“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

China y Japón tras la conquista de Cuba

La-Habana-Cuba-ReformasTomado de Sputnik

Mientras Japón recién planea iniciar su cooperación económica con Cuba, China ya está realizando varios grandes proyectos en el país latinoamericano, opina una experta rusa en economía mundial y relaciones internacionales.

De acuerdo con Kristina Voda, analista del Instituto de Economía Mundial y Relaciones Internacionales de Rusia, muy pronto Cuba puede convertirse en objeto de confrontación económica entre China y Japón.

Mientras Japón recién planea iniciar su cooperación económica con Cuba, China ya está realizando varios grandes proyectos en el país latinoamericano, opina una experta rusa en economía mundial y relaciones internacionales.

De acuerdo con Kristina Voda, analista del Instituto de Economía Mundial y Relaciones Internacionales de Rusia, muy pronto Cuba puede convertirse en objeto de confrontación económica entre China y Japón.

“La visita de Abe a Cuba es muy importante para Japón por una serie de razones; en primer lugar, significa el mantenimiento de la línea hacia la diplomacia global iniciada por Abe a finales de 2012; en segundo término, Japón tiene que volver a subrayar su interés en el país que, durante largo tiempo, estuvo fuera de la influencia de los negocios nipones” aseguró la experta.

Pese a su escaso desarrollo, el mercado cubano representa un gran interés para los productores japoneses de automóviles, maquinaria, herramientas y electrodomésticos, productos que Cuba ha venido necesitando durante muchos años. No obstante, los intereses de las empresas niponas colisionarán con los de sus competidores chinos, que ya están realizando su expansión en el mercado cubano. Esta competencia afloró ya en 2014, cuando los líderes de China y Japón realizaron sendas visitas oficiales a los países de Centroamérica y de América del Sur. En aquel entonces, el presidente chino, Xi Jinping, firmó al menos 29 acuerdos, incluida la inversión de 115 millones de dólares para la modernización del puerto  de Santiago de Cuba y concluyó el contrato de compra de níquel por un monto de 600 millones de dólares.

“Últimamente, China ha incrementado el nivel de su cooperación económica y comercial con los países latino y centroamericanos, convirtiéndose en el mayor acreedor y socio comercial para la mayoría de ellos, incluida Cuba. A raíz de eso, actualmente Tokio está perdiendo contra Pekín la batalla por los índices cuantitativos de cooperación  con los países latinoamericanos, pero no planea rendirse”, cerró Voda.

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *