“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
Debate formal vs debate real
 

Debate formal vs debate real

reuniones

Tomado de Progreso Semanal

Haga usted el siguiente ejercicio: párese en una cola, en una parada, en una esquina… y escuche sobre qué conversan las personas. En la mayoría de los casos, estarán hablando de política. Porque la alimentación, el estado del transporte, lo que dicen o no dicen los medios, el salario, los cambios… son temas políticos.

En principio, esto desmiente el criterio de que a la gente no le importa, no saben o no quieren. Por ejemplo:

“Todo el mundo levanta la mano, todo cumplido, no sé cuántos miles de litros de leche, ¿y al final…?”.

“¿Tú crees que hay que esperar al 26 de julio para pintar una escuela, vender más comida y que la gente esté contenta…?”.

O para zanjar una discusión en una guagua:

  • Desmayen eso, caballeros. Piensen en las cosas buenas que vienen; mira, los chavistas ganaron la Constituyente.
  • Seguro, y vamos a seguir teniendo petróleo…

Y sobre las nuevas medidas que limitan el cuentapropismo: “En fin, pa’ joder na’ má’ (sic)… Y pa’ atrás como el cangrejo”.

Varios expertos coinciden en señalar la evolución –alrededor de 10 años hacia acá-  en cuanto al surgimiento de mayores espacios de discusión pública. Instituir el debate como un factor de equilibrio social, necesario, importante, “normal”, ha sido propiciado por el presidente Raúl Castro en sus discursos.

Respecto a los temas del vox populi, por momentos pareciera que conviven dos planos de preocupaciones. En entornos académicos e intelectuales la agenda abarca opciones políticas, la velocidad y calado de la actualización, las expectativas e incertidumbres respecto al relevo de 2018…

Por otro lado, a nivel del ciudadano común, los asuntos cotidianos, concretos, tal vez resulten los más determinantes. Durante el pasado período de rendición de cuentas del delegado a los electores (del primero de noviembre al 30 de diciembre), los planteamientos más repetidos tenían que ver con el abastecimiento de agua, la reparación de calles y aceras, la recogida de basura, el alumbrado y el transporte públicos.

Sin embargo, las asambleas de rendición de cuentas, uno de los espacios más democráticos del sistema político cubano, solo tuvieron una asistencia del 66 por ciento, según fuentes de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

¿Por qué la discusión callejera apenas logra encausarse en canales y espacios oficiales? “Arriba” –el gobierno, las instituciones- y abajo muchas veces hablamos de lo mismo. Entonces, ¿qué es lo que pasa en el medio?

“Si te dicen que hables, y es solamente para saber qué dijiste, eso la gente lo aprende en dos reuniones: a la tercera se quedan callados. No es ‘desidia popular’; se llama inteligencia, la gente aprende la lección”, opina un jurista.

Cierta vez tuve que cubrir el balance anual de una empresa de arquitectura. Las intervenciones de los trabajadores giraban en torno a la estimulación, el transporte obrero, las no-condiciones de las oficinas… A la riposta, los jefes desencadenaron la jerga burocrática y cansina del “se está valorando”, la falta de recursos, el bloqueo, los indicadores productivos, bla, bla, bla…

El cuento termina a la manera conocida: todos se aburrían como hongos, luego aprobaron el informe, aplaudieron y se fueron a almorzar. Al salir, la gente seguía machacando sobre los temas que le complican la existencia. Fin.

No es ocioso recordar que un proceso como el cubano se sustenta –si, solo si- en el consenso y el apoyo popular; que no hay socialismo sin participación de los trabajadores, sin “cosa pública” saludable, efectiva, funcional. Para ello, el debate sería un primer paso ineludible; en términos matemáticos: condición necesaria pero no suficiente.

Basta repasar los foros online de algunos medios nacionales (por ejemplo, días atrás, en el caso de las licencias congeladas). La gente se desgañita, cuestiona, reclama que le consulten las decisiones. Y se reiteran exponencialmente los “cómo es posible” y “usted perdone, pero no estoy de acuerdo”.

Uno esperaría que después de tanto deliberar, tantas opiniones, naciera algún resultado. Por supuesto, el debate no construye casas ni siembra papas. Sin embargo –al igual que el trabajo, el esfuerzo-, debería tener un objetivo más allá de sí mismo; debe ser para algo, para llegar a alguna parte.

De lo contrario, muchos creerán –como de hecho lo creen- que no vale la pena molestarse, que todo se resume en catarsis colectiva, pura sofística. Se trata de una idea peligrosa, más cuando quedan por delante unas elecciones que serán definitivas, y una reforma constitucional.

Francisco Aruca, fundador de Progreso Semanal, veía –hace 30 años- una de las principales contradicciones de la Revolución en lo siguiente: el pueblo ha recibido una educación de alto vuelo, la cual a su vez forma unas expectativas y una visión del mundo. Qué pasaría entonces cuando la gente comience a pensar y a exigir en base a esa educación porque no hay respuestas simples a problemas complejos.

Los tiempos de los sistemas políticos no son iguales a los tiempos de las personas; la gente de hoy no tendrá una segunda oportunidad para cambiar lo que debe ser cambiado. Ahora es cuando.

About Eileen Sosin Martínez

Periodista cubana. Bicho nocturno, cafetera y buena amiga. Muy teatral (que no trágica), despistada y trabajadora, con malos pensamientos pero buenas intenciones.

 
 

15 thoughts on “Debate formal vs debate real

  1. El apoyo popular en que se basaría un sistema como el nuestro, según el post, es sólo formal y artificialmente creado a fuerza de propaganda, impotencia, restricciones, inercia, desidia resultante y miedo. Todo mezclado.
    Ese 66% de participación en las asambleas del PP me parece altísimo, como lo es también el 90 y pico % en las elecciones, habida cuenta que todo el mundo sabe que NO VAN A CAMBIAR ABSOLUTAMENTE NADA. Así que no sé porqué estas elecciones “serán definitivas,” ni qué se puede esperar de una reforma constitucional que harán, en última instancia, los enquistados en el poder y sus relacionados desde sus conveniencias y prejuicios.
    Si siguen recopilando la “opinión del pueblo” -con aquel mecanismo de la época en que milité en la UJC y en una fe a prueba de dudas y frustraciones- sabrán cómo está la cosa. Y será una muestra más de que no les importamos para nada que no sea manipularnos y mantener el statu quo a toda costa.

  2. ELLOS saben perfectamente lo que dice y piensa todo el mundo. En cada cuadra hay al menos un informante qie semanalmente le rinde a un oficial de bajo rango. Este tiene bajo sus ordenes una pequeña red de 6 o 7. Y su vez le pasa toda la informacion añ dpto deñ minint donde se filtra, Almacena y se usa segun convenga. Ahi trabajan los mejores jovenes de informatica, sicologia, contrainteligencia. Las mismas tacticas usadas por ELLOS en el M26-7 antes del 59. Todos, absolutamente todos nos vigilamos unos a otros. Solo nos dejan correr hasta…..

  3. Esto no es nada nuevo…al final de esos debates “formales” muchos llegamos a una unica conclusion: Hay que irse

  4. @Wales

    Lo que ibas diciendo era bastante cierto (me consta) hasta que llegó esta frase: “Ahi trabajan los mejores jovenes de informatica, sicologia, contrainteligencia”

    No señor, ni de lejos, al menos los mejores de informática no quieren ni acercarse al Minint, se lo puedo garantizar.

  5. Desgraciadamente para los cubanos ke aun quedan alla luchando por salir alante es asi,al final la conclusion es,hay ke irse.Es muy triste porke el cubano sabe ke con elecciones o sin ellas todo va a seguir igual,todo es manejado desde arriba,no hay compasion.Por ke no dar un respiro a mi pueblo por Dios,eso no es vida es una lucha por sobrevivir desde ke abres los ojos y cdo parece ke van a levantar un poco el palo de nuevo como ahora con los cuentapropistas.

  6. eL TITULO LO DICE TODO, SE TRATA DE “DEBATES” FORMALES QUE A LOS QUE MANDAN NI LES IMPORTA NI LES CONCIERNE, ELLOS SABEN QUE HACER LO DEMÁS SOBRA, CUANDO ENTENDERÁN QUE NO SOMOS LOS DUEÑOS DEL CIRCO, SOLO SOMOS LOS PAYASOS DEL MISMO

  7. Irse? Para donde? no seria mas facil tener nuestra propia agenda social y saber donde presentarla hasta que sea tema de discusion real? O uds le temen al cocodrilo sin dientes?

  8. Hector 3, excelente tu comentario. tambien creo lo mismo.

    anon 4, excelente tu comentario, muy de acuerdo contigo.

    un amigo me decia algo con sentido: “para que vamos a las elecciones si NADA VA A CAMBIAR”, seguro sale Diaz Canel porq ya tiene el amparo de los dioses y cuando este sea el primer titere del PCC seguirá cuidando los recursos de la gran familia, por lo tanto con mi voto no van a contar”.

    ahora que lo pienso, con el mio tampoco van a contar. HAY QUE IRSE

  9. Acaso hubo debate democrático o popular o formal cuando nuestros Diputados se razgaban las vestiduras para evitar que algunos cubanos puedan acumular riquezas y aspirar a tener una vida parecida a la de ellos ? Se puede debatir con ellos ? Nos oyen ? Hubo debate antes de detener las entregas de licencias para el TCP ? Acusan a los TCP de receptadores universales pero no tienen en cuenta que para receptar algo antes hubo un protagonista : El trabajador estatal que se robó ” El Algo ” sin embargo contra los que roban y desvían no se toma otra medida que hacer la vista gorda . Qué debate ni qué caraj… Tal parece que lo único que debe ser cambiado en Cuba es el TCP , lo demás está perfecto . Saludos

  10. fíjate si se ha “evolucionado” en el debate público que la mayor parte de los que contribuyen en las redes se ponen seudónimos en vez de sus verdaderos nombres y a los intelectuales y estudiosos que analizan críticamente muchos ámbitos de la vida en Cuba los etiquetan como centristas!!!

  11. Primero un pueblo que solo recibe las noticias, que ellos quieren y manipuladas por ellos, que no puede acceder a la prensa internacional, a internet, no puede estar bien informado, asi que d q debate habla ella?saludos

  12. Yo respeto la opinion de todos aqui,pero creo ser de ese 66% que sigue apostando por nuestra democracia a pesar de haber realizado criticas en su momento cdo considere necesario hacerla. Yo soy de los q no me ire y seguire apostando porque se cumpla cabalmente el concepto de Revolucion.

  13. Hace poco vi un programa sobre Corea del Norte y es el pueblo mas unido a su gobierno en la historia de la humanidad; 100% apoyan al gobierno, y todos su mayor deseo es entablar guerra con los USA, estan de acuerdo en todo hasta en la forma que se pelan, saludos

  14. Amigo Liborio (9): creo que te equivocas en lo de que los diputados viven diferente al resto del pueblo. Conozco a algunos que comen la misma soga que la mayoría de los ciudadanos comunes. Pero no me preguntes porqué son tan dóciles y “adecuados”, pues la respuesta -para cubrir expectativas- sería demasiado larga y/o intrincada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *