“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Carreteras de plástico reciclado

carreteras-plastico-holanda_plyima20160914_0015_5Tomado de Play Ground

Rotterdam será la primera ciudad del mundo en la que los coches dejarán de rodar solo por asfalto. La ciudad holandesa planea construir carreteras con los residuos de plástico rescatados de los océanos. Serán bloques de polímeros, que recuerdan a las piezas de Lego con las que se jugaba de pequeño, y se presentan como la alternativa ecológica para dejar de verter cemento.

El proyecto se llama PlasticRoad y es una iniciativa de la empresa VolkerWessels. La compañía explica que los residuos pláticos acumulados en el mar representan un gran problema para el planeta y que es posible darle una nueva vida en vez de quemarlos o enterrarlos. PlasticRoad contribuiría a la vez a la solución a otro problema medioambiental: evitar los millones de toneladas de CO2 que se emiten a la atmósfera debido a la producción y el tendido de asfalto.

“El plástico ofrece todo tipo de ventajas en comparación con la construcción actual, tanto en el desarrollo de las carreteras como en su mantenimiento”, señalaba Rolf Mars, uno de los responsables de VolkerWessels a The Guardian.

La calzada, según apuntan, tendría un mayor aguante y soportaría temperaturas más extremas que abarcarían desde los -40º a los 80ºC. También podrían ser instaladas en un tiempo inferior; en vez de meses solo se tardarían semanas. Este ahorro de tiempo se debe a que los bloques no necesitan ser construidos en la misma carretera: se prefabrican en la empresa y después se trasladan, limitando así los problemas de logística y seguridad vial —desvíos, retenciones— que suelen producirse durante las obras de asfaltado.

Otro beneficio, remarcan los impulsores del proyecto, es que el plástico es un material más ligero que el cemento, con lo que se disminuiría la presión sobre el suelo. El espacio hueco existente en el interior de los bloques permitiría que se tendieran cables y tuberías para cualquier tipo de suministro.

“La idea todavía está sobre el papel, la siguiente etapa es construirlos y probarlos en un laboratorio para asegurarse de que son seguros en condiciones húmedas y resbaladizas. Estamos buscando también socios que quieran colaborar”, decía Mars.

Rotterdam ha sido la primera ciudad que ha mostrado su interés por estas carreteras sostenibles de plástico 100% reciclado. Su Ayuntamiento ve en esta idea los caminos del futuro para que los humanos sean respetuosos con el medioambiente. El plan seguir trabajando en perfeccionar los materiales y empezar a instalar las primeras “carreteras de plástico” a partir de 2017.

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *