“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

¿Decoro contra dinero?

Rumberas cubanas, Carnival. Foto: Raquel Pérez Díaz

Foto: Raquel Pérez Díaz

Tomado de Invasor

Después del 17 de diciembre de 2014, varias han sido las celebridades (sobre todo norteamericanas) que se han dado “un saltico” hasta La Habana para ver, de primera mano, una ciudad que, antes, se mantenía fuera del radar.

Muchos dicen que vienen ahora porque, a la vuelta de unos pocos años, la capital cubana dejará de ser la urbe encantadora que es, con sus esquinas ruinosas y sus edificios coloniales restaurados; con sus mulatas que venden flores en las plazas y las que tienden sábanas blancas en los balcones; con los mojitos, sangrías y daiquirís; con sus carros viejos, pero rodando.

Hay toda una “euforia” por Cuba, más bien por La Habana, avivada con la narrativa de que la Isla es el último reducto comunista y eso, automáticamente, nos convierte en objetos museables, exóticos, retratables como souvenir. Unos cuantos vienen creyendo todavía que podrán cambiar oro (digámoslo en el sentido figurado, que el oro está perdido) por espejitos. Otros traen la genuina voluntad de conocer sin juzgar, de aprehender. Y ponen cara de asombro cuando se topan con una realidad distante, diferente, pero no de otro mundo.

A fin de cuentas, es algo a lo que tendremos que acostumbrarnos si pretendemos sacarle ganancias culturales y económicas a un negocio viejo, como la mismísima Roma —también convertida en destino turístico, con selfies frente al Coliseo, y la imagen de Russel Crowe matando gladiadores para no morir, quizás como única referencia.

chanel-fiesta-cuba-4Mas, de ahí a que algunos pidan a los “anfitriones” montar retablos y lucecitas para escena, va un trecho que como sociedad no debíamos permitir. La intelectual Graziella Pogolotti alertó el peligro, al tiempo que sintetizó, en apenas un párrafo, los más “relevantes” ejemplos: “Rápido y furioso, filme comercial de pésima calidad, irrumpe de manera violenta en el vivir habanero. Perturbó las comunicaciones en las áreas centrales. Afectó a estudiantes y trabajadores.

“Añadió tensiones al difícil vivir cotidiano. Algo similar ocurrió con la presencia de la pasarela de Chanel. Impuso prohibiciones inaceptables a los pobladores de algunas zonas. La llegada del primer crucero norteamericano, según la difundieron nuestros medios informativos, fue acogida por una coreografía propia de un cabaret más que de un espacio público: las muchachas portaban un brevísimo vestuario hecho con la Bandera nacional.”

No entró en detalles la Maestra, sin embargo, permítame acotarle algunos, mire que cuando escribimos retablo no fue un término fortuito. Para Karl Lagarfeld, director creativo de Chanel, y su troupe, se construyó en plena plaza de la Catedral una suerte de bohíos, remedando sabrá Dios qué pasado estereotipado de nuestro país. Allí, foráneos y nacionales invitados bailaron y disfrutaron de lo lindo, mientras una valla impedía a los vecinos (la gente que pule con la suela de sus zapatos los adoquines de la añeja ciudad), siquiera ver tamaño derroche de extravagancias.

De Chanel en La Habana nos quedó la pompa, los 15 minutos de fama y el Paseo del Prado lustroso, como nuevo. También la expresión de desencanto de algunos que esperaban que el espectáculo fuera público.

La lista de los excesos de “hospitalidad” tuvo en el clan Kardashian momentos interesantes. En el segundo de los programas grabados en Cuba, como parte de su reality show Keeping up with the Kardashians, las hermanas reciben clases privadas de salsa. ¿Dónde está el problema, se preguntará usted? Pues que el ambiente escogido para el un, dos, tres, al ritmo de Yoyo Ibarra (que, a propósito, cambió la guitarra por una orquesta) fue, nada más y nada menos, el Museo Nacional de Bellas Artes.

Por mucho que hayan pagado, y por mucho que siempre haga falta el dinero, hacer de tan encumbrado museo un plató para la televisión de entretenimiento fatuo me parece, cuando menos, un insulto a la cultura nacional. Ahora es Madonna la que se pasea por las calles habaneras y se comenta que en un bar subió a una de las mesas y bailó entusiasmada.

Quizás haya quien, después de lo visto, venga solo a pasarle la mano o sentarse en el mismo lugar donde lo hizo la Reina del Pop, a alquilar el mismo Chevrolet rosado que la Kardashian, o rentar la habitación que ocupó Beyonce en el Saratoga. Los fetiches y los gustos son así y tampoco hay que execrarlos.

Lo que sí no será saludable para Cuba y su gente es trastrocar la compleja naturalidad con que se vive por tal de vender una imagen de paraíso de bajo costo, que cumple al mejor postor los caprichos de ocasión. Decía Graziella Pogolotti que “el sentido común indica la necesidad de abrir vías al comercio, a la inversión y al turismo para afrontar las dificultades económicas que nos afligen. El mandato de la realidad no puede llevarnos a olvidar que se trata, ante todo, de la lucha secular por la defensa de la nación soberana. Nos ampara el derecho a establecer, en cada caso, las reglas del juego. Es deber de todos exigir el respeto a la dignidad de nuestros ciudadanos, aquello que Martí nombraba decoro”. Ni la Plaza de la Catedral es batey para el guateque ni el Museo de Bellas Artes es locación para video de quinceañera, que, bien mirado, es lo que hacen las Kardashians con sus vidas.chanel-fiesta-cuba

 
 

20 thoughts on “¿Decoro contra dinero?

  1. No se a alguien mas, pero a mi me molesta sobremanera ver nuestra enseña nacional, por la que han muerto miles de cubanos, como tela de trusa para bailarinas. Si seguimos asi, no se a dónde pudieramos llegar..??

  2. Mucha razon tiene lo escrito, pero los que autorizan y organizan esos “supershows”de seguro no son los delegados son de arriba y “arriba” no hay la cultura ni la cubanidad civica de Graciela Pogolotti.Generales?,Buro Politico?, a saber quien dirije esas cpsas,pero jefe es jefe y punto.Esa vieja no sabe de espectaculos,ni de farandula.O no?

  3. A mi lo que me molesta sobremanera, es ver la Habana destruida, la insalubridad, las ropas empercudidas, las caras largas de los cubanos.

    Algo por lo que estoy seguro que murieron miles de Cubanos.

  4. Muchos son los temas a mencionar en este articulo,pero voy a intentar con el mejor sentido comun,averiguar como le entra el agua al coco.

    Primero. En Cuba siempre ha existido la exclusividad y la exclusividad para unos pocos (antes y despues del 59).(solo tienes que buscar a google maps y veras las casonas con patios y piscinas de quienes tienen altos grados militares)

    Lo que esta pasando en Cuba es indetenible,el calendario no perdona y la mejor prueba la tenemos en los libros de historia….La Union Sovietica dejo de existir,el comunismo es imposible de alcanzar y el periodo de transito a ese modelo con la mayor potencia capitalista al doblar de la esquina es imposible,,,,

    El problema no esta en que los gringos van a invadir,el problema esta en el propio ser humano y el pensamiento de que la grama es mas verde en el patio de al lado.

    Mientras que cubanos que ha vivido su vida entera en los campos de Cuba en casas de piso de tierra,teniendo que sacar agua de un pozo,vean…

  5. Lo interesante es que para quienes fueron en el crucero, esas mulatas en esa vestimenta eran una persona mas del pueblo.

    Estan acostumbrados a ver la bandera de USA hasta en los calzones

    En mi opinion personal,eso no me molesta en lo absoluto,ya me acostumbre a ver a los simbolos patrios como una herramienta mas’para dividir al ser humano.Sean los simbolos del pais que sean.

  6. Oscar 1 tienes mucha razón, es una tremenda falta de respeto la bandera cubana como trusa de bailarinas como cuando se ha estampado la cara del”Che” en ella, como si nuestra bandera fuera un afiche político de unos!

  7. Donde estuvo metida la señora Pogoloti los últimos veinte años? Tiene razón pero se está ensañando con las últimas manifestaciones de un fenómeno ya viejo. No han visto los carteles esos que hay por la habana que dicen presentar la autentica cuba con imágenes photoshopeadas de una habana sin baches e idílica ,de unas playas prístinas y paradisiacas de una mulatas sensuales y plásticas eso es made in cuba y no solo en carteles ,en revistas como sol y son demás

  8. . Pero lo peor no es eso y la señora lo olvida: en cuba el extranjero vale más que un cubano y eso se nota en todo desde en la arquitectura con la que se diseñan los lugares destinados a su disfrute cuasi exclusivo hasta en la manera de tratarte de los dependientes en los locales turísticos. A mi no me molesto lo de rápido y furioso como no le molesto al 99,9% de la población cubana no es importante no deja huella no nos denigra como no denigra a Tokio o a new york o los ángeles ,

  9. lo de Chanel es peor pues nuestros mandamases nos excluyeron a sabiendas , las kardashian y el museo tampoco es la gran cosa en todo el mundo se usan estas instalaciones de más de una manera , lo de Madonna no tiene ningún problema ella es dada a subirse a los lugares a bailar y si lo hiso con ropa es ya un avance pero no nos denigra ni nos rebaja mas de una cubana he visto haciendo igual.

  10. Excelente artículo, se le está vendiendo el alma al diablo. No puede olvidarse cuando unos marines ultrajaron la estatua de Martí.

  11. La prostitución cultural es negativa por donde quiera que se le mire. Yo en mi caso, no sabía lo de las Kardashian en Bellas Artes, institución que se caracteriza por el respeto, la profesionalidad y el celo de sus trabajadores y directivos. Pero en sentido general, no veo que la penetración cultural sea algo por lo cual debiéramos preocuparnos en demasía. En el período republicano, cuando más penetración cultural foránea teníamos, surgieron en Cuba disímiles expresiones culturales, artísticas y literarias que hoy constituyen pilar de nuestra cubanía. Por otro lado, ninguna cultura es estática, la historia lo ha demostrado; o bien desaparecen, o se reinventan o mutan. Cuba no debe ser la excepción, no debemos quedarnos en la cueva

  12. Excelente escrito. “la pobreza pasa, lo que no pasa es la deshonra”, dijo Marti. Algunos pseudoempresrios son capaces de vender su alma al Diablo por unos miserables pesos. todo esto de Chanel por supuesto que lo tienen que haber aprobado a un alto nivel de decision. Un pela gatos no se atreveria a tanta locura. en ocasiones se aprueban programas y actividades y nadie se toma el tiempo de leer el guion de las mismas y entonces despues viene el “batacazo.”

  13. Hasta donde yo se está prohibido usar la bandera cubana como ropa.Aunque otros paises lo permiten la nuestra tiene esas restricciones q no se porque no cumplen. Los demas casos hay q valorarlos individualmente pero otras peliculas han cerrado algunas calles, como mismo lo necesitan las marchas, visitas importantes, etc. No creo q sea bueno generalizar e ir a los extremos para defiender la cultura cubana.

  14. Hasta donde yo se está prohibido usar la bandera cubana como ropa.Aunque otros paises lo permiten la nuestra tiene esas restricciones q no se porque no cumplen. Los demas casos hay q valorarlos individualmente pero otras peliculas han cerrado algunas calles, como mismo lo necesitan las marchas, visitas importantes, etc. No creo q sea bueno generalizar e ir a los extremos para defender la cultura cubana.

  15. Ni repetir que todo lo dicho es más que cierto. Sí debo señalar al articulista que si bien la “Maestra” hace señalamientos atinadísimos, es ella también de la extensa pléyade de intelectuales que tiene a su disposición el Estado (el mismo que le pone policías a Chanel y organiza estos Guateques) para legitimar su existencia tal cual.
    Si vamos a ser precisos profe, no estamos ante la presidencia de una nueva estructura de poder que ha venido ha desmontar con cursilería y oportunismo, lo alcanzado en materia de “dignidad Nacional” el los últimos 50 años. Nada de eso, aquí vuelvo a recordar lo que pensé cuándo leí el artículo de Pogoloti, “¿es que acaso las Kardashian llegaron en una cañonera?, ¿Será que entró Fast and Furius por Playa Girón a golpe de bombardeo y ataque aéreo?” No maestra, aterrizaron por el mismo aeropuerto que lo hizo el Gabo tantas veces, y por el que salen los intelectuales, que como usted, tantas veces han defendido “nuestra cultura y nuestra dignidad”,…

  16. Como cubano considero bochornoso el desfile de Chanel cerrando el paso a vecinos de la zona, no sé cuánto habrán pagado, pero siempre será irrisorio respecto al agravio cometido. Hay muchos bellos locales en La Habana donde ese fatuo desfile se hubiera podido realizar, sin discriminar a nadie. Nuestra Constitución prohíbe el uso de la bandera fuera de su uso como tal, un símbolo a respetar, pero en los cabarets y en la TV se ven a menudo espectáculos donde eso no se cumple. Igualmente está prohibida en nuestra Constitución la doble nacionalidad, sin embargo hay decenas (¿o cientos?) de miles de cubano-españoles, la mayoría optó por ello para ser “mulitas”. Creo que es hora de que actualicen esa Ley Suprema.

  17. A mi lo que me molesta sobremanera, es ver la Habana destruida, la insalubridad, las ropas empercudidas, las caras largas de los cubanos.

    Algo por lo que estoy seguro que murieron miles de Cubanos.”….esto,con permiso de Hector,hay que repetirlo,….que envidia !!! Asi debiamos pensar los cubanos….objetiva y claramente…no la boberia del patriotismo y la etica pura…de baratilla !!.En la miseria no puede haber pensamientos elevados,solo subsistencia,dura y pura…..

  18. totalmente de acuerdo con lo escrito. debemos mantener la dignidad y la cultura a toda costa, en fin de cuentas es uno de los aspectos por los que nos mantenemos y nos visitan.
    lo que quiero expresar ahora y no hice en su momento es respect a la foto de la cubana, entradita en masas y con un senor hueco en la media, retratada en primer plano. es que todas estaban asi de ripiadas? era la mas bonita? esa es la imagen que queremos mostrar? que se queria mostrar con ese plano tan grotesco?. no digo que debemos maquillar la realidad, ya no mas, pero difundirla como si estuvieramos orgullosos de ella……..acaso el que decidio recibir al ferry con ese espectaculo tan desafortunado ya vio el articulo que se publico en su momento?

  19. Lo mas triste de todo es que para esto hemos quedado, “objetos museables” “extranos” como la “Nueva Tierra Prometida” que muchos vienen a “descubrir” y yo me pregunto, ademas de los 15 minutos de fama esto en que se traduce para el pueblo cubano? Yo soy el primero en estar de acuerdo en que Cuba de abrirse al Mundo, pero abrirse no quiere decir regalarse por 4 kilos que no resuelven los problemas bastante serios que afronta Cuba, problemas tanto económicos como sociales y culturales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *