“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Decenas de miles de delincuentes esperan deportación a Cuba

cubanos-deportacion

El súbito fin de la política “pies secos, pies mojados” y los privilegios de inmigración para los cubanos puede abrir la puerta a otra decisión que tendría un impacto significativo sobre miles de familias del sur de la Florida: la deportación a la isla de delincuentes cubanos.

El gobierno de Estados Unidos tiene una lista de 28,400, todos en libertad tras cumplir sus condenas.

Después de décadas de mantener una línea dura de no aceptarlos, funcionarios cubanos dijeron el jueves que estudiarían la propuesta, uno de los tópicos de las negociaciones entre Washington y La Habana desde que se reanudaron las relaciones diplomáticas en el 2015. Aunque parece poco probable que Estados Unidos deporte en masa a estas personas, las dos partes dieron a entender que hay una apertura diplomática para negociar los casos individualmente.

Gustavo Machín, subdirector de la Sección de Estados Unidos en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, dijo que su gobierno estudiaría tomar en cuenta casos de cubanos que han “infringido leyes” en Estados Unidos que “no pueden permanecer” en el país.

El asunto es controversial, en el mejor de los casos,, porque entre esos cubanos que han cumplido sus condenas de prisión y ahora enfrentan la deportación hay más de 2,000 homicidas.

Durante décadas, a estas personas se les ha permitido vivir en la Florida y otras partes del país bajo la supervisión de las autoridades de inmigración, porque el gobierno federal no tenía relaciones con Cuba y por lo tanto no podía negociar su deportación. Del total que enfrentarían la deportación, unos 18,000 viven en la Florida.

Pero ahora que el presidente Barack Obama ha eliminado la política de “pies secos, pies mojados”, que permitía quedarse a los cubanos que llegaran a territorio estadounidense, la posibilidad de deportar a miles de delincuentes cubanos parece al menos posible. Aunque el asunto de los delincuentes no se mencionó específicamente en el histórico acuerdo, una parte de éste aborda el tema de los inmigrantes cubanos que “permanecen” en Estados Unidos “en violación de las leyes estadounidenses”. Y agrega que el gobierno norteamericano “se centrará en individuos… que se determine son una prioridad para su regreso [a Cuba]”

jimenez

Marcos Jiménez, ex fiscal federal del sur de la Florida. Bob Eighmie

El secretario de Seguridad Interior, Jeh Johnson, dijo el jueves a los reporteros que “según nuestro acuerdo con Cuba, también existe la posibilidad de que La Habana acepte el regreso de migrantes no contemplados en este acuerdo, pero caso por caso”.

Algunos expertos jurídicos del sur de la Florida que han seguido el tema dijeron que la deportación de los delincuentes cubanos debía haberse implementado hace tiempo.

“Los delincuentes convictos de origen cubano deben ser deportados si no pueden establecer una razón legal para que Estados Unidos no los envíe de regreso”, dijo el abogado miamense Marcos Jiménez, ex fiscal federal del sur de la Florida. “Y Cuba debe aceptarlos, y cumplir la parte que le corresponde ahora que los dos países han restablecido las relaciones diplomáticas”.

Jiménez, quien fue nombrado fiscal federal por el entonces presidente George W. Bush, dijo que las deportaciones “deben ser una prioridad absoluta para el nuevo gobierno [de Donald Trump”.

Pero al mismo tiempo, dijo Jiménez, el gobierno cubano “debe deportar” a docenas de fugitivos de la justicia estadounidense, solicitados por delitos en este país “y quienes están ocultos en Cuba”.

Durante las últimas dos décadas, ha habido un aumento en la cantidad de delitos federales, como estafas al Medicare y otros tipos de fraude al gobierno, en que los cubanos huyen a la isla con el dinero robado, una tendencia problemática que forzó a algunos políticos cubanoamericanos a cuestionarse el asunto del estatus especial de refugiados que se otorgaba a los nuevos inmigrantes cubanos.

Durante decenios, los cubanos —entre ellos los condenados por delitos en Estados Unidos— se han beneficiado de privilegios únicos de inmigración mientras su La Habana y Washington no tenían relaciones diplomáticas.

En términos generales, el gobierno del presidente Barack Obama ha hecho cumplir con fuerza las leyes que exigen la deportación de extranjeros delincuentes: más de un millón de estas personas han sido devueltas a sus países desde el 2009, en su mayoría por delitos de inmigración y narcotráfico, muestran los registros. Pero estas acciones se han aplicado pocas veces a inmigrantes cubanos a lo largo de los años, en lo fundamental debido a la negativa de La Habana a recibirlos.

A diferencia de cualquier otro grupo de inmigrantes, las leyes estadounidenses otorgaban a los cubanos un estatus especial como refugiados políticos en los años que siguieron a la revolución de Fidel Castro en 1959. Bajo la Ley de Ajuste Cubano de 1966, cualquier cubano que entra al país puede solicitar la residencia permanente después de un año y un día en el país. También pueden solicitar la ciudadanía estadounidense a los cinco años si no han cometido delitos.

Como resultado, sin un nuevo acuerdo de inmigración con el gobierno cubano, la gran mayoría de los delincuentes cubanos que cumplieron condenas de prisión fueron liberados. Eso se debió a que según fallos de la Corte Suprema en el 2001 y el 2005, que establecieron que no se puede mantener detenidos indefinidamente a inmigrantes que no pueden deportarse. Así las cosas, por el momento, están bajo la supervisión de la Policía de Inmigración y Aduanas.

Ha habido una sola excepción a esta norma, a raíz del éxodo del Mariel en 1980. El gobierno cubano envió a miles de delincuentes y pacientes mentales, que sacó de prisiones y hospitales psiquiátricos, a la Florida, como parte del éxodo del Mariel, en que llegaron 125,000 cubanos a la Florida.

Posteriormente, a tenor con un acuerdo de repatriación de 1984, funcionarios estadounidenses y cubano negociaron una lista de unos 2,750 ciudadanos cubanos que podían ser deportados a la isla. De esos, más de 2,020 han sido devueltos, según Inmigración y Aduanas. Otros 250 han fallecido y 475 están demasiado viejos y enfermos para ser deportados.

Pero sobre la base de ese acuerdo, funcionarios de Seguridad Interior dijeron que tienen poco control sobre qué casos el gobierno cubano está dispuesto a aceptar, incluidos los delincuentes que enfrentan órdenes de deportación. De hecho, el gobierno de La Habana ha aceptado la deportación de sólo 5 cubanos no incluidos en la lista de los del Mariel.

Además, hay 6,700 cubanos con órdenes de deportación por infracciones no penales de las leyes de inmigración estadounidenses, entre ellos los que nunca solicitaron la residencia permanente después de vivir en el país más de un año.

extradición-cuba-eeuu

 
 

14 thoughts on “Decenas de miles de delincuentes esperan deportación a Cuba

  1. Ahora la escoria de vuelta a casa. Cuando se hacen las cosas de mala fe como hizo el difunto al mandar dementes asesimos y delincuentes de toda clase en el paquete de los que emigraban para hacer creer al mundo que todo el que quería abandonar el paraíso cubano era de esa condición pasa lo que pasa. Ahora hay que comerlos y con intereses. Que se vaya la escoria viene ahora como Bumerang. “Bienvenida la escoria”

  2. Hay que leer con cuidado lo que cada gobierno declaró al momento del anuncio y lo que dice el comunicado conjunto. Difícilmente el gobierno cubano acepte la devolución de personas que salieron de Cuba sin problema alguno con la ley y se convirtieron en delincuentes en los Estados Unidos. Eso no es problema de Cuba ni de la sociedad cubana.

  3. Lo más simpático del regreso de las “escorias”, es que muchos de los que les gritaron “escoria”, “gusanos”, etc, ahora se pasean por las calles de Miami, y tienes que verlos como se quedan calladitos cuando se habla del tema

  4. SI QUE TODOS LOS QUE HAN COMEIDO DELITO,DE TODOS LOS PAISES ,FUERA DE AQUI,PERO QUE SEA IGUAL PARA TODOS,PORQUE AHORA POR EL PROBLEMA DE SUSPENSION DE LA LEY CUBANA,TODOS LOS OJOS SE ENFOCAN EN LOS CUBANOS Y LA VERDAD,QUE DELINCUENTES HAY EN TODO EL MUNDO

  5. Terrible!! esa es la peor parte del negocio este. Yo recuerdo a mis padres hablando de los tranquilo que había quedado mi pueblo luego de la estampida del Mariel.
    No hay que olvidar que gran parte de la violencia de centroamerica son deportados de alla (vaya que hicieron un PhD en el Norte y luego volvieron a aplicar lo aprendido).
    La verdad que no veo la ganancia de esos acuerdos de la semana pasada:
    1. Perdimos la posibilidad de mandar “enviadores de remesas” a la primera economía del mundo.
    2. Nos mandan un tanque de delicuentes.
    3. Cuba pierde la “válvula de seguridad” por donde sale de un chorro de gente descontenta.
    Que ahora no perdamos mil médicos anuales…no vale la pena

  6. Fernando, cuando EU comenzó a deportar los pandilleros de los Ángeles a El Salvador y Honduras se hicieron más fuertes las Las Maras en esos territorios, he conocido algunos emigrantes indocumentados que me han contado en primera persona lo que significó el auge de la violencia en esos paises, ese fenómeno puede ocurrir en Cuba la escoria puede ser el detonante de violencia e inseguridad.

  7. EN TODO CASo SON DELINCUENTES “REVOLUCIONARIOS” SIGUIENDO EL PATRoN DEMAGOgico y propagantista del regimen en que quiere hacer creer al mundo que todos los cubanos son “revolucionarios” segun ellos consideran que es ser “revolucionario”, asi que los tienen que aceptar sin peros en contra.

  8. Bernardo, creo que estas equivocado. Si un cubano cometió un crimen y por ello no pudo optar por la residencia americana, es deportable y su país debería abrirle las puertas ya que no tiene otro lugar para donde ir, no significa que haya que meterlo a la cárcel pues su delito no fue en Cuba, pero si están en el deber de recibirlo.

  9. El gobierno cubano sabrá lo que hace en este caso pues, si bien en materia económica es un desastre, en asuntos de estos no es una palomita negociando. Así que aceptar sujetos que delinquieron allá y no acá…lo dudo mucho. Quizá tengan que morder con los execrables que despacharon por el Mariel; pero hay que considerar que ya pasaron 36 años de ese drama, así que muchos de esos delincuentes estarán algo golpeados por el implacable cronos. A menos que formen la Pandilla Santovenia de viejitos chuchumecos.

  10. Que desagradable son los términos, de escoria, gusanos. No seria mas digno para decir antisociales, por que hay que usar esos términos que denigran tanto a los que lo emplean como a quien se aplican

  11. ¿Por el mariel salieron personas enfermas de la mente? Eso me parece lamentable. Me gustaría leer al respecto (una fuente seria) ¿Alguna recomendación?

  12. Javier13, locos y presos comunes, todo bajo el lema de ensuciar a ese pueblo viril y enérgico tratando de escapar del paraíso tropical.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *