“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

¿Cantando en el mercado?

Tomado de La Jiribilla

En un disco de duetos por el que seguramente no va a ser recordado, Descemer Bueno asegura que “el problema es el amor, que parece tan difícil”. A su lado, Jorge Villamizar y El Chacal le hacen coros y continúan agregando que “prefiero morir que volverte a perder”.

No sé para ellos; para mí está clarísimo que el problema no es el amor, sino el mercado, que exige matrices cada vez más simples, cada vez más elementales para un público adaptado de antemano a la receta que vende. Y para responder a esas exigencias, más del bolsillo que de la inspiración, Descemer parece haberse entrenado en tiempo récord.

Todavía lo recuerdo hace algunos años, cuando era un mulato con dreadlocks que cantaba aquello de “yo lo que quiero es un carro para después que tenga mi casa, irme pa’ mi casa en mi carro”. De haber seguido en semejante cuerda estética y con mecanismos de promoción underground, probablemente hoy tampoco tuviera carro, ni casa, ni hubiera concebido esa fórmula para hacer canciones en dos días que bien pudiera patentar como el sirope Descemer.

Desde el disco “Amor y música”, que compusiera junto a Kelvis Ochoa y que conmueve de principio a fin; desde sus primeros hits, los más auténticos, hasta los remix de hoy ha llovido más de la cuenta.

Tanto que, del más reciente fonograma, solo creo salvable el tema a dos voces con Carlos Varela titulado “Cero a cero”, una canción atípica en ese álbum pero que, en honor a la verdad, no se me ocurriría pedírsela a Varela en un concierto.

El problema es el mercado, repito. Y si no, que le pregunten a Shakira, que no ha vuelto a ser la misma de “¿Dónde están los ladrones?”, para bien de quienes la siguen por sus condiciones físicas —despampanantes, estamos claros—, pero no tanto para quienes admirábamos sus habilidades vocales, ahora reducidas al sonido onomatopéyico y al waca waca. Tampoco es que debamos culparla: se vive mejor como la colombiana exótica, amantísima esposa de Gerard Piqué, que como la muchachita irreverente de la guitarra al hombro y de los pies descalzos.

Aunque para buscar ejemplos de creadores escurridos por el tragante del mercado tampoco hay que cruzar el Atlántico. Aquí mismo, no sé con exactitud si en Puerto Rico o en Cuba, Diana Fuentes se debate entre su antiguo apego por la canción inteligente, la que defendió en un memorable concierto hace unos años en el Teatro Mella, y su reciente desdoblamiento como el sex symbol de la fusión, incluido cambio de look, de proyección escénica y una creciente interacción con los fans en redes sociales. Ya casi ni recuerdo que cantó en Síntesis…

Y sobre Qva Libre, ¿qué añadir? Obviando de golpe y porrazo que una vez fueron rockeros, los chicos de la actual agrupación debieran tener presente que la excentricidad no es un género musical, por más Lady Gaga y Pink y Madonna que haya en el mundo. Ellas, al menos, han probado ser más que vestuarios extravagantes y sombreros.

Así que no, Descemer, el problema no es el amor. El problema es crear para darle al mercado únicamente lo que el mercado quiere; meter en una coctelera las matrices exprimidas de siempre y zarandearlas bien, hasta que esté lista una canción que pase por nueva.

El problema —y los músicos deberían saberlo— es que el arte solo trasciende cuando hay sustancia de fondo, pollo en el arroz con pollo; las sopas instantáneas terminan aburriendo.

 

¿Te gusta este artículo? Ayúdanos a mantener Cartas desde Cuba y seguir llevándote estos contenidos. Conocer más en: https://www.kukumiku.com/proyectos/cartas-desde-cuba/

 
 

14 thoughts on “¿Cantando en el mercado?

  1. Yo tenía el mismo problema que la autora del artículo y lo resolví. Me puse a componer. Ahora aspiro a un Grammy, en el género de la música impopular: solo me escucho yo mismo.

  2. Por que molesta tano el triunfo?Los periodistas oficiales cubanos son expertos en criticas banales. No publican los logros artisticos de aquellos que han levantado vuelo de forma independiente. No dicen que Descember ha cantado en grandes escenarios que eran imaginables bajo la tutela de empresas musicales Cubanas o Gene de Zona ha ganado recientemente premios en chile, NO, eso es Cursilería.

  3. Intento entender las razones de la autora para criticar a Descemer y no las encuentro en su artículo. Puedo imaginarme lo que ella quiso decir pero no queda claro en este analisis. una critica sin motivos, criticar por criticar deja mucho que desear y no aporta nada ademas de rencores y ataques de colera que parecen griteria.

  4. Aquí la cuestión está en definir o decidir qué es arte. Yo lo hago simple: si es arte no lo puede hacer todo el mundo. El arte está reservado para los artistas. Esto será una tautología, pero nos hace la vida sencilla. Que pruebe la señora, a ver si puede hacer lo que hace Descemer… Hay gente que dice que El reguetôn no es arte. Intenten hacer una pista de reguetón, a ver qué les sale… En fin, que la señora es una marquesa y el arte cortesano no anda de moda. ¿Un logro del capitalismo?

  5. El cliché de simpre. Por favor !!! que no todo el mundo es Goya o Mozart. Además para gustos los colores. Qué tiene de malo trabajar para el mercado. Todos los hacen.

  6. completamente de acuerdo, de hecho, shakira sera recordada mas por sus 3 primeros album que por lo que empezo a hacer despues, lo mismo pasa con cuba, no ha vuelto a surgir un benny, un formell, un aragon, musicos que hacian musica que nunca envejece. no es criticar el triunfo como dice el cubano 2. pero cmo dice este articulo, son musicos que si no componen temas banales todos los dias, pues el triunfo y el dinero se les acaba en nada, no tienen una calidad musical o lirica como los beattles, freddy mercury o michael jackson que fueron tan exitosos que su familia viven todavia de las ganancias que producen la venta continua de los albums de esos fenomenos.

  7. Aquí lo que nunca envejece es El reguetón, que llevo 20 años pegao y sigue… En la era en la que todo cambia… Aquí pega el que pone a la gente a bailar. Eso lo entendió desde Failde Shasta Cornell.

  8. De acuerdo con Gisselle. Pero hay que recordar que los artistas –o arteros- tienen apetencias humanas y que el mercado está conformado en su mayor parte por la mediocridad (no en el sentido peyorativo, sino estadístico). Y la tentación es grande, pues la plata y la fama rara vez estorban. Complacer al mercado es bajar o estar a su nivel. No todos pueden como Silvio, Serrat, Chico Buarque y otros de esa cuerda ganar plata siendo fieles a la poesía y a la elegancia en el decir. Y eso es, básicamente, gracias al segmento de mercado que está al final de la curva normal del buen gusto, la inteligencia y la sensibilidad, segmento que de alguna manera “hala” al resto algunas veces, ayudado por la promoción en los medios.
    Donde hay gustos no hay disputa, pero es bueno que alguien escriba algo así, ya que muestra que se está liberalizando ese necesario elemento de la cultura, bastante ausente aquí, que es la crítica.

  9. Y a Yozime Rio le diré que conozco a varios trovadores que, de empeñarse un poco, pudieran hacer mejor música comercial y de éxito que la que se escucha, sólo que no transigen con el mal gusto y la cosa manida; y esto no por principios, sino porque la sensibilidad, la elegancia y el buen gusto no se los permite.

  10. Hoy dia las personas se reunen y quieren alegrar el corazon y los pies,,,,

    Cuando era un muchacho la musica suave (baladas) era el chance de poder conversar con las feminas ,,,,hoy dia,,,,un chama de 17 años esta loco por el regueton porque lo menos que va tiene que hacer es conversar,todo es dar cintura y mas na!!!!

  11. Realmente el arte tiene que trascender en el tiempo, dejar un mensaje claro, de lo contrario no es arte, hay que producir con calidad e inteligencia; lo que se procuce para el mercado es esfímero, dinero fácil, que se consumeme fácil, se cae en la complacerncia de los mediocres, pero al final no queda nada. Por esa cuerda anda Haila también, siembargo Raul Paz no hace concesiones. Los profesionales en cualquier ámbito deben respetar su profesionalidad.
    Queen

  12. “No hay que temerle al éxito” dice Descemer Bueno que ofrecerá un concierto único el próximo viernes 2 de marzo en el teatro Karl Marx de La Habana.

    –¿Cómo has podido enfrentar el hecho de hacer concesiones evidentes en tu carrera?

    –Es muy inteligente hacer concesiones, porque es muy penoso ver a músicos que tienen un gran talento, pero ni tan siquiera pueden mantener a su familia. Hay una crítica absurda en cuanto a esto, yo no me siento más grande que un constructor o un maestro. Yo tengo que hacer un trabajo para la gente. Soy una persona que trato de mantener mi carrera de acuerdo con las exigencias del mundo.

    /Descemer Bueno

  13. Que ” casualidad” que el artículo de la periodista es opinando sobre Descemer y Daysi Fuentes( donde viven ellos???) , ella como todos está en su derecho de opinar lo que le venga en ganas
    Pero en todas las manifestaciones artísticas desde siempre los artistas han tenido que hacer concesiones para mantenerse, mantener su familia y hasta para darse a conocer y después poder seguir con lo que quieren hacer
    Tengo amigos pintores que por no ser comerciales en algún momento no pudieron darse a conocer y a duras penas han podido mantener a su familia y hoy hasta hay uno que vive decorando cakes y otros en actividades un poco lejanas
    Por ejemplo gracias a Bailando , Descemer y Gente de Zona hoy son más conocidos en otras partes
    No todo el mundo es Miguel Ángel y hasta ese genio tuvo que hacer algúna que otra vez un trabajo para un príncipe caprichoso

  14. Pregunto para aprender:
    – Descemer utiliza malas palabrras en sus canciones?
    – vulgaridades?
    – Le falta el respeto a alguien o algo?
    – Habla mal de Cuba?

    Que hizo descemer mal?
    Ser comercial siempre implica algo antietico o moral?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *