“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Cuando las pensiones no alcanzan o no existen

Bernardo Flores. Foto: Carlos Juica

Tomado de El País

Bernardo Flores nunca ha dejado de trabajar. Tiene 80 años y desde hace 58 labora en la misma peluquería en la colonia San Rafael, en la Ciudad de México. De lunes a viernes llega a las diez de la mañana y se queda en el pequeño salón hasta las nueve de la noche. A lo que gana como peluquero Flores añade todos los meses las pensiones alimenticias que él y su esposa reciben del Gobierno de la capital: unos 2.200 pesos (alrededor de 118 dólares). “Nos ayuda porque con esto voy al súper a abastecer la canasta básica”, dice el peluquero, mientras prepara los asientos del salón para los clientes del día.

Historias como la de Tino —así le conocen en la colonia— son recurrentes en México: ancianos que no reciben una pensión digna (o no reciben nada) y que nunca consiguen dejar de trabajar o al menos reducir sus jornadas laborales.

De acuerdo con los datos más recientes de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro, solo el 31% de los mexicanos de 65 años y más cuentan con una pensión contributiva. Es decir, reciben por haber cotizado de alguna manera, principalmente con la seguridad social del país. Las mujeres que cobran este tipo de pensión reciben un promedio mensual de 5.128 pesos (275 dólares) y los hombres perciben un promedio de 6.602 pesos (354 dólares).

Los demás ancianos en México o cobran una ayuda no contributiva pagada por el Gobierno central o por las entidades estatales —un ejemplo es la Pensión para Adultos Mayores de la Secretaría de Desarrollo Social— o no reciben nada. Los datos señalan que un 49% de los adultos mayores reciben una pensión no contributiva, pero estos beneficios tienen un valor bastante inferior: las mujeres captan un promedio de 611 pesos y los hombres 608, lo que supone unos 32 dólares.

La reducida protección social para la tercera edad conlleva a que un gran número de mayores sigue activo en el mercado laboral. “Ellos no lo están haciendo para divertirse, quieren jubilarse. Pero el dinero no alcanza”, afirma Tapen Sinha, investigador de del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM). Este profesor explica que, entre los hombres, la mitad de los ancianos en México sigue trabajando en tiempo completo.

De acuerdo con expertos consultados por EL PAÍS, el reducido alcance de las pensiones en México es resultado principalmente de una sociedad con altos niveles de informalidad. “En un ranking de la formalidad laboral en América Latina, México está en el décimo lugar de 17 países de la región”, afirma David Kaplan, especialista sénior en Mercados Laborales del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). “Si uno no trabaja en el sector formal no recibe y el sector formal en México no ha crecido mucho desde el 1985”, complementa Sinha, del ITAM. En México la tasa de informalidad laboral es de 57.1% de la población con 15 años y más, según la más reciente serie del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Además, comenta Helmut Schwarzer, especialista de la oficina de la Organización Internacional del Trabajo para México y Cuba, las reglas del sistema de seguridad social en el país norteamericano “no permiten y no incentivan la afiliación de una parte importante de los trabajadores”. “Entre ellos por ejemplo las trabajadoras del hogar, cuya afiliación es voluntaria, a diferencia de la experiencia internacional”, afirma.

Esquema anterior

Kaplan, del BID, llama la atención sobre un problema que en el futuro puede agravarse. Las personas que se están jubilando actualmente todavía lo hacen bajo el esquema anterior a 1997, año en que se reformó el sistema de pensiones en México. “Las pensiones de las generaciones que se jubilen bajo las nuevas reglas van a ser muy bajas. Hay un consenso de que el porcentaje que van a cobrar será bastante pequeño”, comenta Kaplan. Además, la tendencia demográfica indica que los que se jubilarán en el futuro tendrán menos hijos y por ende, menos posibilidad de que sus familiares les ayuden en caso de necesidad.

En la colonia San Rafael, Tino cuenta que poco después de haber empezado a laborar como peluquero, en el mismo sitio en el que está hoy, el antiguo dueño del salón murió. Tino había recibido los derechos del establecimiento. “Nunca me dijeron que como patrón yo debería estar asegurado”, afirma. “El tiempo ha seguido su marcha y yo no tuve la oportunidad de cotizar para mi protección.”

 
 

12 thoughts on “Cuando las pensiones no alcanzan o no existen

  1. Para ver esos problemas no hay que ir a Méjico, en cada cuadra de Cuba hay jubilados que la pensión no les alcanza para solucionar lo básico y en pleno proceso de envejecimiento con una economía que no es capaz de pagarle un salario decente a los que trabajan no se de qué manera van a aumentar la pensión de los jubilados, es muy triste llegar a viejo y ser un jubilado en Cuba, lo digo por experiencia propia, por esa razón decidí irme del país y que conste que aquí no me mantiene nadie, me la busco por mi cuenta y lo único que lamento es no haberme ido antes sea cual sea el final.

  2. Tal y como van las cosas en este mundo de hoy y sobre de todo, el de manana, los gobiernos poco a poco no podran encargarse ellos solos de pagar pensiones/jubilaciones. Asi que me parece que las constribuciones tendran que venir (cada vez mas) por parte de empleadores y empleados. Y mi recomendacion es que ademas, inviertan poco a poco sus ahorritos en algo que produzca y gane valor con el tiempo, prefereblemente en propiedades u otros bienes que se valoricen con el tiempo.

  3. En cuanto a Cuba, esta claro con la demografia actual y futura y todo el tema de la economia que conocemos, los jubilados llevan las de perder por un amplio margen. Yo no le veo solucion a corto plazo, porque tanto pensiones como salarios no estan indexados con el abismal incremento del costo de vida que se disparo tras el comienzo de la circulacion del USD y el comienzo de la crisis de los 90’s. El gobierno ha incrementado (discretamente) las pension minima y los salarios en algunos sectores pero aun el desbalance es masivo y esto no lo podran solucionar (solamente) con incrementos salariales ni siquiera con la unificacion monetaria.

  4. Fernando, me pregunto si este post es para que los lectores lo contrastemos con la situación de los ancianos en Cuba que es peor?

    Un hermano mío después de trabajar como profesional universitario en Cuba por más de 40 años, cuando se tuvo que retirar por estar enfermo, recibia como jubilado alrededor de 300 pesos de los que casi nada valen, es decir 12 CUC mensuales, que no le alcanzaban ni para comer malamente, por suerte tenía familiares que lo podíamos ayudar economicamente, pero los ancianos que no reciben esa ayuda familiar, que son la mayoría, mal viven y mal mueren padeciendo miserias sin cuento en todos los pueblos y ciudades de Cuba y por ello, no es necesario ir a México para ver tan tristes casos si se tienen a pocos metros de usted Fernando.

  5. Ray, ya he hablado más de una vez de las pensiones en Cuba pero poner lo que ocurre en México, un enorme y rico país, pone en contexto lo que sucede en Cuba, aunque según creo uno no justifica al otro. Ahora bien, cual es tu desespero en que no hable del tema en otros países? Te da miedo que la gente compare? Un abrazo

  6. Cuba es un país divino; demasiada gente vive de milagro y alguna otra guindada de la sacra liturgia y los dogmas. El mal de la jubilación de muchos (digo por el aludido México y por el 3er Mundo en general) es consuelo sólo para tontos, como es proverbial. Máxime cuando ninguno de esos países hizo una revolución triunfante ni disfruta de un sistema social como éste, concebido para beneficio del pueblo.
    Por mi parte, ya en vísperas de la provecta edad de la mal llamada jubilación -que debía llamarse tristización, pues no veo júbilo alguno ahí-, sigo en el propósito quizá grouchomarxista de no llegar a viejo chuchumeco o morir en el intento. Bastante tiene uno de experiencias frustrantes e indignantes con las acumuladas en la juventud y la madurez.

  7. Diogenes, como es eso que México no hizo una revolución? Si mis datos no son erróneos la hicieron mucho antes que los cubanos. Un abrazo

  8. Buenas tardes,
    Tengo entendido que ese reportaje salió en el Diario El País, pero claro el ejemplo de México sirve lo mismo para España, que para Cuba, en la primera para que veamos que por ahí otros muchos andan peor y que en lugar de quejarse hay que agradecer loo que se tiene y en Cuba para decirles que en el capitalismo llegar a jubilado es también una desgracia. ¡Hay tantas cosas que arreglar en este mundo! Lo malo es que los políticos sean del pensamiento que sean, cuando llegan a la poltrona se olvidan de lo prometido.
    Por suerte mi marido y yo fuimos unas hormiguitas, nunca nos echamos a la boca más de lo que podíamos tragar, y ahora disfrutamos una tranquila tercera edad, que eso de vejez suena muy feo.
    Saludos cordiales

  9. Fernando, usted debe saber que las comparaciones casi siempre tienen “cola” y ponen de manifiesto las preferencias de quien las hace, porque hay tantos lugares a escoger como países, y ejemplos “malos” y “buenos” para comparar como se quiera escoger.

    Aunque sobre el tema hay problemas a nivel mundial, Cuba no esta para compararse satisfactoriamente con casi ningún país. Además, la teoría del “mal peor” que tanto se utiliza por la prensa oficial en Cuba nunca ha sido objetiva por manipulada; aunque no creo que ese sea su objetivo ni tenga el “miedo” del que sugiere pueda tener yo a las “comparaciones”. Un saludo

  10. Sí, Fernando, claro que la hizo a principios del siglo pasado; pero no logró ser TRIUNFANTE ni socialista ni con el empeño de lograr una república de los humildes y con y para ellos. Aunque, pensándolo bien, ésta sí es CON Y PARA los humildes. Aunque lo de “DE ELLOS” sí es cuestionable.

  11. Fernando (7) precisamente la hizo y mira ccomo termino el PRI y por la misma via va el PCC es solo cuestion de tiempo, en unas elecciones abiertas para todos, te aseguro que terminaremos igual que Mexico y su PRI revolucionario y en el poder.

  12. Vivo en México y les puedo asegurar que el diario es más fácil de resolver para personas de cualquier edad que en Cuba….lo jodido es cuando te enfermas. Eso si, si logras trabajar como profesional o montar un negocio (algo que logras con capital y sin tanta traba) entonces vives y garantizas una vejes mejor que lo que logramos la mayoría en la Isla. Eso si, es mejor ser pobre en Cuba que en México…lo que pasa que en Cuba somos muchos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *