“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

De motos y baterías

Tomado de Granma

Una noticia publicada en las páginas de Granma en febrero del 2017, relacionada con el inicio de la producción y venta de las primeras bicicletas eléctricas LT 1060 de 60 voltios en las tiendas recaudadoras de divisas, generaba expectativas en quienes veían en ello parte de la solución a sus problemas de transporte.

Las decenas de opiniones vertidas entonces en el sitio digital de este órgano, confirmaban la satisfacción de la población ante la decisión de ensamblar las llamadas motorinas en la fábrica villaclareña Ángel Villarreal Bravo, más conocida como Ciclos Minerva, y también la justa preocupación por el tema del precio y las baterías.

Sobre el asunto el doctor Carlos M. Santana Gutiérrez decía entonces: «Buena noticia, solo me pregunto, luego de agotarse las baterías qué hacemos con ellas; se venden a un precio muy alto, nada económico para la familia cubana».

Una misiva del lector Jassiel Cabrera Rodríguez, publicada en fecha reciente en la sección Cartas a la Dirección, confirmaba aquel presagio: «Como muchos coterráneos en Santa Clara, tengo una moto eléctrica, que con mucho sacrificio pude comprar. Sin embargo, está empolvada hace meses por falta de baterías», afirmaba, lo cual ratifica la razón que les asistía a quienes compraron ese tipo de vehículos y ahora los tienen en desuso o a punto de pararlos por falta de ese elemento.

En busca de la respuesta a esa inquietud Granma se acercó a varias personas que han adquirido bicicletas eléctricas, a entidades comercializadoras y a la dirección de la Empresa Ángel Villarreal Bravo, de Santa Clara, a fin de conocer los pormenores del asunto.

Pensar en el cliente

Ante la pregunta de cuál debe ser la prioridad, ensamblar motorinas o adquirir baterías, pudiéramos decir que ambas cosas deben marchar a la par, porque no se concibe que un cliente adquiera un equipo tan útil y a la vez tan caro, para luego tener que desecharlo.

Según David Rodríguez Seijas, jefe de la planta de venta de Ciclos Minerva, como también se le conoce a la fábrica villaclareña, el ensamblaje de este tipo de bicicletas, mucho más potente que los ciclos eléctricos producidos con anterioridad, comenzó el pasado año, cuando fueron entregadas a las tiendas de TRD y Cimex 5 583 motorinas.

Este año se incrementa la producción de motorinas en la Empresa Ángel Villarreal de Santa Clara, según David Rodríguez, jefe de la planta de venta. Foto: del autor

En el caso de las tiendas recaudadoras de divisas, se han comercializado, a un precio de 1 201 CUC, solo en Villa Clara y Cienfuegos, provincias que tienen los talleres y técnicos preparados, en tanto Cimex las vende desde Pinar del Río hasta Santiago de Cuba a un valor de 1 261. En cuanto a la provincia de Granma, única que aún no las recibe, se debe a que no poseen los servicios de garantía, algo que está en vías de solución, refirió el directivo.

Sobre el tema de las diferencias de precios, personas como Jesús Llanes Ostos y otros entrevistados confesaron su pesar, pues no entienden cómo un mismo producto, con un costo único de producción, puede tener una divergencia de 60 CUC en su precio de venta entre dos cadenas; una cifra nada despreciable para cualquier persona que desee adquirir ese vehículo a fin de satisfacer sus necesidades de transportación. Sobre ese particular este diario aún no ha recibido respuesta.

Respecto a la calidad de las motos, el Jefe de la planta de venta de la fábrica santaclareña señaló que han tenido muy buena aceptación entre la población, una muestra de lo cual es que hoy la demanda resulta superior a la oferta; criterio confirmado por Madelaine Pérez Vera, gerente de la unidad comercial Casa Caribe, de Santa Clara.

«Quienes más las compran son personas que cumplen misión en el exterior y tienen la posibilidad de adquirirlas mediante la tarjeta que se entrega a los colaboradores, ese proceder les resulta más barato; además de los que reciben remesas desde el exterior o tienen otras vías para poder financiarlas», dijo.

Antes, la mayoría de quienes deseaban adquirir un equipo de este tipo lo hacía mediante personas que los importaban del exterior; en cambio, ahora muchos prefieren conseguirlas aquí, porque en caso de desperfecto tienen los talleres de garantía, y de no ser posible el arreglo, recuperan el dinero invertido, reconoció el directivo.

De complejidades económicas y baterías

En cuanto a las baterías, David Rodríguez explicó que el año pasado estaban contratados cuatro millones de pesos en piezas de repuesto, donde se incluían las baterías; mas la complejidad de la situación financiera del país impidió la llegada de esos recursos.

Para este año, el Grupo Empresarial de la industria sideromecánica (Gesime) contrató en el plan 1 500 000 pesos destinados a ese fin, lo cual demuestra la voluntad de resolver el problema, y dependerá una vez más de la manera en que se desenvuelva la economía, porque no pueden olvidarse las consecuencias del paso del huracán Irma, el efecto del cambio climático en la zafra y la agricultura, además de los daños causados por el bloqueo bajo la nueva administración republicana, añadió David.

Explicó, asimismo, que las baterías actuales son capaces de soportar unas 300 cargas, y cada moto lleva cinco unidades de 12 voltios y 21,8 amperes, por lo cual pueden durar hasta dos años en dependencia del uso que se le dé al equipo. Lo anterior lo lleva a pensar que, por el tiempo de uso que han tenido, la alta demanda de ese producto es para las motorinas eléctricas que han sido importadas desde el exterior, cuya cifra supera las 30 000 unidades.

Señaló que una de las soluciones valoradas en estos momentos es adquirir baterías de Litio, las cuales resultan mucho más eficientes que las convencionales, pues pueden cargarse unas 3 000 veces y duran cerca de cinco años; las pruebas comenzarán en la fábrica este año, dijo David Rodríguez, quien aclaró que ese tipo de producto tiene un precio muy superior al resto en el mercado.

Este año la fábrica tiene un plan de 30 000 bicicletas eléctricas de varios modelos, producción que está financiada y contratada con el proveedor. De ellas, 16 300 serán motorinas de dos tipos diferentes, una de 60 voltios y 1 060 watts y otra un poco más potente, con un grupo de prestaciones que la hacen superior a las comercializadas hasta la fecha; el resto a ensamblar serán ciclos un poco más sencillos, de 48 voltios, además del triciclo de carga.

Con el fin de facilitar el ensamblaje de los nuevos ciclos eléctricos, en estos momentos se ejecuta el montaje de una nueva línea de producción, la tercera, que entrará en funcionamiento en los próximos meses, aseguró el directivo.

 
 

7 thoughts on “De motos y baterías

  1. El autor del artículo, tras informar que el pasado año de cuatro millones que se planificaron y contrataron a proveedores para la compra de piezas y repuestos y que no se recibieron, se ha pasado a contratar para este nuevo año un millón y medio, “lo cual demuestra la voluntad de resolver el problema,. . .” en una parrafada que no tiene desperdicio y llena de lugares comunes. Qué clase de periodista de investigación. Me quito el sombrero. Ahora sí se resolverá el tema.

  2. El estado no puede comer pero tampoco deja comer a otros. Como la situación económica es adversa: el estado no pudo comprar las baterías de respuesto. Pero tampoco permite que una importadora independiente al estado comercialice esos insumos en el país. Así el ciudadano de a pié es el afectado. Solución: tiene que encargársela a una mula para que la traiga de Panamá. La mula necesita dólares, los cuales cambia por cuc. Esa fuga de divisas, ya detallada en un post anterior, solo empeora el estado de la economía.

  3. Cada vez que veo escrito que algo ha tenido muy buena aceptación entre la población en Cuba, me pregunto si igual no sería con el agua con renacuajos en el desierto del Sahara

  4. No entiendo nada. No se pudieron importar las piezas de repuesto para lo q ya está vendido (incluyendo baterías q es un gastable) y al final el artículo dice q este año tienen previsto ensamblar 30 mil más y además instalan una nueva línea de ensamblaje. Dios mío, es un desperidicio de planificación. Esa es una de las miles de razones por las q esta economía falla. Con estos amigos no nos hace falta enemigos.

  5. la voluntad de resolver un problema pasa x varias etapas,identificarlo,valorar y estudiar las opciones de solución,los recuros necesarios y disponibles para cada opción valorada,decidir la o las variantes a seguir y finalmente,quizás el más importante, CONTROLAR el cumplimiento de las acciones tomadas..el problema de las motos eléctricas,como de otros tantos referidos al tema de transportación,no pasa solo por voluntad,estrategías muchas se han planteado, pero todas desde la optica centralizada,la cual no dispone de recurosos suficientes para su solución y tampoco puede alcanzar a todos..no es igual resolver este problema en una ciudad,que en las zonas rurales.lo interesnate es que la opción de motos eléctricas,debería formar parte de la solución de transporte,así como del interés x disminuir el consumo de comb y del cuidado medioambiental.pero,quienes toman decisiones tienen carros refrigerados!!

  6. pues para mi es al minimo una estafa o para mas señas un robo, saben perfectamente que no habran baterias y sinembargo las venden como un acto propagandistico a lo sumo de lo bien que es el socialismo en nuestro pais y en realidad lo que estan haciendo es robando y estafando a este pobre pueblo, iluso o impotente para hacerse respetar en su dignidad,que engreidos y soberbios son los que detentan el poder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *