“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Ciudad de México importará medicina cubana para Pie Diabético

1083249_NpAdvHover

Tomado de Terra

El jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera Espinosa, concretó en Cuba un convenio en torno al programa El Médico en Tu Casa, que busca importar el medicamento Heberprot-P que evita la amputación del pie diabético en más de 70 por ciento de los casos.

El Memorándum de Entendimiento permitirá que la Ciudad de México aporte la experiencia del programa Cunas CDMX a la isla y al mismo tiempo coadyuve para que las autoridades federales mexicanas avalen el ingreso de Heberprot-P al país.

El gobierno capitalino indicó que, por la mañana, el mandatario capitalino visitó el Centro Internacional de Restauración Neurológica (CIREN), donde le fueron mostrados los avances en la atención y recuperación de pacientes con problemas neuronales.

Luego tuvo un encuentro privado con autoridades de Salud, encabezadas por el ministro Roberto Morales con quien previamente firmó el convenio de El Médico en tu Casa.

Por la tarde el mandatario capitalino visitó el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, sitio que desarrolla la investigación y producción de medicamentos como Heberprot-P, y donde fue reconocido por el diseño de El Médico en Tu Casa.

Para cerrar su agenda pública, Mancera sostuvo una conversación con los especialistas del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí, donde se alberga el programa para el tratamiento integral al VIH/Sida.

A su llegada a la isla fue recibido por el embajador de México en Cuba, Enrique Martínez y Martínez, así como la viceministra de Salud, Marcia Cobas.

El mandatario capitalino regresa a la Ciudad de México este sábado a primera hora. En esta gira estuvo acompañado por el secretario de Salud, Armando Ahued, y el jefe de Gabinete de la Ciudad de México, Julio Serna.

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *