Cuando la burocracia amenaza la salud | Cartas Desde Cuba por Fernando Ravsberg
“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Cuando la burocracia amenaza la salud

Tomado de Juventud Rebelde

Ayer me dijiste que hoy,/ hoy me dices que mañana/ y mañana me dirás/ que se te quitó la gana. Con esta copla popular solía entretenernos mi abuelo, y así nos mostraba, en versos de pueblo, cómo a veces se iban posponiendo y peloteando los asuntos de un día para otro.

Me viene a la mente el pasaje tras leer la carta de la joven santiaguera Ytteb Sladys Domínguez Font (Carbot No. 92, entre Coronel Chávez y Final, San Luis), a quien le han dilatado una y otra vez la obtención de la prótesis que necesita.

Ytteb se desempeña como presidenta de una organización de base de la ANAP en su municipio y, tras un accidente de tránsito en enero de 2017, en el que perdió el brazo izquierdo, debió enfrentar casi un año de operaciones y rehabilitación. Después de eso fue remitida al taller de prótesis ortopédicas en Santiago de Cuba. «Ahí comienzo a asistir a consulta, donde me prepararían para ponerme una prótesis», narra la remitente.

Una vez que estuvo listo el muñón para asimilar dicho aditamento —relata la joven— «la doctora me da las recetas para la misma; el compañero que atiende este campo en dicho taller me dice que no había material en ese momento, que llamara en enero (de 2018), para ver si había llegado; esto fue en diciembre. En enero me dijeron que llamara en febrero, y ahora me dicen que llame en marzo, porque el problema es que no hay transporte para trasladar los materiales de La Habana a Santiago».

La mujer, madre de dos niños, que ya enfrentó con sus 36 años el aciago accidente y la amputación, se pregunta cuánto más deberá seguir esperando. Y este redactor, conociendo como cualquier cubano que cada día salen de la capital hasta Santiago de Cuba transportes disímiles —desde los ómnibus interprovinciales hasta carros de empresas y organismos— medita en si no se puede acaso coordinar entre entidades para asunto tan delicado. ¿«No hay y no se puede» es el resumen de todas las gestiones y alternativas exploradas?

 

¿Te gustó el artículo? Ayúdanos a mantenerlo. Ingresa a https://www.kukumiku.com/proyectos/cartas-desde-cuba/

 
 

5 thoughts on “Cuando la burocracia amenaza la salud

  1. Dios mio que crueldad.Ganas tengo de ayudarle, pero como? Donde se hace ese munon aqui en la Habana?
    Arencibia dame los datos concretos, por favor.
    Es evidente, que las Instituciones dejaron de funcionar….

  2. Esto me recuerda hace algun tiempo atras, cuando alguien que conozco tenia a su padre ingresado en Santa Clara y necesitaba ser trasladado hacia la Habana para una operacion del corazon. Resulta que la ambulancia no tenia gasolina para ese viaje. Una de las hijas se ofrecio a llenarle el tanque pagandolo con su dinero. Le dijeron que no, que como se le ocurria, bla, bla, bla. Al final, la otra hija, que tenia sus conexiones, llamo a alguien y ese alguien llamo al primer secretario del PCC en la provincia y este llamo al hospital. Conclusiones, la gasolina para la ambulancia aparecio inmediatamente y se resolvio el problema. Tal vez esta persona deba tocar las puertas del Olimpo.

  3. el autor del articulo peca de ingenuidad o es la unica forma en que la censura le permite publicar el mismo? por que eso mismo pasa en la habana, en cualquier hospital memos el cimeq, sin contar que turno para somaton, endoscopia y otros, son para el mes siguiente de la peticion en el mejor de los casos, asi te estes muriendo del dolor. ah, pero sueltas el dinero a la persona correcta y enseguida corren contigo. y menos mal que la salud es una conquista de la revolucion, si no, candela.

  4. el articulo evidencia no solo el grave problema de la pobre mujer, sino también las limitaciones de la prensa en Cuba: Un buen periodista visita el lugar, habla con el administrador y con los que le han dado esa respuesta, con el organismo superior, y presenta una verdadera investigación periodística que desnude las causas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *