Crónicas desde EEUU | Cartas Desde Cuba por Fernando Ravsberg
“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Crónicas desde EEUU

Tomado de La Joven Cuba

Una bandera cubana en la pared, biografías del Che Guevara y Thomas Jefferson en el estante. Escondidos bajo el colchón documentos de seis bancos distintos y el pasaporte azul, con una de las visas más difíciles de obtener hoy en día. Así ha sido mi habitación en Nueva York durante el último año, desde que salí de La Habana a estudiar Relaciones Internacionales en la Universidad de Columbia.

La Escuela de Relaciones Internacionales (SIPA) en Columbia es una de las más diversas en Estados Unidos, la mitad de sus estudiantes son extranjeros pero un cubano sigue siendo exótico allí. No pocas veces me han mirado con picardía intentando descifrar si soy un furioso anticastrista o fanático comunista, es difícil sacar a la gente de sus clasificaciones.

El primer día estuve frente a una máquina expendedora de tarjetas de metro y no supe usarla. Así es el primer mes, de prueba y error. Tomas el metro en la dirección opuesta, descubres que la batería de tu teléfono con Internet dura menos de 10 horas, entras a una clase donde nadie lleva una libreta, donde las laptops y los teléfonos es raro que no sean Apple y donde debes tener cuidado no te roben la identidad e información bancaria.

Entonces el mayor huracán en la historia del Océano Atlántico se dirige a Cuba, mi novia y mi madre viven frente al mar en La Habana. Cuando los medios comenzaron a publicar imágenes del Malecón, vi mi edificio rodeado de agua. Suponía que la familia estaba a salvo, pero nunca se sabe hasta que se sabe. Así fue septiembre.

Lo que más quiere un banco en Estados Unidos son nuevos clientes. Llegas y te reciben con amabilidad, te invitan a sentarte, te dan muchos documentos y dicen que el proceso será rápido. Al ingresar los datos, dices que eres cubano y la cara de tu interlocutor comienza a cambiar, ya no sonríe, llama a su supervisor, ambos miran la pantalla como quien hace un examen de matemáticas y al final te miran a ti. Porque si el cliente es cubano, si no quiere otra residencia que la de su país y planea regresar a él después de sus estudios, en ese caso especial, comienza el siguiente diálogo:

“¿Está usted solicitando residencia temporal?” No.

“¿Está solicitando refugio político en los Estados Unidos?” No, soy estudiante extranjero.

“¿Tiene usted una Tarjeta Verde?” Por supuesto no.

Entonces lo sentimos, pero no podemos abrir una cuenta a menos que cumpla con estos parámetros. En caso de que desee, podemos indicarle el proceso para solicitar refugio…

El bloqueo de Estados Unidos a Cuba hace difícil para los ciudadanos cubanos tener relaciones con numerosas instituciones bancarias. Este diálogo ocurrió de forma similar en el Banco Santander, Chase, Bank of America, HSBC, Citibank y TD Bank. Día tras día, derrota tras derrota en los bancos. Mientras se acerca la fecha límite para pagar mi matrícula en la Universidad de Columbia, y no puede recibir una beca universitaria quien no tiene cuenta bancaria.

Hasta el día que entré por la puerta del banco con la última regulación del Departamento de Estado y la OFAC sobre Cuba en la mano, donde se especifica que está legalmente permitido abrir cuenta a un cubano. Así el TD Bank me hizo cliente, después de días en que sus abogados estudiaron cada posible riesgo. Tuvo que ser un banco canadiense, imposible con una institución financiera estadounidense.

El costo de la vida en una de las ciudades más caras del mundo es un shock. No fue fácil aceptar que los gastos en alimentación en uno o dos días equivalen a un mes de salario de mi madre. No me adapté, hasta que la gastritis me obligó. Luego ocurrieron las acusaciones de ataques acústicos, la mayoría de los diplomáticos estadounidenses se marchan de la Habana y sus homólogos cubanos son obligados a imitarlos. Mi visa de estudiante adquiere un valor especial, si la pierdo será imposible renovarla, la protejo bien.

Me voy acostumbrando al país, le chiflo a los taxis como en las películas, pero también ahorro como si estuviera en la Gran Depresión. A veces recibo llamadas de periodistas y termino siendo una fuente sobre Cuba del New York Times o el Washington Post. Esta ciudad tiene la magia de darte lecciones de humildad y hacerte creer que puedes marcar la diferencia, al mismo tiempo. Otras cosas ocurren. Los minutos son más cortos y en las calles no me siento más seguro que en mi país. Las sirenas de ambulancias, bomberos y policías todavía me asustan, las medidas de seguridad antiterroristas, los homeless y las drogas. Reconocer el olor a marihuana, no me acostumbro.

Los exámenes en Columbia son más rigurosos que en la isla, un país mayor que el nuestro y una universidad internacional como esta es de esperar que sean exigentes, hay que ser muy chovinista para no entenderlo. Cuba es muy eficiente produciendo profesionales a los que luego no tiene cómo pagar, en cambio, este país no brinda las oportunidades de acceso a posgrado que tiene la isla pero si llegas a estudios de posgrado, las probabilidades en cuanto a salario están a tu favor. Sigo valorando más la educación gratuita cubana, pero sin las perspectivas de éxito después de que se gradúe un estudiante, la educación en Cuba se vuelve una victoria pírrica si es para que informaticen Centroamérica o terminen trabajando en un Walmart de la Florida. Disculpen mi tendencia a dispersarme, continúo. Nunca había estudiado tanto, después de esto, creo que todo será más fácil.

En la mañana del Halloween un conductor mató 8 ciclistas al sur de donde estoy. Aun así, los neoyorquinos salieron a compartir juntos en la noche como signo de resistencia, y fui con ellos. Ese día aprendí un poco más sobre el carácter de esta ciudad y sus habitantes. Llega el frío, pero me acostumbro. Aprendo que el color oficial de la ropa en Nueva York es el negro y si vistes con colores eres claramente extranjero, hay que comprar negro y mezclarse, el problema luego será qué hacer con tanta ropa oscura cuando regrese al Caribe en 2019. En días de nevada hago el descubrimiento del año, que cambiará mis niveles de tolerancia al invierno: ropa interior térmica.

Cuba no cambia mucho en el último año, en sus virtudes y errores. Como mismo Trump debe su presidencia a un grupo social estadounidense que tuvo miedo de perder su estatus ante las minorías, en la isla otros difunden y prosperan políticamente también sobre la base del miedo. Leo sus textos como quien estudia una clase sobre las causas del derrumbe soviético, su lenguaje es similar a los promotores de purgas y desviaciones durante el estalinismo. Algunos incluso me dedican a distancia un tiempo que no me interesa reciprocar, se aprovechan del temor que da la incertidumbre actual en Cuba para cosechar miedo y algunos los siguen, cada vez menos, por disciplinados o por desconocimiento.

La tragedia de unos cuantos en la generación de mis padres es haber sido más disciplinados que revolucionarios, pero ya vuelvo a dispersarme… regreso a Nueva York.

En el aula donde trabajo como asistente en una clase sobre relaciones Estados Unidos-América Latina hay un mapa inmenso de Cuba que fue un regalo personal de Fidel Castro cuando estuvo allí. He tenido que entablar discusiones y he sospechado que mis preferencias políticas pudieron influir en una nota académica. Mis mejores amigos son miembros de la Solidaridad con Cuba en Nueva York y en noviembre desfilé contra el bloqueo en Manhattan a sabiendas de que los extremistas de Estados Unidos, quieren un pretexto para mandarme a Cuba. Saben poco, los fanáticos de cualquier orilla.

El extremismo infantil de izquierda, que se disfraza de políticamente correcto en La Habana, critica que yo vaya a estudiar a Estados Unidos, luego aplauden cuando lo hacen personas de izquierda en otros países. La idea de que los cubanos somos particularmente sensibles al lavado cerebral, particularmente los jóvenes, no se corresponde al discurso político que expresa confianza en la juventud y a la realidad de un país con elevada educación, pero sí a la inseguridad de ciertas mentalidades en la isla.

Desde que llegué a Nueva York decidí no inmiscuirme en política doméstica, por más que quisiera participar en una manifestación contra Trump o una huelga universitaria, los cambios que deban ocurrir en el país norteño le toca a sus ciudadanos decidirlos, un respeto a la soberanía nacional que también exijo para el mío.

Cuando José Martí llegó a esta ciudad escribió: “estoy, al fin, en un país donde cada uno parece ser su propio dueño…” y poco después expresaría su preocupación por la intención norteña de “extender su dominio sobre América Latina…”. Ese país que pugna consigo mismo, con lo mejor y peor de sí representado en una misma ciudad, es el que he visto aquí. Egoísmo y altruismo como parte de una realidad que también conoció el Apóstol. Ahora aunque cruce los semáforos en rojo y tome el metro a diario, los funcionarios del país donde soy un invitado siguen apelando al fantasma de la Doctrina Monroe. Reconozco que las escenas norteamericanas en el último siglo, no han cambiado tanto.

 

¿Te gusta este artículo? Ayúdanos a mantener Cartas desde Cuba y seguir llevándote estos contenidos. Conocer más en: https://www.kukumiku.com/proyectos/cartas-desde-cuba/

 
 

27 thoughts on “Crónicas desde EEUU

  1. Estudiando en USA??…Buena idea, sales con una buena formación y te perfeccionas en el idioma quieras o no. Que te critican desde Cuba??…olvídalo y sigue tu rutina. Eso sí, no le busques las 4 patas al gato faltando a la compostura que tienes que tener. Mucha suerte!!

  2. Tengo que darle la enhorabuena a Harold por poder ir a Estados Unidos y volver, algo que miles de cubanos no pueden hacer.

  3. Es interesante leer a Harold, la mente va cambiando paulatinamente dentro del monstruo. Personalmente, he visto y sentido como se va de Republicano recalcitrante a Democrata tolerante hasta terminar en Libertario promedio. New York es toda una escuela, y si vives en Queens o Brooklyn mejor, sientes lo Bueno y malo de este Sistema, “Que no es el mejor, pero no hay mejor Sistema”.
    Saludos al forum
    Frank

  4. Buena crónica. Me parece sincera. Me alegra que aun viviendo en NY Harold siga pensando como revolucionario cubano. Confío en él. Necesitamos jóvenes bien formados, lo que podrá alcanzar seguramente en la Columbia University. Quizás los momentos más difíciles fueran al comienzo. Otros revolucionarios han vivido en los EEUU y no han dejado de serlo. Probablemente le sea más difícil seguir siendo revolucionario verdadero, de acciones no solo de palabra, en NY que si viviera en Matanzas. Prepárate bien Harold y nunca olvides a los humildes. SALUDOS!

  5. Lo primero q t golpea es el subdesarrollo, x mucho q t cuenten y esperes estar preparado, nada t da d golpe, recuerdo q m parecia estar en una pilicula tantos autos, luces…, un pariente cuando reacciono dijo “esto es insostenible”, “CUANTOS CARROS NUEVOS”, los bancos Harold son negocios y los negocios viven d los clients, y c trata d atraer clients, es cierto q en Cuba estabamos acostumbrados a “funcionarios publicos”, q saliendo bien t ningunean, y t tartan con desden, claro q estan desmotivados, y preocupados x comer ese dia,ak estan amenazados con ser despedidos y quedarse sin medios, pero creeme funciona asi la manida teoria d la zanahoria funciona; y los cubanos hasta hace poco tuvimos muchos privilegios q quisieramos mantener pero hay q ser justos, somos como los demas emigrados aqui, quiza si vinieras d inglaterra, no tendrias q tener una cuenta en los EU, todos nos inmiscuimos en la politica d los demas confesemoslo o no, yo en mi caso vote contra Trump y participo en los actos q puedo y considero justo, y estoy en contra d la dictadura en Cuba, por que sabes q cuando uno esta en un sitio, sobretodo tan diferente t marca, y lo podras constatar cuando regreses a Cuba y empieces a hacer inevitables comparaciones y opinions derivadas d eso

  6. Bien por ti Harold , aprovecha la oportunidad
    Ahí vivió Marti que tuvo una vida corta desde el 1881 hasta el 1895
    En lo personal yo que he recorrido medio país es mi ciudad preferida con todas las cosas buenas y malas que tienen todas las grandes megaciudades del mundo, la primera vez que la visite después de quitarme el polvo del camino me basto solo un par de horas para pensar.. que si hubiera llegado con 20 años o menos a este país me hubiera gustado haber empezado por ahí
    Miren que el condado de Miami Dade y Los Ángeles son multiculturales , pero lo de NY no se compara
    No se que país del mundo no tiene alguien viviendo ahí y para tener 20 millones(siempre ocurrirá un incidente) bastante tolerante es con la diversidad
    Disfruta tu estancia , porque cuando te vayas , la echarás de menos

  7. Quizás no entendido muy bien el artículo
    La impresión que me da , es que ha chocado con una gran urbe de pronto y tira para un lado y tira para otro
    A New York no hay que entenderla hay
    que vivirla
    Una cosa, mienta, terminar trabajando en Walmart, yo soy universitario y no pude revalidar porque tenía que trabajar 2 trabajos para reunir y traer a mi familia
    Llevo 12 años en Walmart y empecé limpiando pisos y después descargando camiones de noche y ahora soy supervisor y espero retirarme ahí, tengo beneficios y buen salario. No existen en este país trabajos degradantes. Trabajo es trabajo, esa es la cultura laboral de aquí
    Y otra cosa a Trump no lo eligió esos que el dice, de hecho la candidata saco más votos populares y mucho menos lo eligieron personas que temen a las minorías
    , lo eligieron norteamericanos cansados de la clase política que la ven como corrupta que no resuelven nada del pueblo y eso alcanza a las dos fuerzas políticas, que uso lenguaje antiemigrante es verdad y lenguaje proteccionista es verdad así como lenguaje chovinista , pero eligieron un empresario fuera de la política tradicional
    Que no se crea que NY está pendiente de el ni de nadie, se traga a todo el mundo

  8. Lo unico que te falto es decir de dónde sacaste dinero para pagar esos estudios la estancia y la alimentacion ademas tpdo el papeleo que cuesta y bastante.Para mi esto es una mentira mas grande que un pino.

  9. “No fue fácil aceptar que los gastos en alimentación en uno o dos días equivalen a un mes de salario de mi madre”

    Lo que no veo facil de aceptar aqui no es el costo de dos dias en NY… lo que esta duro es que ese sea el salario de tu madre Harold. Seguimos viendo mal el problema. Saludos

  10. Harold llevas ahí un tiempo y todavía no has visitado la estatua de José Marti en el Parque Central????????????
    Todo cubano que ame a Cuba y a su Héroe , no deja de pasar por ahí
    Yo que NO soy revolucionario para nada, me emocioné mucho cuando en el corazón de Manhattan ( parque central ) me la encontré y habían unos gringos que nos preguntaron al vernos fotografiarnos y les contamos y terminaron fotografiándose ellos también
    Participa en la manifestación que quieras , que mientras tengan los permisos adecuados lo puedes hacer y gritar en contra del mismísimo presidente que ahí se puede
    Al revés no creo que nadie podría como tu estudiar en la universidad de la Habana y manifestarte como tú lo haces aquí
    Como dice alguien arriba , relájate y disfruta ese privilegio de estar en NY

  11. Amigo Harold
    Dos cosas
    Primero ya que estás ahí puedes comprobar cómo es el asunto de las libertades individuales, vete a la Torre donde el presidente tiene casa y es propietario y luego que pases los controles de seg. Veras que ahí puedes estar y nadie te va a decir nada , eso no es punto cero
    Segundo, me imagino que esa calificación baja te la dio si es una profesora la tía de M Rubio , porque académicamente en general los profesores son bastante profesionales, eso está lleno de estudiantes chinos y no pasa nada
    Nueva York es una de las ciudades más tolerantes , sino la más, y ahí a nadie le importa lo que piense nadie, es que no tienen tiempo para eso
    En general es una ciudad(magnitud económicay financiera de un país) liberal y tolerante

  12. Muy bueno el comentario. De un viajero que conoce otro mundo. La vida no es fácil en ningún lugar, todo require sacrificio, como el tuyo ahora que estas estudiando para que tengas algo de valor para enfrentar la vida. No fue fácil tampoco para miles de cubanos que vinieron a este pais a trabajar, para tener algo que en su pais es obvio que no podian tener. Como se construyó este pais? No es matando indios solo y robandole a otro, tambien es trabajando mucho, y sacrificandose, como lo haces tu ahora. TE molestan las reglas aqui?, explicastes solo las bancarias, observastes que cumplidores son aqui todos de las mismas?, estas proceden del embargo, cierto, pero son las leyes. Cuantas y cuantas “resoluciones”vi yo que no se cumplian en Cuba. Volveras a tu pais y podras decir como Marti, “Vivi en el Monstruo y le conozco las entrañas”, pero tal vez pienses (solo pienses!), y como se extraña.

  13. Diversidad y tolerancia, sin importar cultura o ideología, en la universidad misma podrás ver quien critica el gobierno o los gobiernos . Indiscutiblemente tienes que preocuparte por el salario de tu mamá y siendo revolucionario intentar cambiar tu vida o la de tu país para el bien del pueblo y reducir la miseria o faltas de oportunidades para los jóvenes.

  14. Esta crónica lo que me parece es más como una justificación que otra cosa , algo así como estoy aquí pero no voy a dejar de ser yo, no me van a lavar el cerebro, por lo tanto déjame criticar algo
    Esa ciudad es lo que es y punto,
    Y lo que no sabe que allí todos están en su vida y a nadie le importa lo que nadie piense y ni quien seas mientras cumplas las leyes
    Es una ciudad cara como son las grandes ciudades del mundo , pero se paga bien y la gente vive
    Dudo el salario de tu madre que dices , así como también tengo mis dudas de cómo te las arreglas con todos esos costos………..
    Ojalá todos los cubanos al menos una semana tuvieran la oportunidad de visitarla como turistas , es una experiencia inolvidable
    Un francés que conozco nacido y criado en París , me dijo que había viajado por el mundo , pero que nunca había visto nada tan impresionante como esa ciudad
    Te recomiendo que conozcas sus extraordinarios museos, el parque central etc y que te concentres en estudiar no vaya a ser que algún profesor de esos que toman café y pastelitos en el Versalles te vuelva a dar una nota baja
    Un abrazo

  15. Lo que no me trago es lo de que la mala nota fue por “preferencias politicas” pues lo que estudias alli tiene que ver con politica. Lo del banco no creo que sea por el bloqueo, si no tienes un trabajo, algo que justifique tu ingreso a la cuenta levantas sospechas de testaferro pues si no tienes intenciones de radicarte alli para que diablos quieres una cuenta?. Si la universidad te acepto supongo te paguen para tu estancia asi que, de alguna manera usas dinero y no creo que te lo den al cash y menos que te costees tu mismo la estancia. Hay comidas que tambien cuestan 10 veces el salario de tu mama (supongo sea de (+- 30 USD) al mes si radica en Cuba. Harold aprovecha el tiempo alli y deja de buscarle la 5ta pata al gato.

  16. Quieranlo o no algunas personas, tu eres un referente y debes tener conciencia de ello. Interactua, visita todo lo que puedas visitar. Tanto edificio alto, no siempre deja ver un poco mas alla. Por suerte tu eres de los que no confundimos la cáscara con la madera del arbol. Hay muchos que respetamos tu manera de ver las cosas y esperamos siempre tus artículos.

  17. En NY vivio Marti muchos años. La experiencia lo expuso a la cruda realidad del egoismo que muy bien describio en sus cronicas americanas. Alli consolido su comprension sobre el imperialismo y la amenaza de este contra Cuba y America Latina. Hoy hay mas evidencia que la que pudo constatar Marti sobre aquello que tempranamente comprendio. El no dudo en denunciarlo y comprometer su vida a combatirlo.

  18. Esa beca la ganaste con tu postura política complaciente con la política de cambio régimen que promueve Estados Unidos contra Cuba…

  19. Magdiel, envíanos los datos de donde sacas que Harold se ganó una beca por apoyar la política de EEUU contra Cuba. Espero los datos concretos o tus disculpas públicas para Harold y para nosotros por pretender meter “brete” en Cartas. Un abrazo

  20. Muy buen articulo de Harold, pero tambien interesantes algunos comentarios de los foristas. Interesante la alusion velada a cierto personaje oficialista que se dedica a desproticar en su blog contra todo no aquel que “milite” en su bando. El que duda que un cubano pueda obtener una beca fuera de Cuba deberia saber que no pocos compatriotas han podido acceder a ellas (muchos por la via personal)y no solo en Estados Unidos; pongo mi caso como ejemplo pero no es el unico. Y fuera de Miami es donde uno se percata que existe un mundo mas alla del Malecon, y viviendo en una urbe como NY (o LA, San Francisco o Sydney) uno aprende a respetar las diferencias y a ampliar un poquito mas tu vision del mundo. Aprovecha la experiencia y regresaras a la isla con una revolucion interior.

  21. Cubano47, es muy posible que la anecdota del banco sea 100% real. Yo vivo en las antipodas y mis ingresos los genero en mi pais de residencia y tuve un encontronazo parecido con el HSBC. Solo los llame para decirles que me iba de vacaciones a Cuba (para que no me bloquearan la tarjeta de credito si encontraban transacciones en el extranjero) y tres llamadas telefonicas mas tarde, muy amablemente me dijeron que debido a las regulaciones de la OFAC, no podia usar la tarjeta alla. Es mas, ni siquiera podia consultar el saldo de la cuenta por internet mientras estuviera alla. Y eso que HSBC NO es un banco norteamericano, pero creo haber leido en algun lado que les clavaron una multa por este asunto.Asi que la anecdota de Harold es totalmente creible.

  22. Harold : cuando tengas tiempo,revisa la prensa cubana,incluyendo los blogs….veras que ridiculos son .Te insultara, seguro, la politica con los comentarios que tiene tu blog(eres fundador) LJC…..
    Comprenderas ,al fin,que razon tenian tus amigos marxistas en decir que sin dicadura del proletariado,ese Engendro,no puede caminar.Disfruta tu estancia y piensa que a NY no se le aplica la expulsion a “palestinos”……

  23. Harold, si te llamo la atencion un inmenso mapa de Cuba en New York, pues quiza te pase igual si decides visitar el portaaviones que se puede visitar en el Rio Hudson.
    Parece q participo durante la Crisis de los Misiles….
    Espero todo te vaya bien….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *