta es: Cuantos anos mas hay que esperar para esa prosperidad ?? 56 anos mas ?? por favor

  6. los dirigentes cubanos siguen empenados en un modelo que fracaso en paises donde habian recursos minerales, produccion ect, me parece incluso 10 anos es demasiado tiempo para reconocer que algo no sirve o no funciona y cambiar.

  7. Democracia implica distribuir lo mejor posible la riqueza, pero para distribuirla primero hay que crearla con una economía adecuada, que es en donde ha fallado sistemática, repetida y hasta ahora impunemente el “socialismo” cubano, gracias al voluntarismo y al experimentacionismo, si es que eso existe.
    Acá se ha repartido bastante equitativamente la pobreza, ya que la riqueza no alcanza para todos y, por tanto, se destina a los mandantes y su entorno, que son proporcionalmente pocos y tocan a algo sustancioso. Aunque lo peor del caso no es eso, sino que ellos están armados también de una ideología que al parecer les nubla el sentido común (¿o se los afila?) e impide aprender de los errores –claro que éstos no les afectan demasiado- y dejar, al menos, que la gente “se defienda” como pueda. Aunque parece que ESO sí que no les conviene para nada.
    Filosofía de PERRO DE CARNICERO que disfrazan o camuflan con una propaganda ubicua y conveniente.

  8. Creo modestamente que aún falta mucho por hacer, pero el hecho de que los documentos rectores aprobados recientemente hayan sido discutidos ampliamente, que los lineamientos, que tienen la política económica, los haya discutido la inmensa mayoría, es un ejemplo de democracia. falta mucho por hacer, pero creo que es algo. no me gustó el artículo; claro, tampoco lo escribieron para mi jajajaj

  9. Diógenes. Me parece que equivocaste el dueño del Perro cuando dices “El Perro del Carnicero” Creo que quisiste decir esto. Y Perdona.
    “El perro del Hortelano” que es una comedia palatina de Lope de Vega, publicada en la Oncena parte de las comedias de Lope de Vega Carpio en Madrid en 1618 al cuidado personal del propio autor. Procede por una expresión idiomática: «Ser como el perro del Hortelano, (Que no come ni deja comer) El perro es un animal que no es vegetariano que no come los vegetales del huerto de su amo, pero al no deja que los otros animales los coman. (El Perro del Hortelano no como ni deja comer) De ahí la frase se refiere al argumento de la obra y significa que Diana no puede amar a Teodoro y por eso, no lo deja amar o ser amado por cualquier otra persona.

  10. Todo un ejemplo de escribir sobre lo que no se conoce, deberia llamarse “enciclopedia del desconocimiento de democracia, politica y especialmente de economia” o algo parecido;saludos

  11. (9)Diógenes: Jejeje esa definición muy suya de democracia debría publicarla en un artículo.
    Democracia y Economía no están necesariamente relacionadas, la democracia se refiere a una manera de organización en que las decisiones importantes de funcionamiento de la sociedad (incluidas las económicas) se toman entre todos o la basta mayoría. La economía es sobre cómo organizar esa misma sociedad para sobrevivir, para distribuir la riqueza y para para crear todo aquello que facilite su manutención y reproducción. Ahora, sí está muy claro que una sociedad que no se dedique a cultivar, mejorar y mimar su economía, ha de estar condenada al fracaso por muy democrática o esclavista que sea.

  12. Osvaldo (11); sé lo del proverbial perro DEL HORTELANO; pero el perro a que me refiero SÍ COME de lo que está a su cuidado. E impide a los demás hacerlo; quizá sólo les deje lo menos apetitoso o elemental, para que no se le echen encima.
    Se sabe oficiosamente quiénes hacen buenos negocios aquí y cómo viven, y quienes limitan arbitrariamente a los demás que quieren y pueden hacerlos. De ahí que me permitiera el cambio de dueño del susodicho perro.

  13. Luis Enrique (13): no definí democracia. Sólo dije que IMPLICABA distribuir lo mejor posible la riqueza, no que eso FUERA la democracia, que casi todos sabemos de qué se trata. Y lo implica porque si es “una manera de organización en que las decisiones importantes de funcionamiento de la sociedad (incluidas las económicas) se toman entre todos o la basta mayoría” –que seguro quiso Ud. decir VASTA mayoría- sería bastante basta (grosera, tosca, sin pulimento) y tonta la vasta mayoría esa para darse una forma de organización y funcionamiento de su sociedad donde no exista un mecanismo LO MEJOR POSIBLE -notar que no dije óptimo, justo o equitativo- para distribuir la riqueza.
    Y parece que hoy es mi día de hacer aclaraciones, pero las hago humilde y placenteramente.

  14. Juan Carlos, un articulo oficialista es el que no reconoce errores ni faltas, lo que es inaudito es tu calificación, no te parece?. Un abrazo

  15. Mis disculpas, quizás mi calificación de “oficialista” fue algo exagerada, probablemente porque me suena así cuando no escucho las cosas por su nombre. Pero luego recuerdo de donde venimos (un lugar que hay que darle vueltas a las cosas sin decir su nombre por lo que es) y se me pasa.

  16. Juan Carlos para dialogar debes aceptar que cada uno llame a las cosas como le.aparezca.
    Llámarlo oficialista o cobarde porque no dice lo que tu quieres que diga es la mejor forma de romper el diálogo. El otro te responde “y Si eres tan valiente por que no te quedaste en Cuba a hablar claro?” .entonces el dialog se convierte en los insultos de.siempre. Respeta y exige respeto ese es el camino. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *