“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Cuba, un año después de la muerte de Fidel

Cuba conmemora discretamente el sábado el aniversario de la muerte de Fidel Castro, enfocada en un proceso electoral que implicará un cambio presidencial, en una coyuntura de retroceso económico, hostilidad de Estados Unidos, y estancamiento en sus reformas.

La voluntad del líder de la revolución cubana, hecha ley por el Parlamento, se ha cumplido: ninguna calle, plaza o edificio, lleva su nombre ni existen estatuas o monumentos suyos en Cuba, pero Fidel Castro (1926-2016) es recordado constantemente en los medios y en la realidad de la isla.

En La Habana y Santiago de Cuba, la ciudad del oriente de la isla donde están sepultadas las cenizas del “Comandante en Jefe”, están previstas actividades, culturales y políticas, sin alterar la cotidianidad.

Carteles de “Fidel entre nosotros” y “Yo soy Fidel” abundan en las calles de La Habana y en avisos televisivos, en la víspera del aniversario de su muerte a los 90 años.

Jóvenes cubanos harán la noche del sábado una vigilia en la histórica escalinata de la Universidad de La Habana, mientras se espera que el gobernante Raúl Castro se traslade a Santiago de Cuba.

“Fidel siempre presente y Fidel siempre latente, sobre todo que el hizo mucho por la educación cubana”, dijo Gladys García, 63 años, directora de una escuela primaria.

En el año trascurrido desde su deceso, el 25 de noviembre de 2016, los cubanos vieron enfriarse varias de sus expectativas: las reformas de Raúl Castro “han terminado siendo demasiado graduales e irregulares”, según un informe del economista cubano Pavel Vidal, de la Universidad Javeriana de Colombia, enviado a la AFP.

En agosto fue congelada la entrega de licencias para el trabajo privado en una veintena de actividades y fueron eliminadas otras.

Según el ex diplomático y académico Carlos Alzugaray, hay “retrasos” en tres metas trazadas: la descentralización estatal, mayor apertura al sector privado y la unificación monetaria, esta última largamente esperada.

En lo político, apunta, hay que superar aún “la vieja mentalidad” y actualizar el ordenamiento legal e institucional, “pues nadie podrá gobernar a Cuba como lo han hecho Fidel y Raúl”.

Este frenazo fue más dramático por el deterioro de la economía: la meta oficial de crecimiento anual cifrada en 2% en diciembre, fue ajustada a 1% en julio. La Cepal la calcula recientemente en 0,5% y algunos economistas prevén incluso una cifra negativa, como el -0,9% de 2016.

Eso sin contar los daños que dejó el huracán Irma, aún sin cuantificar, que afectó en septiembre a casi toda la isla, sobre todo las viviendas.

Paralelamente, el presidente Donald Trump endureció el embargo contra Cuba, limitó más las visitas de estadounidenses y regresó al lenguaje de la Guerra Fría, “un retroceso” en la política de su antecesor Barack Obama, según Raúl.

Un día después del aniversario de la muerte de Fidel, los cubanos votarán en los comicios municipales, un proceso que terminará en febrero con el primer relevo generacional en 60 años: un nuevo presidente sin el apellido Castro y que tampoco será una figura histórica de la revolución.

Todos los pronósticos coinciden que el actual primer vicepresidente, Miguel Díaz-Canel, un ingeniero de 57 años, ocupará la presidencia de Cuba, tras una lenta carrera política, pues recorrió paso a paso todos los escalones del poder.

Sin embargo, nada indica que Raúl Castro deje la jefatura del Partido Comunista (único), principal cargo político del país, al menos hasta su próximo Congreso en 2021.

“En ese escenario, en los próximos dos años, la agenda del gobierno y el estilo de operación probablemente no cambiarán mucho”, estima Michael Shifter, de Diálogo Interamericano, un centro de análisis de Washington.

Sin embargo, el académico cubano Arturo López-Levy, de la Universidad de Texas-Rio Grande Valley, opina que ese relevo “ofrece oportunidades de cambios de política acorde a la visión de la nueva generación que irá ocupando los puestos cimeros”.

Se trata del “cierre de una era política cubana”, agrega, aunque tenga una hoja ruta hasta el 2030 aprobada por el Partido.

Raúl Castro dejará pendientes una imprescindible reforma constitucional y otra electoral. También nuevas leyes de empresa, prensa y cine.

“Es posible que estas medidas pendientes serán un lastre, pero también podrían proporcionar una nueva agenda al presidente”, dice Shifter. “Puede llegar a ser la carta de presentación”, coincide López-Levy.

Y aunque se prevé un “aterrizaje suave” para el nuevo equipo de Díaz-Canel, según López-Levy, la adopción de esas medidas pendientes puede provocar un choque “entre la nueva y la vieja mentalidad” en el poder, que puede ser “mas o menos agudo”, opina Alzugaray.

 
 

14 thoughts on “Cuba, un año después de la muerte de Fidel

  1. Parece que “discretamente” tiene para AFP un significado diferente del usual, a menos que la referencia sea Corea del Norte.

  2. Un pais “planificado” en su dirigencia es lo mas antinatural del mundo, saber desde ahora que Canel tomara el mando es a lo menos castrante

  3. ” las reformas de Raúl Castro “han terminado siendo demasiado graduales e irregulares”, “..eso no es verdad. PAra empezar, aun no ha terminado. Pavel Vidal debería mejor el plan de desarrollo hasta el 2030, por muy economista que sea.
    Y para Bermudez: Y acaso en EEUU no sabemos quién va a ser siempre el dirigente ? No será siempre un millonario o alguien funcional al sistema ?
    Lo suyo es criticar a Cuba por cualquier cosa, no aporta nada distinto. El día que Ud. elogie a Cuba por algo, significará que habremos metido la pata.

  4. Cierto, Bermúdez. Debe ser raro para los lectores de AFP. Pero, con todo, alrededor del 90% de los votantes irá a cumplir con lo que se espera de ellos (o, al menos, eso dirá el reporte del “ente comicial”); así que lo planificado o esperado no se refiere sólo a quién será “elegido”, sino a CÓMO lo será: con la anuencia de varios millones de compatriotas que ya tienen experiencia en eso de cometer una especie de autofraude periódico. Surrealismo tropical.

  5. José Román, ¿Terminarán las reformas? Si estas siguen a la velocidad de las leyes migratorias los tataranietos de mis tataranietos serán los que verán su final.

  6. Siempre han hecho énfasis que Fidel no quería el culto a la personalidad. A pesar que no han nombrado nada a su nombre y no hay estatuas, monumentos o retratos oficiales, el culto siempre existió. Fidel siempre fue “el número uno”, “el caballo” entre tantos epítetos creando casi un dios, infalible, omnisapiente. Ni Rubiera podía ser la estrella de los partes meteorológicos durante los huracanes.

    Parece mentira que ya hace un año. Cuando vi la noticia un año atrás no niego que sentí dolor, tristeza y algo confundido. Era una presencia durante toda mi vida pero un año más tarde no le extraño para nada. Sus aciertos vinieron acompañados con muchísimos desaciertos y a la larga los desaciertos impactaron más mi vida que sus aciertos.

  7. (4) No es verdad que han sido demasiado lentas e irregulares?, hasta Murillo lo ha reconocido, y Ud dice que es mentira; ha y yo critico a la dictadura no a Cuba, y pudiera explicarme q tiene q ver quien sera el dirigente d USA, o el d Francia, con q el gobernante d Cuba no sea votado x los electores?

  8. Los politólogos cubanos, pero que no viven en Cuba y pueden esperar sentados las reformas que amargan pero no llegan, crean falsas expectativas con Díaz-Canel que no tendrá poder de decisión mientras los “históricos” sean los que controlan el PCC, el Ejército y las fuerzas de represión política y laboralo forjada durante más de medio siglo de dictadura, lo único que cambia es que habrá uno, no apedillado Castro, a quien quitar cuando lo entiendan necesario la gerentocracia histórica. El daño lo dejó hecho el difunto y para desgracia de nuestro país, su principal legado ha sido miseria, sacrificio inútil y limitación de derechos para los cubanos.

  9. Algunas veces nos olvidamos que estamos e Guerra con el pais que mas poderoso del mundo y entonces tenemos que ser ingenuos, los ingenuos lo han pagado caro, hace un año no enseñaron la zanahoria y hora viene el garrote.

    Viva Fidel y la Revolución Socilaista
    Patria o Muerte

  10. (4) Jose Ramón, cómo pude usted decir que las reformas no han sido lentas e irregulares. Lentas lo ha reconocido el propio gobierno, cuando han dicho que en 5 años solo se han puesto en marcha el 21% de los lineamientos. Irregulares al extremo, a cuantas cosas no se les ha dado un avance y luego un retroceso. Ejemplo, las licencias para el trabajo autónomo. No tapemos el sol con un dedo, yo me enfermo cuando veo que hacen un experimento para cosas triviales como vender gas. Qué experimento necesita eso ? nos pasamos años en experimentos. En cuanto a lo del presidente yo no se por qué usted compara con USA. Yo soy partidario de lo parlamentario, pero veo una verguenza que ya se haya designado a dedo el próximo. Yo viví en Holguín en el tiempo de Diaz-Canel y si pudiera votar directamente no lo haría por esa persona.

  11. José Román (4) al menos ello tienen dos opciones, pero aqui quien determino que Canel es el idoneo? Acaso res tan conformista y docil que aceptas sin cuestionar nada de lo que de arriba dictan?

  12. Ariel el q m suena ingenuo es Ud, muchos demasiados anos con la misma excusa, la q esta en Guerra es la dictadura con el pueblo, y esa si q nada d zanahoria solo garrote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *