“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

¿Cuba, el remake de un film soviético?

Tomado de LJC

El 21 de enero de 1924, a las 6:50 p.m., falleció Vladímir Ilich Lenin. Los últimos 9 meses había permanecido en estado  vegetativo. Nunca se recuperó del atentado de 1918, y su dedicación total a la revolución terminó por arruinar la salud de un hombre que murió antes de cumplir 54 años.

Durante al menos un mes, la prensa cubana de la época lo hizo protagonista de sus páginas, en ellas reconocían su capacidad, dedicación e integridad; lo que no quiere decir que los articulistas compartieran su ideología. El mismo día del deceso, el alcalde del municipio de Regla aprobó una resolución para erigir un monumento que perpetuara la memoria del revolucionario que, “por su intensa labor social (…) se ha distinguido como gran ciudadano del mundo”.[1]

En la reciente conmemoración del centenario de la Revolución Socialista de Octubre, nuestros medios presentaron al Lenin de las Tesis de Abril, de El Estado y la Revolución, de los momentos sublimes e iniciales de la gesta soviética. Quedó un vacío que pretendo llenar aquí: el Lenin de los últimos años, más realista, que comprendió que las revoluciones se hacen para mejorar la vida de las personas, y que sin la participación popular están condenadas al fracaso.

En los comienzos se suponía que el Estado controlaría todo el proceso productivo en la sociedad, es decir: qué producir, cómo producir y cómo distribuir lo producido. Esta planificación de la economía se vinculaba, estricta y unívocamente, a métodos autoritarios de administración. En esa primera etapa, agravada por la guerra civil y la intervención extranjera, fue asumido el Comunismo de Guerra, que reglamentó estrictamente la vida económica del país, y condujo al descontento y a fuertes enfrentamientos con campesinos, obreros y marinos.

Terminado el conflicto había que desarrollar el país, que las revoluciones no pueden esperar décadas metidas en una trinchera. Fue así que Lenin propuso un cambio radical, una Nueva Política Económica (NEP), aprobada por el X Congreso del Partido en 1921. Consistía en permitir el libre comercio, mientras el Estado dominaba los resortes decisivos: gran industria, tierra, transporte, recursos naturales y comercio exterior. Sin embargo, quedaba liberalizado el comercio interior, se aceptaba la creación de pequeñas empresas privadas y la colaboración con capitales extranjeros a través de formas mixtas de propiedad. Se aplicaba el sistema de autogestión empresarial para luchar contra el burocratismo y las tendencias autoritarias de la administración,  y se reconocía el interés personal en los resultados del trabajo.

Como forma de propiedad que conjugaba el interés individual y colectivo, se fomentó la creación de cooperativas. Sobre estas Lenin había reflexionado desde antes del triunfo, pero no será hasta 1922 cuando sus criterios adquieran rango de concepción teórica. Ese año dictó su última obra sobre el tema económico, justamente acerca de las cooperativas; en ella consideraba que el socialismo sería “un régimen de cooperativistas cultos” y puntualizaba la doctrina marxista acerca del desarrollo histórico-natural del socialismo; o sea, defendía el criterio de que cuanto más lenta y regularmente se creara una nueva forma económica, tanto más sólida sería, tanto más a fondo se construiría el socialismo.[2]

Admitir sociedades cooperativas, agrícolas e industriales, que eran autogestionadas, haría imposible el uso de métodos autoritarios de gestión. Se trataba de aprovechar más el control democrático desde abajo en el gobierno de la sociedad. En tal sentido, Lenin valoraba lo importante que era en el socialismo desarrollar la iniciativa del pueblo como opción consciente.

Estas medidas fueron apreciadas con recelo por el Partido, pues las consideraron incompatibles con los ideales revolucionarios. Muchos dirigentes abogaron por perfeccionar la política de Comunismo de Guerra. Aun siendo aprobada, algunos entendían la NEP como una maniobra táctica coyuntural, como un alto en la construcción del socialismo. Sin embargo, el núcleo leninista –Bujarin, Ríkov, Tsiuriupa– logró mantener su aprobación. En poco tiempo se apreciaron positivos resultados en la economía soviética.

Cuando la enfermedad de Lenin se agravó, en mayo de 1922, prácticamente comienza a dirigir al Partido un triunvirato formado por Stalin, Kámenev y Zinoviev y, aunque Stalin no fue considerado nunca el sucesor natural de Lenin, debido a una proposición de Zinoviev —de la cual habría de arrepentirse en muy poco tiempo—, fue nombrado Secretario General del PCUS, cargo que no existía con anterioridad.

Estar fuera del gobierno le permitió observar al poder con una mirada otra, como diría un crítico posmoderno. Hace algunos años la editorial trostkista norteamericana Pathfinder publicó el texto La última lucha de Lenin: notas, cartas, artículos y discursos que muestran que la batalla postrera del revolucionario no fue contra la burguesía, sino contra dirigentes comunistas que  —parafraseando a Martí— tenían al pueblo en los labios y a la ambición en el corazón. Ese es el Lenin que necesitamos.

[1] Javiher Gutierrez y Janet Iglesias: “La muerte de Nicolai Lenine en la prensa cubana”, revista Estudios del desarrollo social: Cuba y América Latina, RPNS 2346 ISSN 2308-0132, vol. 2, no. 1, enero-abril, 2014 (www.revflacso.uh.cu).

[2] Vladimir I. Lenin: Obras completas, t. XXXV, Editorial Cartago, Buenos Aires, 1971.

 
 

19 thoughts on “¿Cuba, el remake de un film soviético?

  1. Considerar a Stalin una aberracion historica que nada tiene que ver con el socialismo y el marxismo es inocua, Stalin es consecuencia de Lenin y el marxismo que implantaron,es el representante quimicamente puro de esta ideologia, sin ellos Stalin no hubiese alcanzado el poder y no para mi Cuba no es un remarke de lo que paso con la URSS, en realidad nosotros caimos con ello, su derrota fue nuestra derrota, de esa fecha en adelante vivimos en un mundo paralelo que el regimen se ha encargado de hacer creer, de que un cadaver esta vivo, el regimen murio con la URSS asi se empeñen en decir lo contrario.

  2. Este artículo tiene el mérito de pasarse por … toda la historiografía, Robert Service, Sheila Fiztpatrick, David Priestland, Roger Keerán, Simón Sebag Montefiore, Moshe Lewin se han dejado durante años las pestañas en los archivos rusos y occidentales, para que cualquier aprendiz de brujo invente lo que le de la gana, ¡ Si Lenin fue quién puso a Stalin en el secretariado!. Y que decir de la NEP si el propio Lenin la definió como un paso para detrás.

  3. Para mi el regimen murio con Ochoa, y si, fue cuando murio la URSS. Coincido con J. Bermudez.
    Aquello fue ridiculo, se vio la ambicion en el poder y el uso de chivos espiatorios. Luego la cremacion fue cuando lo de Carlos Lage y su pandilla y ahora por mucho que han querido evitar conflictos ya se ven las pugnas entre os retrogrados y los aspirantes al poder.

  4. No hay que olvidar, y no lo digo para los enemigos a los que les importa un carajo la historia si ésta no confirma sus verdades, que la revolución que nació de uno de los países más retrasados de Europa y en el desastre de la primera guerra mundial, se le añadió una guerra civil. Una guerra en la que además de los blancos, estaban unas cuantas potencias mundiales. Un bloqueo de mercancías llamado “cinturón sanitario”. La segunda guerra mundial y hasta el final, ” la guerra fría”. Todo eso algo afectó al desarrollo de la revolución, se reconozca o no.
    Y aún así,el desarrollo de la Rusia atrasada que heredó la revolución a la potencia que llegó a ser dicta como de aquí a Marte.

  5. Javier 5, Rusia con todos los recursos naturales y la mas vasta tierra en el planeta, llego sin duda a ser la 2da potencia del mundo, sin embargo para decirlo en palabras del dictador en jefe -“se desmerengo” ahora puedes buscarle las justificaciones q c t ocurran, traerlas x los pelos, sugerir lo q t parezca, los echos demuestran el fracaso de “la dictadura del proletariado”, todos los regimenes politicos terminan con violencia, el sovietico fue espontaneo, el pueblo no podia mas asi d simple

  6. En sus últimos escritos, Lenin hizo llamamientos para que el XII Congreso del Partido Bolchevique apartara al «brusco» Stalin, pero este se hizo de los documentos que servirían de base para el Congreso, incluidas las sugerencias de Lenin y lo ocultó todo:

    “Stalin es demasiado brusco, y este defecto, plenamente tolerable en nuestro medio y en las relaciones entre nosotros, los comunistas, se hace intolerable en el cargo de Secretario General. Por eso propongo a los camaradas que piensen la forma de pasar a Stalin a otro puesto y de nombrar para este cargo a otro hombre que se diferencie del camarada Stalin en todos los demás aspectos sólo por una ventaja, a saber: que sea más tolerante, más leal, más correcto y más atento con los camaradas, menos caprichoso, etc…
    Lenin, 4 de enero de 1923

  7. Y continuaba Lenin:
    Esta circunstancia puede parecer una fútil pequeñez. Pero yo creo que, desde el punto de vista de prevenir la escisión y desde el punto de vista de lo que he escrito antes acerca de las relaciones entre Stalin y Trotsky, no es una pequeñez, o se trata de una pequeñez que puede adquirir importancia decisiva”.

    Tiene una autoridad ilimitada concentrada en sus manos, y no estoy seguro que siempre sepa utilizarla con la suficiente prudencia.

    Lenin, 4 de enero de 1923

    Estos intentos no prosperaron debido a que los documentos preparados por Lenin fueron ocultados por Stalin y sus eventuales aliados, a sabiendas de que Lenin se encontraba en esos momentos enfermo e imposibilitado de participar en el Congreso.
    Lenin muere en enero de 1924

  8. En los escritos destinados( en caso de muerte) al próximo congreso Lenin nombra, no sólo a Stalin y Trostki, sino también a Zinoviev, Kamenev, Bujarin y Piatakov Sólo en la nota del 4 de Enero de 1923 pide que se aparte a Stalin del puesto de Secretario General, ¡No de la cúpula dirigente y mucho menos del partido!. Stalin no ocultó ningún documento, fue leído en el Congreso, eso sí a instancias de Zinoviev y Kamenev aparte del comité central sólo estaban presentes los líderes de las delegaciones provinciales. Fueron ellos por miedo a un posible bonapartismo de Trostki quienes limitaron su difusión.

  9. Muy bien todo eso. Pero Stalin NO fue el ÚNICO culpable de la disolución de la URSS. Para eso hubo un buró político, un comité central y todo un aparataje partidista que, por miedo o conveniencia, permitió instaurar el clima de terror y culto a la personalidad que sería el germen de la destrucción del sistema socialista allí. Claro que ayudó bastante el acoso al que fue sometida la URSS por parte del “mundo libre” y la propia deficiencia congénita del socialismo real en cuanto a producción, productividad y calidad de la producción, además de otros factores sociales e ideológicos concurrentes.
    Pero no coincido con la idea del “remake” vernáculo. Sobre todo por el carácter del cubano, diferente del ruso y del de los países de la órbita soviética. Además de que el tamaño y los recursos disponibles sí importan. Cuba es un país de estructura casi “familiar” o vecinal, cuyos “estamentos” se comunican más o menos fluidamente entre sí con un ambiente igualitarista como telón de fondo, creado

  10. …creado y reforzado por la muela oficial. “Traicionar” eso sin consecuencias funestas es prácticamente imposible. Así que seguimos esperando a ver adónde iremos a dar. Que no creo que sea a un capitalismo descarnado ni mucho menos.

  11. Ahora resulta que Bermúdez es experto en Marxismo. Me gustaría preguntarle entonces como es que la nueva superpotencia mundial, CHina, es dirigida por un partido comunista qe tiene entre sus doctrinas líderes al marxismo-leninismo.
    Lo otro que me gustaría preguntarle, es que como es posible que Cuba, país pequeño y agredido, tenga la industria bio-farmaceútica más poderosa del tercer mundo y haya sido capaz de enviar 40 000 médicos a salvar vidas. Eso, solo lo logra el socialismo. Cómo mismo logró la URSS derrotar al fascismo. Si hubiéramos esperado por los aliados, Hitler ganaba.

  12. Creo “algo” forzados los argumentos en (13). En China un partido único – ¿comunista?, ¿marxista?- dirige un país en el que funciona un exitoso sistema capitalista, donde el 75% de la economía (según leí hace tiempo) está en manos privadas. Y la capacidad de Cuba de enviar 40,000 médicos a salvar vidas por ahí se basa, en buena medida, en la única forma que tiene ese personal de mejorar -aunque sea sólo un poco- su perentoria economía familiar, sin reparar en que el sacrificio sea desproporcionado con respecto a lo que reciben. Varios miles de “deserciones” lo demuestran. Aunque la capacidad de formar médicos cubanos y de otros países sí es muy encomiable.
    En lo del papel decisivo de la URSS en la guerra antifascista sí coincido, como en lo de la biotecnología cubana, área que se priorizó y estimuló como pocas en el país con magníficos resultados.
    Y, por supuesto, el socialismo es mejor que el capitalismo… cuando es racional y considera la naturaleza humana y los intereses de…

  13. …de todos y cada uno de los ciudadanos y sus derechos como los elementos más importantes a tomar en cuenta.

  14. José Román (12) revisa la historia al menos la URSS derroto a los nazis gracias a las miles de toneladas de armas y pertrechos que se le enviaron desde USA, por si solos estaban derrotados tenian millones de hombres para pelear pero habian perdido muchas fabricas o que tuvieron que ser trasladdas a sitios mas seguros que era como no tenenr nada porque se tenian que montar, asi que deja de decir cosas sin sentido, del resto no vale la pena ni hablar

  15. A finales de Noviembre de 1941 la Urss había recibido 79 tanques ligeros, 59 cazas y 1.000 camiones. Dudo mucho que con esto se les consiguiera derrotar en la batalla más grande y determinante que fue la de Moscú. En una fecha tan temprana como Febrero de 1942 las fábricas trasladadas funcionaban a pleno rendimiento, superando ya a la producción Nazi. Por otra parte los soviéticos fabricaron el magnífico T-34 como churros, mientras que los angloamericanos no llegaron a tener un tanque competitivo hasta los últimos meses de la guerra…
    ¡Y que decir de los lanzacohetes múltiples u “órgano de Stalin” pavor de los nazifascistas.

  16. Hay personas que tratan de burlarse de la inteligencia de los que participamos aquí. Sr.China se desarrolló aplicando un capitalismo salvaje sustentado con los métodos represivos del comunismo más ortodoxo, y eso de la industria bio-farmaceútica más poderosa del tercer mundo afincada en un pais con carencias severas de medicamentos. Aclaración “La India, país subdesarrollado si tiene un gran desarrollo bio-farmaceutico, de echo se considera la farmacia mundial por el volumen de genéricos que produce. ¡Que en la India hay mucha miseria y desatencion sanitaria. También es verdad! Contrastes de este mundo loco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *