“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Cuando el “sueño americano” se convierte en pesadilla

cubanos-américanos-miami

La chocante disparidad en Miami-Dade entre ricos y pobres —y cómo ese desequilibrio afectará el futuro financiero de Miami-Dade para todos nosotros— son desafíos que no se pueden ignorar. La división entre ricos y pobres se ha ensanchado peligrosamente. Y hay cifras para respaldar el pronóstico financiero sombrío de la disparidad económica en nuestra región.

Según un estudio reciente de la Universidad Internacional de la Florida (FIU) –encargado por varios comisionados condales, con el presidente de la Comisión, Jean Monestime, al frente– de los 3 millones de residentes del condado, 530,320 viven por debajo del umbral de pobreza. Y ese no es un problema ajeno: la pobreza puede alentar la violencia en los barrios, reducir el rendimiento académico y empeorar la salud, todo lo cual tiene un costo para toda la comunidad.

El Estudio de Prosperidad Metropolitana de FIU dice que el auge actual del sector inmobiliario no ha reducido el alto nivel de pobreza ni ha causado una recuperación de los ingresos locales perdidos durante la recesión. Recientemente, los investigadores del estudio expusieron sus hallazgos a la Junta Editorial. Aunque están usando cifras del 2014, las revelaciones ponen a pensar.

Mark Rosenberg, presidente de la Cámara de Comercio del Gran Miami y presidente de FIU, escribió hace poco en estas páginas que debemos actuar ahora: “Si Miami-Dade aprovecha sus fortalezas estratégicamente, puede subir al siguiente nivel y ocupar su puesto junto a Nueva York, Londres, Hong Kong y París. Si no lo hace, puede estancarse o hasta decaer”.

El desequilibrio no es único en este condado, desde luego, pero los estudios han mostrado que aquí es más difícil escapar de la pobreza que en muchas otras zonas metropolitanas. Los comisionados del condado quieren cambiar esa situación. Y deben cambiarla.

El nivel de pobreza en Miami-Dade en el 2014 igualó al del 2010, a pesar de que la cantidad de contrataciones se disparó y de que la tasa de desempleo estuvo en su nivel más bajo en ocho años, un fenómeno que el Beacon Council considera una señal positiva en su iniciativa Una Comunidad, Una Meta.

“Tenemos más empleados en Miami-Dade que nunca antes”, dijo Kevin Greiner, uno de los autores del estudio de FIU. “Pero desde la recesión, muchos de los trabajos de ingresos medios que teníamos no han regresado. Y han sido reemplazados por empleos de bajos ingresos”. Ahí está el problema.

En el 2014, el ingreso medio por núcleo familiar en el condado fue de $42,926. Eso es 12 por ciento menos que en el 2000, al valor actual del dólar. Y aunque en todo el país la inflación supera al crecimiento de los ingresos, el informe de FIU señala que la situación es peor en Miami-Dade. Con ese nivel de ingresos, una vivienda decente es prácticamente inalcanzable.

El estudio presenta un plan de cinco puntos sobre soluciones que nadie debe ignorar. Ni los funcionarios electos del estado y locales, ni los líderes cívicos, ni los ricos, ni siquiera los residentes que están en la base de la pirámide de los ingresos. Muchos miembros de la comunidad han dado un paso al frente, pero muchos otros están trabajando aislados, y algunos no están participando. Este esfuerzo necesita un líder concentrado en sincronizar todos los elementos de este complicado reto, como sucedió después del huracán Andrew en 1992.

¿Quién en esta comunidad será la voz, el rostro, de ese reto?

 
 

6 thoughts on “Cuando el “sueño americano” se convierte en pesadilla

  1. Esa pesadilla es mejor que el sueño cubano viviendo de sicario o esbirro de una dictadura militar, a espensas de la esclavitud de un pueblo entero.

  2. Miami se ha vuelto una ciudad muy cara y difícil para el emigrante, con lo que te gastas alquilando un efficient en Miami te alquilas en un apartamento de algún condominio en otros condados, lo mas triste de todo es que todas estas personas que alquilan fueron emigrantes igual que los que están llegando.
    Saludos

  3. Todo lo escrito en este articulo es correcto,pero falta explicar que la razon de los bajos ingresos es la necesidad de trabajar en lo que sea y cobrar lo que sea de los miles de personas que se quedan en Miami buscando trabajo una vez que emigran a USA

    La otra causa de los bajos niveles de dinero circulando entre los pequeños negocios es la cantidad de dolares que se envian a centro,Sur America y el Caribe,(por ejemplo, Cuba recibe anualmente millones y millones de dolares que no son empleados en Miami )

    En los Estados del Norte se paga mejor y existen mas posibilidades de aprender el Ingles

  4. Oye….como hacen estudios allí !!!….sería interesante tratar de hacer algunos parecidos aquí..
    Por otro lado es sabido que el latinoamericano que llega allí (cubano incluido y principalmente), pues es lugar preferido para residir por temas de idioma, pero de seguir con los bultos hacia otros sitios la vida de seguro es muy distinta.
    Todo ello influye grandemente en las cifras obtenidas.

  5. Resulta ser q la culpa la tienen los emigrantes q cobran cualquier salario y los millones de dólares q salen del país, hasta cuando hay q seguir escuchando ésto. La culpa es del sistema, q siempre va a ser así; necesita ese ejército de desempleados para presionar al empleado, o lo aceptas o te vas q mira cuantas personas necesitan trabajar.

  6. A mí siempre me ha llamado la atención lo que se comenta de que en Miami se alquilan cadenas de oro para los que vienen a visitar a su familia aquí, o que piden préstamos con altos intereses para alquilar aquí un carro y así todos los vecinos pueden corroborar que a Fulanito le va MUY bien allá. Y algo que llama la atención más aún es la alta proporción de los que se fueron y de ellos no se sabe, ni vienen a ver a su familia, ni la familia habla de ellos; se les critica lo ingratos que son, pero, ¿no será que se están comiendo un cable?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *