“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Cuba y EEUU negocian derechos de autor y registro de marcas

ellaguitoTomado de EndI

¿Ha iniciado el principio del fin del popular “paquete semanal” y de las películas de estreno en la televisión en Cuba? ¿Aceptará por fin Estados Unidos que las marcas Havana Club y Cohiba se reconozcan a plenitud en sus mercados? ¿Se reconocerá en ambos lados, y sin trabas, el derecho de uno u otro país a registrar sus patentes, marcas y productos sin exponerse a complicados procesos burocráticos?

Encontrar las respuestas a esas preguntas tiene sus complicaciones cuando se trata de dos países que fueron enemigos hasta hace poco más de 18 meses y que se mantienen en una especie de limbo legal ante la negativa del Congreso de Estados Unidos de levantar el embargo o bloqueo económico que pesa contra Cuba, una posición que el presidente Barack Obama ha impulsado con insistencia.

Aún así, Cuba y Estados Unidos han decidido adentrarse en las arenas movedizas de los derechos de autor y los registros de marcas y patentes, un tema que no tendrá el glamour de las relaciones diplomáticas o los grandes intercambios comerciales, pero que sí requerirá de mucho esfuerzo para que los dos países se pongan de acuerdo.

El primer paso se dio la semana pasada. La Cancillería cubana dio a conocer hoy que una delegación de expertos en el tema vino de Estados Unidos a Cuba para comenzar a tratar el espinoso tema.

El grupo estuvo presidido por Daniel Marti, coordinador de la Oficina Ejecutiva del Presidente para los temas de la Propiedad Intelectual, y quien vino a Cuba acompañado por funcionarios del Departamento de Estado, y de las oficinas de Derechos de Autor y Patentes y Marcas del gobierno federal.

La contraparte cubana estuvo compuesta por representantes de la Oficina Cubana de la Propiedad Industrial, el Centro Nacional de Derecho de Autor, la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana, el Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex), el Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, y bufetes internacionales que trabajan el asunto en Cuba.

Fue el primer encuentro oficial en esta materia entre los gobiernos de Cuba y Estados Unidos desde el triunfo de la revolución en 1959. El Minrex publicó una nota hoy dando a conocer el encuentro.

“Ambas partes intercambiaron opiniones sobre las regulaciones vigentes en los respectivos países en esta área y el marco jurídico de los dos Estados para la protección de marcas, patentes y el derecho de autor”, dice la nota oficial.

“Los funcionarios cubanos, tras explicar las garantías existentes en nuestro país para la protección de la propiedad industrial, que se expresa en el registro de más de seis mil marcas estadounidenses, reiteraron la profunda preocupación del Gobierno de Cuba por la vigencia en los Estados Unidos de leyes, como las del bloqueo y la conocida como Sección 211 que afectan el reconocimiento de los derechos marcarios de empresas y entidades cubanas, incluyendo sobre marcas notorias como Havana Club y Cohiba”, agrega el documento.

Cuba afirmó que “la protección recíproca de marcas y patentes será un aspecto esencial para el mejoramiento de las relaciones bilaterales, en particular, en la esfera económico-comercial”.

Llegar a un acuerdo en esta materia no será sencillo.

En tierra cubanas existe, por ejemplo, el “paquete semanal”, un eficiente y popular sistema de piratería que distribuye de manera ilegal hasta dos gigabytes de información cada semana. Con un sistema de distribución cuadra por cuadra, el “paquete” llega a cientos de miles de casas cubanas y en él se pueden encontrar las películas de cartelera en Estados Unidos, programas de computadoras, aplicaciones móviles y sus actualizaciones, música y videoclips, libros, publicidad, revistas y mucho más.

“El paquete es el internet en Cuba, si nos quitan el paquete no podremos saber qué está de moda en el mundo”, dijo a El Nuevo Día un joven distruidor del “paquete semanal”.

Otro “afectado” sería la programación de la Televisión Cubana, acostumbrada a dar películas de estreno o series de moda, además de usar sin en su parrilla deportiva programación de Estados Unidos.

Por el lado de Estados Unidos queda por definir su política con relación al proceso de nacionalización surgido en Cuba tras el triunfo de la revolución. Tras el embargo por el gobierno revolucionario de las empresas nacionales y extranjeras, muchas marcas creadas por cubanos siguieron usándose en Cuba, como es el ejemplo del ron Havana Club.

Barcardí reclama Havana Club como suya porque la compró en 1990 a la familia Arrechabala, que se exilió en Estados Unidos tras fabricar el ron en Cuba entre 1934 y 1960. Lo que la familia Arrechabala al parecer no dijo a los Bacardí fue que en 1973 su posesión sobre el nombre venció y Cuba aprovechó para registrarla. El incidente ha causado un largo pleito que hoy está en los tribunales a pesar de que la Oficina de Marcas y Patentes de Estados Unidos entiende que Havana Club pertenece a Cuba.

Bacardí sigue produciendo Havana Club como un “ron puertorriqueño” y recienmente lanzó una nueva campaña publicitaria utilizando el nombre, dando a entender que no se entregará tan fácil. Mientras, Cuba sigue vendiendo millones de sus botellas a través de todo el mundo.

A este enredo se suma la complejidad que provoca el bloqueo o embargo para poder registrar una marca cubana en Estados Unidos o en Cuba. Igualmente, una vez se logra autorización para registrar una marca estadounidense o extranjera en tierras cubanas, las leyes en Cuba y la burocracia hacen sumamente complejo el proceso.

Este encuentro entre ambas partes para tratar este complicado tema es, por lo tanto, un paso gigante, pero queda por ver si la ruta se completará, pues los obstáculos son del tamaño de negocios como Bacardí y Havana Club, o de los beneficios que le trae a los cubanos la programación sin igual del “paquete semanal”.

 
 

6 thoughts on “Cuba y EEUU negocian derechos de autor y registro de marcas

  1. Pero no solo con los Yankees tienen que negociar estos derechos. Hay que empezar por los cubanos. El tema es espinoso y en todas partes se cometen fraudes al respecto, pero si en algún lugar se han violado más estos derechos durante más tiempo ha sido en Cuba, Este gobierno abolió entre otros derechos el de propiedad, las marcas que eran propiedad de cubanos despojados de ellas se las adjudicaron como propìas, y no pagan a autores por derecho de propiedad, eso es en el caso de los cubanos, pero es que se proyectan, copian, reproducen, materiales audiovisuales de todo tipo y de todos los paises sin pagar por ello, como si el mundo fuera la selva y el que crea no tenga derecho a percibir contribución por su trabajo, estos se tiraron al monte en todo sin respetar a nada ni a nadie. Y así nos ha ido a los cubanos. El derecho a la propiedad privada es uno de los tres grandes derechos naturales, junto con la vida y la libertad.

  2. Todas las marcas que existìan en Cuba antes del 59 eran privadas, el estado tendrá que devolverlas. No se podrán devolver casas, fábricas, etc., pero las marcas es otra cosa. Ya habrán permitido el registro del turrón Pánfilo?

  3. si el gobierno piratico cubano va a pagar por esto,la deuda seria tan grande que habria que abrir 45 facultades de medicina……!!!!!

  4. “Cuba afirmó que “la protección recíproca de marcas y patentes será un aspecto esencial para el mejoramiento de las relaciones bilaterales, en particular, en la esfera económico-comercial”.” Si a mi,obre recogedor de basura,me dieran un puesto de Ministro por décir esto en publico,sigo recogiendp basura….a esto yo lo llamo ser digno !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *